Talento. By Esteve Giralt. Via La Vanguardia

Querido Alex, del mismo modo que todos tenemos handicaps, tambien, todos tenemos talento para cosas determinadas. Lo dificil en esta vida, es descubrir cual es nuestro talento, poder potenciarlo y educarlo y finalmente que la sociedad nos permita que lo podamos usar y desempeñar a lo largo de nuestra vida. La suerte, el entorno, nuestra tenacidad asi como la compañia con la que nos rodeemos, seran importantes para potenciar nuestro talento. T’estimo Alex.

La re­vo­lu­ción del TA­LEN­TO
ES­TE­VE GI­RALT
La Vanguardia
14 de febrero de 2014

BA­SE FI­SIO­LÓ­GI­CA Los ta­len­tos que mar­can el éxi­to de los adul­tos se for­man de los 3 a los 16 años EL SIS­TE­MA To­do el es­fuer­zo se con­cen­tra de for­ma de­li­be­ra­da en las me­jo­res ap­ti­tu­des EL NUE­VO ‘COACH’ “Tra­ba­je­mos nues­tros ta­len­tos, no nues­tros pun­tos dé­bi­les; to­dos te­ne­mos for­ta­le­zas” LA AD­VER­TEN­CIA No se pue­de apren­der de to­do de for­ma in­dis­cri­mi­na­da, hay que ele­gir una ca­rre­ra. Un nue­vo mé­to­do, de ba­se cien­tí­fi­ca, irrum­pe con fuer­za des­de Es­ta­dos Uni­dos pa­ra iden­ti­fi­car los ta­len­tos in­na­tos do­mi­nan­tes de ca­da per­so­na, sea un ni­ño, un al­to eje­cu­ti­vo o un jo­ven em­pren­de­dor. El de­no­mi­na­do Clif­ton Strength­sFin­der es el re­sul­ta­do de la in­ves­ti­ga­ción rea­li­za­da por la com­pa­ñía ame­ri­ca­na Ga­llup tras en­tre­vis­tar a ca­si dos mi­llo­nes de pro­fe­sio­na­les en to­do el mun­do. Es­te sis­te­ma po­dría com­por­tar un cam­bio de pa­ra­dig­ma en la ges­tión de los re­cur­sos hu­ma­nos y es apli­ca­ble tan­to en el mun­do pro­fe­sio­nal co­mo en el edu­ca­ti­vo, con ac­ti­vi­da­des pa­ra iden­ti­fi­car los ta­len­tos in­na­tos y po­ten­ciar su desa­rro­llo.

El mé­to­do abo­ga por la ges­tión de las ha­bi­li­da­des pa­ra de­jar así de afron­tar só­lo las de­bi­li­da­des, co­mo has­ta aho­ra, con la pre­ten­sión de que ca­da per­so­na pue­de apren­der a ser com­pe­ten­te en ca­si to­do. “Las ma­yo­res opor­tu­ni­da­des de cre­ci­mien­to in­di­vi­dual se en­cuen­tran en sus áreas de ma- yor for­ta­le­za, los ta­len­tos son úni­cos y du­ra­de­ros”, di­ce Joan Ra­mon Ala­bart, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­tat Ro­vi­ra i Vir­gi­li (URV).

Di­rec­tor des­de ha­ce 20 años del MBA (Más­ter en Di­rec­ción y Ges­tión de Em­pre­sas) de la URV, el pro­fe­sor Ala­bart es uno de los pri­me­ros coach eu­ro­peos en su­pe­rar la for­ma­ción es­pe­cí­fi­ca en Es­ta­dos Uni­dos, con­cre­ta­men­te en Seattle, pa­ra po­der apli­car el nue­vo mé­to­do. Ga­llup, re­fe­ren­te in­ter­na­cio­nal en el sec­tor de las cien­cias so­cia­les, se ha mar­ca­do el ob­je­ti­vo de pre­pa­rar a cer­ca de un mi­llón de per­so­nas pa­ra di­vul­gar es­te sis­te­ma a es­ca­la glo­bal.

En al­gu­nas es­cue­las nor­te­ame­ri­ca­nas ya se apli­can mé­to­dos de apren­di­za­je ba­sa­dos en las ap­ti­tu­des in­na­tas de ca­da alumno; cen­tros edu­ca­ti­vos que se fi­jan ya en aque­llo en lo qué son real­men­te bue­nos sus alum­nos pa­ra di­ri­gir su for­ma­ción. En Es­ta­dos Uni­dos ha irrum­pi­do con fuer­za en pa­ra­le­lo un mo­vi­mien­to que pro­po­ne la de­no­mi­na­da re­vo­lu­ción de las for­ta­le­zas, con re­fe­ren­tes co­mo la edu­ca­do­ra Jen­ni­fer Fox, que abo­ga por de­jar de creer que los alum­nos pue­den ser com­pe­ten­tes en cual­quier ma­te­ria o cam­po que se pro­pon­gan.

