El talento ( sin olvidarse del talante) by Esteve Giralt via La Vanguardia

 

La importancia de desarrollar o bien potenciar el talento, es muy importante, pero a dia de hoy echo en falta  la educacion del  TALANTE. Hemos vivido muchos años en zona de confort. Ahora desde hace 6, la crisis nos pillo desprevenidos y acomodados. Pensabamos que seria corta, siempre piensas que todo volvera a la normalidad, pero la normalidad no es la zona de confort, sino todo lo contrario. Veo a las jovenes generaciones que han crecido amparadas por un estado del bienestar impresionante, donde todo lo que se plantaba germinaba y florecia. Ahora estamos en tiempos de sequia o terribles cambios de temperatura que destrozan todas las cosechas. Ahora no solo sirve tener buenos campos y excelentes semillas, ahora, ademas hay que trabajar duro, muy duro y aun asi, nadie te garantiza el exito y es por ello que sin talante, nada vale. Enseñemos a nuestros niños y jovenes que  ademas de ser talentoso hay que ser tenaz, trabajados, capaz de sufrir los reveses que llegan mas a menudo de lo que crees, espiritu de sacrificio, autodisciplina y capacidad de recuperacion ademas de una vacuna muy potente para tu autoestima. ! Ah y no te olvides de la humildad, pues somos mas debiles y efimeros de lo que a veces creemos!1471262_783113055048171_367683966_n

 

La re­vo­lu­ción del TA­LEN­TO
ES­TE­VE GI­RALT
La Vanguardia
14 de febrero de 2014

BA­SE FI­SIO­LÓ­GI­CA Los ta­len­tos que mar­can el éxi­to de los adul­tos se for­man de los 3 a los 16 años EL SIS­TE­MA To­do el es­fuer­zo se con­cen­tra de for­ma de­li­be­ra­da en las me­jo­res ap­ti­tu­des EL NUE­VO ‘COACH’ “Tra­ba­je­mos nues­tros ta­len­tos, no nues­tros pun­tos dé­bi­les; to­dos te­ne­mos for­ta­le­zas” LA AD­VER­TEN­CIA No se pue­de apren­der de to­do de for­ma in­dis­cri­mi­na­da, hay que ele­gir una ca­rre­ra. Un nue­vo mé­to­do, de ba­se cien­tí­fi­ca, irrum­pe con fuer­za des­de Es­ta­dos Uni­dos pa­ra iden­ti­fi­car los ta­len­tos in­na­tos do­mi­nan­tes de ca­da per­so­na, sea un ni­ño, un al­to eje­cu­ti­vo o un jo­ven em­pren­de­dor. El de­no­mi­na­do Clif­ton Strength­sFin­der es el re­sul­ta­do de la in­ves­ti­ga­ción rea­li­za­da por la com­pa­ñía ame­ri­ca­na Ga­llup tras en­tre­vis­tar a ca­si dos mi­llo­nes de pro­fe­sio­na­les en to­do el mun­do. Es­te sis­te­ma po­dría com­por­tar un cam­bio de pa­ra­dig­ma en la ges­tión de los re­cur­sos hu­ma­nos y es apli­ca­ble tan­to en el mun­do pro­fe­sio­nal co­mo en el edu­ca­ti­vo, con ac­ti­vi­da­des pa­ra iden­ti­fi­car los ta­len­tos in­na­tos y po­ten­ciar su desa­rro­llo.

El mé­to­do abo­ga por la ges­tión de las ha­bi­li­da­des pa­ra de­jar así de afron­tar só­lo las de­bi­li­da­des, co­mo has­ta aho­ra, con la pre­ten­sión de que ca­da per­so­na pue­de apren­der a ser com­pe­ten­te en ca­si to­do. “Las ma­yo­res opor­tu­ni­da­des de cre­ci­mien­to in­di­vi­dual se en­cuen­tran en sus áreas de ma- yor for­ta­le­za, los ta­len­tos son úni­cos y du­ra­de­ros”, di­ce Joan Ra­mon Ala­bart, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­tat Ro­vi­ra i Vir­gi­li (URV).

Di­rec­tor des­de ha­ce 20 años del MBA (Más­ter en Di­rec­ción y Ges­tión de Em­pre­sas) de la URV, el pro­fe­sor Ala­bart es uno de los pri­me­ros coach eu­ro­peos en su­pe­rar la for­ma­ción es­pe­cí­fi­ca en Es­ta­dos Uni­dos, con­cre­ta­men­te en Seattle, pa­ra po­der apli­car el nue­vo mé­to­do. Ga­llup, re­fe­ren­te in­ter­na­cio­nal en el sec­tor de las cien­cias so­cia­les, se ha mar­ca­do el ob­je­ti­vo de pre­pa­rar a cer­ca de un mi­llón de per­so­nas pa­ra di­vul­gar es­te sis­te­ma a es­ca­la glo­bal.

