Cartas a Alex: Cambiar el mundo y el deporte. Vía @Marca 25/2/2018

Titulo: Cambiar el mundo y el deporte
Querido Alex, te escribo camino de Mónaco. El martes celebraremos en el principado, la gala de los premios Laureus.Han pasado 18 años de la gala celebrada. La primera edicion se celebró en el año 2.000. Hemos dado la vuelta al mundo. Relevantes ciudades nos han acogido. Desde que Nelson Mándela , presidente de honor citó en la primera gala de los premios Laureus una frase que se ha convertido en un símbolo :“El deporte tiene el poder de cambiar el mundo, el poder de inspirar. Tiene el poder de unir a la gente. Habla a los jóvenes un idioma que entienden. El deporte puede crear esperanza, donde una vez sólo había desesperación”. El mundo ha cambiado muchísimo. También el deporte. Desde entonces, a través de nuestra fundación internacional, Laureus Sport For Good Foundation, ( http://www.laureus.com) hemos trabajado y seguimos haciéndolo en 35 países, más de 100 proyectos dedicados a la salud, educación, la igualdad de género,empleabilidad, inclusión social y lucha por la paz. En España también tratamos de ser muy activos y gracias a Marca podemos divulgar la parte más oculta pero también más importante, la fundación (www.laureus.es) La Academia de Leyendas del deporte está compuesta por 65 astros del deporte y más de 200 embajadores de todo tipo de origenes, razas, culturas y religiones. El deporte tiene mucho poder de influencia y la familia Laureus, tiene como su gran objetivo que el deporta nos una y nos haga mejores. Ahora Alex, cuando el mundo vive momentos y circunstancias demasiadas veces inexplicables, donde la violencia resurge, también en el deporte, es cuando más unidos y con más intensidad debemos trabajar para cumplir el sueño de Mandela y el mandato que nos dió, que el deporte nos inspire, nos de la esperanza que tantos buscan y necesitan y nos una en lugar de enfrentar y separar. “Fill, l’esport es molt maco, emocionant, però també una escola de vida. Ensenyem a competir, però també a respectar. No tot val. T’estimo Alex”.

La historia de Herbert, con sus capacidades especiales, el deporte y los niños

En una fiesta organizada en una escuela de niños con capacidades especiales, el padre de un estudiante
pronunció un emotivo discurso que nunca será olvidado por las personas que lo escucharon.

Después de felicitar a la escuela y a todos los que trabajan en ella, este padre hizo el siguiente razonamiento:
*-“Cuando no hay agentes externos que interfieran con la naturaleza, el orden natural de las cosas alcanza la perfección”.*

*-Pero mi hijo, Herbert, no puede aprender como otros niños lo hacen.*

*-No puede entender las cosas como otros niños. ¿Dónde está el orden natural de las cosas en mi hijo?*

La audiencia quedó impactada por la pregunta.

El padre del niño continuó diciendo: *’Yo creo que cuando un niño como Herbert, física y mentalmente discapacitado, viene al mundo, una oportunidad de ver la naturaleza humana se presenta, y se manifiesta en la forma en la que otras personas tratan a ese niño’.*

Entonces contó que un día caminaba con su hijo Herbert cerca de un parque donde algunos niños jugaban baseball. Herbert le preguntó a su padre:
*-‘¿Papá, tu crees que me dejen jugar?’*

*Su padre sabía que a la mayoría de los niños no les gustaría que alguien como Herbert jugara en su equipo, pero el padre también entendió que si le permitían jugar a su hijo, le darían un sentido de pertenencia muy necesario y la confianza de ser aceptado por otros a pesar de sus habilidades especiales.*

*El padre de Herbert se acercó a uno de los niños que estaban jugando y le preguntó (sin esperar mucho) si Herbert podría jugar.*

*El niño miró alrededor por alguien que lo aconsejara y le dijo: Estamos perdiendo por seis carreras y el juego esta en la octava entrada. Supongo que puede unirse a nuestro equipo y trataremos de ponerlo al bate en la novena entrada’.*

*Herbert se desplazó con dificultad hasta la banca y con una amplia sonrisa, se puso la camiseta del equipo mientras su padre lo contemplaba con lágrimas en los ojos por la emoción.*

*Mientras Herbert se sentaba entre el grupo, de los que esperaban su posibilidad de jugar, su padre lo contemplaba. Los otros chicos notaron algo muy evidente: la felicidad del padre cuando su hijo era aceptado.*

Al final de la octava entrada, el equipo de Herbert logró anotar algunas carreras pero aún estaban detrás en el marcador por tres.

Al inicio de la novena entrada, Herbert se puso un guante y jugó en el jardín derecho.

