Raul: Reborn in USA. Vía The Cauldron

imageRe-Born In The U.S.A.
My career in Spain was amazing, but a chance to play and help develop the next generation with the Cosmos was too much to pass up.
By Raúl
(REMEMBER TO LOG IN AND RECOMMEND THIS STORY)

When I look at any of the young players that take part in the Cosmos’ Training and Development Program coaching clinics, I see the one thing that, for all of my own career success, I can never have again: untapped potential. The ability to work with these blossoming talents and to impart my own lessons and experiences from over two decades of professional soccer is why I’m here now in New York, preparing for a new season in a new country when perhaps I thought my own playing days were finished.

On a personal level, I’m thrilled to be here. This is a wonderful opportunity for my family and we have very much enjoyed our time here so far. A city like New York is a great place to live and will allow my wife and me to give our five children a great education and opportunities for the future. Living here is like living in a movie, with a lot of things to do and to discover every moment. It’s not easy to move to a new city with a large family, but after six months now, the kids are well integrated in their new school, have made new friends, and my wife is very happy, which you know is quite important!

One famous No. 7 points to another in Times Square. (Photo: New York Cosmos.)
My family settling in so well also has allowed me to really focus on starting my work with the Cosmos, both as a player and as a major piece in establishing their landmark training academy. The Cosmos brand is known worldwide — fans recall the days of world legends like Pele and Giorgio Chinaglia and Franz Beckenbauer — and I look forward to helping establish the next generation of stars at the club. There remains massive potential for soccer in the United States, and I like that the Cosmos are looking to do something a little different in cultivating that potential, breaking away from the traditional ways in which American youth players have been developed.

That said, there still is some culture shock here when it comes to soccer and what it takes to succeed at the game’s highest levels, even with more and more access to the matches of famous clubs from overseas. The players I work with know me mostly from my time at Real Madrid, the world’s biggest club. There isn’t a superclub like Madrid in the United States yet, but I try to get them to understand what life was like at such a club, to help them further calibrate their dreams as they continue to develop as players.

I’m extremely honest with them. It’s very difficult to fashion a good career as a professional, let alone stay for so long at a club like Real Madrid. I joined the first team there when I was only 17, and I was lucky that my teammates at the time welcomed me with love. Real Madrid is like home to me. I grew both as a person and as a player there. Yes, you have the constant pressure from the media, both locally and globally — if you lose two matches in a row there’s a “mini-crisis” — but you wake up every day with the desire and passion to keep getting better and to try to make millions of people happy by winning and scoring goals.

Real Madrid’s Raúl Gonzalez reacts after scoring against Tenerife during a Spanish La Liga soccer match at the Heliodoro Rodriguez Lopez stadium on the Canary Island of Santa Cruz de Tenerife, Spain, Saturday, Feb. 27, 2010. (AP Photo/Arturo Rodriguez)
At Real Madrid, I also got to play with a host of world-class players, which helped push me to elevate my performance to keep my spot. I never liked the term “Galacticos” when it was coined in that era in the early 2000s when the club added a lot of top players — to me, it was just a marketing phrase — but there’s no denying the level of talent that arrived and wore the white with distinction. I got to play, practice and share a locker room with players such as Zinedine Zidane, David Beckham, Ronaldo, Figo, Fernando Hierro, Roberto Carlos, Iker Casillas and others — so many great players who have had world-class careers. It was a team that had so many fans and played such great soccer. It will always be remembered.

Overall, I am blessed to have spent 16 years at Madrid, but when I departed, it was the right time to say goodbye and to try different experiences. My subsequent years in Germany (with Schalke) and Qatar have helped me a lot and were great experiences that provided me with special memories, but I know I can always come back to Real Madrid to give back a little of what the club gave me for so many years. My wife and I are both from Madrid, and we know what the club has meant to us and to its supporters.

I have similarly good memories about my time with the Spanish national team, even though my run with the team ended just before the now-famous run of three straight major championships from 2008–12. I spent 10 beautiful years proudly representing my country with distinction. While I obviously would have loved to have been a part of the teams that won those European and World Cup titles, my time had passed, and I still enjoyed the victories immensely because I have a lot of friends who were embracing those moments that were so important in our nation’s sporting history.

During my time with the national team, there was talk about chemistry and possible discord in the locker room, especially between the players who represented Real Madrid and Barcelona. While it’s true there is a great rivalry between those clubs and their supporters, talk of issues within the national team were overstated.
When you are representing your country, professionals know how to put aside the tensions of club affiliation and pull together. Whatever happens in matches at the club level doesn’t take away focus on the common objective, which is to win trophies for Spain.