En al­gu­nas es­cue­las nor­te­ame­ri­ca­nas ya se apli­can mé­to­dos de apren­di­za­je ba­sa­dos en las ap­ti­tu­des in­na­tas de ca­da alumno; cen­tros edu­ca­ti­vos que se fi­jan ya en aque­llo en lo qué son real­men­te bue­nos sus alum­nos pa­ra di­ri­gir su for­ma­ción. En Es­ta­dos Uni­dos ha irrum­pi­do con fuer­za en pa­ra­le­lo un mo­vi­mien­to que pro­po­ne la de­no­mi­na­da re­vo­lu­ción de las for­ta­le­zas, con re­fe­ren­tes co­mo la edu­ca­do­ra Jen­ni­fer Fox, que abo­ga por de­jar de creer que los alum­nos pue­den ser com­pe­ten­tes en cual­quier ma­te­ria o cam­po que se pro­pon­gan.

“Las ca­pa­ci­da­des tie­nen un fuer­te com­po­nen­te in­na­to, en­tre los 3 y los 16 años se for­man los ta­len­tos”, ad­vier­te Ala­bart. Los ta­len­tos aflo­ran a par­tir de la frac­tu­ra de mi­llo­nes de co­ne­xio­nes si­náp­ti­cas, las re­la­cio­nes de con­tac­to que se es­ta­ble­cen en­tre las ter­mi­na­cio­nes de las cé­lu­las ner­vio­sas en el ce­re­bro. Se sos­tie­ne que la ba­se del ta­len­to es fi­sio­ló­gi­ca.

Se tra­ta de una he­rra­mien­ta pen­sa­da tam­bién pa­ra ayu­dar en la to­ma de de­ci­sio­nes en una or­ga­ni­za­ción o una em­pre­sa. “Si de­tec­tas las ha­bi­li­da­des de tus em­plea­dos be­ne­fi­cia­rás a la es­truc­tu-

ra de la em­pre­sa, pe­ro que­da mu­cho tra­ba­jo por ha­cer en es­te sen­ti­do. Por des­co­no­ci­mien­to pue­des per­der 15 años de un de­ter­mi­na­do em­plea­do al que le po­drías ha­ber sa­ca­do mu­cho pro­ve­cho”, des­ta­ca Al­fred Arias, pro­fe­sor tam­bién de la Ro­vi­ra i Vir­gi­li,

team coach es­pe­cia­li­za­do en la ges­tión de re­cur­sos hu­ma­nos, con ex­pe­rien­cia en gran­des com­pa­ñías.

Es­te mé­to­do es, pues, una for­ma ri­gu­ro­sa de au­to­co­no­ci­mien­to que per­mi­te ela­bo­rar, si se apli­ca de for­ma co­rrec­ta, un ran­king per­so­na­li­za­do con las me­jo­res ap­ti­tu­des de ca­da in­di­vi­duo. “De­be­mos po­ten­ciar y ex­plo­tar los ta­len­tos in­na­tos, aque­llos de­ter­mi­na­dos por nues­tras au­to­pis­tas neu­ro­na­les”, des­ta­ca Arias.

El pri­mer pa­so es so­me­ter­se al cues­tio­na­rio de los 34 ta­len­tos, que ha si­do res­pon­di­do ya por diez mi­llo­nes de per­so­nas en el mun­do, la ma­yo­ría en Es­ta­dos Uni­dos. To­dos los re­sul­ta­dos han ser­vi­do pa­ra ir per­fec­cio­nan­do el pro­pio sis­te­ma gra­cias a la ex­pe­rien­cia.

Tras con­tes­tar a es­te com­ple­jo cues­tio­na­rio, los da­tos son pro­ce­sa­dos y ca­da per­so­na re­ci­be una suer­te de diag­nós­ti­co, co­mo un tra­je a me­di­da. De los 34 ta­len­tos per­fec­ta­men­te des­cri­tos en un dic­cio­na­rio crea­do por el pro­pio mé­to­do, ca­da in­di­vi­duo po­see los de­no­mi­na­dos diez ta­len­tos “do­mi­nan­tes”. De ma­yor a me­nor gra­do, en es­te pri­mer ran­king se des­cri­ben las diez me­jo­res ap­ti­tu­des de ca­da per­so­na, sea su ca­pa­ci­dad pa­ra apren­der, pa­ra li­de­rar un equi­po, pa­ra avan­zar­se al fu­tu­ro o pa­ra per­ci­bir obs­tácu­los y ame­na­zas; ta­len­tos co­mo la res­pon­sa­bi­li­dad, la dis­ci­pli­na o la ca­pa­ci­dad pa­ra adap­tar­se con­ti­nua­men­te al cam­bio. Así has­ta una cla­si­fi­ca­ción úni­ca de 34 ti­pos de ha­bi­li­da­des. Los ta­len­tos si­tua­dos al fi­nal de la cla­si­fi­ca­ción ra­ra­men­te los uti­li­za­re­mos, se­gún ad­vier­ten los ex­per­tos.

