¿Cuánto tiempo hace que no abrazas a tu madre?

La resignación es un suicidio cotidiano.

…o un signo de madurez.

Déjeme que le cuente una historia.

Adelante.

Cada mañana, Emilio, un barrendero de 48 años, hacía su recorrido con la escoba por el barrio madrileño de Las Tablas. Cuando pasaba frente a la valla del colegio a la hora del recreo cantaba acompañado de su escoba la canción de Bob Esponja.

¿Los niños le coreaban?

La respuesta era entusiasta, le esperaban. Un día alguien lo grabó y colgó su show en la red, y Emilio se hizo famoso y optó por volver a la discreción.

¿Ya era tarde?

Sí, en Twitter clamaban por su vuelta, reclamaban la necesidad de su actitud. “El barrendero ya no canta”, se lamentaban. Y los niños seguían esperándole.

Debía de estar aterrorizado, el pobre Emilio.

Temía que el Ayuntamiento de Madrid le despidiera, pero no fue el caso. “Yo también echo de menos a los niños”, confesó cuando RTVE le localizó. El hombre no canta muy bien, y la calidad de la grabación era bastante mala, pero llamó la atención por su ternura, inocencia y alegría. Y ahí sigue cantando con su escoba.

La alegría es muy contagiosa.

Y también el sinsentido. En esta sociedad casi hay que pedir perdón si estás contento con tu trabajo, si estás enamorado de tu pareja, si te gusta tu vida… Lo malo pesa demasiado.

…y eclipsa lo bueno.

Sí, como el millón y medio de personas que diariamente hacen voluntariado en este país, muchos de ellos con pocos recursos. A esa gente nadie le aplaude.

Que reciban nuestro aplauso.

Llevamos veinte años siendo líderes mundiales de trasplantes de órganos, y eso quiere decir que este país es generoso. Somos un pueblo extraordinario con gente extraordinaria.

Pues algo falla.

Yo vengo del mundo de los recursos humanos, y cuando me preguntan si una empresa tiene futuro, lo primero que hago es analizar el capital humano, y España tiene millones de personas competentes, lo que hace falta es que la gente que las dirige, tanto en el ámbito político como en el empresarial, sea un ejemplo. Hay que regenerar a los de arriba.

Lo bueno

Reilusionarse es un movimiento que se resume en un libro (Reilusionarse, Alienta Editorial) y que tiene 70.000 seguidores en la red. Su impulsor, adalid del optimismo inteligente, da conferencias por medio mundo e imparte seminarios de motivación y liderazgo a empresas (comité de dirección del Grupo Santander, de La Caixa, Telefónica, Garrigues, Microsoft, Zurich, BMW, Volvo…). Habla tan deprisa que a veces no le entiendo. “Es usted un nervio!”, le digo (hace tres años sufrió un infarto). “Digamos que soy intenso y, con o sin infarto, sigo dando el cien por cien, porque necesito sentirme orgulloso de lo que hago. Urge poner en valor todo lo bueno que tenemos”.

¿Cómo?

Hay que trabajar los valores, y empezar por uno mismo. El ser humano necesita sentir que lo que hace tiene sentido, yo en las grandes compañías no veo a nadie con brillo en los ojos, y voy a las monjitas de San Juan de la Cruz y lo veo. ¿Por qué, si son bajitas, feas y gorditas, y encima trabajan sin cobrar?

Hemos creado organizaciones muy productivas, pero sin alma. Hay que vivir con pasión.

Pasión todo el rato es un estándar un poco alto.

Cuando Nelson Mandela llevaba 13 años de condena y le quedaban 14 más –que cumplió–, escribió: “No podrás vivir con auténtica pasión si te conformas con llevar una vida que es menos de lo que eres capaz de vivir”. Si puedes llevar una vida de pareja de 7, no te conformes con un 6; si puedes ser una hija de 6, no seas una hija de 5; si puedes ser una madre de 8, no lo seas de 7, si puedes ser un profesional…

Entiendo.

A menudo somos tacaños con nuestra vida. Damos mucho menos de lo que podemos dar, y estoy hablando de ternura, comprensión, amabilidad y amor. A muchos ejecutivos de primer nivel les pregunto: “¿Cuánto tiempo hace que no abrazas a tu madre?”.

¿Y?

Demasiado tiempo, les da apuro.

Ya. Hay que entrenarse. Luchar contra la resignación.

Detesto esa frase: “Es que yo soy así”… Ponte las pilas, cabrón!

Ssssssh.

