Cartas a Alex: We’ll never walk alone , Tito.

Marca Orbyt.
CARTAS A ALEX Gabriel
Masfurroll 27/04/2014
We’ll never walk alone, Tito.image
Comparte esta noticia
twitter
Querido Alex, te escribo esta carta desde el Empordà, la tierra de Tito Vilanova, alejado de la vorágine de la ciudad. El viernes por la mañana, yendo en coche, escuchaba por la radio cómo algunos tuiteros anunciaban con alevosía, frivolidad y ganas de un protagonismo oscuro y nauseabundo la muerte de Tito. Luego, algunos medios adelantaban su muerte en el afán de dar la noticia… Pero Tito falleció a las 18.35.
Cuando se le diagnosticó la enfermedad, todos deseábamos que fuera un error diagnóstico o que aquella terrible enfermedad pudiera ser derrotada. En el mundo del fútbol, creamos ídolos a la vez que los derrocamos. A veces confundimos ídolos con superhombres. Por suerte o por desgracia, todos somos humanos.
Yo solamente quiero desde estas líneas, Alex, agradecerle a Tito, no lo que hizo por el Barça, que también, sino cómo lo hizo. Mi respeto por él y mi afecto a su familia, acompañado de un compartido sentimiento de tristeza que muchos aficionados sentimos.
Sé que sus íntimos han estado a su lado en los últimos instantes de su vida, aunque alguno de ellos lo hiciera en la distancia. La amistad no se rompe fácilmente, ni un tercero ajeno puede cambiar el afecto entre las personas. Los cauces del río siempre vuelven a su lugar.
Tito, descansa en pau i gràcies pel que ens vas donar. Segur que l’Alex cuidarà de tu i estaràs bé. T’estimo, Alex.
@masfurroll

Anuncios

Cartas a Alex: Quo vadis Barça?

CARTAS A ALEX Gabriel
Masfurroll 19/04/2014
imageQuo vadis Barça?
Querido Álex, hace unos días leí un artículo escrito por el periodista y buen amigo Martí Perarnau que describe con precisión de GPS la localización de nuestro querido Barça en el desierto futbolístico mundial. No es fácil diagnosticar lo que sucede, y menos hallar la solución idónea. ¿Dimisiones? ¿Destituciones? ¿Recambios? ¿Fichajes? ¿Cantera?
Yo creo que necesitamos recuperar la magia de un liderazgo que perdimos cuando Guardiola nos dejó. ¿Tan difícil es mantener al frente del Barça un responsable deportivo con talento, inteligencia, conocimiento de la casa, ganador, como Pep? Propongo un Barça dirigido y liderado por aquellos que saben de fútbol y que conocen la casa. También que estén amparados por la representación social del club, pero solo eso, un Consejo Directivo que les apoye y ayude ante eso llamado entorno que nadie es capaz de distinguir con nombres y apellidos.
Este Consejo, con su presidente al frente, ha de tener la confianza y fortaleza suficientes para afrontar las situaciones difíciles con calma. Hemos retrocedido 20 años a nivel técnico/táctico futbolístico pero recuperar nuestra esencia no está lejos. Acabamos de ganar con ella la Champions juvenil. Apunto un nombre: Jordi Vinyals. ¿Alguien tendrá narices?
Si durante 10 años hemos conseguido estar en la cumbre, podemos volver a ella si somos rápidos y contundentes. Aunque será muy difícil recuperar al director de orquesta que nunca tenía que haber dejado el Barça, tenemos magníficos músicos y el mejor solista de la historia. Toca volver a trabajar duro, con disciplina, ambición e inteligencia, pues solo así llegan los títulos.
Fill, està a les nostres mans. Ara hi som a temps. Ho aconseguirem? Tant de bo. T’estimo, Alex.
@masfurroll

Langosta cocida a fuego lento by Marti Perarnau

imageLangosta cocida a fuego lento

por MARTI PERARNAU el 16 abril, 2014 • 22:39
1.- A ritmo bajo, el Madrid coció al Barça en una final que solo tuvo dos direcciones: el equipo de Martino abría a la derecha para perpetrar centros inocuos al área y el de Ancelotti esperaba replegado para correr y arañar. Final de solo dos notas, monocordes y reiteradas, escasamente brillante, que el Madrid pudo sentenciar mucho antes de la galopada estelar de Bale cuando ya se avizoraba la prórroga.

2.- Las intenciones de Ancelotti se manifestaron al colocar a Bale en la banda izquierda, ahí donde Dani Alves regala siempre una autopista para el rival a cambio de ubicarse como extremo. Daba igual que Neymar ocupara esa posición atacante: Alves la doblaba. El partido, en realidad, se limitó a eso. Alves se fue de su sitio desde el primer minuto y el Madrid apostó por aprovechar semejante hueco. En el minuto 84 acertó de pleno en la diana.

3.- Hasta entonces también, pero sin puntualizar los remates. De haberlo hecho, la final se habría terminado mucho antes, pero esa impericia rematadora, fuese de Bale, de Di María o de Benzema, alargó la vida barcelonista, que en ningún momento supo contrarrestar la idea blanca, consistente en presionar ligeramente arriba con Bale y Benzema, para replegarse a continuación, en cuanto ambos eran superados, y esperar un robo para salir al galope. ¿Dónde estaba aquella vieja virtud blaugrana de presionar para recuperar el balón? Perdida, sin duda, en el baúl de los recuerdos tácticos, que más que baúl se ha convertido en nave industrial.

4.- Esta apuesta ha significado otra noche de pesadilla para los tres defensas del Barça: Bartra se ha desgañitado por cubrir el agujero del costado derecho, Mascherano por cerrar la inmensa pradera y el lateral izquierdo por coser el roto que se creaba. Sin la menor intención de presionar, morder y robar, el Barça jugaba a dar pases que desembocaban invariablemente en los pies de Alves, quien de manera persistente los remitía al área de Casillas para que Pepe y Ramos los despejaran. El intento reiterado solo podía conducir a la melancolía del grupo y esa parecía ser la intención madridista, pues todo el equipo de Ancelotti concedía tal prebenda a Alves.