“Las ca­pa­ci­da­des tie­nen un fuer­te com­po­nen­te in­na­to, en­tre los 3 y los 16 años se for­man los ta­len­tos”, ad­vier­te Ala­bart. Los ta­len­tos aflo­ran a par­tir de la frac­tu­ra de mi­llo­nes de co­ne­xio­nes si­náp­ti­cas, las re­la­cio­nes de con­tac­to que se es­ta­ble­cen en­tre las ter­mi­na­cio­nes de las cé­lu­las ner­vio­sas en el ce­re­bro. Se sos­tie­ne que la ba­se del ta­len­to es fi­sio­ló­gi­ca.

Se tra­ta de una he­rra­mien­ta pen­sa­da tam­bién pa­ra ayu­dar en la to­ma de de­ci­sio­nes en una or­ga­ni­za­ción o una em­pre­sa. “Si de­tec­tas las ha­bi­li­da­des de tus em­plea­dos be­ne­fi­cia­rás a la es­truc­tu-

ra de la em­pre­sa, pe­ro que­da mu­cho tra­ba­jo por ha­cer en es­te sen­ti­do. Por des­co­no­ci­mien­to pue­des per­der 15 años de un de­ter­mi­na­do em­plea­do al que le po­drías ha­ber sa­ca­do mu­cho pro­ve­cho”, des­ta­ca Al­fred Arias, pro­fe­sor tam­bién de la Ro­vi­ra i Vir­gi­li,

team coach es­pe­cia­li­za­do en la ges­tión de re­cur­sos hu­ma­nos, con ex­pe­rien­cia en gran­des com­pa­ñías.

Es­te mé­to­do es, pues, una for­ma ri­gu­ro­sa de au­to­co­no­ci­mien­to que per­mi­te ela­bo­rar, si se apli­ca de for­ma co­rrec­ta, un ran­king per­so­na­li­za­do con las me­jo­res ap­ti­tu­des de ca­da in­di­vi­duo. “De­be­mos po­ten­ciar y ex­plo­tar los ta­len­tos in­na­tos, aque­llos de­ter­mi­na­dos por nues­tras au­to­pis­tas neu­ro­na­les”, des­ta­ca Arias.

El pri­mer pa­so es so­me­ter­se al cues­tio­na­rio de los 34 ta­len­tos, que ha si­do res­pon­di­do ya por diez mi­llo­nes de per­so­nas en el mun­do, la ma­yo­ría en Es­ta­dos Uni­dos. To­dos los re­sul­ta­dos han ser­vi­do pa­ra ir per­fec­cio­nan­do el pro­pio sis­te­ma gra­cias a la ex­pe­rien­cia.

Tras con­tes­tar a es­te com­ple­jo cues­tio­na­rio, los da­tos son pro­ce­sa­dos y ca­da per­so­na re­ci­be una suer­te de diag­nós­ti­co, co­mo un tra­je a me­di­da. De los 34 ta­len­tos per­fec­ta­men­te des­cri­tos en un dic­cio­na­rio crea­do por el pro­pio mé­to­do, ca­da in­di­vi­duo po­see los de­no­mi­na­dos diez ta­len­tos “do­mi­nan­tes”. De ma­yor a me­nor gra­do, en es­te pri­mer ran­king se des­cri­ben las diez me­jo­res ap­ti­tu­des de ca­da per­so­na, sea su ca­pa­ci­dad pa­ra apren­der, pa­ra li­de­rar un equi­po, pa­ra avan­zar­se al fu­tu­ro o pa­ra per­ci­bir obs­tácu­los y ame­na­zas; ta­len­tos co­mo la res­pon­sa­bi­li­dad, la dis­ci­pli­na o la ca­pa­ci­dad pa­ra adap­tar­se con­ti­nua­men­te al cam­bio. Así has­ta una cla­si­fi­ca­ción úni­ca de 34 ti­pos de ha­bi­li­da­des. Los ta­len­tos si­tua­dos al fi­nal de la cla­si­fi­ca­ción ra­ra­men­te los uti­li­za­re­mos, se­gún ad­vier­ten los ex­per­tos.

Es­ta pri­me­ra fa­se de iden­ti­fi­ca­ción de los pun­tos fuer­tes de ca­da per­so­na es pa­ra mu­chos una suer­te de re­des­cu­bri­mien­to per­so­nal. “Los ta­len­tos for­man una par­te muy ín­ti­ma de la na­tu­ra­le­za de ca­da in­di­vi­duo, pe­ro no so­mos cons­cien­tes. Quie­nes nos co­no­cen sí, to­do ta­len­to tie­ne tam­bién su par­te ne­ga­ti­va”, ex­pli­ca el pro­fe­sor Ala­bart, que ayer reali­zó un pri­mer ta­ller en Ta­rra­go­na con pro­fe­sio­na­les de va­rios sec­to­res.

