No es politica, son sentiments i emocions

Titol: No es política, son sentiments i passions
Desde siempre he tratado de entender el porque de todo lo que está sucediendo en el país y que cada uno entienda lo que quiera por país, lo respeto y respetaré siempre, pero exijo el mismo respeto que ofrezco. Somos muchos los que estamos exhaustos de lo que está sucediendo en Catalunya. He escuchado, leído una y mil veces opiniones de unos y de otros. Escucho muy a menudo que debe imponerse la razón y muchos apelan al seny. Pues bien , he llegado a la conclusión de que esto va a ser imposible. Esta situación ya no va de política, leyes o lo que se le parezca. Esta historia tiene un cariz muy distinto que es la que la hace y ojalá me equivoque, ingobernable y no es otra que el mundo de los sentimientos, de las pasiones y las emociones. Estas tienen orígenes, raíces e incluso destinos distintos. Si preguntáramos a la gente que quiere, espera , desea y como cree que será el futuro, nos daríamos cuenta de que en cada bando reina la heterogeneidad. Estem parlant de sentiments, de passions i fins i tot de ilusions, coses difícilment mesurables i gestionables. Imaginem que una parella decideix separar-se i t’en adones que les dues parts sempre tenen la seva raó, però el que mai un i l’altre arriben a conseguir, es entendre i comprendre el reials sentiments del altre. S’els poden imaginar, però la imaginació es lliure. Diuen que en aquesta vida es bo fer l’exercici de posar-te a les sabates dels altres,especialment si entres en confrontació. Doncs crec que ara, es el moment de intercanviar de sabates i fer l’esforç per el bé de tots i quan dic tots, som tots, per tractar de trobar la millor solució possible, que sens dubte no serà la millor per tots com individus però si com país. Polítics, no feu de polítics, actueu com ciutadans, intenteu gestionar i se que es difícil, la multi diversitat de sentiments i passions confrontades. Això marca la diferencia i demostra la qualitat dels líders que necessitem. Lo fàcil es la confrontació. Lo difícil es l’art de la negociació i el diàleg. Així sigui.

Anuncios

Cartas a Alex: Sentimientos y pasiones. Vía @Marca 26 septiembre 2017

Titulo: Sentimientos, pasiones
Querido Alex, hoy te escribo desde La Rioja. Mamá y yo nos hemos ido a celebrar algo especial. Desde aquí, alejado de la voragine que estamos viviendo trato de reflexionar sobre como el mundo está cambiando a velocidad de vértigo. Siempre he sido muy curioso, he tratado y me he esforzado en entender a los demás y respetar lo que no entendía. Hoy el mundo está revuelto, mucho y si, empiezo a entender. Aunque los humanos somos seres racionales, muchísimas veces actuamos por pasión, por sentimientos que tienen orígenes y raíces de lo más diverso e inesperado. Sabes Alex, que siempre repito que el futbol es un reflejo del mundo real y ahora estoy aún más convencido. Actuamos con pasión, surgen sentimientos que a veces hasta son encontrados. Ahí no vale la razón y pasa lo que pasa. Casi todo es gestionable, pero he llegado a la conclusión de que los sentimientos y las razones suelen ser incontrolables y es ahí cuando surgen actuaciones de la sinrazón. Este fin de semana jugamos contra el Girona, un partido histórico en el que estoy seguro provocará más de algún conflicto interno. Girona es y ha sido siempre tierra muy culé, ¿Pero que sucederá en este partido? Estoy seguro que muchas familias tendrán que optar por su Barça de toda la vida o su Girona emergente, de casa, de su tierra. ¿Guerra fraticida? “Fill, espero que sigui un bon partit a on la rivalitat no es converteixi en quelcom mes i a on les passions, les emocions i els sentiments de les dues parts puguin ser gestionats des-de el seny del que tan presumim els catalans i que a vegades uns no entenen i també nosaltres oblidem. T’estimo Alex”.