*Aunque ninguna pelota llegó a Herbert, estaba obviamente extasiado solo por estar en el juego y en el campo, sonriendo de oreja a oreja mientras su padre lo animaba desde las graderías.*

Al final de la novena entrada, el equipo de Herbert anotó de nuevo. Ahora con dos ‘outs’ y las bases llenas la carrera para obtener el triunfo era una posibilidad y Herbert era el siguiente en batear.

*Con esta oportunidad, ¿dejarían a Herbert batear y renunciar a la posibilidad de ganar el juego? Sorprendentemente, Herbert estaba al bate.*

Todos sabían que un solo ‘hit’ era imposible por que Herbert no sabía ni como agarrar el bate correctamente, mucho menos pegarle a la bola.

*Sin embargo, mientras Herbert se paraba sobre la base, el ‘pitcher’, reconoció que el otro equipo estaba dispuesto a perder para brindarle a Herbert un gran momento en su vida, se movió unos pasos al frente y tiró la bola muy suavemente para que Herbert pudiera al menos hacer contacto con ella.*

El primer tiro llegó y Herbert abanicó torpemente y falló.

El ‘pitcher’ de nuevo se adelantó unos pasos para tirar la bola suavemente hacia el bateador.

Esta vez Herbert abanicó y golpeó la bola tan suavemente que ésta cayó justo enfrente del ‘pitcher’.

El juego podría haber terminado. El ‘pitcher’ podria haber recogido la bola y haberla tirado a primera base.

Herbert hubiera quedado fuera y habría sido el final del juego. Pero, el ‘pitcher’ tiró la bola muy alto sobre la cabeza del niño en primera base, fuera del alcance del resto de sus compañeros de equipo.

Todos los espectadores en las graderías y los jugadores de ambos equipos empezaron a gritar ‘Herbert corre a primera base, corre a primera’ nunca en su vida Herbert había corrido esa distancia, pero logró llegar a primera base. Corrió justo sobre la línea, con los ojos muy abiertos y sobresaltado.

Todos gritaban, ‘¡Corre a segunda, corre a segunda!’. Herbert, recobrando el aliento, corrió con dificultad hacia la segunda base.

Para el momento en que Herbert llegó a segunda base el niño del jardín derecho tenia la bola. Era el niño más
pequeño en el equipo y sabia que tenia la oportunidad de ser el héroe del día. Sólo tendría que tirar la bola a segunda base, pero había entendido las intenciones del ‘pitcher’ y la tiró demasiado alto, por encima de la cabeza del niño en tercera base.

Herbert corrió a tercera base mientras que los corredores delante de el hicieron un circulo alrededor del ‘home’.

Cuando Herbert llegó a tercera, los niños de ambos equipos, y los espectadores, todos, estaban de pie gritando ‘¡corre a ‘home’! corre’.

Herbert corrió al ‘home’, se paró en la base con sus brazos en alto, rebosando felicidad, giró la cabeza mirando a su padre… mientras (cosa extraña) los jugadores de ambos equipos lo vitoreaban y abrazaban como el héroe que bateó el ‘grand slam’ y ganó el juego para su equipo. ‘Ese día’, dijo el padre con lágrimas bajando por su rostro, ‘los niños de ambos equipos se confabularon dándole a este mundo una muestra de verdadero amor y humanismo’.

Herbert no sobrevivió otro verano. Murió ese invierno, sin olvidar nunca haber sido el héroe y haber hecho a su padre muy feliz, haber llegado a casa y ver a su madre llorando de felicidad y ¡abrazando a su héroe del día!

UNA PEQUEÑA NOTA PARA ESTE MENSAJE:

Todos nosotros mandamos cientos de bromas por correo electrónico sin pensarlo dos veces, pero cuando nos llega un mensaje sobre las lecciones maravillosas que nos da la vida, la gente duda.

Lo crudo, vulgar y a veces obsceno circula libremente por el ciberespacio, pero las discusiones públicas sobre decencia no son estimuladas y son comúnmente suprimidas.

Si estas pensando en reenviar este mensaje, talvez estés pensando en las personas en tu libreta de contactos que no son las ‘apropiadas’ para este tipo de mensajes. Bueno, la persona que te envíó esto piensa que todos juntos podemos hacer la diferencia y por lo tanto todos son elegibles para recibirlo. Nosotros tenemos miles de oportunidades cada día para ayudar a que se realice ‘el orden natural de las cosas’, ésta es solo una de ellas. Un sabio dijo una vez que: ‘Toda sociedad será juzgada por como trata a los menos afortunados…
¡¡¡Decídete a Enviarlo!!!