El ocio también hay que cuidarlo. Hay una gran diferencia entre el ocio pasivo y el ocio activo. No tiene nada que ver poner ilusión: “El domingo madrugamos y nos vamos a caminar!” o “Vamos al mercado, compramos y preparamos un arroz buenísimo!”, que hacer zapping delante de la tele o echar la tarde en un centro comercial.

Pensar cansa.

El 80 por ciento de la gente practica el ocio pasivo, consumen su fin de semana, es un ocio que te deja vacío.

La ilusión es un bien escaso.

Es un motor importantísimo: cuando hablas de futuro con ilusión, mañana o el año que viene, el cerebro produce endorfinas. Y otra cosa: ser amable es muy rentable.

Dicho así…

Cuando somos agradecidos, la huella perdura en la zona prefrontal izquierda del cerebro (donde guardamos los pensamientos positivos) seis meses después. Es un estudio de Robert Edmon, que lleva 40 años investigando el agradecimiento, y concluye que las más felices son las personas agradecidas.

Anuncios

El Papa Francisco y su cambio radical.by Eusebio Val

Que bueno que viniste Papa Francisco

Que bueno que viniste Papa Francisco

Los quince pecados del Vaticano

El Papa riñe con aspereza a la curia por su hipocresía, codicia y chismes

EUSEBIO VAL Ciudad del Vaticano. Corresponsal
La felicitación navideña del Papa a la curia, ayer en la sala Clementina, se convirtió en una áspera regañina
Francisco transmitió ayer una felicitación navideña un tanto peculiar a la curia romana. El Papa instó a los jerarcas vaticanos a que no sean meros burócratas y hagan cosas que parecerían obvias en eclesiásticos de su nivel pero que quizás echa a faltar en Roma: oración diaria, participación asidua en los sacramentos –sobre todo la eucaristía y la reconciliación– y una espiritualidad que se traduzca en caridad tangible.

El áspero rapapolvo del Papa no se quedó ahí. Los obispos y cardenales le escuchaban con atención y perplejidad en la sala Clementina del palacio Apostólico. Están ya habituados a las filípicas públicas del pontífice argentino, aunque esta vez fue más allá. Jorge Mario Bergoglio, en su largo discurso, quiso “compartir” unas reflexiones y “estimular un verdadero examen de conciencia”. Y fue entonces cuando les presentó “el catálogo de las enfermedades y tentaciones curiales que debilitan nuestro servicio al Señor”. Francisco fue describiendo, una por una, estas enfermedades, un auténtico elenco de pecados de los máximos responsables de la Iglesia católica, desde la doble vida y la hipocresía hasta la codicia y a la afición a los chismorreos, una lista para que más de un monseñor se sonrojara.

La primera “enfermedad” diagnosticada por el Papa, la de “sentirse inmortal, inmune e indispensable” fue un amargo aperitivo. “La curia que no se autocritica, que no se renueva, que no intenta mejorar, es un cuerpo enfermo”, advirtió Francisco, y habló de “la patología del poder”, del “complejo de los elegidos” y del narcisismo. Bergoglio aconsejó, como terapia, visitar los cementerios para comprobar el gran error de quienes se sentían inmortales e indispensables.

“VISITAD LOS CEMENTERIOS” Francisco insta a la autocrítica en su discurso para felicitar la Navidad

NARCISISMO DAÑINO El Pontífice habla de la “patología del poder” y de “complejo de los elegidos”

En la lista de enfermedades hay algunas que no parecen pecados excesivamente graves, sino conductas que simplemente debe corregirse, como la de trabajar demasiado. Francisco habló de “martalismo” –en alusión a santa Marta– y aconsejó el reposo periódico para “la recarga espiritual y física”. En la categoría de pecados veniales vaticanos podría también incluirse el de la mala coordinación o el de la excesiva planificación y funcionalismo. La mayoría de las enfermedades curiales sí son graves, como “la petrificación mental y espiritual” de aquellos pastores que, con el tiempo, pierden la serenidad interior, la vivacidad, la audacia y la capacidad de empatía.

Las ‘enfermedades’ o tentaciones curiales

1 Sentirse inmortal, inmune o indispensable 2 ‘Martalismo’ o excesiva laboriosidad 3 Petrificación mental y espiritual Excesiva planificación 4 y funcionalismo 5 Mala coordinación Alzheimer espiritual 6 7 Rivalidad y vanagloria 8 Esquizofrenia existencial 9 Habladurías y chismorreos Divinizar a los jefes 10 11 Indiferencia hacia los demás 12 Rostro fúnebre 13 Acumulación de bienes materiales 14 Círculos cerrados 15 Beneficio mundano y exhibicionismos

La sexta enfermedad enumerada por Francisco es muy seria y le da nombre provocador: “El Alzheimer espiritual”. Según el Papa se trata de un declive progresivo de las facultades espirituales que causa a la persona afectada una incapacidad para desarrollar su función, que los hace prisioneros de su visiones imaginarias, que dependen por completo “de sus pasiones, caprichos y manías”, que “construyen en torno a sí muros y hábitos” y “se convier-

ten, cada vez más, en esclavos de ídolos que esculpieron con sus propias manos”.

