Cartas a Alex: Barça,25 aniversario inicio de una nueva era. Vía Marca

Querido Alex,
Hoy te escribo desde Viena, preciosa ciudad. Llevo días alejado de España y aunque podría estar más al día, la vorágine de actividades no me deja demasiado tiempo para casi nada. Ayer estuve con el ex vicepresidente de los EEUU, Al Gore que nos habló a un grupo reducido sobre el cambio climático, su visión del mundo actual y como no,sobre Trump. ¡Imagínate! A raíz de todo ello me vino a la mente lo efímero que es todo, incluidos nosotros, los humanos. Estamos al cierre de la temporada. Llevamos meses y meses de competiciones, de rivalidades, de dimes y diretes y ahora llegan los exámenes finales. Seguramente la mayoría de cosas buenas que hayas hecho, incluso alguna excelente, será olvidada o minimizada sino eres el mejor. Así es todo. Por el contrario, puedes haber hecho una temporada buena pero no sobresaliente y te elevarán al Olimpo si eres campeón . Así es este mundo, no solo el deporte. Ganes lo que ganes, el equipo campeón tendrá unos días de gloria, pocos, pues tan pronto el trofeo entre en la vitrina, ya estaremos pendientes de la nueva temporada y todo el trajín que ello conlleva. El futbol como la vida misma, a veces no es justo, otras si. En nuestro caso, el Barça, aparte de lo que pueda suceder este fin de semana , ayer celebramos los 25 años del inicio de una nueva era en la historia del Barça. La irrupción del Maestro, del gran Johan en nuestro club y la primera Copa de Europa en el mítico estadio de Wembley en el inolvidable para Barcelona año 1992, cambio la tendencia del fútbol mundial. Aquel gran club con ánimo perdedor, se convirtió en un equipo ganador. En estos 25 años hemos sido el equipo que más títulos ha ganado con diferencia y me siento orgulloso de ello. Hemos cambiado la mentalidad de las jóvenes generaciones que ya ni recuerdan aquel Barça temeroso cuya actitud, entre otras cosas, le impedía alcanzar los títulos que por talento, capacidad y reputación merecía. Cambiamos la tendencia y ganamos y ganamos, pero no siempre se pùede ganar todo.
En los próximos días, recibiremos las notas de fin de curso y algunos que me temo que no tienen memoria ya critican y piden cambios, aunque eso sí, no saben cuáles. Hasta algún ex algo, al no estar en el ajo como estuvo en el pasado, critica a todo trapo a bastantes jugadores, a sus técnicos y como no a sus directivos. Una pena hijo, pero eso también es futbol. Pasa en todas partes. Según sean los resultados serán ángeles o demonios. ” Aviat sabrem les notes. Aprovat, notable o excel·lent. Tot pot passar en qüestió de minuts. Veurem. Passi el que passi seguirem orgullosos de ser els millors. T’estimo Alex”.

Anuncios

Un mundo dividido: ¿ futuro?

Titol: Un mundo dividido
Debo estar haciéndome mayor. Siempre he mirado la vida y el futuro con optimismo, incluso en aquellas épocas donde todo se torcía y las cosas a nivel personal,nos iban mal o muy mal, que no han sido pocas, pero quizás la juventud nos daba fuerzas para ver el futuro con esperanza. Había que luchar y pelearlo, pero siempre había una lucecita al final del túnel, aunque fuera muy lejana. Hoy en día , quizás me falla también la vista y ya no la veo. El túnel esta oscuro. Observo a mi alrededor insatisfacción, indignación, “emprenyament”, pero no solo aquí, en casi todas partes. No quiero ser agorero, pues estoy seguro que hay también mucha gente que está bien, satisfecha, pero parece que querer admitirlo, te hace sentir culpable y no es recomendable. ¿Que deberíamos o podríamos ser más solidarios? Seguramente, aunque debo exclamar hay mucha solidaridad en este mundo, pero no se destaca de forma suficiente ni se apoya como debería .Por supuesto es importante saber lo que no funciona, lo que hacemos mal, pero también parece que lo que se hace bien y es mucho, no interesa. Tengo la sensación de que los humanos preferimos antes, que los demás no tengan, posean,hasta pierdan o se les arrebate, a que nosotros tengamos o poseamos. Me pregunto si es condición humana. ¿Realmente todo es negativo y malo? ¿Por que reclamamos tanto nuestros derechos y dejamos las obligaciones para los demás? Estas y tantas preguntas y dudas mas, me asaltan y me preocupan. Antes me sentía capaz de adivinar que iba a suceder y me equivocaba poco. Ahora es imposible, soy incapaz, el mundo va dando tumbos y a la deriva. No sé que pasara, pero intuyo que vivimos en un mundo con grave peligro de incendio y hay mucha gente por estos mundos que anda con artilugios capaces de provocar la chispa que provoque algo irreversible. No querría sentirme como Stefan Zweig y su visión pesimista aunque a veces acertada de la deriva que tomó el mundo en aquellos años. Vivimos ciertos paralelismos y cada vez nos parecemos más….. Luego, si llega a pasar lo inevitable, como siempre, pagaran o mejor dicho, ya están pagando, miles de inocentes y los de siempre, los provocadores saldrán de rositas. No me gusta lo que veo. No hay nada peor que un mundo dividido en el que cada día aumenta la tensión y ello genera odios. Sucede en todo, desde las altas esferas y a nivel mundial, a la actividad cotidiana y cercana. Las matemáticas dicen que 1 +1 es igual a 2. Cuando restan, el resultado es cero, es decir la nada. Decía un filósofo que a veces las matemáticas engañan y que 1+1 puede sumar 1, pero solo se consigue con amor. Sé que puede parecer cursi, pero no lo es. Amor es también solidaridad, tolerancia, respeto, ayuda, comprensión, apoyo, compartir, pero una parte de este mundo dividido, lo está olvidando….Ojalá me equivoque, pero sigo viendo el túnel muy oscuro pero como soy optimista cierro los ojos y veo la luz. Está en nuestras manos.

