¿Buenos y malos catalanes?

Querido Alex,
Interesante carta abierta de Borja Garcia Nieto. ¿Quienes son los buenos y quienes los malos? La respuesta desgraciadamente es estea: Depende del color del cristal con que lo miras….T’estimo Alex

1714: ¿bue­nos y ma­los ca­ta­la­nes?
B. GAR­CÍA-NIE­TO POR­TA­BE­LLA, pre­si­den­te del Círcu­lo Ecues­treimage
La Vanguardia
1 de enero de 2014

La gue­rra de Su­ce­sión a la co­ro­na es­pa­ño­la, ini­cia­da en 1701, fue el peor ne­go­cio de nues­tra his­to­ria. Mal asun­to mo­rir sin he­re­de­ro en Es­pa­ña. Con la gue­rra de Su­ce­sión pri­me­ro y tres gue­rras car­lis­tas un si­glo más tar­de, nos que­da­mos de­fi­ni­ti­va­men­te des­col­ga­dos de Eu­ro­pa.

El tra­ta­do de Utrecht su­pu­so el fin de la su­pre­ma­cía es­pa­ño­la en el or­den mun­dial. La vie­ja mo­nar­quía his­pa­na per­día la ma­yor par­te de sus po­se­sio­nes eu­ro­peas y po­nía fin a su va­lio­so mo­no­po­lio co­lo­nial. Car­los II, el úl­ti­mo de los Aus­trias es­pa­ño­les, mo­ría en Ma­drid en 1700. Las dos co­ro­nas con de­re­chos su­ce­so­rios: los Bor­bo­nes de Fran­cia y los Habs­bur­go de Aus­tria se pre­pa­ra­ron pa­ra la ba­ta­lla di­nás­ti­ca. Y ello a pe­sar de que Fe­li­pe de Bor­bón, ha­bía si­do ya de­sig­na­do por el tes­ta­men­to de Car­los II co­mo le­gí­ti­mo so­be­rano de Es­pa­ña. Ni Aus­tria, ni nues­tros en­ton­ces enemi­gos tra­di­cio­na­les –Gran Bre­ta­ña y Ho­lan­da– iban a acep­tar es­ta de­ci­sión. Así pues, en Es­pa­ña se li­bra es­ta con­tien­da en­tre 1700 y 1713, o 1715 si acep­ta­mos la ren­di­ción de Ma­llor­ca co­mo el úl­ti­mo he­cho mi­li­tar.

Es en es­ta Eu­ro­pa, que se ini­cia en el si­glo de las lu­ces, de la ra­zón, que de­be­mos si­tuar­nos en la Bar­ce­lo­na de 1700. Por un la­do, la no­ble­za ur­ba­na y la bur­gue­sía más pro­gre­sis­ta, ilus­tra­da y de­seo­sa de los cam­bios que ve­nían de Fran­cia, abra­zó al pre­ten­dien­te Bor­bón. Por otro, la no­ble­za ru­ral, bue­na par­te del cle­ro y los co­mer­cian­tes y ar­te­sa­nos que veían con re­ce­lo las nue­vas ideas del re­for­mis­mo bor­bó­ni­co, y pre­fe­rían con­ser­var sus pri­vi­le­gios he­re­da­dos del ré­gi­men an­te­rior, vie­ron con bue­nos ojos al ar­chi­du­que Car­los. ¿Eran unos me­jo­res ca­ta­la­nes que los otros? No, sin du­da no. Eran dos for­mas de ver una reali­dad so­cial y dos pro­yec­tos de so­cie­dad al­ter­na­ti­vos. Dos per­so­na­jes re­le­van­tes de la his­to­ria bar­ce­lo­ne­sa de ese mo­men­to, ilus­tres ciu­da­da­nos y cla­ra­men­te en­fren­ta­dos enemi­gos – bo­ti­fler el uno, aus­tria­cis­ta el otro–, fue­ron mis dos abue­los sex­tos por lí­nea ma­ter­na. Uno, An­to­nio de Alós y Rius, y el otro, Jo­sé Gal­ce­rán de Pi­nós.

Alós to­mó Bar­ce­lo­na con el du­que de Ber­wick y fue uno de los seis prohom­bres bar­ce­lo­ne­ses que re­pre­sen­ta­ron a Fe­li­pe V en la en­tre­ga de la ciu­dad. Pi­nós, en­fren­te, lle­vó uno de los cor­do­nes del es­tan­dar­te de San­ta Eu­la­lia que enar­bo­ló Ra­fael Ca­sa­no­va el 11 de sep­tiem­bre. Los dos lu­cha­ban por un rey pa­ra Es­pa­ña, pe­ro ca­da uno des­de su po­si­ción y con­cep­ción de or­ga­ni­za­ción so­cial. Ca­ta­lun­ya no per­dió nin­gu­na gue­rra. A los ca­ta­la­nes nos uti­li­za­ron unos y otros. El apo­yo in­glés fue to­tal­men­te in­tere­sa­do; el del ar­chi­du­que se des­va­ne­ció cuan­do he­re­dó en 1711 el trono aus­tria­co. El úni­co in­te­rés de las po­ten­cias eu­ro­peas fue el su­yo pro­pio. El abue­lo Alós ju­ró fi­de­li­dad a Fe­li­pe V, que ha­bía ju­ra­do los fue­ros ca­ta­la­nes re­cién es­tre­na­do su trono. Años más tar­de, con la in­va­sión de Bar­ce­lo­na, Alós fue per­se­gui­do y sa­quea­da su ca­sa y ha­cien­da, te­nien­do que es­ca­par dis­fra­za­do de sa­cer­do­te. ¿Por qué Ca­ta­lun­ya abra­zó al ar­chi­du­que Car­los?

