Cuidar Menorca, carta a los lectores de La Vanguardia.

Hace algunos días veía publicada en La Vanguardia una fotografía en la que distintas personalidades catalanas se oponían a la realización de un proyecto de cuatro rotondas en la isla de Menorca (“ Apoyos a la campaña SOS Menorca ”, Vivir, 19/II/2015).

Su argumento se basaba en la importancia de preservar algo que la isla ha tratado de defender siempre : la no alteración del ecosistema natural de esta isla, la más septentrional, que la hace muy distinta de otros de los lugares de las Baleares.

Hace más de cuarenta años que somos visitantes asiduos de Menorca. Además, me siento muy vinculado a la isla. Conozco su pasado y me interesa su presente y, por supuesto, trataré de ayudar para enfocar su futuro.

Pero creo que son los propios menorquines quienes deben decidir qué hacer para mejorar su isla y, por supuesto, tomar las decisiones que consideren oportunas para mejorar su calidad de vida.

Me niego a dar lecciones o a invadir ámbitos no propios sin que nadie nos invite o porque nos sintamos, por una razón u otra, acreditados para poder opinar. Los catalanes nos quejamos constantemente de la injerencia del Estado en temas que creemos que somos nosotros los que tenemos que decidir.

Me siento muy cercano a Menorca, pero son ellos los que tienen que decidir. No hagamos de colonizadores. Aconsejemos pero no demos lecciones. Es una tierra muy querida, pero no es la nuestra. Nosotros la disfrutamos, pero para ellos es mucho más, son sus raíces y el futuro de sus descendientes.

Es la gran paradoja de la vida, no ver la viga en nuestros ojos y ver la paja en el ojo ajeno.

GABRIEL MASFURROLL

Anuncios

Clinica Tres Torres: Hacia un nuevo concepto de medicina privada . Entrevista a Gaby Masfurroll. Via Alimarket

imageEntrevista a: Gabriel Masfurroll Cortada, director de la Clínica Tres Torres
Hemos decidido desarrollar un concepto de medicina privada, que se acerque lo máximo posible al concepto de “clínica boutique”

Eva de Frutoseva.defrutos@alimarket.es

Gabriel Masfurroll Cortada se ha hecho cargo de la gestión de la Clínica Tres Torres de Barcelona en su nueva etapa. Liderará el nuevo equipo directivo que acaba de aterrizar en el centro. Gaby Masfurroll dirigía, desde abril de 2014 y hasta su reciente nombramiento, la policlínica barcelonesa Quality Medical Services, filial de Aegon. Entre 2013 y 2014 fue analista y consultor en Wings 4 Bussines, tras dejar en 2012 la dirección del USP Instituto Universitario Dexeus de Barcelona, cargo que ocupó desde noviembre de 2009. Para el grupo USP también prestó servicio como project manager en el área internacional, entre septiembre de 2007 y octubre de 2008.

Masfurroll y sus colaboradores adquieren el 51% de Tres Torres
SANImarket: El pasado noviembre, se hacía cargo de la dirección de la Clínica Tres Torres: ¿Qué planes tiene para la clínica en esta nueva etapa?

Gabriel Masfurroll Cortada: El de Tres Torres es un proyecto colectivo, fruto del trabajo de un equipo que en un momento dado vimos las circunstancias de este hospital y creímos que un nuevo modelo asistencial tiene posibilidades dentro de un entorno más local en Barcelona. Vemos en Tres Torres la oportunidad de hacer un acercamiento, no monográfico pero sí más especializado, con dos, tres o a lo sumo cuatro especialidades. Un modelo en el que, a partir de médicos con un ascendente en sus especialidades y un acercamiento muy particular a lo que es la patología prevalente, podamos llegar, en un plazo no muy dilatado, a ser líderes o referentes en el abordaje de estas especialidades y el tratamiento de sus patologías. Hemos decidido a ir a buscar un segmento de mercado que es demandado por la sociedad y que nosotros podemos ofrecer con garantías y calidad.

S.: ¿Y en qué especialidades centrará Tres Torres su actividad?

G.M.C.: Aún estamos en el momento de aterrizaje y no queremos ser muy agresivos en la gestión del nuevo modelo hospitalario. Este es un hospital eminentemente traumatológico, con cirugía ortopédica y traumatológica y con especialidades satélites. Esa es una línea que vamos a potenciar. Y también vamos a intentar dar un paso al frente en el entorno de la oncología y, accesoriamente, en el tratamiento de las situaciones más vinculadas, como es el tratamiento del dolor, tanto oncológico como neuropático, entendiéndolo como una disciplina en sí misma y trabajando por algunos canales no tan tradicionales en el entorno médico, como son la electrofisiología, neurofisiología o la clínica del dolor. También probablemente hagamos una aproximación en el ámbito de la salud de la mujer, con un punto de originalidad.