5.- Tuvimos entonces la sensación de asistir a la agonía de la langosta cocida a fuego lento. En el costado izquierdo estaban Iniesta y Alba y hacían daño, pero faltaba el punzón agudo de un extremo. En la derecha se situaba Alves y eso equivalía a estrellarse cada vez contra el mismo muro. El Madrid basculaba, sin demasiado sufrimiento, empujando a Xavi a buscar a su hombre libre que era, por descontado, Alves, que era la langosta cocida a fuego lento.

6.- Hasta la hora de partido todo ha sido eso. El Madrid más “ancelottiano”, sobrio cuando necesitaba juntarse, y presto en los circuitos de salida, con Isco encontrando fácil a Benzema y este a sus dos jinetes, cada cual por su banda. El Barça, fiel a su nostalgia, impertérrito en la derrota, indiferente ante su inercia, blando, amorfo. A la hora se marchó Cesc y se fundió Di María y todo pudo cambiar. De hecho, cambió.

7.- Las piezas del Barça encajaron mejor, con Neymar en la izquierda e Iniesta al mando. Pedro presionaba solo y en solitario y Bartra se crecía entre los veteranos, rechazando la derrota inevitable. En un equipo con cara de difunto, Bartra era como un puñetazo sobre la mesa y fue él quien aportó el gol del empate tras un error de Pepe en el marcaje al saque de un córner.

8.- El Madrid había fallado tantos remates en los minutos previos que el empate le sentó como un tiro y por vez primera en la final, y aunque solo faltaban veinte minutos, los de Martino se sintieron capaces de vencer. Estaban mejor situados, desde luego, y movían el balón con esmero, aunque sin encontrar fisuras en la doble línea madridista, pese a que Di María ya hacía aguas. Pero era un dominio romo, vacío de profundidad y carente de esa presión colectiva que evitara correr hacia atrás a la más mínima pérdida.

y 9.- Y hubo que correr, claro está. En cuanto Alves y Messi se juntaron en la derecha y perdieron un balón, fue Troya. Galopó Bale, a Bartra le falló primero la contundencia, a continuación la velocidad y, finalmente, los isquiotibiales. Y el galés lo tuvo todo: velocidad, regate y puntería. Bale le dio el golpe de calor definitivo a la langosta, que aún remató al poste, Neymar solo ante Casillas, símbolo de un momento concreto de la historia en que uno de los grandes equipos de siempre parece estar despidiéndose de todos y de todo a cámara lenta.

Gabriel Garcia Marquez: primer dia de soledad

Hoy se cumple el primer dia sin Gabo, hoy es nuestro primer dia de soledad literaria. La muerte y el seguro que losabia mas que nadie es el momento mas socilizante del ser humano. A partir de ahora solo sus escritos y aquellas palabras recogidas en reportajes, nos devolveran el acompañamiento eterno.image

GABO Mil años de soledad

Fallece a los 87 años el premio Nobel colombiano, el hombre que cambió la historia de la literatura

XAVI AYÉN Barcelona
García Márquez ha muerto. Sus millones de lectores dirán que se ha elevado para acompañar a Remedios la Bella. Fue a mediodía (hora mexicana), en su casa del DF, acompañado de su familia más cercana. Ha caído víctima del cáncer, una enfermedad contra la que había batallado, en diferentes etapas, desde el año 1999.

El escritor sufría alzheimer desde hacía varios años, aunque la familia no lo había hecho público, y ya le era muy difícil reconocer a sus próximos e incluso a veces saber quién era o lo que había escrito. El que ha sido uno de los escritores más influyentes del siglo XX deja al mundo una obra inmensa y el legado del realismo mágico.

Y deja también una novela inédita totalmente finalizada, que no publicó en vida al mantener dudas acerca de su final y sobrevenirle luego su enfermedad. Su familia ya había decidido que En agosto nos vemos ­ese era su título inicialmente­ se iba a publicar póstumamente. Es la historia de una mujer de 53 años, María Magdalena, que cada 16 de agosto viaja en transbordador a una isla caribeña donde está enterrada su madre. Lleva veintitrés años felizmente casada, pero, un día, en el hotel, aborda a un hombre y acaban en la habitación. Es la primera infidelidad de su vida y, al irse, el hombre le deja un billete en la mesita de noche. Sólo se conoce ese primer capítulo, que el autor leyó en público en 1999 y publicó en algunos medios. La novela se compondría de cinco episodios protagonizados por María Magdalena, que vive cada año en continuo sobresalto esperando que el 16 de agosto le suceda algo.

Ayer, la página web de la Academia Sueca ­que le concedió el Nobel de Literatura en 1982­ seguía asegurando que Gabriel García Márquez nació en Aracataca (Colombia) en 1928, cuando en realidad lo hizo el 6 de marzo de 1927. El propio escritor disfrutaba jugando a los despistes biográficos.

Fue el mayor de siete hermanos y cuatro hermanas, aunque su padre, Eligio, tuvo además cuatro hijos con otras mujeres, algunos de los cuales acabaron cuidados por la resignada madre de Gabo. El niño fue dejado al cuidado de sus abuelos entre 1929 y 1937. Gabito no tuvo memoria de su madre hasta que él ya tenía casi cumplidos siete años. El coronel Nicolás Márquez ­su abuelo, pero, para Gabo, su padre real­ tiene mucho que ver con su fascinación por lo militar y la constante presencia de hijos ilegítimos en su literatura, pues el viejo militar tuvo más de una decena fuera del matrimonio.

Deja una novela inédita, sobre una mujer de 53 años que viaja cada año a la tumba de su madre

Gabito, dadas las ausencias paternas, justificadas por descalabros ­y traslados­ profesionales diversos, tuvo que asumir el papel de hombre de la casa a muy temprana edad. Fue un irregular estudiante de Derecho en Bogotá durante los años 1947 y 1948. El bogotazo de 1948 ­protestas tras el asesinato del líder liberal Jorge Eliécer Gaitán­ y el periodo de violencia que este inauguró lo asustaron y decidió continuar sus estudios en Cartagena de Indias, pero en realidad a lo que se dedicó allí, entre los años 1948 y 1949, fue al estimulante viaje iniciático que supone ejercer como aprendiz de periodista en un medio local, en este caso el diario liberal El Universal. En 1948 tuvo también su primer contacto con una Barcelona idealizada en los recuerdos de un exiliado, el sabio catalán Ramon Vinyes, a quien conoció junto a su grupo de contertulios letraheridos en un viaje a Barranquilla, localidad en la que viviría desde el 15 de diciembre de 1949 hasta 1951. Primero en un cubículo inserto en un hotel de lance, donde las prostitutas ejercían su oficio y él el suyo, de escritor y columnista, y más tarde en el elegante barrio de El Prado. El grupo, además del sabio catalán y Gabo, lo componían Germán Vargas, Álvaro Cepeda Samudio, Alfonso y José Félix Fuenmayor. Fue Vinyes quien le dijo que no llamara Barranquilla a su territorio literario porque era un lugar demasiado reconocible y poco atractivo, lo que le haría ir buscando alternativas, hasta que vio el nombre de Macondo en una finca en 1952.