Con la de­tec­ción de las ap­ti­tu­des no se ha aca­ba­do ni el tra­ba­jo ni tam­po­co el mé­to­do; lle­ga en­ton­ces el mo­men­to de pa­sar a la ac­ción, pa­ra lo­grar po­ten­ciar los me­jo­res ta­len­tos. Se rea­li­zan en­ton­ces se­sio­nes de coaching es­pe­cí­fi­cas pa­ra di­se­ñar es­tra­te­gias con­cre­tas que per­mi­tan uti­li­zar las cua­li­da­des do­mi­nan­tes, aque­llos as­pec­tos en los que un de­ter­mi­na­do in­di­vi­duo es muy bueno. Se tra­ba­ja tam­bién pa­ra re­la­cio­nar es­tas ca­pa­ci­da­des con las ex­pe­rien­cias pro­fe­sio­na­les vi­vi­das, pa­ra dis­cer­nir si el éxi­to ha es­ta­do co­nec­ta­do con las me­jo­res ap­ti­tu­des per­so­na­les. “Po­de­mos re­pli­car de for­ma de­li­be­ra­da aque­llo que sin sa­ber­lo nos ha­bía con­du­ci­do al éxi­to. Tie­ne una po­ten­cia bru­tal por­que es­tá ba­sa­do en la in­ves­ti­ga­ción”, con­clu­ye Ala­bart.

Copyright La Vanguardia Ediciones S.L. All rights reserved

11 DE LOS TA­LEN­TOS

La Vanguardia
14 de febrero de 2014

Fle­xi­ble

In­di­vi­duo con una ca­pa­ci­dad es­pe­cial pa­ra adap­tar­se con fa­ci­li­dad a los cam­bios y a las si­tua­cio­nes im­pre­vi­si­bles. Vi­ve el pre­sen­te y el mo­men­to.

Es­tra­té­gi­co

Per­so­nas que ayu­dan a los equi­pos a pla­near lo que pue­de su­ce­der. Ab­sor­ben y ana­li­zan la in­for­ma­ción que pue­de ser cla­ve en la to­ma de de­ci­sio­nes.

Ini­cia­dor

Son ex­tre­ma­da­men­te bue­nos en po­ner en mar­cha un pro­yec­to. Muy im­pa­cien­tes en pa­sar a la ac­ción, aun­que des­pués pier­den el in­te­rés.

Ca­ris­má­ti­co

Gran ca­pa­ci­dad pa­ra co­no­cer a gen­te nue­va. No les asus­ta lle­gar a un si­tio y em­pe­zar a con­ver­sar con un des­co­no­ci­do. Per­so­nas idea­les pa­ra las re­la­cio­nes pú­bli­cas.

In­clu­si­vo

Sa­be pro­pi­ciar sen­ti­mien­to de equi­po en una or­ga­ni­za­ción. Se sien­te aco­gi­do por el gru­po y crea un sen­ti­mien­to glo­bal de per­te­nen­cia.

Es­tu­dio­so

Su gran ne­ce­si­dad es el cons­tan­te apren­di­za­je dia­rio. Le mo­ti­va el co­no­ci­mien­to por pla­cer. Abier­to a prác­ti­ca­men­te to­dos los cam­pos del co­no­ci­mien­to.

Com­pe­ti­ti­vo

Su gran mo­ti­va­ción es ser el me­jor. Ne­ce­si­ta a los de­más pa­ra mo­ti­var­se en el día a día.

Ana­lí­ti­co

Abor­da cual­quier si­tua­ción de for­ma ra­cio­nal. Pre­fie­re los he­chos ob­je­ti­vos a las emo­cio­nes. Per­so­nas muy ló­gi­cas que ne­ce­si­tan prue­bas cons­tan­te­men­te.

Pru­den­te

De­tec­ta cual­quier pe­li­gro y lo ana­li­za an­tes de to­mar la de­ci­sión. Ex­tre­ma­da­men­te cau­te­lo­so.

Res­pon­sa­ble

Se com­pro­me­te con to­do lo que di­ce y lo que ha­ce has­ta el ex­tre­mo. Muy ho­nes­to y leal.

Crea­ti­vo

Ma­ne­ja con ha­bi­li­dad la ge­ne­ra­ción de nue­vas ideas. Pien­sa el mun­do con una mi­ra­da nue­va, en una cons­tan­te tor­men­ta de ideas.

Copyright La Vanguardia Ediciones S.L.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s