Es­ta pri­me­ra fa­se de iden­ti­fi­ca­ción de los pun­tos fuer­tes de ca­da per­so­na es pa­ra mu­chos una suer­te de re­des­cu­bri­mien­to per­so­nal. “Los ta­len­tos for­man una par­te muy ín­ti­ma de la na­tu­ra­le­za de ca­da in­di­vi­duo, pe­ro no so­mos cons­cien­tes. Quie­nes nos co­no­cen sí, to­do ta­len­to tie­ne tam­bién su par­te ne­ga­ti­va”, ex­pli­ca el pro­fe­sor Ala­bart, que ayer reali­zó un pri­mer ta­ller en Ta­rra­go­na con pro­fe­sio­na­les de va­rios sec­to­res.

Con la de­tec­ción de las ap­ti­tu­des no se ha aca­ba­do ni el tra­ba­jo ni tam­po­co el mé­to­do; lle­ga en­ton­ces el mo­men­to de pa­sar a la ac­ción, pa­ra lo­grar po­ten­ciar los me­jo­res ta­len­tos. Se rea­li­zan en­ton­ces se­sio­nes de coaching es­pe­cí­fi­cas pa­ra di­se­ñar es­tra­te­gias con­cre­tas que per­mi­tan uti­li­zar las cua­li­da­des do­mi­nan­tes, aque­llos as­pec­tos en los que un de­ter­mi­na­do in­di­vi­duo es muy bueno. Se tra­ba­ja tam­bién pa­ra re­la­cio­nar es­tas ca­pa­ci­da­des con las ex­pe­rien­cias pro­fe­sio­na­les vi­vi­das, pa­ra dis­cer­nir si el éxi­to ha es­ta­do co­nec­ta­do con las me­jo­res ap­ti­tu­des per­so­na­les. “Po­de­mos re­pli­car de for­ma de­li­be­ra­da aque­llo que sin sa­ber­lo nos ha­bía con­du­ci­do al éxi­to. Tie­ne una po­ten­cia bru­tal por­que es­tá ba­sa­do en la in­ves­ti­ga­ción”, con­clu­ye Ala­bart.

Copyright La Vanguardia Ediciones S.L. All rights reserved

11 DE LOS TA­LEN­TOS

La Vanguardia
14 de febrero de 2014

Fle­xi­ble

In­di­vi­duo con una ca­pa­ci­dad es­pe­cial pa­ra adap­tar­se con fa­ci­li­dad a los cam­bios y a las si­tua­cio­nes im­pre­vi­si­bles. Vi­ve el pre­sen­te y el mo­men­to.

Es­tra­té­gi­co

Per­so­nas que ayu­dan a los equi­pos a pla­near lo que pue­de su­ce­der. Ab­sor­ben y ana­li­zan la in­for­ma­ción que pue­de ser cla­ve en la to­ma de de­ci­sio­nes.

Ini­cia­dor

Son ex­tre­ma­da­men­te bue­nos en po­ner en mar­cha un pro­yec­to. Muy im­pa­cien­tes en pa­sar a la ac­ción, aun­que des­pués pier­den el in­te­rés.

Ca­ris­má­ti­co

Gran ca­pa­ci­dad pa­ra co­no­cer a gen­te nue­va. No les asus­ta lle­gar a un si­tio y em­pe­zar a con­ver­sar con un des­co­no­ci­do. Per­so­nas idea­les pa­ra las re­la­cio­nes pú­bli­cas.

In­clu­si­vo

Sa­be pro­pi­ciar sen­ti­mien­to de equi­po en una or­ga­ni­za­ción. Se sien­te aco­gi­do por el gru­po y crea un sen­ti­mien­to glo­bal de per­te­nen­cia.

Es­tu­dio­so

Su gran ne­ce­si­dad es el cons­tan­te apren­di­za­je dia­rio. Le mo­ti­va el co­no­ci­mien­to por pla­cer. Abier­to a prác­ti­ca­men­te to­dos los cam­pos del co­no­ci­mien­to.

Com­pe­ti­ti­vo

Su gran mo­ti­va­ción es ser el me­jor. Ne­ce­si­ta a los de­más pa­ra mo­ti­var­se en el día a día.

Ana­lí­ti­co

Abor­da cual­quier si­tua­ción de for­ma ra­cio­nal. Pre­fie­re los he­chos ob­je­ti­vos a las emo­cio­nes. Per­so­nas muy ló­gi­cas que ne­ce­si­tan prue­bas cons­tan­te­men­te.

Pru­den­te

De­tec­ta cual­quier pe­li­gro y lo ana­li­za an­tes de to­mar la de­ci­sión. Ex­tre­ma­da­men­te cau­te­lo­so.

Res­pon­sa­ble

Se com­pro­me­te con to­do lo que di­ce y lo que ha­ce has­ta el ex­tre­mo. Muy ho­nes­to y leal.

Crea­ti­vo

Ma­ne­ja con ha­bi­li­dad la ge­ne­ra­ción de nue­vas ideas. Pien­sa el mun­do con una mi­ra­da nue­va, en una cons­tan­te tor­men­ta de ideas.

Copyright La Vanguardia Ediciones S.L. All rights reserved

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s