Pero su salto a Europa se produjo en 1955. Fue enviado a Ginebra para cubrir como informador una importante reunión en la ONU: la cumbre de los Cuatro ­Estados Unidos, la URSS, el Reino Unido y Francia­. Viajó luego a Roma y Venecia, para empaparse de cine, luego a Viena, y de allí a Checoslovaquia y Polonia, sus primeras inmersiones en los países del Este. Pero, en fin, al poco volvió a Roma, donde fue alumno del cineasta Cesare Zavattini.

Vivió la bohemia parisina (1956 y 1957) y volvió a Latinoamérica en diciembre de 1957, a trabajar con Plinio Apuleyo Mendoza en la revista Momento, de Caracas. La Venezuela que vio aterrizar al joven García Márquez en 1957 estaba regida por el dictador Marcos Pérez Jiménez, forzado a huir al exilio en Santo Domingo el 23 de enero de 1958. Gabo cubrió esos momentos como periodista y en aquella caída del dictador, ante una junta militar que entra y otra que sale, el joven García Márquez tuvo su “primera intuición del poder, del misterio del poder”, un tema sin el cual no es posible entender ni su obra ni su vida, y comentó: “Aún no se ha escrito la novela del dictador latinoamericano”. Gabo ha sido amigo de influyentes políticos y mandatarios, de Bill Clinton a Felipe González pero, sobre todo, del cubano Fidel Castro, con el que trabó una relación personal indestructible.

Gabo ­que en marzo de 1958 se había casado en Barranquilla con Mercedes Barcha­, tras el triunfo de Fidel Castro en Cuba en 1959, regresó a su país natal para incorporarse, de nuevo junto a Plinio Mendoza, a Prensa Latina, la nueva agencia de noticias cubana nacida tras una conversación entre Fidel y Pablo Neruda, que quería ser un contrapeso a la orientación imperialista de empresas como la norteamericana Associated Press. Su trabajo periodístico al servicio de la revolución lo llevó, en 1961, a trasladarse a Nueva York, de donde huyó a México. Ahí encontraría la inspiración para alumbrar su obra más célebre, Cien años de soledad, que publicaría la editorial Sudamericana en 1967.

Se trataba del libro más importante de su vida. Abandonó todos sus trabajos y se encerró a escribirlo, vestido con mono azul

de mecánico, en una máquina Olivetti. Su amigo Álvaro Mutis coordinaba el capítulo financiero y consiguió reunir 5.000 dólares. A pesar de sus esfuerzos, los García Barcha dejaron a deber varios meses de alquiler. Fueron esos apuros económicos los que le hicieron aceptar, a finales de 1965, un cheque de 500 dólares que le ofreció el editor Paco Porrúa, de la editorial bonaerense Sudamericana, propiedad del catalán Antoni López Llausàs, por el libro que aún estaba escribiendo. Carlos Barral, en Barcelona, había rechazado los libros anteriores de García Márquez.

`CIEN AÑOS DE SOLEDAD’ Fue el libro que lanzó masivamente el boom y, tras `El Quijote’, la novela más vendida

EL`SABIO CATALÁN’ Su primer contacto con Catalunya fue a través del exiliado Ramon Vinyes

Cien años de soledad fue el mayor éxito comercial conocido de una novela en castellano, sólo superado por El Quijote. Los 8.000 ejemplares de la primera edición se agotaron en menos de un mes, pero, sobre todo, se calcula que ha vendido desde entonces unos 40 millones de ejemplares en todo el mundo. El tsunami en ventas benefició por arrastre a toda una serie de autores ­desde los precedentes, como Borges o Rulfo, hasta los contemporáneos y los más jóvenes­, despertó la curiosidad mundial por lo que se escribía en América Latina y dio pie al fenómeno del boom. De algún modo, esa obra devolvió la autoestima a los lectores latinoamericanos, que por primera vez se sintieron en la primera división de la literatura mundial, en un fenómeno literario que discurrió paralelo al auge de la revolución cubana.

Tras la publicación de ese libro en 1967, se mudó a Barcelona, donde escribió El otoño del patriarca, obra centrada en un dictador solitario y grotesco. En 1975, volvió a México, donde ha residido desde entonces.

En 1982, un año después de Crónica de una muerte anunciada, la Academia Sueca le otorgó el premio Nobel de Literatura por haber “unido los límites de lo real y lo irreal”. Algunas de sus obras posteriores fueron El amor en los tiempos del cólera (1985), El general en su laberinto (1989), Del amor y otros demonios (1994) o Noticia de un secuestro (1996). Las dos últimas son sus memorias de infancia y juventud: Vivir para contarla (2002), que llega hasta los años cincuenta, y la novela corta Memoria de mis putas tristes (2004).