The national teams I was a part of were very good and had the ambition to do something big, but it never fully happened for us. At times, we were just a bit unlucky; maybe another bounce or call in our favor, and we would have broken through sooner. The 2008 squad also was talented, but perhaps a bit more balanced, and they were finally able to gave Spanish soccer what had been long due. Then they had four or five years in which Spain was the team everyone looked up to, and everyone loved to watch them play. As a former captain, seeing the world admire Spanish soccer made me very proud. It’s what we aspired to and knew was possible, and it finally was attained.

Raúl in a preseason match with the Cosmos in Hong Kong. (Photo: New York Cosmos)
Now, my journey has taken me to the United States. While I know my playing career is winding down, I still feel like I have a lot to offer on the pitch, and I look forward to showing that to the Cosmos, their fans, and the rest of the NASL starting with our home opener at Hofstra’s Shuart Stadium on April 18. I know that whatever happens in the competition, though, I also will have the ongoing opportunity to help shape this country’s next generation of soccer talent. For decades, this the U.S.A. has been considered a sleeping giant in world soccer, and its performances in recent World Cups shows its budding potential. Combine that with the opportunity for my family to experience life in New York City, and I’m very much looking forward to what these next few years have to offer.

Anuncios

El gen del emprendedor by Santiago Alvarez de Mon. Vía Expansion

1471262_783113055048171_367683966_nExpansión Pro Orbyt.
OPINIÓN Santiago Álvarez de Mon 21/01/2015
El gen del emprendedor
¿Sabía que Samuel Walton, fundador de Wal-Mart, abrió en 1962, con 44 años de edad, su primera tienda? Contaba 51 años cuando se produjo la expansión de su cadena. Antes había trabajado en J.C. Penney (actual Macy’s), en el Ejército americano y en las cadenas de distribución Butler Brothers y Ben Franklin Stores. ¿Quién era Harland D. Sanders? Nacido en 1890, su experiencia laboral incluye empresas como Michelin, Standard Oil y Shell Oil. Tras varios pinitos en el negocio de la restauración –en 1940 inventó su fórmula para freír pollo–, trabajó como supervisor de una cafetería en Tenesse a finales de esa década. En 1952, abandona el restaurante donde trabajaba porque se iba a construir una autopista y, tras una búsqueda de financiación de tres años, en 1955 lanza una cadena de franquicias: Kentuky Fried Chicken. Tenía entonces 65 años.
En nuestro subconsciente colectivo, si se menciona la palabra emprendedor, ¿qué imagen viene a nuestra pantalla mental? ¿Cuál es el retrato robot del emprendedor de éxito? Joven, decidido, estilo casual, vestimenta informal, brillante, rompedor, carisma visionario… estos son algunos de sus rasgos de identidad. Mark Zuckerberg representa perfectamente el perfil de alguien innovador y rupturista, el prototipo del gurú en la era digital,. Sin desmerecer en absoluto ese estilo de emprendedor tan común en Silicon Valley, California, tan típico en el sector de nuevas tecnologías, si se indaga un poco más en la antropología del fenómeno referido, nos podemos lIevar alguna sorpresa.
Hace años, la fundación Kauffman llevó a cabo un estudio –Global entrepreurnership Monitor– sobre la anatomía del emprendedor. Personas mayores de 35 años representaban el 80% de la actividad emprendedora. De las 549 start up analizadas en la industria aeronáutica, sistemas de defensa, sanidad, computadoras y electrónica, abundaban profesionales por encima de los 55 años. El emprendedor medio rondaba los 40 años y pico, 70% de ellos estaban casados, y casi 60 % tenían como mínimo un hijo. ¿Cuáles son las razones que expliquen conclusión tan “sorprendente”? ¿Cuáles son los factores que permiten anticipar una historia de logro y autoestima? La experiencia adquirida en etapas anteriores de su carrera profesional, lejos de ser vista como una rémora para aprender y reinventarse, se revela como una rica veta de oportunidades e ideas innovadoras. Además, esos años transcurridos en diversas empresas y sectores de actividad económica conllevan un rico network de contactos profesionales.
Una red de relaciones y conocidos donde prima la confianza mutua y el trato personalizado se nuestra como una potente arma diferencial. También a considerar que muchos de esos profesionales venidos a emprendedores mantienen una historia financiera de solvencia y credibilidad, variable critica en conversaciones con potenciales socios o inversores. En su debe, dado que con la edad se acumulan dosis de realismo y prudencia, equis aversión a tomar riesgos, a enfrentarse a la aventura y asumir posibles errores, puede verse acrecentada. El conocimiento y la experiencia te blindan de locuras e inconsciencias imprudentes, pero también pueden restar el descaro, la energía y la ilusión que muchas veces acompañan a la “ignorancia” del emprendedor audaz. Al respecto, la crisis ha venido a echar una mano. De la necesidad, virtud. Vistas que muchas puertas permanecen injustamente cerradas para profesionales cuyo único pecado es haber añadido años en su calendario vital, haber adquirido un conocimiento y oficio contrastados, muchos ya han cruzado la frontera de los 50, no les queda más remedio que lanzarse por su cuenta al reto de crear y repartir riqueza. Más vale tarde que nunca.
Es lógico y natural que el debate público sobre el paro esté centrado en gran medida en los jóvenes. Ellos son el futuro de la sociedad, y ésta no les brinda muchas posibilidades. También se entiende que nuestra mirada se fije en los mayores. La pirámide invertida de edad, la prolongación de la vida, las cuentas de la seguridad social, y su propia dignidad y orgullo merecen una reflexión serena y lúcida sobre su misión. No nos podemos permitir el lujo de desperdiciar su inmenso caudal de sabiduría.
Presentados mis respetos a dos edades cruciales, quiero rendir mi pequeño homenaje a un montón de profesionales que se baten el cobre para abrirse paso mientras muchas empresas les dan la espalda. Físicamente bien, profesional y mentalmente en forma, todavía hambrientos de aprender y saber, no se entiende que caminos alternativos les sean vedados por mor de su edad. Pensando en positivo, sin esta indiferencia suicida no habrían tenido el coraje para emprender. Confío que sus proyectos cuajen, y que el resto revisemos nuestros criterios de evaluación para elegir los compañeros de viaje.
Profesor del IESE

