CARTAS A ÀLEX : ¿ TIENE EL DEPORTE EL PODER DE CAMBIAR EL MUNDO? Vía @marca 20/octubre /2019

Titulo: ¿ Tiene el deporte el poder para cambiar el mundo?
Querido Alex, de nuevo te escribo triste y apesadumbrado por lo que sucede en nuestra tierra. Se que esta es una carta que siempre te habla sobre el deporte y así será también.Hace años escuché en persona,las míticas palabras del admirado Nelson Mándela, cuando dijo que “ el deporte tiene el poder para cambiar el mundo”.Durante muchos años he creído que si. Como deportista que fui, he competido contra deportistas de países distintos, orígenes, religiones, condiciones, sentimientos y posicionamientos distintos al mío y nuestra convivencia fue siempre genial , una gozada. Muchos, siguen siendo amigos que aun conservo por todo el mundo. El deporte nos unía a pesar de la rivalidad. El mundo está transformándose y parece que la política es capaz hasta de doblegar la capacidad de unir del deporte. Es más, descubro con temor como se está usando el deporte para dividir y enfrentar. Se pasa de rival a enemigo con demasiada facilidad y eso es un mal síntoma pues es signo de una sociedad que anda perdida y desorientada. Dice el refranero que “ el que no sabe lo que busca, cuando encuentra, no sabe lo que encuentra”. Vivimos buscando un mundo mejor, sin saber que entendemos por mejor. Cada uno apela más a sus propios sentimientos que a la razón y se crean relatos de ficción que acaban convirtiéndose en verdades falaces que muchos acabamos creyéndonos . Unos pocos, como siempre, nos utilizan y ahora el deporte, por su visibilidad es un campo de pruebas excepcional. La rivalidad se convierte en odio. Los hay que son más anti algo que a favor de los suyos y esto es un reflejo de una sociedad que anda perdida y que quizás ha reducido su autoestima. Hablamos mucho y escuchamos poco. Dentro de unas semanas pues acaba de aplazarse, nos visitará el Real Madrid, el gran rival y mucho me temo que a pesar del aplazamiento algunos tratarán de usar este partido como un escaparate propagandístico que lo único que conseguirá es seguir confundiendo a la gente y convertir una fuerte rivalidad en un atisbo de enfrentamiento utilizando el fútbol como pantalla de difusión, además si las cosas siguen como ahora, puede convertirse no solo en un partido de alto riesgo, sino que puede sangrar más las heridas. Y no digo ya del recibimiento que muchos campos de Dios van a dispensar a partir de ahora al Barça, un Barça que curiosamente aglutina en su seno un mestizaje increíble de nacionalidades, razas, orígenes y sentimientos, enfrentados y dispares, pero el Barça no debe ser utilizado por nadie, ni unos, ni otros, por eso ”Som mes que un club”aunque algunos lo entiendan al revés. Quizás hijo y déjame que sea atrevido y proponga con ingenuidad pero de buena fe, que este partido pueda ser el punto de partida para la reconciliación. Me explico. No creo en los milagros pero si en la buena voluntad de la gente y aún creo que hay muchas personas de buena fe y razonables. Cuando dos partes se pelean, nunca la razón está al 100% de una de ellas. Quizás este día, los culés, unos y otros, deberíamos demostrar más que nunca, respeto por el adversario que no enemigo. Ya son demasiados los episodios de violencia que se viven en los campos de futbol provocados demasiadas veces por terceros a los que lo único que les interesa es la desestabilización. ¿Y si los presidentes Bartomeu y Florentino Pérez invitarán a la comida previa al partido a los políticos más relevantes de nuestro país a compartir el almuerzo y luego asistir al partido en el palco? Eso si, sin forzar nada, solo que se sienten juntos , se miren a los ojos y hablen, aunque sea del tiempo. Demasiados tweets, demasiadas palabras digitalizadas y a través de terceros, poco roce. No olvidemos que el roce hace el cariño. Se que lo que digo, puede sonar a estupidez y lo más probable es que los asesores de nuestros líderes le den tantas vueltas que al final acabe en “na”. Pero yo me la jugaría. ”Dame una palanca y moveré el mundo”. Nelson Mandela estuvo 27 años en la cárcel y pero cuando salió, tuvo la inteligencia y generosidad de dar la mano a sus enemigos y estos a él. Y luego gracias al rugby consiguió aunar a un país terriblemente dividido. ¿Creemos en un futuro mejor , Àlex? Divididos, como desgraciadamente está sucediendo en demasiadas partes de nuestro querido planeta,nos está dirigiendo a un mal destino. Si fuéramos capaces de renunciar a intereses individuales en favor del colectivo, a ser más tolerantes, a ponernos en los zapatos de los demás, eso si, TODOS, caminando juntos, seguro llegaríamos más lejos y a un destino mejor. Quizás este partido en lugar de un problema pueda ser una oportunidad. ¿ Lo intentamos?“Fill, no podem permetre que ens autodestruim doncs com quasi bé sempre, pagaran molt mes, justos que pecadors. T’estimo Alex”.