La rivalidad y la vanagloria es otra de las patologías curiales que preocupan a Francisco, así como la “esquizofrenia existencial” de “aquellos que viven una doble vida, fruto de la hipocresía típica del mediocre y del progresivo vacío espiritual que los títulos académicos no pueden colmar”. Según el Papa, esta enfermedad golpea a quienes abandonan el servicio pastoral y pierden el contacto con la realidad y con las personas concretas.

El pecado de los chismorreos y murmuraciones había sido mencionado por Francisco en otras ocasiones, pero ayer volvió a insistir en ello.

MENSAJE A LOS EMPLEADOS El Papa pide perdón por sus propias carencias y por los escándalos

EQUILIBRIO No hay que divinizar a los jefes ni ser arrogante con los subordinados

Otras tentaciones o pecados de la curia son el peloteo y la adulación, que Francisco llama “divinizar a los jefes”, la indiferencia hacia los demás o la tendencia a la severidad –“el rostro fúnebre”–, a tratar a los subordinados con excesiva rigidez y arrogancia.

El Papa se detuvo en la enfermedad de la acumulación material, del ansia por el “beneficio mundano” y “exhibirse más capaz que los otros”. Poco después, Francisco felicitó también la Navidad a los empleados de la Santa Sede y de la Ciudad del Vaticano. Consciente de que la desitalianización puede levantar suspicacias, expresó agradecimiento por la dedicación a los empleados italianos, el núcleo mayoritario de la plantilla. En las últimas palabras del Papa hubo una fuerte autocrítica. Pidió perdón a los empleados “por las carencias, mías y de mis colaboradores, y también por algunos escándalos, que hacen mucho daño”.

Pau Gasol

imagePau, en el club de leyendas

Gasol supera los 16.000 puntos, 8.000 rebotes, 3.000 asistencias y 1.500 tapones

BARCELONA Redacción
Pau Gasol perdió ante los Pacers, pero agrandó su leyenda en la NBA
Sólo cinco jugadores en los 68 años de historia de la NBA integraban hasta ayer el club de las grandes leyendas, los que tienen mejores estadísticas. El sábado por la noche se unió a Kareem Abdul-Jabbar, Hakeem Olajuwon, Shaquille O’Neal, Kevin Garnett y Tim Duncan, mitos de la NBA, el catalán Pau Gasol, al superar, con su actuación en la derrota ante Indiana Pacers, los 16.000 puntos, los 8.000 rebotes, las 3.000 asistencias y los 1.500 tapones (en partidos de temporada regular). “Estoy orgulloso por todo lo que he conseguido hasta ahora como profesional”, dijo el de Sant Boi, que, a los 34 años, está viviendo una segunda juventud en los Chicago Bulls.

Ante Indiana Pacers, en el United Center de Chicago, los Bulls sufrieron una derrota sorprendente (90-99), aunque mantienen el liderato de su división Central (7 victorias-3 derrotas) y son el tercer mejor equipo de la conferencia Este. Pau Gasol aportó 12 puntos, 6 rebotes, 1 asistencia y 3 tapones, con los que superó las cifras míticas que marcan una hoja de servicios extraordinaria. Pau lo ha logrado en 13 temporadas y dos meses en la NBA.

“Todo eso no hubiese sido posible sin la ayuda de todos los grandes compañeros que siempre he tenido tanto en los Grizzlies como en los Lakers y ahora con los Bulls”, reconoció el mayor de los Gasol, que tenía un sabor contradictorio, por la derrota ante los Pacers y por el logro personal. “Como es lógico, la derrota no gusta, ni tampoco estoy contento con la aportación que hice, ni por cómo jugó el equipo, pero es cierto que si miramos las estadísticas que he logrado como profesional es para sentir satisfecho”.

JUNTO A LOS MÁS GRANDES Pau entra en el club de Abdul-Jabbar, Olajuwon, Shaquille O’Neal, Kevin Garnett y Tim Duncan

SEGUNDA JUVENTUD Pese a la derrota ante los Pacers, Gasol está ofreciendo a su equipo estadísticas de All Stars

Pau Gasol, en 10 partidos con los Bulls, se ha adaptado a la perfección y está asumiendo un rol de líder, debido a las bajas por lesión que está teniendo el base Derrick Rose. En lo que va de temporada, Pau está ofreciendo a su equipo un promedio de 18,6 puntos (con un acierto del 48,7% en tiros de campo y un 78,4% en tiros libres), 10,6 rebotes (8,3 defensivos), 1,9 asistencias y 2,5 tapones; unas estadísticas que le sitúan en la órbita de los escogidos para el All Stars.

