CARTAS A ALEX : LAUREUS CON ALMA via @Marca 24 febrero 2019

Título: Laureus con alma
Querido Alex, a principios de semana estuve en Mónaco. ¿Motivo? El evento anual de los premios Laureus. Una vez más la Academia Laureus de leyendas del deporte, eligió los mejores deportistas de 2018. Y debo decirte hijo que la mayoría de premiados demostraron que no todo es ganar en el deporte y que a pesar de ser extraordinarios deportistas, muchos de ell@s, explicaron con emoción, sus momentos más difíciles, sus debilidades y como trataron de superarlas no sin sufrir momentos muy delicados. Comprobar que nuestros ídolos que suelen ir envueltos de áurea de invencibles e indestructibles son tan humanos como cualquiera y que lo cuenten públicamente, fue un ejercicio ejemplar que dio alma a los premios. Desde Djokovic con sus emotivas palabras muy especialmente dirigidas a su esposa explicando cómo de golpe su carrera se desplomó y tuvo que sufrir mucho para salir de él; también las lágrimas y emoción de Lindsey Vonn al despedirse después de 20 años compitiendo al más alto nivel tras sufrir y superar graves lesiones durante su carrera; la superación emocional de Simone Biles después de afrontar públicamente el acoso que sufrió de joven y que ha superado con enorme valor. El regreso de Tiger Woods, en el pasado idolo invencible, para luego caer en lo más profundo y conseguir volver arriba con esfuerzo y humildad. Que decir Àlex, también de la esquiadora paralimpica Henrieta Farkšová de la mano de su guía Natalia Subrtova. Y para alma, el proyecto Yuva (yuvaindia.org), fundado en Bombay en 1984, organización sin ánimo de lucro que trabaja con colectivos de jóvenes vulnerables. Esto es solo la punta del iceberg de lo que hacemos el Laureus y de la Laureus Sport for Good Foundation (laureus.com/content/sport-for-good-foundation)“Fill , un cop mes com va dir Mandela i vull respectar les seves paraules originals en anglès “Sport has the power to change the world. It has the power to inspire. It has the power to unite people in a way that little else does. It speaks to youth in a language they understand. Sport can create hope where once there was only despair. T’estimo Alex”.

ES EMPRESARI@, LLAMALE EMPRENDEDOR PERÒ ES EMPRESARI@. 16 Febrero 2019

Titulo: Es Empresario, llamale emprendedor, pero es empresario.