S.: ¿Se ha fijado ya un plan de inversiones para adaptar el centro?

G.M.C.: De momento preferimos ser prudentes con las cifras por no generar expectativas erróneas. Vamos a hacer inversiones importantes en el hospital, pero todavía no estamos en condiciones de decir ni cuándo ni cuánto. Lo que de momento podemos transmitir es que es cierto que habrá un plan de inversiones en fases, que impactará sobre todo en las zonas de mayor visibilidad, para mejorar el servicio al paciente.

S.: ¿Se apostará por la ambulatorización de servicios?

G.M.C.: Desde hace años existe la tendencia en el entorno asistencial de ir ambulatorizando la actividad hospitalaria. No obstante, la nuestra es una propuesta de valor en el sector y no se forzará al paciente a dejar el centro si se siente mejor ingresado en el hospital. Pretendemos pivotar hacia las necesidades del paciente y su estado anímico.

S: Y como encajarán este gasto las compañías aseguradoras?

G.M.C.: Queremos, de acuerdo con las aseguradoras, pivotar en torno al sentir del médico y del paciente, pero respetando los indicadores de sinistralidad qeu tanto preocupan a nuestros principales clientes. El hecho de que prioricemos la sensibilidad del paciente por encima de cualquier otro aspecto debería hacer sentir muy cómoda a la compañía aseguradora. No lo vemos como un posicionamiento enfrentado a ellas. De hecho el modelo está teniendo muy buena acogida entre los contactos preliminares que estamos teniendo con ellas.

S.: Y en un momento de clara tendencia a la concentración, ¿cómo encaja el modelo que plantea Tres Torres en esta nueva etapa?

G.M.C.: En un mercado con un grupo ya no mayoritario sino casi único como es IDCsalud, nosotros no queremos ser una alternativa, solo un concepto de medicina privada distinto. Está claro que somos una hormiguita al lado de la catarata de oferta del grupo IDC, pero sí queremos abanderar una nueva forma de hacer las cosas donde la presencia del médico y el paciente como elemento estructural del hospital facilitará muchísimo ese posicionamiento que pretendemos que nos diferencie en el mercado en el que estamos..

S.: Antes de la adquisición de Tres Torres, sus ahora socios mayoritarios optaron -sin éxito- a otros procesos de adquisición de mayor dimensión. ¿En los planes del grupo se contemplan nuevas adquisiciones?

G.M.C.: Sería absurdo descartar cualquier tipo de proyecto que en el futuro pueda surgir, ahora bien, hoy el foco de nuestra actividad y nuestro proyecto es la Clínica Tres Torres. Tenemos un plan ambicioso como es darle la vuelta al resultado económico del hospital y consolidar una propuesta de valor ambiciosa en el mercado de Barcelona y me parecería irresponsable plantearnos situaciones ajenas a lo que es el proyecto Tres Torres ahora mismo. Hemos decidido desarrollar un concepto de medicina privada, que se acerque lo máximo posible al concepto de “clínica boutique” y nuestro foco en los próximos meses o años será consolidar ese modelo.

S.: La nueva directiva hereda un centro en dificultades económicas: ¿Qué planes tienen para revitalizarlo?

G.M.C.: La situación del hospital es pública. Es un centro que, por proyectos ajenos debilitó su estructura económica. El proyecto actual estriba básicamente en la consolidación del nuevo modelo asistencial, apoyado en cuatro especialidades y, evidentemente, en refinanciar y reestructurar el calendario de pagos y sanear el balance de la compañía. En ese sentido se tomarán todas las decisiones que se tengan que tomar en términos de más ampliaciones de capital o entrada de nuevos socios capitalistas, en tanto en cuanto entren en línea con el proyecto estructural de la clínica. Tenemos un trabajo complicadísimo por delante porque el mercado es hipercompetitivo y porque la estructura financiera del hospital es delicada. Decidimos entrar en este hospital porque, aunque su estructura es muy particular, tiene una ventaja competitiva muy importante por su ubicación, por el portfolio médico, por su entorno… Efectivamente su estructura está debilitada por el perfil económico-financiero que tiene y por las decisiones que en su momento se llegaron a tomar, pero no nos asusta. Tenemos muy claras cuáles deben ser las pautas a seguir en las próximas semanas. Se hace camino al andar y ya hemos empezado.