El hombre catalan. By Llucia Ramis. Vía La Vanguardia.

dedos, pero sin llegar a atraparlo porque, de ser así, sólo le quedaría perderlo.

El hombre catalán sabe lo que quiere, pero cuando lo consigue, nunca es como esperaba

Especula con el futuro sin parar y sin acabar de disfrutar del presente. Es un utópico contenido, un fantasioso quisquilloso, un optimista negativo. Como apunta un buen amigo, la frase más positiva que es capaz de articular es: “ No està gens malament”. Tres negaciones para admitir que algo le gusta. Sabe que el éxito es el paso previo a la inevitable defenestración, y vive más pendiente de esa caída que del ascenso. Recela de todo aquel y todo aquello que llama la atención. También recela de la efusividad.

La mujer de su vida es su ex. El hombre catalán aspira a la mujer perfecta y no puede conformarse con menos. Nunca le entrará a una chica en un bar, y si la chica le entra a él, le intimidará. Cuando percibe en ella un defecto, por nimio que sea, este le atormentará hasta la obsesión, de modo que la única relación que será capaz de mantener es la del sí-pero-no, que puede durar años. Si ella no se cansa antes, él se irá con otra.

Es como si el hombre catalán hiciera penitencia preventiva sin haber cometido pecado, para cuando lo cometa. Nunca se confiesa plenamente feliz porque cree que, si lo hace, el equilibrio cósmico le dará un castigo divino. En Ficció, de Cesc Gay, el protagonista, que está casado, se queda aislado en un refugio de montaña con una mujer. Ambos sienten una fuerte atracción mutua, pasan la noche allí encerrados, nadie más lo sabe, podrían hacer lo que quisieran. Y no se lían. Cuando la película se estrenó, no entendí esa secuencia. Me pareció inverosímil. Ahora creo que refleja perfectamente el espíritu del hombre catalán. Aunque, bueno, yo de ustedes no me haría muchocaso. Sisigosoltera, por algoserá.

Santa Jordi: el nuevo sindrome by Carme Riera vía La Vanguardia.

image imageEl cuento de un nuevo síndrome

Carme Riera
El pasado jueves fue su primer día del libro como autora. Acababa de publicar una novela, una buena ópera prima y tenía una enorme ilusión por conocer a su público y firmar ejemplares. Consciente de que en Sant Jordi las ventas de libros suelen sobrepasar las de todo el año, salió de casa bien provista de rotuladores, bolígrafos y una pluma, regalo de su abuela, en cuyo depósito no había tinta, sino agua del Carmen, por si acaso los nervios la traicionaban. Llevaba sus inseparables tejanos y una camiseta azul, aunque pensó que quizá hubiera sido más adecuado escoger un traje a tenor del día.