Mariana Mazzucato:Sector Publico y Privado se necesitan. by Lluis Amiguet via La Vanguardia

Nací en el 68, pero vivo más trabajando por lo bueno que soñando con lo mejor. Soy italiana, pero casada con un productor de cine americano en Londres. Tenemos cuatro hijos, que llevo a la escuela pública del barrio: aprenden en la calle y en el aula. Colaboro con el IND+I de Viladecans

“Necesitamos sector público y que no dependa de los partidos”
LLUÍS AMIGUET

XAVIER CERVERA
s usted de los pocos economistas que defienden el sector público… ¿Por qué?

EYo no defiendo el sector público; defiendo un sector público competente, innovador y capaz deasociarseconelprivadoparacrearvalorjuntos. Esa asociación explica el éxito de países como Alemania o Singapur… Y, aunque se diga menos, también el de Estados Unidos.
¿Estados Unidos?

PuesclaroqueEstadosUnidos.Internetesproducto de una inversión pública, militar. ¿Son innovadores Tesla y su fundador, Elon Musk?
Sus coches eléctricos, cohetes y aviones asombran al mundo.

Pues el señor Musk empezó a innovar gracias a un crédito del sector público estadounidense de 465 millones de dólares, que fue ampliando después hasta más de 1.000 millones.
Hoy Tesla vale más que General Motors.

Y el emprendedor ha devuelto ese dinero y mantiene a su país en la élite tecnológica.
Con dinero público para empezar.

Sin sector público eficiente no hay Musk ni Bill Gates ­lo he comentado con él­ ni grandes innovadores. Me refiero a lo que hizo la NASA cuando conquistaba la Luna: poner dinero público a trabajar con innovadores privados. Y los ingenieros iban y venían del sector público al privado y todos ganaban. Kennedy les retó: “Conquistaremos la Luna porque es difícil”.
Una razón genial.

Pues es la misma que mueve a Musk a lanzar cohetes con dinero público-privado. ¿Ha oído hablar de los laboratorios Bell?
La mayor concentración de genios y premios Nobel de la historia.

Pues recordará que se crearon por iniciativa pública. El gobierno federal obligó a la gigantesca telefónica Bell a invertir en investigación.
Y revolucionaron la física.

Y hoy la SBIR (Small Business Innovation Research Program) es una agencia pública que invierte el 2,5% del presupuesto estadounidense de Salud, Energía y Defensa en pequeñas empresas privadas que innovan.
Eso es una fortuna.

Y resulta una cooperación público-privada de enorme calidad. Como la que hace el Fraunhofer-Gesellschaft en Alemania, un instituto público que investiga con empresas pequeñas y medianas del sector privado. Los ingenieros van y vienen, de nuevo, entre el sector público y el privado mejorando los dos y la economía alemana.
Estado emprendedor

El Estado emprendedor es un libro de la profesora Mazzucato y también su programa de investigación. Con él demuestra que la verdadera distinción en economía no es entre empresas públicas y privadas, sino entre malas y buenas. Cuando conseguimos que la mejor iniciativa privada ­Elon Musk, por ejemplo­ coopere con una pública eficiente, obtenemos los mejores coches del mundo. Pero cuando lo público se degrada hasta lo partidista, sufrimos mala gestión obsesionada por el corto plazo electoral. Y cuando lo privado depende para sobrevivir de las subvenciones, llegan las corruptelas. En los mejores países, los profesionales van del sector público al privado y viceversa, ganando y haciendo ganar a todos.
Aquí eso no siempre está bien visto.

Pues es el secreto del éxito. Por eso me parece tan absurdo el prejuicio liberal contra la iniciativa pública: sin inversión pública no habría internet ni cohetes ni aviones a reacción. También es absurdo el prejuicio izquierdista contra lainiciativaprivadaylabúsquedadelbeneficio.
No es malo hacerse rico cuando sirve para que otros muchos dejen de ser pobres.

Me parece estúpido decir que los funcionarios son vagos por serlo. Hay empleados en empresas privadas y públicas. Y otros eficientes. He visto empresas públicas magníficas y otras privadas lastimosas que viven de las subvenciones y favores políticos. Hemos de lograr que público y privado cooperen y sean eficientes.
¿Cómo?