S.: Para el desarrollo de las nuevas especialidades, ¿se prevén cambios en el equipo médico del centro?

G.M.C.: Queremos apostar por una visión asistencial más de vanguardia. Una de las actividades de impacto relativamente inmediatas será el anuncio y la presentación de entre tres y cuatro nuevos equipos médicos que permitirán diversificar el riesgo de concentración que tenemos en el entorno de la cirugía ortopédica y traumatología. Y luego también queremos hacer una transición generacional, que creemos que necesita el hospital. Tenemos la suerte de que han confluido tres o cuatro personas con bastante ascendente en el ámbito de salud de Barcelona y se han sumergido en el hospital y se ha creado de forma espontánea, a la par que estructurada, un pequeño cluster médico, con base en las especialidades médicas comentadas. Evidentemente nosotros queremos que este sea un hospital donde la presencia de la bata blanca sea recurrente, preponderante, que sea un hospital de médicos y pacientes. Pero eso no es obstáculo para que detrás de todo esto haya un equipo directivo potente, que tengo el honor de liderar, pero somos ante todo, todos, un equipo y el objetivo es la mejora de la institución. Con ello, todos los stakeholders se verán beneficiados y por ende el paciente.

S.: Y sobre la imagen en esta nueva etapa: ¿Está previsto un cambio o modificación en la marca?

G.M.C.: Queremos terminar de consolidar la propuesta de valor que queremos transmitir al mercado y luego ya nos plantearemos el nombre. No parecería lógico primero hablar del nombre y luego ver de qué manera le damos sentido. Preferimos armar una propuesta de valor con unos nombres y apellidos médicos, que estructure una propuesta asistencial con unas particularidades y, sobre todo, una clara ventaja competitiva y luego, con base en toda esta estructura de servicios, que será como mínimo algo diferencial a lo que hay en el mercado, hemos encargado ya a un tercero no vinculado al centro, que se haga un nuevo planteamiento estructural de estrategia de comunicación y marketing.

S.: Y al margen de la posición de Tres Torres: ¿qué opinión le merecen los procesos de concentración sectorial de los últimos meses y los que seguro llegarán en los próximos?

G.M.C.: Creo que son buenas noticias para todos. Cuanto más fuerte sea el mercado sanitario mejor para la salud, para el entorno privado empresarial y, en definitiva, para el país. Respecto a IDCsalud, no tengo más que palabras de elogio y admiración. El resto de actores tendremos que estar a lo que permita hacer el liderazgo de IDC-Quirón, que tomará sus decisiones y acciones de refuerzo de sus propuestas de valor en el mercado y ello acabará redundando en un fortalecimiento sectorial muy importante, que además también puede ayudar a consolidar lo que son las nuevas formas de colaboración con el entorno público y a que haya algo más de profundidad en la colaboración público-privada. Yo auguro progreso en las relaciones, en los proyectos. Y me gustaría que este crecimiento sectorial lo determinase cada uno de los actores en su dimensión, que podamos tener nuestro sitio y convivir pacíficamente y nos vaya bien a todos.

S.: Y ¿cómo puede afectar este proceso de concentración al resto de operadores en la negociación con las aseguradoras?

G.M.C.: El proyecto IDC tiene todo el sentido del mundo. También el de Vithas y otros grupos que están tratando de concentrar la provisión, como años atrás hizo el mercado asegurador. Los que estamos en el sector siempre hemos vivido la absurda e inquietante pelea que los hospitales tenían con las compañías aseguradoras. No se trata de recortar precios sino de ganar en eficiencia. A corto plazo cuesta más pero a medio y largo plazo el retorno es muchísimo mejor. En ese sentido, veo clarísimamente que, como poco, se igualarán las posiciones y el que acabará ganando es el paciente o asegurado.

S.: ¿Y que futuro augura al sector sanitario? ¿seguirá despertando el interés de inversores?

G.M.C.: Creo que el sector sanitario privado va a seguir creciendo por varios motivos. El primero, porque el sector es empresarialmente muy interesante. Al final es un sector que tiene una rentabilidad creciente y cada vez es más frecuente que las personas de todos los niveles económicos y espectro social busquen tener una doble cobertura y eso creo que al final lo que está haciendo es consolidar el sector privado de salud. Que nadie se equivoque, la sanidad no es gratuita y la pagamos los ciudadanos con nuestros impuestos. Lo importante no es la titularidad jurídica, si es público o privado, sino lo bueno o malo, eficiente o no. La medicina privada es el verdadero copago del sistema sanitario español. Sin ella estaríamos colapsados.