UAB 50 años. (http://www.uab.cat/consell-social/)

Este es el quinto curso en el que tengo el placer, el honor y el orgullo de presidir el Consejo Social de la Universidad Autónoma, el órgano de participación (y de representación) de la sociedad en la universidad: la rótula que la integra a su entorno económico, político y social. Un actor que es garante del patrimonio de la institución porque así se lo encarga la ley, pero que es, también, un organismo con perfil y proyectos propios al servicio de la UAB, siempre en coordinación con el equipo de gobierno liderado por la rectora Margarita Arboix.

Este, sin embargo, no es un curso más. En un acto el pasado el jueves 21 de septiembre en el claustro del monasterio de Sant Cugat, iniciábamos la celebración del 50 aniversario de la Autónoma. Los asistentes escuchamos a Federico Mayor-Zaragoza y disfrutamos de los Comediants entre los capiteles románicos de los siglos XII y XIII. En ese cuadrilátero fascinante, costaba resistirse al tópico de marco incomparable. Estábamos donde teníamos que estar; ningún otro emplazamiento habría sido mejor porque estábamos en un espacio que tiene varias connotaciones. Por lo menos, cuatro.

Estábamos en el claustro en que, hace 50 años, se abrió el primer curso académico de la Universidad Autónoma de Barcelona; medio siglo después, es una de las universidades más grandes y prestigiosas del país, líder en los rankings. Una de las 200 mejores del mundo según el de Times Higher Education (THE), hecho público hace pocos días; sólo hay dos universidades españolas al frente de la clasificación, y ambas, públicas y catalanas.

Estábamos en un monasterio. Las primeras universidades están ligadas al mundo eclesiástico. “Rectora”, “claustro”… La terminología universitaria delata estos orígenes.

Estábamos en un claustro. En catalán, la palabra está documentada desde el siglo XIV, y significa “cercado, vallado”. Un lugar cerrado, hermético. Precisamente, lo que la universidad en general y la UAB en particular no deben ser nunca —y ya no son— ante el resto de la sociedad; sobre todo, ante la empresa y otros agentes activos estratégicos. Debemos ser abiertos, transparentes, líquidos, porosos. Somos la pieza de un engranaje: el conjunto de la sociedad.

Y, finalmente, estábamos en un edificio medieval que no sólo evoca la voluntad del ser humano de saber, sino, también, la voluntad colectiva de ser de este país.

No sólo ese marco —el claustro— era incomparable. El momento también es único. Para la universidad (especialmente, la pública, claramente infrafinanciada); para la Autónoma como auténtica universidad ciudad; para el país, sin duda. El futuro de la institución y el de la sociedad catalana están en manos no sólo de quienes ejercemos cargos de responsabilidad, sino de todos y cada uno de los miembros de estas dos comunidades.

Toca celebrar, que es justo y necesario, pero, también, trabajar. La UAB alcanza el medio siglo con tres grandes retos; junto al rectorado, el Consejo Social trabaja en ellos día a día. Hay otros, pero dejadme subrayar la transferencia, la pertenencia y la financiación.

Primer reto: la transferencia. No nos podemos permitir el lujo de que el conocimiento que generamos no cree todo el trabajo y bienestar posibles en la sociedad con su aplicación real. La universidad —ni esta ni ninguna— no puede ser impermeable o poco permeable a la empresa ni a otros sectores clave de la sociedad. Nunca enclaustrados, nunca cerrados; siempre abiertos. Pero, también, en la palabra “transferencia”, falta un adjetivo: “mutua”; es decir, de la universidad a la sociedad, y de la sociedad a la universidad. De ida y vuelta.

Segundo reto: la pertenencia. Los alumnos de la Autónoma siguen formando parte de la comunidad universitaria cuando terminan los estudios. Tenemos la responsabilidad de aportar valor a los ex alumnos (los alumni) y la oportunidad que aporten valor al resto de la comunidad universitaria, y que, además, así, los vínculos de universidad y sociedad se fortalezcan. Desde el Consejo Social, hemos impulsado la reciente creación de Alumni UAB. Sintámonos más orgullosos de ser, para siempre, UABers. Seamos embajadores de la marca UAB.