No es fácil, por eso llevo años investigando, pero hay buenos ejemplos: Israel es otro. Sus modelos de inversión pública en iniciativas privadas y de investigación son ejemplares.
Los países más avanzados suelen conseguir esa cooperación público-privada.

Son tan complementarias como necesarias para competir. Por eso me rebelo contra la caricatura de lo público que hace el conservadurismo británico.Cameronllegóadecirquelosfuncionarios eran enemigos de la iniciativa privada.
Gran Bretaña no confía en su Estado.

Ahora mismo han encargado el Brexit a cuatro consultoras privadas, porque su administración, después de años de recortes y desconfianza, no puede gestionarlo. Y ahora les va a salir mucho más caro y peor.
La lista de empresas públicas fracasadas en Europa es también impresionante.

A menudo se confunde la gestión pública con la de los partidos políticos. Esa suele ser siempre mala. Lo hemos visto en todos los países.
Aquí acabaron con la eficiente institución público-privada de las cajas de ahorros.

Italia Telecom era un modelo de innovación cuando la gestionaba el Estado, pero después cayó en manos de los partidos y se convirtió en unfestíndeamigachos.Hayqueevitarlocreando mecanismos de gestión de lo público que no dependan de las elecciones y los partidos y sus veleidades a corto plazo.
Qué nos va a contar!

Es un gran reto que tenemos los europeos: ¿cómo evitar que los partidos conviertan lo público en su finca particular? Fíjese en las televisiones públicas, siempre en manos del partido de turno en el poder , y cada vez más ruinosas.
¿Cómo evitar que lo público se politice?

Gestionando a largo plazo. Evitando que los gestores vayan cambiando en cada elección y creando agencias independientes y mecanismos democráticos ­no partidistas­ que nombren gestores capaces. Sin amiguismos ni improvisación al ritmo de encuestas y urnas. Ya lo hacen en parte Alemania, Israel y hasta EE.UU.
¿Y qué debe hacer el sector privado?

Apostar a largo plazo, arriesgar, innovar… Con ayuda pública. Para que todos ganen.

Cartas a Alex: Anti vs Pro. Vía @Marca

Titulo : ¿ Por que a veces somos más anti que pro”
Querido Alex, estamos a finales de la temporada futbolística y llegan los temidos o esperados resultados finales. Como en la política, todos al final nos autoconvencemos y queremos convencer a la audiencia, de que hemos ganado. El que no se conforma es porque no quiere, pero si confrontas los comentarios de inicio de temporada y los del final, surgen comparaciones curiosas. Donde dije digo, digo Diego. Pero lo más curioso del caso Alex, es comprobar cómo existe un sentimiento “anti” que sobrevuela demasiados ámbitos de la vida y que a veces supera el que debería ser normal sentimiento de todos, es decir ser “pro” lo tuyo o tuyos. Es lícito y hasta diría que necesario, tener sentimiento de pertenencia, o a tu arraigo y raíces . Ahí surgen los sentimientos y las pasiones y como no, también las ilusiones y esperanzas, pero como los virus y las bacterias nocivas, también aparecen las envidias, las comparaciones subjetivasy los celos que demasiadas veces, se acaban traduciendo en odios y luego en violencia. Parece ser condición humana y seguramente lo es y demasiado arraigada, pero para todo ello, existen mecanismos para gestionarlo y controlarlo que no eliminarlo porque es imposible. Nuestra sociedad progresa a velocidad de vértigo y el mundo está cambiando enormemente. En unas cosas para bien, en otras no. El futbol no es ajeno a ello y no tan solo no lo es, sino que es un actor muy relevante, diría excepcional, cada vez más en este teatro de la vida. Seamos pues capaces de utilizar este deporte, para fomentar la pedagogia del “fair play”, de la tolerancia, del respeto, de la concordia. El futbol debe ser el vehículo que permita que esta sociedad que parece va a la deriva, retome el sendero del “seny” como decimos los catalanes, que también estamos en esa guisa. Yo hijo, soy el primero que reconozco que en mi, viven encerrados ,Jekyll y Hyde y hago esfuerzos para que Edward Hyde no salga nunca y quede encarcelado para siempre. Debo decir que a veces quiere escapar, pero casi siempre consigo retenerle. Así deberíamos comportarnos todos. Amemos y defendamos con ética y buenas prácticas las reglas del juego, no sólo futbolísticas sino también sociales y así conseguiremos un mundo mejor. Tenemos el mejor instrumento pedagógico que la humanidad puede tener, el futbol, pero como en todo, entre gestionarlo bien o mal, hay un abismo. Solo debemos evitar que lo maneje Hyde . “Ja veus fill, som molt culés i volem que el Barça guanyi sempre, però a vegades voldríem que als demés els hi vagi sempre malament. Costa, però es quelcom que hem d’erradicar. Es difícil i mes quan veus que a vegades passen coses com a mínim estranyes, però es el món a on vivim, ple d’imperfeccions. Prefereixo guanyar lícitament i dormir tranquil. T’estimo Alex”.