Vestirse, por ejemplo, de libro; sorprender al publico con el reclamo de su desnudo o un disfraz de hábito de monja y cresta verde loro con peineta de Martirio. El cielo en su barrio estaba indeciso.

Ojalá que en la Rambla, los libreros aliados con las floristas – se dijo – hayan conseguido sobornar al sol. Su lametazo de cachorro sobre cogotes de lectores y lomos de libros es siempre proporcional al número de ejemplares despachados. Las rosas, esas sí, lucían espléndidas algo más ortopédicas, maquilladas o hasta descongeladas para la ocasión.

En la plaza Sant Jaume, le esperan sus libros detrás de una montaña de recetarios de cocina y consejos de un gurú de Pamplona, pero en seguida los pasan a primera fila. Sonríe. Lehandichoquedebeatraeral público con amabilidad. Sonríe mucho, pero nadie lo nota. Nadie le pide una maldita firma. No es que no la miren, es que no la ven, sólo tienen ojos para un autor que acaba de llegar. Trae un micro prendido de la corbata. Viene directamente del plató donde presenta un concurso de máxima audiencia y sobre el que ha escrito un libro extraordinario, una atrevida reflexión sobre el sexo y la mortadela. Imprescindible.

Cambia de librería. “¿ Dónde hay más Espinosas ? Que ya no quedan ”, le pregunta alguien a modo de saludo. Frente a Albert Espinosa hay una cola que llega a Girona. Por fin le asignan sitio en una esquina, oculta por la comitiva de majorettes que acompaña a la verdadera revelación de la temporada, la estrella de la NBA, que arrasa botando una pelota y cuyo libro, Lo que debes hacer para llegar a ser como yo, vendió en Estados Unidos un millón de ejemplares en diez minutos.

A la hora de comer el editor le consuela y hasta le promete una atención especial cuando pase la locura de Sant Jordi. Le propone, por ejemplo, que su novela se rife en las tómbolas de las escuelas y se incluya como premio en la gincana de fin de curso.

Dos excelentes manera de conseguir popularidad entre la juventud. Él, en el fondo, tampoco sabe muy bien qué hacer con los libros que, como el de ella, no tienen morbo, ni llevan implícito un escandalo, ni son de autor mediático. Pero sólo le argumenta que no debe quejarse… Bastante ha hecho él con editarla. “ Vamos a ver si nos aclaramos de una vez. ¿ Quién eres tú ? ¿ Tienes un programa en la tele ? ¿ Miles de seguidores en Facebook ? Ni siquiera has ganado un premio literario… ¿ Sabes cuántos libros salen cada año ? ¿ Cada hora, cada minuto… cada segundo…? La cifra es espantosa, horripilante, tremenda, produce pánico”. “ Me voy a casa – musita ella –, me encuentro mal”. “ De ninguna manera – dice él –, no quiero que te deprimas. Vámonos ahora mismo a El Corte Inglés. Con los grandes, para que aprendas”. Se deja arrastrar. Allí la deposita junto a Moccia, Follett, Montero, Martí Gironell, Fernández Cubas, etcétera, etcétera, pluma en ristre.

Mientras los montones de libros de sus vecinos disminuyen, el suyo parece que crece. Tiene la sensación de que los ejemplares se reproducen en un parto constante e infinito. Los ve precipitarse sobre los autores, los lectores, los transeúntes, los coches, las casas, arrasándolo todo. Si al menos vendiera un ejemplar… Quizá uno sólo bastaría para acabar con el maleficio. De repente el milagro está apunto de ocurrir porque llega él y se le planta delante. Él, como un príncipe, un héroe, eso sí encantado por algún genio maligno, porque es feo como un sapo, tuerto y jorobado.¿ Cómo hacerle entender que si rompiera el maleficio recobraría su antigua belleza ? Nerviosa, intenta inyectarse en las encías el cargador entero de la pluma de la abuela pero el plumín, en funciones de aguja hipodérmica, se atasca. Debe tranquilizarse. Si no actúa deprisa perderá ya no tenga otra. “ Si te lo quedas te lo firmo ”, dice con un hilo de voz. “ Gracias ”, consiente él. El parto infinito termina, el montón para de crecer y él es Johnny Depp, Brad Pitt y Ian Somerhalder a la vez. “¿ A quién se lo dedico ?”, pregunta. “ Me envía tu editor ”, contesta él y antesdequepuedaañadirnadamás, ellase desmaya. Desde entonces, desde el pasado jueves 23 de abril continúa inconsciente en la UCI adonde fue trasladada. Y aunque hay quien asegura que no es más que una estratagema para llamar la atención y vender libros, algunos dicen que los médicos ya han calificado el caso de síndrome de ANDL (Síndrome de Autor Novel en el Día del Libro). ¿ Un cuento o nueva enfermedad que habrá que tener en cuenta ?