¿RIP Barça? By Marti Perarnau

 

El articulo que sigue a continuacion, escrito por el periodista y buen amigo Marti Perarnau, describe con precision de GPS la localizacion de nuestro querido Barça en el desierto futbolistico mundial.  No es facil diagnosticar que sucede, para nada, pero muchisimo mas dificil es hallar la solucion idonea , diria que es casi imposible, especialmente ante un entorno complejo y contradictorio. ¿Cual es la decision adecuada? ¿Dimisiones?¿Destituciones?¿Revolucion? ¿Recambios?¿Fichajes? ¿Cantera?.  Yo sinceramente creo que necesitamos recuperar la magia de un liderazgo que perdimos cuando Guardiola nos dejo. ¿Tan dificil es mantener al frente del Barça un responsable deportivo con talento, inteligencia, conocimiento de la casa, ganador, admirado y magico como es Pep? Propongo un Barça dirigido y liderado por aquellos que saben de futbol, de deporte, que conocen bien la casa, son respetados por el futbol mundial  a su vez  amparados , pero solo eso, por un Consejo Directivo que les apoye, ayude y repito, ampare, no solo ante la masa social, sino ante eso llamado entorno que todo el mundo cita, pero que es como un fantasma, pues aparece y desaparece y se transforma en funcion de la situacion. Este Consejo y su Presidente al frente han de tener la confianza y fortaleza suficiente para afrontar las situaciones dificiles con tranquilidad, respetando y apoyando a los mejores profesionales y actuando con equidad, racionalidad y justicia siempre en favor del Barça. ¿Facil? No, para nada, pero es  el objetivo a alcanzar. Si durante 10 años hemos conseguido estar en la cumbre, podemos volver a ella si actuamos con rapidez y contundencia.  Aun no hemos  bajado de ella, aun estamos cerca y tenemos una buena base para regresar con rapidezimage. Solo falta recuperar a los profesionales adecuados, en especial al director de orquesta que nunca  tenia que haber dejado el Barça.

 

La derrota es parte sustancial del deporte. Dinamitar tu identidad y desperdiciar tu talento es mucho peor que cualquier derrota. La cuestión no es Guardiola y su recuerdo. La cuestión es la administración de la herencia recibida. Ha sido una catástrofe de proporciones oceánicas. ¿Era sencillo administrarla? No, sin duda que no. Pero si pretendes gestionarla desde la venganza y la soberbia te estás disparando en el pie. Sandro Rosell fue quien apretó ese gatillo. No una vez, sino a menudo, ya fuese animando aGuardiola a irse del club, vetando el ascenso de Óscar García Junyent , alimentando el ego de los jugadores por encima de sus técnicos, jugando a ser el director deportivode facto, fintando a la FIFA cuando ésta exigió cumplir la reglamentación de menores o contratando a un técnico como Tata Martino , honesto y serio, pero desconocedor de un modelo de juego tan predeterminado como el del Barça.
Que un presidente tome decisiones radicales no es malo en sí mismo, ni mucho menos. Lo malo es equivocarse en todas ellas. Rosell lo consiguió. Con el apoyo inequívoco, por cierto, del actual presidente Bartomeu , del director deportivo Zubizarreta y también del reducido número de jugadores que ya habían sido cuestionados a principios de 2012. Cuantos alardearon de que gestionarían con facilidad la herencia son quienes la han dilapidado. La herencia no consistía en ganar. Consistía en el esfuerzo para ganar. Esfuerzo de todas clases: estratégico, táctico, técnico, físico y emocional. Integral y permanente. La cultura del esfuerzo fue el principal legado que implantó Guardiola , mucho más trascendente que todos los esquemas tácticos.
Esta cultura fue dinamitada desde dentro. Un presidente rencoroso, un director deportivo pusilánime y la connivencia directa de unos pocos jugadores que aseguraron no necesitar tanto rigor, trabajo ni sacrificio como les exigía quien les exigía. A base de soltar anclas, el barco fue girando lentamente, pero no quisieron escuchar las voces de los marineros que advertían de la deriva. La crítica fue catalogada de ismo . Cuando se dieron cuenta, el trasatlántico había virado 180 grados. El equipo del esfuerzo solidario y comprometido había desembocado en una corte de grititos infantiles, selfies anodinos y tópicos huecos, mientras los que podrían liderar el vestuario callaban porque son tan buenos futbolistas como mudos.
Perder una identidad es mucho más serio que cualquier derrota. Al fin y al cabo, no hay equipos invencibles. Ni lo fue el Barça de Pep, ni lo es su Bayern, ni el Chelsea deMourinho , ni el Atleti del Cholo ni el lucero del alba. No se trata de vencer siempre, sino de poseer una identidad robusta de juego que se asiente en principios irrebatibles. El Barça los tenía. Su principio universal era el esfuerzo sin tregua. En todos los ámbitos, entornos, contextos y momentos. Esa cultura permitía desarrollar un modelo de juego hasta sus últimas consecuencias. Puede que no sea el mejor modelo, pero es uno. Concreto y propio. Identitario si se ejecuta desde la exigencia perenne. Ridículo cuando se edulcora.
La razón por la que el Barça actual es irregular e inconsistente, capaz de grandes exhibiciones y peores cataclismos, reside en la nueva dinámica que adoptó. El rencor de unos y la insustancialidad de otros ha varado al equipo en la playa de la superficialidad. El Barça seguirá venciendo porque tiene jugadores descomunales, pero mucho más que ganar lo que necesita es reconstruir la cultura destruida. La tarea exige líderes. ¿Los tiene?

Cartas a Alex: El talante le pudo al talento.

CARTAS A ÁLEX Gabriel
Masfurroll 12/04/2014
El talante
le pudo al talentoimage
Querido Álex, te escribo estas líneas tan pronto ha terminado la eliminatoria de Champions entre mi querido Barça y un Atlético de Madrid que ha sido un merecido vencedor. Me quito el sombrero ante el Atlético. Ha sido una eliminatoria vibrante, quizá no de un fútbol excelso, pero sí de un club que ha demostrado lo importante que es ser una piña. El Atlético ha cambiado su faz y ha demostrado que si quieres, puedes. Mi profundo respeto y admiracion no solo por El Cholo Simeone y sus jugadores, sino por toda su afición y cómo no, por quienes lideran el club.
Su presidente Enrique Cerezo, empresario serio y hombre cabal que jamás ha tirado la toalla cuando hubiera podido hacerlo, pues adversidades y contratiempos los ha tenido. Por su parte, el otro gran pilar, el director general, Miguel Ángel Gil, que huyendo con discreción de la alargada sombra de su padre, ha conseguido hacer un tándem con Cerezo por el que pocos apostaban.
Su éxito lo han traspasado al club. Se les fue Forlán y no pasó nada. Se les fue El Kun y tampoco. Marchó Falcao y ficharon a Diego Costa. El partido de vuelta de la eliminatoria se ha jugado sin Costa y el equipo se ha multiplicado y han batallado hasta la extenuación, pero con inteligencia. Quizá no tienen un genio en el equipo. Quizá no reúnen el talento que tiene el Barça, el Madrid, el City, el Chelsea o el Bayern, pero están en semifinales de Champions, lideran la Liga y siguen siendo un equipo imponente.
Mi admiración y respeto, al igual que el de toda la afición culé que se ha desplazado al Calderón y ha aplaudido no solo al rival, sino tambien a su afición. No me gusta perder, pero si debo hacerlo, siempre que sea contra rivales como este.
Fill, ens han guanyat perquè han estat millors. No sé què passarà d’aquí a final de temporada, però ara toca veure on és el talant dels nostres. T’estimo, Alex.
@masfurroll