En España no somos capaces de quítarnos los demonios de encima aunque cambien los tiempos, el mundo progrese y nuestro entorno nos indique que vamos por un camino erróneo . Es cierto que en el mundo empresarial, como en todas las profesiones y actividades de la vida, se cometieron y se siguen cometiendo excesos e irregularidades. Es cierto también que el capitalismo del último medio siglo, se ha impuesto a otros sistemas distintos y esto quizás le ha permitido excesos innecesarios. Puede ser, que aunque hay mucho que tratar y analizar, las diferencias sociales siguen existiendo y aunque no es políticamente correcto que lo diga, seguirán susbsitiendo hasta el fin de la humanidad, pero también lo es, que hay menos que en el pasado, pero son más visibles. Debemos asumir que jamas seremos todos iguales y las diferencias en algunas partes del planeta más que en otras,no desaparecerán. En España, pais curioso y diria que hasta original, hemos vivido muchos años en tierra de nadie. A mediados del siglo XX, una vez finalizada una cruenta y terrible guerra civil que no solo enfrentó a los mal llamados nacionales con los también mal llamados “rojos”, sino que fue una contienda de todos contra todos en donde ganó el más listo del momento que supo aprovecharse de las flaquezas de sus enemigos y deshacerse de sus colegas más molestos, permitiéndole crear su propio modelo político y económico, muy “sui generis”. Ahí nació una etapa curiosa. Un nacional socialismo encubierto por una dictadura que protegía a su manera y de forma paternalista a las clases más desfavorecidas y a su vez creaba su propia oligarquía que sería quien protegiera los intereses económicos y financieros del país pero también los intereses de sus actores principales. Nada nuevo en el universo humano. Siempre ha sido lo mismo, con distintos disfraces y formas pero con el mismo destino final. Bajo ese manto de proteccionismo, se crearon empresas estatales que eran idealizadas y dirigidas a dedo. Le llamaban “tecnocracia”. A su alrededor, empezó a forjarse un pequeño tejido empresarial que fue creciendo con los años, pero eso sí, siempre entre la discreción y sin grandes exhibicionismos, pues estos correspondían a los distintos oligarcas que vivían bajo el manto del poder. Esa pequeña y mediana empresa, tuvo que espabilar y buscarse la vida y a su vez, luchar contra los sindicatos verticales, también protegidos por la dictadura. Si querías ser empresario, debías hacerlo con discreción, con la anuencia del poder y así sus oligarcas te cedían sus migajas. De ahí surgen los empresarios que sin decirlo pues era una palabra maldita, crean empleo fuera del ámbito empresarial público, dominante y visible. Ser empresario, era apostar lo que tenías, que solía ser poco, jugártela, trabajar muy duro y hacerlo con discreción no fuera a incomodar a alguien y éste decidiera eliminarte del escenario. Además de actuar fuera de los ámbitos oficiales, actuando como satélites de la galaxia oficial , no diría que de forma prohibida pero si poco apreciada, debías ganar lo suficiente para rentar tu inversión pero no demasiado, no fuera a causar envidias y recelos que podían llevarte a la ruina. Aún así, a veces, si levantabas más de lo necesario la cabeza, eras tildado de explotador por el propio poder. Por eso la palabra empresario nunca fue plato de buen gusto. Ya en el siglo XXI, con la democracia consolidada (espero) y tras varios años integrados en la economía mundial,la empezamos a utilizar con la boca pequeña, pero a todas luces, demasiadas veces, mal empleada. Aún hoy en día, aún en algunos casos, se les llama empresarios a personajes que nadie sabe a qué se dedican y las páginas de la prensa rosa, son muchas veces adalides de ello. En otros casos, se les llama empresarios a grandes directivos de grandes empresas, lo que para mí es un error pues no es lo mismo, sin desmerecer a unos y a otros ¿Y que sucede con los empresarios de verdad, aquellos que de la nada, con un sueño o una idea y con el trabajo de años y con arduos sacrificios, consiguen crear una empresa, con decenas o centenares de puestos de trabajo y sometidos a los vaivenes de un mundo hipercompetitivo y de una sociedad que juzga y condena a la gente que alcanza éxitos que muchos otros no consiguen? Pues que se esconden y no explican cómo lo han conseguido, no vaya a ser que alguien se les cruce y vaya a por ellos. Es por ello , que esa clase media de pequeños y medianos empresarios que generan el 70% del PIB de nuestro país, no quieren aparecer por ningún lado con honrosas excepciones. ¿Y que sucede entonces? Pues que como debemos buscar fórmulas ejemplares para activar el pais y hay un campo muy abonado, fundamentalmente en el ámbito de las tecnologías de la información, nos inventamos y promocionamos la palabra emprendedor. Esa palabra que puede decir mucho, que usamos mal, pues surge del inglés, “entrepreneur” , también empresario, pero dicha asi, no duele y no molesta. Suelen ser jóvenes, atrevidos y con ideas. Valientes, con pocos recursos pero con mentes abiertas, con buena formación, mucha información, a veces hasta muy bien acompañados que crean minúsculos proyectos a la espera de que sea un bombazo. Si, son emprendedores. Necesitan recursos, capital y ahí aparecen primero los “friends, family and fools” que por una razón un otra les ayudan y les proporcionan la palanca para ver si dan el salto. La mayoría son “fools”. Pocos son los que consiguen saltar esta barrera y si lo consiguen, ahí aparecen los “Business Ángels”, normalmente empresarios que les fue bien y quieren ayudar y se convierten en socios y mentores. A partir de ahí si todo va bien, saltan a ligas mayores, con los “venture capitals” y finalmente si son muy buenos y han pasado todos los cortes, aparecen los “private equities”, sin olvidar las salidas a bolsa. Algunas veces se cuela algún “family office” de alguna familia poderosa y con liquidez que viendo claro el proyecto suele adueñarse de el. En estos estados finales, muchos emprendedores, la mayoría se han quedado por el camino y los que llegan al final, en contadas ocasiones siguen detentando el control de la compañía o gozando y disfrutando de la libertad que tenían cuando empezaron. Ahora son empresarios. Por eso, no nos confundamos, no es lo mismo un emprendedor que un empresario. Todos los humanos emprendemos cada día, a nuestra manera, de distintas formas,todos somos emprendedores. En cambio no todos tenemos la capacidad de llegar a ser empresarios. Es un camino arduo, muy duro, mucho más de lo que la mayoría cree y como siempre, lo difícil no es llegar, sino mantenerse. Por cierto también hay empresarios que son poco emprendedores y tienen un problema que solo tiene dos soluciones: Vender su empresa o dar un paso al lado e incorporar talento y emprendimiento para que ésta siga compitiendo con éxito. Por eso, llámales empresarios y no emprendedores.