Nuevos emprendedores. By Pau Bach. Via La Vanguardia.

Nuestros heroesNuevos emprendedores

El concepto de joven emprendedor ha dado un giro y se ha posicionado al lado de las necesidades sociales del mercado. Para afrontar la crisis, los nuevos emprendedores se han marcado como objetivo servir a la sociedad. La prioridad ha dejado de ser la aventura empresarial. La nueva forma de emprendimiento se basa en el equilibrio entre creación de valor económico y social ANÁLISIS Alfred Vernis Empresas de impacto social LA CLAVE Pau Bach Intuición y moral

Desde hace algunos años, diferentes emprendedores han empezado a enfrentarse de una forma distinta a los retos sociales. Estos emprendedores, a los que llamaremos “sociales”, se lanzaron a crear empresas buscando la sostenibilidad financiera en el largo plazo. Y, sobre todo, huyendo del modelo caritativo tradicional. Muchas personas, tanto del mundo empresarial como del académico –profesores que desde hace años vienen enseñando sobre la creación de empresas–, cuando oyen la palabra social antepuesta a la palabra emprendedor fruncen el ceño. El motivo es obvio y no les falta razón. La creación de una empresa tiene mucho de social. Los emprendedores contribuyen a crear riqueza para la sociedad, facilitan el desarrollo de nuevos puestos de trabajo, innovan, etcétera. ¿Por qué inventarse ahora otra categoría denominada “emprendedor social”? La respuesta es que en las “empresas sociales” los emprendedores que las han creado buscan, por encima de todo, consumar un impacto social muy definido. Ellos crean empresas y, ¿qué duda cabe?, en este acto de creación comparten muchos aspectos con los emprendedores de las empresas ordinarias, pero difieren en su misión fundamental. El motor de la creación de una empresa social es el impacto social, no la aventura empresarial. La distinción fundamental entre “emprendimiento” y “emprendimiento social” está en la proposición de valor. Para un emprendedor, la proposición de valor parte de servir a unos mercados que puedan comprar un producto o servicio determinado, y esta proposición está diseñada para obtener un beneficio para la persona emprendedora y sus inversores. En cambio, un emprendedor social tiene una proposición de valor relacionada con la creación de una transformación positiva en parte de la sociedad o en la sociedad en su conjunto. Fabricar prendas textiles artesanas, con telares de madera operados por personas con capacidades diferentes; crear una cadena de outlets de ropa con vendedores que tienen trastornos de salud mental; labrar tierras abandonadas con jóvenes en riesgo de exclusión; revolucionar la movilidad de las personas que utilizan sillas de ruedas… son algunas de las ideas que han llevado a la práctica algunos de los emprendedores sociales de Momentum Project, y a los que el programa está ayudando a escalar.

La respuesta es que en las “empresas sociales” los emprendedores buscan consumar un impacto social muy definido

Precisamente, cómo escalar y hacer crecer de una forma sostenible a las empresas sociales no es fácil. Las empresas sociales suelen ser pequeñas y no fácilmente escalables. Emprendedores innovadores, enraizados en su territorio, ayudando a personas, pero no preocupados por el tamaño. Y es aquí donde la llamada “inversión de impacto” puede ayudar a escalar a las empresas sociales, para que obtengan más beneficios y puedan tener más alcance. Esta es una inversión diferente de la inversión socialmente responsable, o “ética”, que se caracteriza por tener prohibidas determinadas industrias que se han clasificado como no éticas (por ejemplo, armas, tabaco o casinos). También es diferente de la inversión verde, o en energías renovables, inversiones que están generando mucho empleo, cuyo principal objetivo es no dañar el medio ambiente.

A. VERNIS, prof. de Esade Business and Law School. Dir. de Momentum Proj. en Esade, Ph. D. Nonprofit Management NYU

La inversión de impacto se hace en empresas sociales con unos indicadores medibles, y que van a ayudar a personas y colectivos con dificultades. Naturalmente, el impacto medioambiental también es un factor para tener muy en cuenta. Desde hace varios años, algunas organizaciones están trabajando en la mejora de los indicadores sociales de estas empresas. Necesitamos indicadores más fáciles de obtener y que se puedan estandarizar. Porque son estos indicadores de impacto, junto a la rentabilidad económica, los que van a guiar a los inversores.