Segregar a los niños…..By Gordon Porter. Via Lluis Amiguet / La Vanguardia

Dedicado a Alex y a todos aquellos niños a los que por una razon u otra marginamos, queriendo o sin querer…..image

 

¿ Discapacitados? ¿Distintos? …… Pero si todos, todos los humanos somos distintos y todos tenemos discapacidades!!!!! Lo que sucedes es que algunos las disimulamos mejor, o las escondemos……Pero algo hemos mejorado. Antes les llamabamos subnormales, mongolicos, con desprecio. Ahora con cierta pena, les llamamos discapacitados y aquellos ajenos a la circunstancia que no problema, los miran de soslayo. Pero seguimos avanzando. ( http://www.fundacionalex.org) (@alexfundacion)

 

“Segregar a los niños es segregarnos a los ciudadanos”

Tengo 67 años y llevo 40 luchando contra la segregación escolar. Soy de New Brunswick, Canadá, país pionero en coeducar niños con más y menos problemas. La educación inclusiva es más eficiente y menos costosa. Colaboro con la Fundació Aspasim en su 75.º aniversario

LLUÍS AMIGUET
Soy maestro y amo mi trabajo: me emociona ayudar a un niño con problemas a superarlos.

Es emocionante.

SP or eso, tras mi jornada laboral me hice profesor voluntario en un colegio para niños discapacitados, el Peter Pan.

Bien hecho.

Entonces creía que era mejor educar a los discapacitados en centros segregados.

Aquí hay muchos centros así.

Pero un día le pedí a mi hijo de ocho años que, cuando fuera camino de su colegio, se detuviera un momento en el Peter Pan, que le iba de paso, y dejara allí unos papeles…

…Pero pasaron los días y el chaval no los entregaba. Mi mujer me explicó que al crío le daba vergüenza que sus amiguitos le vieran entrar en el colegio “de los subnormales”.

Los niños reflejan los valores adultos.

Ese día me di cuenta de que no sólo los niños Down, sordos, ciegos, cojos o con cualquier otro problema…, todos los niños necesitan educarse juntos para aprender a apreciar la diversidad y a cooperar entre ellos!

¿Por qué?

Porque nadie es perfecto. Si aprenden a tole-

rar, respetar y ayudar a los demás, también aprenden a superar sus propios problemas. ¿O es que hay algún niño que no los tenga?

Todos tenemos y necesitamos ayuda.

Pues yo he dedicado mi vida a ayudarles a ayudarse. Y sigo convencido de que es un error educar en escuelas especiales a ciegos, sordos, Down, autistas, o a cualquier otro discapacitado. Hemos conseguido que casi todo Canadá tenga escuelas inclusivas y las he defendido con argumentos en 40 países, como ahora en Catalunya y España.

También se discrimina por dinero.

Otro error! En Canadá todos los niños van a la misma escuela ­hoy también los discapacitados­, donde se educa a ricos y pobres; cristianos y judíos y musulmanes; a los muy inteligentes para el colegio y a los que son más inteligentes para otras cosas.

Aquí hay colegios caros, otros gratis, y entre ellos los hay buenos y otros menos.

Pues eso no es construir la convivencia. En Latinoamérica he visto cómo la prioridad de los profesores de las escuelas públicas es llevar a sus hijos a un colegio privado. En Canadá, los políticos llevan a sus hijos al mismo colegio que sus votantes: ¿qué incentivo iban a tener si no para mejorar la escue-

Inglés para todos ya

Que todos los niños aprendieran en todas las escuelas un buen inglés, además de buen catalán y castellano, sería nuestra mejor medida contra la desigualdad. Porque, hoy y aquí, quienes pueden, pagan a sus hijos un colegio en inglés. Se lo explico a Porter, pionero de la escuela inclusiva, que integra a niños con discapacidades ­también socieconómicas­, y él insiste en el fracaso de la educación elitista: segrega ciudadanos. Me recuerda que Canadá, Finlandia, Singapur, Corea del Sur y otros países con los mejores resultados educativos tienen una educación gratuita de calidad para todos. Esa es su mejor garantía de que seguirán siendo países cohesionados y prósperos.

la de todos si ellos llevan a sus hijos a otra?

Es una buena pregunta.

Ahora en Canadá intentamos mezclar niños de distintos entornos socioeconómicos, siempre que las distancias no sean insalvables, en la misma escuela porque eso les enriquece a todos.

Suena muy bonito, pero ¿un niño sordo o ciego no retrasa al resto del grupo?

Por eso tenemos equipos de refuerzo pedagógico especializados: terapeutas, psicólogos, profesores especialistas…

Canadá se lo puede permitir, pero tal vez no otros países.

Siempre es menos costoso financiar equipos de refuerzo para todos que construir escuelas especiales para cada discapacidad.

¿Por qué?

Porque en los países que segregan a los niños con alguna discapacidad los recursos se dispersan; en cambio, en los países con educación inclusiva, los recursos se concentran todos en el mismo sistema y todos ganan.

Supongo que integrar a niños con graves deficiencias en el cole no es fácil.

Es un camino difícil y no una solución mágica, pero vale la pena, porque es mejor que la segregación ya desde el primer día. Me di cuenta cuando conocí a David.

Cuéntenos.

Era un niño con síndrome de Down, pero además con serios problemas para andar y expresarse. Yo era responsable de educación del distrito pionero en Canadá en educación inclusiva, así que me presenté por sorpresa en su colegio a ver cómo iba.

¿David se integraba?