Los Gasol en el gran zoo: NBA. By Juan B. Martínez. Via La Vanguardia.

imageLos Gasol en el gran zoco

…Y PUNTO

JUAN BAUTISTA MARTÍNEZ Nueva York Enviado especial
GETTY IMAGES Hay 1.800 periodistas acreditados para el fin de semana de las estrellas en NuevaYork y ningún corrillo fue tan grande como el que primero rodeó a Marc Gasol y después a Pau
El gran zoco se formó ayer en el hotel Sheraton de Nueva York. “Que haya preguntas en inglés, por favor”, clamó un periodista de Chicago. La prensa estadounidense no podía más. Aquello era una invasión catalano e hispanohablante. “Nunca había visto esto en mis anteriores All Star. El hecho de que seamos dos hermanos españoles ha despertado una expectación mayúscula en el mundo latino”, sentenció Pau Gasol. Poco antes había sido el turno antes había sido el turno de su hermano Marc. “Esto es abrumador, qué nube de prensa”, afirmó. Hay 1.800 periodistas acreditados para el fin de semana de las estrellas y la NBA va distribuyendo a todas sus figuras en distintas mesas para que se formen corrillos durante 45 minutos en los que los cracks aguantan el chaparrón estoicamente. Es la cultura de aquí y todos la acatan. Pero ningún corrillo fue tan grande como el que protagonizaron primero Marc y luego Pau. Ni el de LeBron James, ni el de Stephen Curry, el jugador más votado para el All Star. No demasiado lejos del Sheraton, en la Octava Avenida, en el hotel Wyndham, centro

PAU GASOL “Lo que estamos viviendo es de otra galaxia, un momento que jamás pensamos”

de acreditaciones del evento, la puerta giratoria saluda al visitante con dos enormes fotos de los hermanos Gasol, auténtico filón mediático. “Es una pasada. Todo un orgullo, los ha elegido la gente”, señala ufano Agustí, el padre de los pívots, que viajó el jueves a Nueva York, acompañado del pequeño de la saga, Adrià. A Pau, que recibió 974.177 votos, se le nota muy feliz pero un pelín cansado. No en vano aterrizó en la ciudad de los rascacielos bien entrada la madrugada de ayer, tras contribuir con 18 puntos y 10 rebotes a la victoria de Chicago ante los Cavaliers de LeBron James por 113-98 y firmar su decimocuarto doble doble consecutivo, a sólo uno de los que logró seguidos el legendario Michael Jordan. Pero fue mentarle a Marc y recuperarse. “Lo que estamos viviendo es de otra galaxia, increíble, nunca lo pudimos pensar, vamos a disfrutarlo en familia pero dedicándoselo a todos los que nos han ayudado”, se arrancó el hermano mayor. “Ya lo voy asumiendo, ya me lo voy creyendo. Siempre soy escéptico y no lo vi claro hasta que se anunciaron oficialmente los equipos. Estaba con mis padres en mi casa y entonces llamé a Pau”, reveló el pívot de los Grizzlies, que lució la misma camiseta que se puso el fin de semana de su anterior presencia en el All Star, en Orlando en el 2012, negra y de manga corta. “Me gusta a mi mujer yme gusta a mí”, afirmó, entre risas. El momento más especial del partido de mañana en el Madison Square Garden será el salto inicial, que protagonizarán, uno con el Este y el otro con el Oeste. “No creo que haya problemas para que nos pongamos de acuerdo en saltar los dos”, bromeó el jugador de Memphis. “Para nosotros será la fotografía del partido. Será como cuando de pequeños jugábamos a canasta en la casa de mi abuelo pero ahora ante la mirada de todo el mundo”, evocó Marc, que fue elegido con los votos de 795.121 seguidores. “Sentiremos un cosquilleo de emociones por el cuerpo –le tomó el relevo Pau– aunque será como tantos saltos que hemos hecho en nuestras carreras. Como los que hacíamos también en la infancia. Ya entonces éramos competitivos. Yo soy el mayor y quería marcar la línea. Marc venía detrás y buscaba derrotarme. Aún mantenemos ese espíritu”.