Y tercer y último gran reto: la financiación. La universidad pública de este país requiere los recursos suficientes para llevar a cabo la tarea vital que tiene encomendada. No se trata de un gasto, sino de una inversión en nosotros mismos como sociedad, que la universidad ha de gestionar, obviamente, con austeridad y con eficiencia.

Esta sequía financiera se suma, en el caso de la UAB, a los que llamamos costes de ciudad: el campus de Bellaterra es único, singular, y exige un trato específico, diferenciado. Y también —y esto ya es cosa nuestra—, la Autónoma ha de sacar el máximo provecho de esta enorme infraestructura ante el cambio de paradigma universitario.

No duden que el Consejo Social hará todo lo que pueda y más para ayudar la Autónoma a tirar y a mirar adelante. No duden que haremos piña para que afronte el futuro sin olvidar nunca de dónde viene, aprendiendo de los errores del pasado y reforzando sus aciertos. No duden que cumpliremos nuestro deber de velar por la buena aplicación de los recursos públicos a la universidad. Ni duden que cumpliremos nuestro compromiso de facilitar el máximo acercamiento y la máxima integración de la sociedad en la universidad, y viceversa.

Claro que debemos continuar liderando la investigación, fomentando la emprendeduría, luchando por la equidad y la solidaridad, cuidando nuestros públicos. Pero lo haremos más y mejor, seremos mucho más útiles, si escuchamos el entorno, si colaboramos, si estamos muy cerca de todos los actores que nos rodean; cada uno, en su papel. Lo escribió Neruda: “Para que nada nos separe, que nada nos una”. ¡Por muchos años, por muchos éxitos, UAB!

Gabriel Masfurroll
Presidente del Consejo Social

22 de septiembre de 2017

CARTAS A ALEX: El virus de la cainitina ( La carta que no llegó a destino y fue devuelta al remitente)

Titulo: “El virus de la cainitina”
Querido Alex,regreso a Barcelona tras un atribulado verano, pero también lo ha sido para nuestro querido Barça. Llego a Barcelona pocos días antes del 31 de agosto, que parece el día D para los futboleros de bien, pues todo el mundo está pendiente de los fichajes. La paranoia colectiva creada por la salida de Ney, provoca otra exactamente igual en cuanto a incorporaciones. Llego a leer que el Barça no ha fichado a nadie…¿Paulinho, Semedo, Deulofeu, Dembele? ¿Fair Play financiero?¡ Y eso que importa!. Parece que ahora las leyes estan para incumplirlas o para interpretarlas como te parezca y no pasa nada. Todos son cracks, muchos jugadores que hasta estas fechas eran desconocidos, se convierten en estrellas fulgurantes y con precios desorbitantes. Marketing puro y buenos negocios para algunos. Se desata la locura y parece que todos somos expertos y sabemos quienes son los buenos jugadores que deberíamos fichar cueste lo que cueste y quienes deben salir porque no merecen estar en el club. Una locura colectiva más parecida a un sainete que a un proceso de fichajes serio y riguroso.Pero como te he contado en tantas ocasiones hijo , desde que nos dejaste, el mundo ha cambiado mucho. La individualidad está superando al equipo. Parece ya más importante ganar un Balón de Oro o los distintos premios individuales que se van inventando por doquier que los que son realmente obvios de un deporte colectivo como el futbol,donde lo que debe primar siempre es el equipo y ganar títulos como Liga, Copa , Champions amen de otros añadidos en los últimos años. Mas competiciones, más premios, mas dinero, mas locura. La sinrazón se ha apoderado de este deporte, pero no pasa nada. Tiempos modernos hijo, esto es lo que nos dicen. Por otro lado surgen los que se han quedado fuera de la fiesta y no han pellizcado nada. Ahí empieza el baile y en nuestro club, aparece la cainitina, virus que nunca se cura , solo a veces desaparece e imagino se hiberna hasta que vuelve a aparecer. Y ahí empezamos a autodetruirnos., pero como dijo Charlie Chaplin cuyo 125 aniversario celebramos hace tres días, “nada es para siempre en este mundo, ni siquiera nuestros problemas”. “Doncs be fill, volem ser mes que un club i a vegades, la desunió ens converteix en menys que un club i la culpa es nostre, només nostre . Desunits fem mes forts als nostres rivals . Trist però cert. T’estimo Alex”.