En definitiva, invertir con impacto quiere decir ayudar a las empresas sociales que compiten en el mercado a no dejar de buscar el equilibrio entre la creación de valor económico y valor social. Este equilibrio es uno de los grandes logros de la propuesta de valor de estas organizaciones, y no se llega fácilmente a él. Necesita grandes dosis de creatividad e imaginación por parte de los emprendedores y sus organizaciones. En España, como en otros países, recién está empezando este tipo de inversión. Sin duda necesitamos que crezca y acompañar el crecimiento de las empresas sociales. Aunque es un factor muy importante, la inversión no puede marcar el ritmo y el impacto de la empresa social. El ritmo lo marcan los emprendedores, teniendo muy en cuenta las necesidades de los beneficiarios.

En definitiva, ojalá más personas sean conscientes de que invertir en empresas sociales nos beneficia a todos. Porque una sociedad que no alcanza a todos es una sociedad que falla, donde no existe la justicia social. Y, no cabe ninguna duda, de que ahora tenemos las ideas y los recursos para no dejar a nadie atrás.

PARA SABER MÁS

PUBLICACIONES Cómo cambiar el mundo: Los emprendedores sociales y el poder de las nuevas ideas. David Bornstein. Ed. Debate (2005) El poder de la locura. John Elkington y Pamela Hartigan. Ed. Deusto (2008) Empresas que inspiran futuro: ocho casos de emprendedores sociales. Alfred Vernis y Maria Iglesias. Instituto Innovación Social-Esade (2010) Las empresas sociales: Una nueva dimensión del capitalismo. Muhammad Yunus (2011) WEBS http://www.skollfoundation.org. Skoll Foundation http://www.ssireview.org. Stanford Social Innovation Review http://momentum-project.org. Momentum Project Participe con su opinión en http://www.lavanguardia.es

Hace tres años oí por primera vez el concepto “emprendimiento social”. Batec Mobility había nacido unos años antes para ofrecer a la gente en mi misma situación, usuarios de silla de ruedas, los inventos que a mí me habían cambiado la vida. Nuestra filosofía, nuestra misión, se había ido concretando a medida que el proyecto había ido creciendo, pasito a pasito, decisión a decisión. ¿Cuál es nuestra misión? Mejorar radicalmente la movilidad de las personas con discapacidad física. ¿Cómo? A través de un proyecto empresarial que compite en el mercado ordinario y es sostenible económicamente. Del mismo modo, aparecieron disyuntivas de orden más práctico.

La clave es un modelo de negocio en que impacto social y rendimiento van de la mano y se retroalimentan

¿Qué priorizar al ampliar plantilla? ¿Qué horario hacemos? Batec apostó por contratar discapacitados y por un horario compatible con la vida personal y familiar. Podría suponerse que este tipo de decisiones hubiera condicionado el rendimiento del negocio siguiendo el clásico esquema “a más beneficio social, menos rendimiento económico” y viceversa. Sin embargo, resultó ser a la inversa. Batec cuenta con un equipo comprometido con el proyecto, que siente que trabaja por algo que tiene sentido. Nuestros clientes son nuestros aliados: nos ayudan, nos entienden, nos perdonan los errores e incluso nos transmiten sus ideas y necesidades para nuevos productos. Nuestros empleados con discapacidad conforman el mejor equipo comercial que hubiéramos podido soñar. Y hay también un sinfín de gente que hemos ido encontrándonos en el camino y que, por simpatía, comprensión, compromiso, o la razón que sea, han escogido ayudarnos. En Batec nos hemos dado cuenta de que el impacto social positivo y nuestra propia discapacidad, en lugar de ser un freno, se han convertido en dos de nuestras principales ventajas competitivas. Las claves han sido un modelo de negocio en el que impacto social y rendimiento van de la mano y se retroalimentan; y la elección del consumidor, que cada día, cada minuto, con sus decisiones decide cómo quiere que sea el mundo. Empezar un proyecto sin experiencia ni formación tiene la ventaja de no estar condicionado ni tener preconcepciones. Nos dejamos llevar por nuestra intuición y moral, que consideramos más bien común dentro lo que viene a ser la “buena gente”. Tampoco suena tan raro ni lejano al pensamiento de la mayoría el intentar hacer algo que cree riqueza al tiempo que aporte algo positivo a la sociedad, ganándote la vida razonablemente bien, con un buen horario y poder reinvertir los beneficios en que el proyecto y el impacto social sigan creciendo.