Fe­li­pe V ha­bía con­fir­ma­do los fue­ros y pri­vi­le­gios ca­ta­la­nes en las Cor­tes de Bar­ce­lo­na de 1702. ¿Por qué en­ton­ces de­fen­der al ar­chi­du­que? La en­tra­da triun­fal en Bar­ce­lo­na del pre­ten­dien­te aus­tria­co fue el ini­cio de una con­tien­da más eu­ro­pea que es­pa­ño­la. La de­rro­ta aus­tria­ca con­lle­vó per­der fue­ros e ins­ti­tu­cio­nes, al no re­sul­tar tan mag­ná­ni­mo Fe­li­pe V co­mo su abue­lo Luis XIV le ha­bía su­ge­ri­do.

Pa­ra Vi­cens Vi­ves, sin em­bar­go, el cas­ti­go fue a su vez un re­vul­si­vo pa­ra los ca­ta­la­nes. Se les abrían las puer­tas a par­ti­ci­par tan­to en el mer­ca­do pe­nin­su­lar co­mo en el ame­ri­cano, y to­das las ener­gías se van a di­ri­gir a re­em­pren­der el ca­mino del pro­gre­so eco­nó­mi­co, que se pro­lon­ga­rá du­ran­te to­do el si­glo XVIII, coin­ci­dien­do con la fun­da­ción de las reales aca­de­mias y el au­men­to de­mo­grá­fi­co, vi­vien­do Ca­ta­lun­ya un pe­rio­do de lar­ga pros­pe­ri­dad.

Es­ta dis­tin­ción en­tre bue­nos y ma­los ca­ta­la­nes la arras­tra­mos des­de el si­glo XVIII. No pue­do acep­tar que mi abue­lo Pi­nós fue­se más o me­nos ca­ta­lán que mi abue­lo Alós. A lo lar­go de los si­glos los ca­ta­la­nes he­mos abra­za­do cau­sas opues­tas se­gún nues­tra pro­pia his­to­ria y nues­tra con­cep­ción de mo­de­lo de so­cie­dad. ¿Era más ca­ta­lán Prim que Sa­valls? Prim li­be­ral, Sa­valls car­lis­ta, am­bos ca­ta­la­nes. ¿Có­mo me­di­mos la ca­ta­la­ni­dad? ¿Por la pros­pe­ri­dad re­la­ti­va que ge­ne­ra­mos pa­ra un país, por nues­tros ape­lli­dos, por nues­tro ni­vel de ca­ta­lán, por nues­tra ad­he­sión a un par­ti­do po­lí­ti­co u a otro, por nues­tro sen­ti­mien­to de in­de­pen­den­cia? Ca­ta­lun­ya no ga­nó ni per­dió gue­rras. Los ca­ta­la­nes las ga­na­mos o per­di­mos, es­tan­do de un la­do o de otro. En 1936, otra te­rri­ble gue­rra, dón­de unos y otros, to­dos ca­ta­la­nes, se en­fren­ta­ron por un mo­de­lo de so­cie­dad. Co­mo ex­cep­ción a mis afir­ma­cio­nes, sí de­be­mos de­cir que Ca­ta­lun­ya per­dió ins­ti­tu­cio­nes pro­pias y pri­vi­le­gios en fun­ción de que unos u otros fue­sen los ven­ce­do­res.

Hoy, con nues­tras ins­ti­tu­cio­nes más vi­vas que nun­ca, go­za­mos de un ni­vel de au­to­go­bierno ja­más dis­fru­ta­do. Me­jo­rar nues­tras ins­ti­tu­cio­nes y los ins­tru­men­tos de go­bierno, ha­cer­los más cer­ca­nos y efi­ca­ces, re­pen­sar el mo­de­lo de in­gre­sos y gas­tos, plan­tear mo­de­los de fi­nan­cia­ción al­ter­na­ti­vos al ac­tual, to­do ca­be. Pe­ro no per­da­mos de vis­ta la reali­dad, ni nues­tra his­to­ria, y me­nos los nue­vos mo­men­tos que vi­ve Eu­ro­pa y el mun­do. Una Eu­ro­pa, con una pro­gre­si­va unión ban­ca­ria y fis­cal y el mun­do con tres blo­ques que lu­chan por en­con­trar su es­pa­cio, que se des­pla­za ha­cia Orien­te. No nos po­de­mos en­ga­ñar, ni en­ga­ñar con fal­sas qui­me­ras. Que ca­da uno se sien­ta co­mo quie­ra, pe­ro yo se­gui­ré de­fen­dien­do que no exis­ten ca­ta­la­nes bue­nos y ma­los, que to­dos lo son, tan­to Alós co­mo Pi­nós y, por su­pues­to, aque­llos que co­mo yo, nos sen­ti­mos tan ca­ta­la­nes co­mo es­pa­ño­les.

Copyright La Vanguardia Ediciones S.L. All rights reserved

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s