CURA DE HUMILDAD¿APRENDEREMOS?

EL ARTICULO QUE HACE DIAS QUISE PUBLICAR EN UN MEDIO DE COMUNICACIÓN , PERO QUE QUEDÓ PERDIDO EN ALGÚN AGUJERO NEGRO….

10 enero 2021

Título: Cura de humildad ¿Aprenderemos?

Un virus desconocido ha puesto patas arriba y ha descontrolado por completo nuestro planeta. El mundo después de la Covid será diferente. Aquella sociedad que se sentía potente y capaz de alcanzar logros imposibles , ha descubierto que somos frágiles y vulnerables. Un virus al que infravaloramos, se ha llevado muchas vidas por delante , generando  mucho sufrimiento no solo físico sino también mental, social y económico. A su vez, la reacción del “homo sapiens” ha sido menos cooperativa de lo que merecía esta crisis. Demasiados, han despreciado los consejos y recomendaciones de los expertos. Por otro lado, otro virus, este si, viejo conocido de la humanidad, incurable e invencible llamado populismo, aparece simbióticamente cuando las crisis emergen. Es entonces cuando a veces, surgen líderes de papel, que prometen lo que no pueden, incluso mintiendo , utilizando  la falta de transparencia, la ignorancia y desesperación de la gente y eso si, con el dinero ajeno, se plantan como salvadores de patrias con toda clase de “ismos” por bandera. Es la gran falacia. Este otro virus, no tiene vacuna y demasiadas veces acaba de forma dramática. El primer virus se combate con la ciencia. El segundo con la transparencia, la verdad, la ética y la buena voluntad, pero me temo que estos remedios escasean más de lo necesario en estos tiempos. Ademas la gran paradoja es que aunque ambos virus conviven y a veces hasta se retroalimentan a pesar de ser  antagónicos aunque ambos destruyen, el segundo siempre anuncia el paraíso para todos, convirtiéndose luego en demasiadas ocasiones, en infiernos inesperados. Está en nuestras manos, mejor dicho, en nuestras mentes, en usar la democracia con inteligencia, por el bien común . ¡Que la suerte nos acompañe!