LAUREUS, cambiemos el mundo con el deporte. Vía Marca

imageMarca Orbyt.
FIRMA INVITADA Gabriel
Masfurroll 19/04/2015
Laureus: cambiemos el mundo con el deporte

Comparte esta noticia
twitter
Desde Shangái, escribo estas líneas tras disfrutar de la espectacular velada de los premios Laureus. Son momentos de análisis y cierta relajación después del estrés que supone organizar un evento de tal nivel. Aquella idea que Johan Ruppert decidió convertir en realidad hace ya 16 años se ha convertido en el evento multideportivo de la temporada.
Cada año, una relevante ciudad del planeta reúne a las leyendas del deporte. Este año ha sido Shangái la anfitriona. Una ciudad que crece a un ritmo frenético y que es el escaparate y el laboratorio de lo que desea ser China, un país de 1.400 millones de habitantes que afronta desde hace unos años el impresionante reto de transformarse en una nación capaz de proveer de bienestar a tan inmensa población.
Este año, una vez más, aunque los premios no han recaído en ninguna entidad o deportista español, puedo dar fe de que Carles Puyol ha sido el deportista más aclamado. Además de haber ganado todos los títulos que un futbolista puede conquistar, es un tipo sencillo, normal, con unos principios y valores muy claros y que es el paradigma perfecto para Laureus y, en especial, para su fundación. Al igual que en Río, donde nombramos embajador a Vicente del Bosque —el año pasado, en Kuala Lumpur, lo fue a Marc Márquez—, este año ha sido Puyol el que ha ingresado en la lista.
Hace unas semanas fue otro valladar y crack azulgrana y de la selección, Gerard Piqué, quien se unió a Laureus. Podemos presumir del extraordinario elenco de formidables deportistas que actúan como embajadores de una institución tan universal como Laureus, que no deja de crecer y muy en especial su fundación (www.laureus.com). Desde Laureus, tratamos de preservar y divulgar por todo el mundo el mensaje que nos legó Nelson Mandela: “El deporte tiene la capacidad de cambiar el mundo”. Está en nuestras manos. Que sea para bien.
@masfurroll

¿Barçagate? Via La Vanguardia. By Gabriel Masfurroll

¿‘ Barçagate ’?
image

¿ Está el FC Barcelona siendo perseguido ? Espero que no. ¿ El Barça está siendo tratado injustamente ? Creo que sí. ¿ Es el Estado culpable ? Diría que no, tiene otros problemas más importantes. ¿ Y quién está detrás ? Sencillo. El Barça es un club que despierta impresionantes filias, rabiosas fobias y además somos más papistas que el Papa y la transparencia de la que presumimos beneficia más de lo deseado a nuestros rivales y enemigos. ¿ Los ataques vienen desde fuera ? ¿ Y el caso Neymar ? Desde dentro y se aprovechan desde fuera. Un culé ahora arrepentido (¿?) levantó la veda y nos ha puesto a los pies de los caballos. Con socios así…
¿ Es sólo el Barça el único equipo que gestiona inadecuadamente ? En primer lugar, que se demuestre y la justicia dictamine.
Luego les diría que si vamos a ser tan escrupulosos con las reglas, quizás la Liga la acabaran disputando sólo cuatro equipos. Eso sí, sin fútbol se nos cae el país. ¿ Es el Barça el chivo expiatorio ? Puede, pues es un magnífico expositor a través del que divulgar un mensaje y un aviso a navegantes, aunque la mayoría seguirán haciendo lo que les plazca.
El fútbol es la religión del presente y en algunos sitios es lo único que es intocable so pena de crear una revolución social. Es triste que un deporte que se transformó en un gran espectáculo ahora se haya mutado en una impresionante industria en donde intereses extradeportivos se impongan.
GABRIEL MASFURROLL

Historia de amor. By Jesus Quilez y hermanas. La Vanguardia

Una historia de amor

CARTAS DE LOS LECTORES

La pasada madrugada del día 20, y con sólo dos horas de diferencia, fallecieron nuestros padres después de 70 años de casados. Él, de 98 años, en el hospital de Sant Pau, donde estaba ingresado desde hacía tres meses por una complicimageación respiratoria a raíz de una intervención quirúrgica por fractura de fémur, y ella, de 91 años, en su domicilio.