Paren el mundo que me bajo

Titulo: Paren el mundo que me bajo
Eso dijo un día Mafalda . Seguro que viendo la deriva de nuestro mundo, mas de uno se plantea lo mismo. ¿Hacia dónde vamos? Me atrevo a decir que nadie lo sabe. Unos intentan imaginar, otros predecir, quizás alguno pueda adivinarlo, pero su visión será reconocida a posteriori y quién sabe si nos recriminaremos no haberle hecho caso. Lo cierto es que la irracionalidad se está instalando en según qué círculos de influencia. A su vez, las falacias, gracias a la excepcional tecnología de la comunicación que la humanidad ha desarrollado en estos años, se convierten en falsas verdades que demasiadas veces son creidas a pies juntillas. Ya nadie sabe que es cierto y que no lo es. Te lo crees según quien lo diga y fundamentalmente porque quieres creértelo. Da igual si es cierto, lo importante es cuanta gente lo cree, lo sigue y actúa en consecuencia. ¡Fuenteovejuna señor! Aparecen los nuevos predicadores y renacen “nuevas religiones”. No se trata de buscar el bien comun, se trata del poder, que cambie de manos y que los nuevos predicadores y sus correligionarios, se aseguren de administrarlo como deseen. El ADN humano, jamás cambiará. Son los mismos hábitos, las mismas ambiciones con formas algo distintas, no tanto como algunos creen, pero eso sí, en tiempos distintos. El objetivo final, como siempre ha sido, es el poder, el control de los bienes y los recursos para poder gestionarlos a su antojo. Revoluciones si, pero que me beneficien a mi piensan algunos y además lo dicen, lo primero, no lo segundo. Estos mismos, son los que propician que se generen situaciones anómalas, inicialmente a dosis pequeñas, generando malestar entre los ciudadanos, pero el objetivo final, es el caos total para justificar la revolución . Si encima algunos de buena fe les ayudan…. Es curioso cómo no nos damos cuenta de lo insignificantes y frágiles que somos y esto si es un hecho real y que comprobamos cada día. Algunos se creen intocables y hasta parece que ridículamente inmortales y lo que si somos la mayoría, es muy efímeros . El gran déficit de nuestra sociedad, es tratar de entender a los demás, esforzarnos por compartir, ser más tolerantes y solidarios, pero eso sí, también hay que ser respetuosos con la justicia, las reglas y leyes elegidas democraticamente. Pero hasta la democracia está mutando y las interpretaciones son cada vez más interesadas. Sin duda, la democracia, es un sistema político imperfecto, pero el mejor de todos los existentes. Mi percepción y ojalá me equivoque, es que estamos en regresión y ahí surge la gran paradoja, increíbles avances y progresos en muchos sentidos y ámbitos y a la vez, un enorme déficit mundial de buen liderazgo por parte de ya demasiados dirigentes, algo que además de paradójico es muy preocupante, no ya por los que estamos en la recta final de nuestras vidas, sino por las generaciones que nos preceden. Danys colaterals ? Si, es clar, però mentres afectin als demés…..,cosa absolutament incontrolable. Sempre hi han víctimes i fets injustificables, però per alguns tot val per la causa. Això si, després critiquem a aquells que maten i moren per la seva causa, recordem les Rambles, Cambrils…. Ja ha començat i estem entrant en una espiral d’odi que comença de forma verbal i gesticular i facilment pot acabar de forma violenta i fins i tot tràgica . Aquest es el llegat que volem deixar a les joves generacions? No es el meu cas. Em sento cada dia mes decebut i molt i molt preocupat. El món sencer va a la deriva i com va dir un dia Mafalda, “parin aquest món que em baixo d’aquesta noria de la boixeria”.