CARTAS A ÀLEX: LÁGRIMAS EN EL CIELO, ESPERANZA EN LA TIERRA Vía @Marca 28/12/2020

Título: “Lagrimas en el cielo, esperanza en la tierra”Querido Àlex, el 28 de este mes de diciembre, día de los Santos Inocentes, nos dejaste. Recuerdo que salí de casa a las 8 de la mañana. Tenía una reunión fuera de Barcelona con mi equipo de la clínica Quiron. Mamá ya había salido de casa muy temprano , como cada día, para ir al hospital. Te di un beso. Estabas con fiebre y tus moquitos habituales, pero no estabas mal. Era normal en ti y especialmente en invierno. Vivíamos en Vilassar de Mar. Me fui de casa. Lo último que recuerdo, son tus ojitos achinados llenos de legañas. Estando reunido, suena sobre las 11 el teléfono fijo (no teníamos móviles)en donde estábamos reunidos, Vallromanas. Me dicen: “Gaby vente a la clínica que Àlex no está bien”. Me saltó el corazón. Algo me decía que estaba sucediendo algo trascedente. Recuerdo casi curva por curva mi recorrido conduciendo hacia Barcelona. A mi lado en silencio y con pocas pero cariñosas palabras, mi compañero Ángel Escudero dándome tranquilidad y afecto. Se hizo eterno. Lleguė a la clínica y recuerdo a Cris. Solo ver sus ojos y su expresión  lo adiviné. Àlex nos había dejado . Vi su cuerpecito, vomité y vomité y se apagó todo. Desde entonces cada 28 escucho con emoción la canción “Tears in heaven” de Eric Clapton. Despues, no recuerdo nada más en meses, muchos. Soy incapaz de recordar lo que sucedió y lo que hice durante mucho tiempo. Imagino que seguí como siempre, pero como un autómata,en la oscuridad absoluta . No soy consciente de lo que hice y lo que pasó, solo por lo que me cuentan. Me refugié en mi mismo y solo con el tiempo fui recuperándome. Cris a pesar de haber sufrido tanto o más que yo, aguantó el mástil familiar y tomó control de la situación. Yo era incapaz. Hijo, solo tu hermano Gaby que vivió con 5 años tu muerte, era lo que nos daba fuerzas para seguir.El era nuestro fin y ello hizo que además de padre e hijo tejiéramos una complicidad que ahí sigue para siempre. Y llegó el Barça. Motín del Hesperia, llegada de Johan Cruyff como entrenador y Jose Lius Nuñez me ofreció  entrar en la junta del Barça. Un sueño que jamas podría haber imaginado. Aquello me hizo ver que fuera había luz y a pesar de que en aquellos momentos de fuerte crisis en el Barça, entrar en la Junta Directiva era un reto con mucho riesgo. Pero decidí asumirlo, era nada comparado con lo que habíamos vivido. Ahí recupere mi anterior vida y volví a tomar consciencia de que estaba vivo, que tenía que despertar, salir del agujero en el que estaba metido y volver a la pelea. Unos meses más tarde nació Paola y su presencia, anhelada pero con enorme temor y no exenta de miedos y ansiedad, nos devolvió las ganas de vivir y seguir luchando. Tampoco fue fácil, pero esta ya es otra historia. El Barça me abrió sus puertas y me dio aire. Entonces surgió una oportunidad profesional y nos fuimos a vivir a Madrid, pues me ofrecieron dirigir la Fundación Jimenez Diaz. Un balón del Real Madrid firmado por sus jugadores me esperaba encima de la mesa del que iba a ser mi despacho. Era un anuncio de que la rivalidad estaba en marcha. Un directivo del Barça joven y peleón dirigiendo uno de los hospitales más relevantes de Madrid. La pelota acabó en las manos de un niño muy madridista que estaba siendo tratado en nuestro departamento de oncología. Fue feliz. Toda la familia nos amoldamos muy bien a Madrid, a pesar de que vivimos tiempos muy duros con Paola, pero lo superamos y ahora es una gran profesional y mamá feliz. Todo aquello también nos permitió cambiar de aires y recuperamos nuestro espíritu de vivir la vida con intensidad , pasión y siempre en positivo. Acepté el reto a pesar de que la situación del hospital no era fácil. Destacar que recibí un trato exquisito, respetuoso y afectivo en mi segunda ciudad. Madrid siempre me ha tratado muy bien. Gracias de corazón. En el 92, decidimos volver a Barcelona, ahí teníamos los JJOO que los barceloneses tanto habíamos soñado y que por una vez, se consiguió que todos , catalanes y españoles de todos los colores e ideologías , uniéramos esfuerzos. Gracias a ello, transformamos una ciudad que se había vuelto gris y anodina, en una ciudad abierta y hermosa. Lis mejores JJOO de la historia. Recuperamos la autoestima. ¡Gracias Samaranch! Quizás algún día se te haga justicia en tu ciudad. ¡Ah y dos meses antes de los Juegos, el 20 de mayo, en la catedral futbolística de Wembley, ganamos nuestra primera Champions. Gaby peque y yo estábamos ahí y vimos desde un lugar privilegiado del estadio, pues chutó enfrente de donde estábamos, el gol de Koeman en el minuto 111 de la prórroga. Fue tan emocionante e inolvidable. Muchísimas imágenes de mi vida pasaron por mi mente y ahí estábamos Àlex, solo faltabas tú para que aquello fuera perfecto. Paola era un muy pequeña para asistir. Por eso, ahora que vivimos una crisis sin precedentes, con mucha gente sufriendo, recuerdo aquellos tiempos y pienso que si somos capaces de entendernos todos de una vez como hicimos en aquellos años, aparcando ideologías a veces interesadas e incluso planteamientos partidistas absurdos y olvidamos rencillas ridículas, saldremos adelante. Es mi esperanza y solo depende de nosotros, solo de nosotros. Esta es ahora mi anhelo Àlex, por el bien de todos. Nunca será perfecto, pero creo que podemos esforzarnos en conseguir que todo sea un poco mejor cada día.”Per cert fill, l’últim partit del Barça, l’hem guanyat però el mes important es la actitut i alegria del equip. En Pedri per mi es el nou Iniesta i només te 18 anys i tambe noto que en Leo torna a ser feliç. A veure que li haurà explicat a Jordi Evole. T’estimo Alex”.