Un fallecimiento a esta edad no tiene nada de extraordinario, lo sabemos. Pero sí el hecho de que estando ambos en lugares distintos y, aunque con precaria salud, unos días antes nada hacía presagiar este desenlace. Los dos se ponen graves en el mismo día y los dos fallecen a las 24 horas.

Unos días antes nuestro padre nos había dicho: “ Estoy contento porque nos marcharemos juntos”. ¿ Cómo podía intuir él algo semejante si, por razones obvias, a ambos les ocultábamos el estado del otro ? ¿ Qué misteriosa vía de comunicación utilizaron para comunicarse ? ¿ Con qué poder contaron para poder “ marcharse juntos ”? Sólo se nos ocurre uno: el amor.

JESÚS QUÍLEZ y hermanas La Roca del Vallès

Barça ¿Quién nos persigue?. Via Marca. By Gabriel Masfurroll

Marca Orbyt.
FIRMA INVITADA Gabriel MasfurrolL

Barça: ¿quién
nos persigue?
Comparte esta noticia twitter

Leo en estos últimos días nuevos coletazos de las peripecias de nuestro FC Barcelona, sus directivos y terceras personas ante la justicia. Realmente suena a increíble,observar lo que nos está sucediendo. Desde siempre he pensado que el Barça es un club especial, distinto. Curiosamente es un club de todos, pero en según qué circunstancias no es de nadie. Cuando todo va bien, todos nos apuntamos al éxito. Cuando va mal o algo disgusta, tenemos tal nivel de transparencia y democracia que nosotros mismos podemos autodestruirnos.¿Condición humana? Seguramente sí, pero mas agudizada en nuestra forma de ser.
Si revisamos la historia podremos comprobar cómo las crisis más duras que ha sufrido el club, se reparten por igual entre ataques del exterior como por acciones cainitas que surgen de lo profundo del barcelonismo.
Leo que nos extraña que el proceso sobre el fichaje de Neymar se esté acBarça, som i seremelerando tan rápidamente y sea considerado un torpedo totalmente dirigido desde fuera para destrozar nuestra línea de flotación. Quizás, pero ruego hagamos memoria. El origen de dicho torpedo está en el seno del culerismo. Fue un socio de cuyo nombre no me acuerdo de quién puso la demanda, quién disparo las alarmas, gestionó la acusación particular contra el propio club y sus directivos y de ahí el efecto mariposa que puede tener consecuencias importantes, tanto a nivel personal como institucional. Ahora está desaparecido y se desentiende.
No voy a ser quien juzgue si lo que hizo el FCB es correcto o no, ni me incumbe. Tengo mi opinión, pero no entraré en este juego, pero lo que sí tengo claro es que la persecución quizás sí exista, pero es incuestionable que nuestro ADN cainita facilita que los enemigos —y recalco enemigos que no rivales—, se aprovechen de ello. ¿Somos culpables? Creo que sí. ¿Tiene solución? Creo que no.
Sólo el bálsamo de tener un equipo ganador es la morfina que nos dulcifica el daño que nos autogeneramos. Cuatro nombres y su talento y talante han sido los mejores remedios de los últimos años. Son Johan Cruyff el gran gurú y visionario del fútbol moderno. Ronaldinho, que con su magia y alegría nos devolvió la autoestima, algo que algunos han olvidado.
Pep Guardiola, la conjunción de lo que todo barcelonista espera de la perfección del modelo culé, es decir, inteligencia, talante, talento, visión, valores, tenacidad y todo lo necesario para triunfar. Y finalmente Lionel Messi, que con su llegada al Barça con 13 años, cambió la historia del club igual que Di Stéfano lo hizo con el Madrid en el siglo XX.
Leo es el mejor jugador de la historia, por encima de cualquier otro, digan lo que digan. Tiene 27 años y le queda mucho fútbol en sus piernas. Cuatro palabras le definen, es un genio del fútbol . Así pues, olvidémonos de quejas y persecuciones y unamos fuerzas a fuerzas por preservar lo bueno que tiene el club que es mucho y evitar que tanto desde fuera como desde dentro nos hagan daño. Anteponer los intereses de la institución a los particulares. Quizás es mucho pedir, quizás es un sueño inalcanzable… Som i serem, mes que un club.