Un hogar para Gammy

imageUn hogar para Gammy

Australia se plantea ilegalizar las adopciones internacionales tras el supuesto rechazo de un bebé con síndrome de Down

FRANCESC BRACERO Barcelona
Pattaramon Chanbua juega con Gammy en el hospital de Bangkok donde recibe tratamiento
La opinión pública de Australia se ha visto sacudida en los últimos días por la historia sobrecogedora de Gammy, un bebé de vientre de alquiler gestado en Tailandia que tiene síndrome de Down y al que sus padres, una pareja madura, abandonó supuestamente en manos de su madre biológica mientras que sí aceptaron a su hermana melliza, que no era discapacitada. El debate abierto en el país oceánico podría cambiar incluso su legislación.

La madre biológica del niño, Pattaramon Chanbua, una tailandesa de 21 años que trabaja como vendedora de un puesto ambulante de comida, explicó al diario tailandés Thairath que le pagaron 15.000 dólares, unos 11.200 euros, por actuar como madre de alquiler. La mujer, que tiene otros dos niños, aseguró a una cadena televisiva que la agencia que concertó el acuerdo y los padres del bebé sabían que este tenía síndrome de Down desde el cuarto mes de embarazo y que en el séptimo mes le propusieron que abortara, a lo que se negó.

Gammy ya tiene siete meses y sufre una dolencia de corazón congénita y una infección pulmonar de los que está siendo tratado en el hospital Samithivej de Bangkok. Según la versión de Chanbua, los padres australianos se llevaron a la hermana melliza de Gammy y le dejaron al niño.

La pareja australiana, que mantiene el anonimato, ha hablado para la cadena ABC de su país y ha negado que rechazara al niño con síndrome de Down. Según su versión, los médicos tailandeses sólo les hablaron de un recién nacido y no de dos. La agencia que coordinó el acuerdo ya no existe.

Una web recauda 165.000 euros para el niño de siete meses, con problemas de corazón y pulmón

Pero frente a esa explicación, la madre biológica ofreció más datos en otra entrevista, en la que detalló que el padre ni siquiera quiso mirar a la cara a Gammy, que estaba junto a su hermana, “Ni siquiera compró leche para Gammy –comentó– mientras que sí compró para su hermana”, Chanbua afirmó que la pareja, mayor de 50 años, puso como pretexto que eran “muy mayores” para encargarse de mellizos. La polémica ha llevado a pronunciarse a las autoridades australianas, donde el alquiler de vientres para la gestación está prohibido. El primer ministro, Tony Abbott, describió la situación como “una historia terriblemente triste” que “ilustra algunos de los escollos que presenta este particular negocio”. Ahora, Australia podría llegar a ilegalizar las adopciones internacionales para terminar con casos como el de Gammy.

El Gobierno de Tailandia también ha apuntado que la situación no debería haberse producido, ya que la gestación pactada sólo es legal entre personas con parentesco, lo que no se cumplía en este caso. El ministro de salud pública, Tares Krassanairawiwong, concluyó que el alquiler de vientres es también ilegal en su país. La web de donaciones Gofundme ha abierto la cuenta Esperanza para Gammy, con el objetivo de llegar a 200.000 dólares, unos 150,000 euros, para garantizar el tratamiento médico del niño. La cantidad ya ha sido superada –165.000 euros– y ha recibido muestras de solidaridad de miles de personas de todo el mundo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s