P. BACH, gerente y fundador de Batec Mobility e inventor del Batec

Cartas a Alex: Hasta siempre y gracias Marca

La vida es una gran paradoja. El pasado sábado Marca publicó mi última columna de Cartas a Alex. Curiosamente esta última carta, la escribí el Día Internacional de la Discapacidad. En mi ultima Carta a Alex le decía ” el deporte ya no es lo imageque era” y  por desgracia cada día que pasa, compruebo con tristeza que además de observar que el deporte se ha convertido en una industria donde los intereses comerciales y financieros imageimage

Se imponen a todo lo demás . También es refugio de gente insana. No me equivocaba en mi carta de la semana pasada. Era como un presagio. Tristemente el fútbol es también refugio de grupos violentos cuyo único objetivo es fomentar el odio y provocar enfrentamientos. Se habla de los grupos ultra pero también debemos añadir el comportamiento de algunos seguidores que con sus cánticos e insultos denigran el deporte y tratan de destruir los valores de algo que debería ser ejemplar y pedagógico . No quiero diferenciar unos insultos de otros, ni unos grupos de otros, todos son nocivos y despreciables, pero a mi me toca y mucho especialmente cuando se usa peyorativamente la palabra subnormal. Hace mas de 30 años, cuando aún eramos una sociedad en busca de la modernidad y el progreso, cuando nació nuestro hijo Alex, afectado por el Síndrome de Down, a las personas como él con  alguna discapacidad más visible que la de otros, les llamaban subnormales  y esta palabra servia para insultar a quien despreciabas o querías ofender. Durante muchos años, familias afectadas, colectivos de personas con discapacidades más visibles y un entorno social responsable y solidario ha luchado para erradicar palabras como subnormal, mongolico y otras desagradablemente parecidas. Pero la sociedad da saltos de progreso, pero a veces suele tropezar y regresar al paleolítico. No me gusta y detesto lo que está sucediendo en el fútbol u otros deportes. La violencia que se desata no es fruto del deporte, para nada, este es solo el vehículo para desatar la reacción de colectivos frente a un mundo desequilibrado y a veces demasiado injusto. Pero ello no es excusa para desatar la irracionalidad, la bestialidad de unos pocos para justificarse. Son tan violentos los que pegan y maltratan físicamente como los que lo hacen verbal o psicológicamente.  Estamos a tiempo, pero no nos confiemos, no nos sobra. El fútbol, el deporte, no es mas que un reflejo del mal llamado mundo real. Detecto demasiados síntomas y tics anormales que no me hacen sentir bien. Ah y no olvidemos que todos, absolutamente todos, tenemos alguna o mas discapacidades. Somos humanos y afortunadamente imperfectos., pero no es excusa para acentuar nuestros defectos, sino todo lo contrario.

,
Hasta siempre y
gracias MARCA

Comparte esta noticia
twitter
Querido Alex, hoy en casa estamos tristes. Seguro que pensarás: ¿por qué papa, qué pasa? Nada grave, hijo, pero sí sentimentalmente importante. Hoy te escribo mi última carta desde esta columna, desde MARCA. Han pasado siete años y te he escrito exactamente 365 cartas. Es decir, un año natural. Han sido todas cartas escritas desde el corazón y no exentas de alabanzas y elogios a nuestro deporte y deportistas.
También de críticas y alguna regañina, pero siempre con libertad de expresión. Ni un solo sábado la redacción de MARCA ha dejado de recibir mi-tu carta. Estuviera donde estuviera, a horas intempestivas, en vacaciones, escribirte ha sido primordial para mí. Doy las gracias a MARCA y en especial a Eduardo Inda, quien me abrió las puertas del periódico. También a mi querido Óscar Campillo, que me ha permitido seguir escribiéndote y mantener este cordón umbilical tan importante y especial para mí.
Pero las cosas cambian y las decisiones suceden. Quiero agradecer a todos aquellos lectores que sin conocerme, se han identificado con lo que escribía y así me lo han expresado por infinidad de vías. A veces creemos, equivocadamente, que somos dueños de nuestro destino y para nada es así, tú lo sabes mejor que nadie. Este próximo 28 de diciembre se cumplirán 29 años desde que te fuiste. En esas fechas ya no podré escribirte desde esta columna, pero seguiré haciéndolo desde la privacidad, como mamá, Gaby y Paola han hecho desde que no estás. Te contaré cómo estamos y qué pasa en este mundo que cada día entiendo menos. Quizás ya era hora de terminar estas cartas. El deporte ya no es lo que era, o al menos, yo no lo siento igual. Prefiero escribir sobre cosas bellas, hermosas y en positivo y cada día me costaba más. Te quiero hijo. Seguirás en mi corazón y mi alma jamás se despegará de la tuya. Quizás algún día regrese de nuevo con mis cartas. Te digo adiós con la letra de una bella canción catalana. Y qué mejor que escribir estas líneas en el día internacional dedicado a la discapacidad.
“És l’hora dels adéus i ens hem de dir: Adéu-siau! Germans, dem-nos les mans, senyal d’amor, senyal de pau. El nostre comiat diu: A reveure si a Déu plau! I ens estrenyem ben fort mentre diem: Adéu-siau. No és un adéu per sempre, és un adéu per un instant; el cercle refarem I fins potser serà més gran. Gràcies Marca. T’estimo i t’estimarem per sempre, Alex.