MARC GASOL “El salto inicial será como cuando de pequeños jugábamos en casa del abuelo”

Han llegado al mismo sitio desde caminos distintos. Pau con talento, trabajo y facilidad para jugar. Marc con un enorme sacrificio. “Pau es un jugador irrepetible, un modelo a seguir, se merece entra en el Hall of Fame y que los Lakers le retiren la camiseta aunque se haya ido a Chicago”, le ensalza su hermano. “Marc ha tenido que trabajar lo que no está escrito. Hay que valorarlo mucho porque le ha costado un gran esfuerzo. Es un enorme jugador de equipo. Estoy muy orgulloso de haber sido un ejemplo para él”, dijo Pau, que también tuvo tiempo para la ensoñación. “En este hotel, el Sheraton, fue donde me alojé cuando se realizó el draft en el que me escogieron para jugar en la NBA en el 2001. Lo recuerdo. Han sido 14 años en los que no puedo pedir más. Sólo deseo mantenerme todo el tiempo posible en la élite”.

Se han enfrentado ya muchas veces y también comparten equipo en la selección española, pero Marc tiene un duelo fraternal marcado a fuego, el primero en la élite. “Fue en el Palau Sant Jordi en el 2003. Yo jugaba con el Barça, que acababa de ganar la Euroliga y Pau en Memphis. Aquel día recuerdo que yo era un manojo de nervios”. Ganó Pau por 91-80. No fue la única vez que salió a relucir su pasado barcelonista. Hasta les preguntaron por el Barça…de fútbol. “A veces hago un poco el piratilla en internet para poder seguir algunos partidos”, se confesó Marc. “Yo he visto varias finales de Champions, las que recuerdo son las que ganó el Barça”, manifestó Pau. El Barcelona también quiso sumarse a la fiesta y el directivo encargado del baloncesto blaugrana, Joan Bladé, ha viajado a Nueva York con una placa conmemorativa y dos camisetas con el objetivo de entregárselas a los hermanos. Los más buscados.

La RSC empieza por cuidar a tu gente. B-Y Irene G Perez. Via Expansion

Victor Küppers (Eindhoven, Holanda, 1970) es formador y conferenciante. Licenciado en Empresariales y doctor en Humanidades, es autor de los libros El efecto actitud y Vivir la vida con sentido, da clases de Dirección Comercial en la Universitat Internacional de Catalunya y en la Universitat de Barcelona. 27/01/2015
“La RSC empieza por cuidar a tu gente”
VICTOR KÜPPERS Formador y conferenciante/ La sociedad actual sufre una crisis de valores y el cambio empieza por mantener una actitud positiva a título individual, pero no individualista, según señala el autor de ‘Vivir la vida con sentido’.image