CARTAS A ÀLEX: ¿GANAR, SOLO VALE GANAR? Vía @marca 10 febrero 2019

Titulo: ¿ Ganar, solo vale ganar?
Querido Alex, te escribo dos días después de un nuevo episodio del Clásico. Estamos en la era de la comercialización total y global. La rivalidad Barça-Madrid, se ha catalogado así y así se vende. Además hijo, parece que en nuestro mundo solo vale ganar, ser el mejor, llegar al número 1, ser Top y así un sinfín de sinónimos más . Si no ganas, parece que te conviertes en un don nadie. Así educamos a los jóvenes y así nos va. ¿Por que no les enseñamos que ganar no es todo? Nadie gana siempre. No todo vale. Los que ya tenemos cierta edad, descubrimos que en la vida existen multitud de alicientes además de ganar y ser el mejor, algo que además, es efímero . Mi padre siempre me insistía en lo importante que es dormir tranquilo. Con los años, lo he entendido. Ser ambicioso no es malo. Querer ganar tampoco. Ser el mejor siempre, imposible. Tratar de ser mejor cada día, deseable. Pero siempre actuando en buena lid y despreciando, el todo vale. A veces no ganas pero llegas a casa satisfecho y feliz por haber hecho bien las cosas. El mundo que nos rodea en demasiados ámbitos y geografías, desgraciadamente destaca por usar todas las artes y en estos tiempos, especialmente las malas para conseguir sus objetivos. Observo demasiada necedad a mi alrededor . Una pena. Por eso me alegro que “El Clásico”, fuera solo un partido más y eso si, emocionante y divertido futbolisticamente hablando. Dos equips rivales, simplemente eso.Faltan los partidos de vuelta de Copa y de Liga y hasta quizás en Champions nos encontremos, ahí surgiría el Clásico del siglo y vuelta a empezar. Buscar morbosidad y por ende, dinero para todos. Parece que no hay límites. Pero lo único cierto es que solo uno ganará , pero forofismos aparte, que gane quien lo merezca de verdad sin artilugios. Entre tú y yo hijo, ojalá sea el Barça, pero si no es así, nos enfadaremos un poquito pero nada más. La vida es mucho más trascendente que todo eso. Dejémonos ya de trampas, mentiras, manipulaciones miserables, declaraciones deplorables o acciones necias. Seamos respetuosos y serios. Ganar y ser el más en todo no es lo único en la vida ni mucho menos. Dormiremos mejor y seremos más felices. “Fill la vida no es fàcil i els humans som complexes, però voler es poder. T’estimo Alex”.