@alexfundacion

Y al,pueblo quien lo cambia. By Joaquín Luna. Via La Vanguardia

¿Y al pueblo quién lo cambia?

Joaquín Luna
Los ciudadanos de España están cansados de sus gobernantes. Hay mucho mangante, dice el pueblo, y así no hay manera de ser transparentes como en Dinamarca, líderes continentales del asunto. Los españoles están hartos de todo excepto de sí mismos y exigen cambios en las alturas. Queremos que España sea una Dinamarca del siglo XXI sólo que poblada por los naturales de Archidona, Sos del Rey Católico y la villa de Obón en lugar de daneses rubios y danesas rubias como corresponde a Dinamarca.

Y que el invento funcione. –Si quiere usted factura, le tendré que cobrar el IVA. Este fue el comentario, simpático, del recepcionista del hotel de una localidad madrileña elegida por servidor… para un reportaje sobre la operación Púnica. Y en pocos días he visto a un conocido estafar unas perras a su compañía de seguros y he disfrutado del coche de una amiga, estupendamente formada, cuyo vehículo goza de autorización para ocupar los aparcamientos asignados a minusválidos. La buena noticia es que mi amigo Juaneda ha recuperado su piso en Ciutadella después de que una pareja de okupas profesionales lo disfrutasen durante nueve meses sin pagar un euro.

No parece realista esperar que esto sea Dinamarca de cintura para arriba y España de cintura para abajo

Menos mal que los españoles sólo quieren regenerar la vida política y no aspiran a regenerarse ellos mismos. Qué pueblo tan sabio! Yo estoy por la regeneración de la vida pública española, porque los partidos de fútbol no terminen con empate a cero y los matrimonios se amen y respeten, en la salud y la adversidad, hasta que la muerte los separe.

Si los españoles fuéramos daneses, sería más optimista. No he tenido el gusto de viajar a Dinamarca ni de conocer a ningún danés y aún menos a ninguna danesa, pero imagino un pueblo consecuente, muy vecino de Alemania, cuyo Folketing aprueba leyes y no brindis entre la bulla de los tendidos, aunque el nombre del Parlamento tenga su gracia.

Cuando el español se ofende y al español varón se le hinchan las pelotas exige una reparación pública. Y en esas estamos, entre disculpas, imputaciones y algún que otro ingreso en prisión. Hay un casting de partidos habidos y por haber para ver quién cambia más y se transparenta mejor mientras el público, el español público, se erige en modelo de honradez: aquí todos pagamos impuestos, nadie trinca un mes de paro sin buscar trabajo y todos somos contribuyentes coherentes que jamás exigen al Estado más de lo que aportan. Y si los bancos nos han engañado –que nos han engañado–, la culpa es sólo de los bancos porque todos los engañados se pulieron los desproporcionados créditos hipotecarios en obras de caridad. Conviene regenerar España y, ya de paso, a los españoles. ¿O es que alguien cree que esto puede ser Dinamarca de cintura para arriba y España de cintura para abajo?

Masfurroll vuelve a los hospitales con la compra de la Clinica Tres Torres. By Cristina Fontgivell. Via Expansion