–¿Cómo debe ser un buen director comercial?
Debe ser alguien que, sobre todo, tenga pasión por ayudar a su equipo a ser mejores y que entienda la venta como ayudar al cliente, no como colocar o enchufar.
–Usted defiende que fidelizar a los clientes vía precio ha sido una mala estrategia para las empresas. ¿Por qué?
El problema de las empresas es que la mayoría no se cree lo que predica. Muchas empresas dicen que su empleado es su razón de ser, pero luego consideran que quien acaba su trabajo dentro de su horario y no se queda a hacer horas extra no es una persona comprometida ni con quien se pueda contar. La responsabilidad social corporativa no es hacer una donación el día del gran recapte y salir por la tele; eso es márketing. La RSC empieza por cuidar a la gente de tu empresa, intentar poner unas condiciones laborales.
–¿Por ejemplo?
Yo conozco una empresa que a las seis de la tarde apaga el sistema eléctrico y los trabajadores se tienen que ir a su casa. Cuando alguien no se queda y le empiezan a mirar mal por no hacer horas extra, eso es de locos, y además lo trasladamos a los clientes.
–¿En qué sentido?
El único objetivo de las empresas es ganar dinero y cuidar al accionista. Luego salen con el cuento chino de que hay que fidelizar, que el cliente es el rey… eso no se lo cree nadie. Yo he trabajado con muchas empresas y me sobran dedos para contar las que realmente lo interiorizan. Como hay tanta competencia, al final es guerra de precios, y así no se fideliza. Quien fideliza no es ni el producto ni el precio, sino la persona. Y si esa persona no se siente muy a gusto, no se siente vinculada, no está trabajando bien y es imposible que lo transmita.
–Pero como consumidores nos dejamos maltratar, de alguna manera.
Como cosumidores nos aprovechamos de esta guerra de precios porque vamos al mejor postor. Las empresas nos han convertido en mercenarios y no se dan cuenta de lo que han hecho.
–¿Algún caso de empresas o directivos ejemplares?
Es difícil decir nombres, porque muchos lo ponen en la memoria y luego lo olvidan, y también porque lo que conoces de la empresa es una parte, pero quizá otra persona no tenga esa experiencia. Seguros Bilbao, Catalana Occidente, por lo que sé, se preocupan de su personal. También he hablado con directivos de La Caixa que están contentos de trabajar ahí por la obra social de la Fundación.
–En alguna ocasión le he oído decir que parecemos pollos sin cabeza.
Creo que vamos tan rápido en todo, con tanta prisa, que parecemos pollos sin cabeza y no nos damos cuenta de las cosas hasta que la vida nos da un golpe y reordena nuestras prioridades. El siglo XXI es rápido, y como vamos tan rápido, uno es responsable de buscar esos espacios para pensar, reivindicar momentos para reflexionar.
–¿No es triste tener que aprender a buscar tiempo?
Sí, pero hay que aprender a gestionar el entorno. Cuando el entorno te arrastra, tienes que saber encontrar esos momentos de pausa. Cuesta incluso encontrar lugares silenciosos. Y si uno no piensa acaba absolutamente desequilibrado, acaba corriendo a toda pastilla hacia ningún lado. Las circunstancias condicionan, pero tú eliges tu actitud; y eso diferencia a las personas grandes de las mediocres.
–No parece fácil.
Hay días que no te apetece hacer algo, pero si vas con esa actitud, sufres. Montoro existe, pero no hace falta pensar las 24 horas del día en él. La vida tiene otras muchas cosas que no vemos porque pensamos en negativo. E, insisto, hay que cuidar las relaciones humanas. Muchos viven bajo el umbral de la pobreza en términos de cariño.
–¿Por ejemplo?
¿Cuánta gente se siente un bulto peludo porque trabaja en una recepción y pasa gente por delante y ni le saluda ni le mira? Se nos ha olvidado ser amable con los demás. Si saludamos a quien se sienta junto a nosotros en el autobús, coge su bolso con más fuerza. Estamos tarados, no es normal.
–Si no podemos cambiar el entorno, ¿cambiemos nosotros?
Ojalá saliera alguien que cambiara las reglas del juego, pero hasta entonces, seamos prácticos, hay que vivir y hacerlo en las mejores condiciones posibles. Nos hemos olvidado de disfrutar de los placeres cotidianos de la vida.

Entender el Barça al través de “Whiplash”. Via Marca

imageMarca Orbyt.
TRIBUNA ABIERTA Gabriel
Masfurroll 31/01/2015
Entender al Barça a través de ‘Whiplash”
Entender el mundo actual, sus vaivenes, crisis y reacciones es del todo imposible. Hacerlo con el fútbol es muy difícil. Intentarlo con el Barça es para mí casi una utopía.
El problema es que hace unos pocos años, en el FC Barcelona, lo conseguimos. Se alinearon todos los astros y se alcanzó el sueño de los sueños: el Barça de Pep Guardiola. El mejor equipo de la historia, el mejor entrenador del mundo, y de casa, el mejor jugador del mundo y formado en el Barça, la mejor plantilla del club, casi toda de la Masía, y una Directiva que en sus inicios, a pesar de ser el conjunto de tres subconjuntos, supieron estar unidos para cuajar un equipo con alma.
Pasarán muchísimos años hasta que todos los astros se alineen de nuevo. ¿Y ahora? Pues volver a la normalidad. ¿Y esa cuál es?¿ El Barça de las divisiones internas, el de las oposiciones ridículas? ¿O el Barça de épocas como las de HH, Michels, Cruyff, Robson, Van Gaal, Rijkaard…? Todas distintas, pero con títulos, fútbol competitivo y no exento de crisis internas.
Para aquellos a los que les cuesta entender cómo funciona un vestuario de un equipo de élite, y en especial la dificultad de las relaciones entre entrenador y jugadores, les recomiendo ver la película Whiplash. Sergi Pamies, excelso periodista y escritor, amante del cine y exquisito e ironico crítico de ese mundo llamado fútbol, coincidió con nosotros.
No se cuál fue su opinión final, pero me atrevo a opinar que no diferirá mucho de la mía. En esta cinta con nominaciones a los Oscar, podrán ver un Messi, un Luis Enrique y un grupo de jugadores, con sus relaciones, entornos… La vida misma. Vean Whiplash y entenderán algo más la situación de nuestro querido Barça. Y por ende, de casi todos los clubes de fútbol.