Observé desde un rincón y, al principio, bien, pero llegó la hora del recreo y todos salieron corriendo y riendo y lo dejaron solo en clase con su terapeuta…

Tal vez esperaba usted demasiado.

…Me deprimí. Pensé que tal vez los casos más graves sí requerían de un centro especial. Pero los niños volvieron y el profesor tenía un plan magnífico y David se integró. Los chavales le ayudaban incluso con cariño. Y salí sonriendo y con la moral intacta.

Me alegro.

Aprendí que no hay milagros: hay resultados y sólo si el trabajo es bueno. Lo comprobé con una niña ciega, Tracy. La llevaban a un colegio para ciegos, pero lejos de su casa, y su madre nos pidió que la aceptáramos en el cole del distrito con todos los demás.

Pero ¿cómo iba a seguir las clases?

Compramos un ordenador con Braille para que su maestro corrigiera lo que escribía. Pero como Tracy sólo había estado con otros ciegos, caminaba mirando al suelo. Entre todos le explicaron que así llamaba la atención y en unos días corrigió su postura. Fue una lección para ella y para todos los niños, que se sintieron mejor al ver que su nueva amiguita mejoraba.

En tu propia casa by Carina Farreras via La Vanguardia

DSC_0097“En ningún sitio se está tan bien como en tu propia casa”

CARINA FARRERAS Barcelona
Glòria, después de dos años de vivir con Montse en un piso de Sarrià, tuvo, el pasado invierno, una fuerte infección que requirió de cuidados especiales por parte de terceros. Durante los días que estuvo enferma regresó a Súria, donde sus padres la atendían. Ese percance sanitario, que obligaba a Glòria a depender de un drenaje asistido diario, hizo que sus padres dudaran sobre la conveniencia de que su hija regresara a Barcelona, lejos del lugar donde ellos podían cuidarla. “Pero Glòria estaba inquieta anímicamente ­cuenta su padre Armand­, y nos dijo, muy decidida, que quería volver a su casa, con sus cosas, con su gente. Así que aprendió a sondarse ella sola. Cogió el tren y se marchó a Barcelona”. Su casa. Su casa es un piso de Sarrià que el Ayuntamiento cede al programa de vida independiente para personas con discapacidad intelectual Me’n Vaig a Casa, que se ha convertido para ella, más que en una experiencia nueva y divertida en su vida, en el espacio vital al que no renuncia ya por nada en el mundo. “Aquí soy feliz ­afirma rotunda­. Mis padres me echan de menos, lo sé, a veces se preocupan, pero yo aquí estoy contenta, alegre, feliz”. Y añade: “Es mi casa. Me gusta vivir con Montse, mi compañera de piso. Me gusta mi trabajo, y la ciudad está llena de amigos”. Las treintañeras Glòria y Montse entraron a vivir en su piso hace dos años, después de que Ariadna, que lo ocupaba anteriormente, se marchara a vivir con su novio.

Cuatro treintañeras con síndrome de Down que viven en pisos compartidos, independientes de sus padres, cuentan su experiencia

mente, se marchara a vivir con su novio. En la decisión de iniciar una vida independiente contó, y mucho, la buena experiencia de Clara y Eugenia, sus amigas y vecinas, que se acogieron al programa de vida independiente de la Fundación Catalana Síndrome de Down (FCSD) hace cuatro años (y sobre las que se publicó un reportaje en estas páginas el 4/IV/2010). El programa, pionero en España, promueve la autonomía personal de personas con discapacidad intelectual. Actualmente, atiende a 68 usuarios. Pep Ruf i Aixas, coordinador de este servicio, explica su funcionamiento: “Damos un apoyo a la persona y a su familia. Primero, les preparamos para afrontar una vida autónoma empezando por la economía del hogar. Algo tan simple como cuánto cobran y cuánto gastan. También reciben formación sobre la cocina, la higiene y otros aspectos de la casa. Y cuando están preparados para llevar las riendas de las actividades de su vida diaria con la máxima seguridad, se les da apoyo externo”. Se facilita el acceso a pisos de protección oficial, si existe la posibilidad, cada vez más escasa con los recortes públicos.

La educadora social Cristina Martínez acude dos o tres veces a la semana a los pisos de Sarrià para supervisar que todo esté en orden, solventar dudas y ayudar en tareas como definir el menú, comprar, asegurarse de que el fin de semana (el que no están con sus padres) tienen alguna actividad de ocio programada, y las acompaña al médico si lo necesitan. “La verdad es que han cambiado mucho ­dice Cristina­. Necesitan cada vez menos de mis visitas. Llevan una vida ordenada y son muy disciplinadas. Si el médico les dice que tienen que tomar el medicamento a una hora, lo hacen. Al principio, temían los imprevistos y no se atrevían a improvisar. Ahora ya no se sobresaltan. Si se estropea algo, van a que lo reparen y luego lo cuentan. Han ganado confianza”.

El día que esta periodista fue a su casa decidieron agasajarla con lo que más les gusta comer: pizza. La encargaron para que llegara poco después de la invitada. Tantas preguntas y el ajetreo de Roser Vilallonga con las fotografías hizo que la hora de comer se retrasara hasta las cuatro de la tarde, dos horas después de su horario habitual. El olor a queso fundido estimuló el ruido de las tripas. Sin embargo, no hubo ni un gesto de mal humor, ni un solo apremio para sentarse a la mesa. “Este autocontrol que, para quien no conozca personas con síndrome de Down, parece normal ­indica Cristina­, es un gran cambio. Se sienten cómodas con sus propias rutinas establecidas y llevan mal romperlas, pero son capaces de, cuando conviene, contener sus expresiones”.