Cristina Fontgivell. Barcelona 29/11/2014
Masfurroll vuelve a los hospitales con la compra de la clínica Tres Torres
NUEVO MODELO DE NEGOCIO/ El directivo se une a otros dos exfundadores de USP Hospitales para tomar el 51% del centro barcelonés, que trata de refinanciar su deuda de ocho millones con la banca.
Comparte esta noticia
twitter
Gabriel Masfurroll regresa a la sanidad privada. El fundador del grupo USP Hospitales –ahora integrado en Quirón–, se ha unido a Sol Jorge y a Juan Pedro Calvo, otros dos exsocios de USP, para comprar el 51% de la clínica Tres Torres, ubicada en la calle Doctor Roux de Barcelona.
La operación, cerrada ayer por la tarde, garantiza la continuidad del centro, que quiere encontrar su espacio frente a los grandes grupos del sectoimage imager promoviendo un modelo de clínica boutique en la que impere el trato exclusivo y personalizado a los pacientes.
El importe de la compra no ha trascendido, aunque en el sector señalan que “la clínica se encuentra en una situación de tesorería complicada”. De hecho, uno de los retos de Masfurroll en las próximas semanas será la refinanciación de la deuda de Tres Torres, que asciende a cerca de ocho millones de euros, con un grupo de entidades encabezadas por Banco Sabadell.
La familia Masfurroll, Sol Jorge y Juan Pedro Calvo, socios del directivo en la consultora Wings4Business, financiarán la compra con fondos propios. El resto del accionariado seguirá en manos del equipo médico. La operación ha sido asesorada por Cuatrecasas Gonçalves Pereira y Deloitte.
Especialidades
La clínica Tres Torres fue fundada en 1973 por un grupo de médicos y cirujanos catalanes. El centro cuenta con 45 camas, seis quirófanos y una superficie total de 7.000 metros cuadrados en los que se practican distintas especialidades, como traumatología, cirugía general, digestiva y plástica, ginecología y oncología. El año pasado, obtuvo unos ingresos de 10 millones de euros, gestionó 8.416 estancias hospitalarias y realizó 7.332 cirugías.
“Tres Torres es una de las instituciones con más prestigio de la ciudad y forma parte de la historia médica de Barcelona”, explicó ayer Gabriel Masfurroll, que tiene previsto llevar a cabo un plan de inversiones para modernizar las instalaciones y ampliar el equipo médico.
Algunas de estas mejoras ya han empezado a llevarse a cabo, como la apertura de una nueva planta de hospital de día para ingresos ambulatorios de corta estancia. “Realizaremos varias ampliaciones de capital en los próximos meses para garantizar el futuro de la clínica”, aseguró el directivo.
Otro de los retos de los nuevos accionistas será recuperar la colaboración con las mutuas y aseguradoras de salud, ya que en los últimos años ha perdido a algunas de ellas.
La venta de este centro se produce un año después de que el expresidente de USP tratara de comprar la Clínica del Pilar, que estaba controlada por el mismo grupo Tres Torres. El centro de la calle Balmes atravesaba dificultades por una abultada deuda de 30 millones de euros, y finalmente fue a concurso de acreedores con una oferta de compra por parte de IDC Salud, el grupo hospitalario controlado por CVC que ahora se encuentra en pleno proceso de fusión con Quirón.
“Fue a raíz de quedarnos fuera de la operación de El Pilar cuando empezamos a negociar la compra de la clínica Tres Torres”, explica Gabriel Masfurroll. Su hijo, Gaby, también tiene experiencia en el sector hospitalario, ya que estuvo durante años al frente de la clínica Dexeus.

La Llave / Página 2

Cartas a Alex: Palomas y babosos. Via Marca

CARTAS A ÁLEX Gabriel
Masfurroll 29/11/2014
Palomas y babosos
Querido Álex, el pasado lunes descargué mi ejemplar de MARCA. Esperaba con ilusión ver en portada a Messi manteado por haber superado el mítico récord de Zarra. Dos días más tarde superó el de Raúl en Champions. ¡Pero oh, no, que desilusión, una foto pequeñita arriba! ¿Me habré equivocado de día? Compruebo que no. ¿Será que lo de superar a Zarra, no tiene suficiente mérito? No, tampoco. Los medios se deben a su target, y los intereses comerciales marcan el ritmo y lo entiendo.
Lo mismo pasa en Barcelona con los periódicos deportivos. Pero ojo con eso de que los culés somos babosos como dice pretty pigeon. Por ahí no paso Álex. Admiramos, disfrutamos y quizás sí, idolatramos a Leo Messi, pero no más que otros con sus ídolos.
Ironías aparte, qué oportunidad perdida de haber homenajeado al mejor jugador de la historia aunque no sea de los tuyos. Leo es de otro planeta, juega en el Barça porque él lo quiso, nosotros le ayudamos y todos seguimos queriendo estar juntos. Además Leo es recompensado como merece, pues los acuerdos, cuando no son buenos para una de las partes, no duran. El problema es otro y no es el Barça, ni Luis Enrique, ni el equipo, ni la afición. Está en el entorno, pero no el culé. Otra cosa es que a más de uno le duela que Leo sea el emblema de un Barça que trata de recuperar el trono y traten por todos los medios de que se canse y se vaya. Pero no lo conseguirán, no le conocen.
Leo solo dejará el Barça el día que decida volver a Newell’s. Si reclamamos a los seguidores respeto en los estadios, empecemos dando ejemplo los privilegiados que tenemos la oportunidad de escribir en medios de comunicación tan prestigiosos como MARCA.
No vull donar lliçons a ningú, però no m’agrada que se’n riguin de nosaltres. T’estimo Álex.
@Alexfundacion