The party. Película que es una metáfora de la situación política actual

Titulo: The Party
Acabo de ver en el cine, la película, “The Party”, una comedia magistral de Sally Potter. Una historia de secretos y mentiras sorprendente hasta el final. Pues bien, a pesar del ingenio del guión, de la imaginación sobre la trama, no le llega a la suela de los zapatos a lo que estamos viviendo en Catalunya. La realidad supera la ficción. Cada día y así llevamos una infinidad, una noticia o novedad nos sorprende, desconcierta y nos preocupa. Los ciudadanos de a pie,seguimos inmersos en el secreto y las mentiras de un sainete que dura demasiado. Las culpas van de unos a otros y como el juego de lo oca, tiro porque me toca. Dicen que esto se resuelve con política, pues bien, que alguien me explique que es política. Seguro que en esto tampoco se pondrán de acuerdo.Una vez más y ya van demasiadas, los intereses personales, los partidistas, siguen estando por encima de los de la comunidad, no digo de país para no entrar en el juego de la demagogia . Igual que en “The party “, el dislate de las mentiras,las pasiones desatadas, la palabrería, las malas actuaciones teatrales y los indeseables y sucios secretos, siguen imperando sobre la verdad, la transparencia y el sentido común. Pero como siempre, la culpa es de los otros y mientras, seguimos con “The party”.

Cartas a Alex: Don Ernesto, Don Andres. Vía Marca 11/2/2018

 

Titulo: Don Ernesto y Don Andres.
Querido Alex, quien hubiera dicho en agosto que el Barça estaría jugando un fútbol tan solido, eficaz, exitoso y como no, con el estilo y la escuela de “la casa”. Debo confesar que la llegada de Valverde no me produjo demasiadas vibraciones. Continuar la racha de éxitos de Rijkaard, Pep Guardiola y Luis Enrique, no es tarea fácil. El inicio de temporada no fue un gran presagio, pero cuando se empezó con los títulos de verdad, la cosa cambió.Recordé una conversación con el añorado maestro Johan Cruyff, cuando un día, hablando de lo difícil que era entrenar al Barça, ya entonces me apuntó el nombre de Valverde. Una vez más, un visionario. La abrupta y desconcertante salida de Neymar en verano, desestabilizó al club, pero la calma y el buen hacer de mucha gente, sin alardes, sino con un buen trabajo, constancia, tranquilidad y sobre todo, normalidad, nos ha permitido recuperar lo que otros presagiaban como la caída del imperio culé . No ha sido así y este equipo se reivindica cada día, partido a partido, sin estridencias y con una trayectoria impecable. Quisiera Alex, destacar de nuevo, a un jugador mágico, distinto, Andres Iniesta. Aún guardo en mi retina, sus jugadas en el torneo de fútbol infantil Brunete donde ya destacaba la coreografía futbolística de lo que vendría después. Solo él y sus íntimos, saben que no ha sido nada fácil, en absoluto. Ha tenido que superar dificilísimos escollos, pero gracias a su talento, inteligencia y a un entorno que le ha protegido y ayudado, especialmente en los momentos más difíciles, han convertido aquel chaval manchego, probablemente en uno de los mejores, sino el mejor, jugador español de todos los tiempos. Andres es además un jugador querido en todo el mundo, idolatrado y sigue siendo un tipo de lo más normal. Gracias, pues es la mejor pedagogia que pueden recibir nuestros hijos y nietos. Ernesto y Andres, han conseguido retornar la normalidad a un deporte donde parece que las excentricidades en busca de visibilidades ficticias y hasta veces ridiculas, tratan de imponerse. El talento se demuestra en el terreno de juego, la inteligencia también, pero el liderazgo, no te lo tomas o dan, te lo ganas y estos dos personajes que estoy seguro no les gusta nada el “Don” que les he asignado en el titulo de esta carta, merecen nuestra admiración por la pedagogía que ejercen en un deporte que a veces no responde con dignidad y seriedad, a las pasiones que despierta . Su humildad no ficticia, es ejemplar,se nota, se sabe y se agradece. Ambos realzan, la figura del mestizaje de nuestro club. “Tan se val d’on venim, si del Sud o del Nord, ara estem d’acord”, realza nuestro himno, algo que algunos deberían aprender y aplicar. “Fill, tant en Valverde com l’Iniesta haurien de ser exemples per els nens que començen a jugar a futbol i també els seus pares. Ells ens demostren que pots ser el millor amb normalitat, educació, i elegància. Només cal veure el respecte que generen a tot arreu. Tant de bo surtin mes com ells per el bé del futbol i la nostre societat. T’estimo Alex”.