Una sexualidad poco visible

“La expresión sexual es un derecho personal y está relacionada con la reivindicación de la mayoría de edad de cualquier individuo, tenga o no una discapacidad, y sea o no esta física, sensorial o cognitiva”, señala Miguel Ángel Verdugo, catedrático de Psicología de la Discapacidad, en el prólogo del libro Sensuales relatos de sexo y afecto en la discapacidad (Comanegra), escrito por la psicóloga Clara Clos, y Gemma Deulofeu, sexóloga y terapeuta. Son reflexiones en voz alta sobre un aspecto del que apenas se habla: la sexualidad de los discapacitados y las actitudes y percepciones que suscita en el entorno. Algunos son bellos relatos, ficciones basadas en casos reales, que describen una gran variedad de situaciones de personas con discapacidad física o intelectual ante su sexualidad: la excitación ante la llegada de una prostituta; un hombre con parálisis cerebral en busca de afecto en la red; una pareja imposibilitada en silla de ruedas que depende de su entorno para encontrarse de forma íntima; una persona con autismo y un discapacitado grave que no pueden vivir uno sin el otro… ¿Qué necesitan todos ellos? Sensibilidad y mente abierta, parecen responder las autoras con sus relatos. Atenta escucha a sus deseos y respeto a sus preferencias porque el hecho de conocer sus vidas “no nos convierte en sus amos o jueces, ni en transgresores de su vida privada e íntima”. Lo que pasa es que tienen menos oportunidades que los demás. Las historias sorprenden y provocan, pero, sobre todo, tiene la cualidad de acercarse a una realidad invisible. “Ante todo ­señalan las autoras en el epílogo­, detectamos la falta de cultura sobre sexoafectividad y conocimientos esenciales acerca del significado de la sexualidad (que no se refiere al acto sexual): palabras, miradas, pensamientos, fantasías, abrazos llenos de afectividad y desprovistos de morbo o también exactamente lo contrario, llenos de pasión y sensualidad. En cualquier caso, que aporten felicidad y ayuden a crecer”.

La autonomía y la convivencia han moldeado su carácter. “Mi hija es mucho más flexible y más segura que antes. Eso facilita mucho las relaciones. Yo la veo muy feliz…”, señala Carmen, la madre de Eugenia. “Nosotros también vemos a Glòria muy feliz ­valoran sus padres­. Más asentada, más madura. Y se lo pasan muy bien las cuatro, en sus respectivos trabajos y en sus salidas. Es un acierto que vivan cerca porque se apoyan cuando lo necesitan y se divierten más. Al mismo tiempo, viven en dos pisos y cada una tiene su habitación para aislarse si quiere”.

GLÒRIA “Esta es mi casa. Aquí quiero vivir; me gusta mi trabajo, y la ciudad, llena de amigos”

EUGENIA “A veces mis amigos me preguntan cómo se las arregla una viviendo sola”

CLARA “Nos gustan las fiestas, pero sólo las hacemos algunos sábados y acabamos pronto”

Feliz es la palabra que tanto padres como hijas más nombran. “Con nosotros Glòria se aburre. Viene cada quince días a casa por sus propios medios, primero en tren a Manresa y, después, autobús a Súria. Por cierto, menudo susto el día que se perdió, pero qué bien actuó! Aquí duerme mucho, viene a descansar. Es normal que lo pase mejor con gente de su edad, yendo al campo de fútbol, al karaoke, a bailar…”.

Hay fiestas en los pisos, sí. También visitas furtivas de novios, cuando los hay. Todo con mesura. “Las fiestas son el sábado y las terminamos a medianoche”, comenta Clara. “Lo cierto es que ningún vecino se ha quejado”, añade la educadora. Y Eugenia se defiende: “Yo tampoco digo nada por el perro del vecino de arriba. y a veces ladra mucho”. La vida que llevan causa curiosidad en otros chicos con síndrome de Down. A Eugenia le han preguntado si se las arregla bien viviendo sola. “Pero no se atreven a decírselo a sus padres”.

La experiencia de estas chicas es pionera en la emancipación de jóvenes con síndrome de Down, a los que hasta hace pocos años no se les creía capaces de vivir por su cuenta, asumiendo responsabilidades y atendiendo a las tareas domésticas. Pero ellas demuestran, según Beatriz Garvía, psicóloga de la FCSD, “que son, si les deja su entorno familiar, plenamente capaces. Han superado el miedo a la incertidumbre, se han arriesgado a vivir como quieren vivir”. No es poco que lo pudieran expresar a sus padres: quiero irme a vivir sola. Y que sus padres aceptaran los riesgos que esta decisión comporta. “Efectivamente ­añade la psicóloga­, es un logro también para las familias porque han entendido que es mejor que sus hijos tengan una vida plena, un proyecto vital que les colme, muy distinto a lo que sería quedarse en la casa familiar, con sus padres envejeciendo y siendo tratados como niños permanentemente”.

LA MADRE DE EUGENIA “Es ley de vida que los hijos se vayan; hay que asumir los riesgos para verlos felices”

LOS PADRES DE GLORIA “Con nosotros se aburre, es natural, prefiere salir con amigos de su edad”

LA EDUCADORA “Al principio temían los imprevistos; ahora ya no se sobresaltan y toman la iniciativa”

“Es ley de vida ­asume Carmen­, los hijos deben marcharse. Y es bueno. Eugenia y yo nos hemos desenganchado. Me costó tomar una decisión, pese a que ella lo tenía claro, y al principio de la separación sufrí mucho por si le pasaba algo. Después, cuando la ves tan feliz, piensas que has acertado”. A juicio de Carmen, como madre hay que librar una batalla contra el egoísmo propio, provocado por la inseguridad que genera a los padres dejarlos de proteger en beneficio de un progreso del hijo que hasta que no se produce es incierto. Tampoco fue fácil para los padres de Glòria, que se vieron empujados a tomar la decisión por la determinación de su hija: “Nunca jamás pensamos que llegaríamos hasta aquí, pero aquí estamos, convencidos y muy agradecidos a la fundación”.

Ruf explica que detrás de esta experiencia que comporta que Glòria, Montse, Eugenia y Clara tengan su propio proyecto vital con trabajo, vivienda, salud y ocio, está el consenso de una sociedad solidaria que se manifiesta de forma pública y privada. Una voluntad acechada por la crisis.

Persigue tus sueños: ¿Evasion o victoria?

Expansión Pro Orbyt.
AHORA MISMO Gabriel Masfurroll 07/04/2014
Persigue tus sueños: ¿evasión o victoria?
1471262_783113055048171_367683966_n
Seguramente, cuando hayan leído el título de este artículo, pensarán que voy a escribir sobre el séptimo arte y la famosa película Evasión o victoria. Victory en versión original, con actores como sir Michael Caine, Sylvester Stallone, y exjugadores como Pelé o Ardiles, se basó en una historia real. Pero no, hoy voy a ensayar cómo siento que somos y vivimos los humanos, para mí la gran paradoja.
Cuando eres joven te dicen “trabaja duro y mañana será mejor”, aunque no siempre es así. La vida es dura, llena de fracasos y pérdidas, la gente te defrauda, los sueños no siempre se cumplen y a veces los corazones se parten. Los mejores momentos no suelen ser muchos y son fugaces, solo cuando alcanzas tu sueño. Trabajar duro es necesario, igual que hacerlo bien y con ética, pero nada garantiza que te vaya bien. A todo ello hay que añadirle algo tan irracional como el Destino, la propia suerte y además ser la persona adecuada, estar en el sitio idóneo y en el momento justo. Y cuando alcanzas el sueño, mantenerlo es todavía más difícil.
Envidia
Cuando estás arriba, aparecen terceros que te ven como un peligro o te conviertes en objeto de su envidia. Unos son rivales, otros competidores y los menos pero más peligrosos, enemigos. De estos últimos, los más virulentos, son invisibles, aquellos que están cerca de ti, incluso en tu propia organización. Es curioso comprobar cómo estando arriba, se te arrima la gente. Unos te piden favores, otros desean juntarse contigo para subirse al rebufo y ver si se les pega el éxito. También hay algunos que solo quieren estar cerca para sacar tajada. Tanto eres, tanto vales. Muchos se autodenominan amigos, pero como decía Josep Pla, amigos, poquísimos y muy elegidos. Los demás son solo conocidos y la mayoría, saludados. Es por esto que para cualquiera que quiera emprender, debe saber rodearse no solo de los mejores, sino de buena gente, que no es nada fácil.
Pero todos estos personajes desaparecen como por arte de magia si las cosas se tuercen y dejas de tener el poder que creen que tienes. Es entonces cuando piensan que ya no les eres útil y desaparecen del radar. He ahí la gran paradoja de la situación. Los que te pedían ayuda, los que la recibieron, se esfuman si eres tú quien se la pide. Son pocos, muy pocos los que te ayudan, los verdaderos amigos según Pla, que existen y son los que dan sentido a aquello tan profundo, casi inédito y especial llamado amistad, lealtad y generosidad.
También, para más inri, algunos pérfidos envidiosos y vengativos, se transforman en enemigos a cara descubierta. Mientras antes acechaban en la oscuridad y reptaban como reptiles para atacarte, ahora presumen de fuerza y lo hacen sin descaro ni vergüenza. Su objetivo es destruirte, pues su odio no tiene fin. Es curioso y da pena ver gente tan ruin. Es su perdición. Vivir así, es un sinsentido. Se creen poderosos, fuertes, hasta invulnerables pero no saben que la suerte es cíclica y que en algún momento se girará en su contra. Hasta puede que sean afortunados y quizás los demás no actúen con ellos del mismo modo que ellos suelen hacerlo, pero el mal lo llevan dentro, vivirán siempre en desazón, siempre auto envenenados y vivir así, es morir lentamente, con tu veneno impregnado en tu sangre e inundando tus vísceras.
Desde hace un tiempo, vivo en una posición de privilegio en la que no se compite ni se envidia, es el único lugar desde el que puede distinguirse quiénes son tus amigos de verdad, los de siempre, pero sin olvidar, aunque no te interesen, aquellos desaparecidos, falsos e hipócritas que pasaron tristemente por tu vida. Hay que agradecerles la enseñanza de poder aprender a no ser como ellos. Gracias.
Es por ello que, ante situaciones críticas, jamás debe haber evasión y sí luchar por la victoria, pero no todo vale. Compite en buena lid y si pierdes, inténtalo de nuevo. Por supuesto, hagas lo que hagas, trata de disfrutar con ello, sin duda lo harás mucho mejor. Si ganas, no te relajes, solo sigue compitiendo lo mejor que sepas y puedas sin olvidarte de no dejar jamás de aprender. Y no te olvides, a pesar de lo que he escrito, de ser generoso y aunque muchos no te lo lleguen a agradecer nunca, te hará sentir más feliz y dormirás mejor. ¡Y sobre todo nunca dejes de perseguir tus sueños!

Cartas a Alex: Imagine 9 Camp 9

Imagine: 9 Camp 9image
Querido Álex, me encuentro de nuevo en casa tras un largo periplo por Asia y Oriente Medio. Como te decía en mi anterior carta desde Dubái, la llegada de la primavera nos ha traído a casa muy buenas nuevas. Y además, te diré que allá donde he ido, he visto al Barça en cualquier rincón. Desde camisetas hasta locales no acreditados, o escuelas de fútbol con los colores y el nombre del club.
Este fin de semana se convoca el referéndum sobre el nuevo estadio. Un club como el Barça representa a todo el mundo, de distintas razas, religiones y culturas, con unos valores muy especiales que nos hacen distintos, admirados, respetados y también queridos. Todo ello nos obliga a tratar de mejorar día a día, esté quien esté al frente. El Barça es “més que un club”, pese a quien pese, incluida la FIFA, que antes de dar lecciones quizás debería tomarlas.
Para mí el Barça es patrimonio mundial, incluso de aquellos que estando a miles de kilómetros conocen sus entresijos mejor que los que vivimos en la propia ciudad. Me refiero al taxista de Kuala Lumpur que se sabía mejor que yo la historia de cada jugador o el tipo de Omán que conocí en una cafetería y con quien acabé viendo el Espanyol-Barça.
Estos millones de seguidores sienten los colores y reconocen los valores probablemente mejor que nosotros, porque viven situaciones más complejas que las nuestras. Por ellos, aunque quizás no lo disfruten jamás, necesitamos un ‘Nou (9) Camp Nou (9)’ al que yo llamaría ‘Imagine’ y lo patrocinaría con instituciones que apoyaran al Barça a través de su Fundació, dando a esta una proyección internacional mucho más ambiciosa de lo que posee actualmente, convirtiéndola en abanderada de lo que es el Barça, un club de todos, una forma de ser, de vivir.
Hem passat de ser més que un club, a ser molt més que un club, fill, però no vol dir que a vegades no ens equivoquem. Rectificar és de savis… T’estimo, Alex.
@masfurroll