Madiba persiguio su sueño

Querido Alex, estos días la figura de Nelson Mandela surge, triste por su desaparición, a la vez que merecidamente profusa y ejemplar por doquier. Toda la historia de la vida de este hombre convertido en leyenda es noticia. Curiosamente su muerte coincide con la publicación de mi libro titulado “Persigue tus sueños”, algo que Mandela no dejó de hacer en su vida y me alegra rendirle así mi pequeño homenaje. Madiba era probablemente uno de los pocos líderes en positivo vivo de la humanidad, si exceptuamos al Papa Francisco y quizás también Obama, desgraciadamente pocos más. Lo que más me fascina es como un hombre normal con virtudes y defectos consiguió convertir su existencia en algo ejemplar. También la enorme inteligencia de un hombre que tras 27 años injustamente encarcelado, fue capaz de no utilizar el odio y la venganza acumulada contra sus captores, anteponiendo el bienestar de su país al suyo propio. Utilizó la colaboración frente al enfrentamiento, la palabra frente a la violencia. Como ciudadano del mundo me alegro de haber coincidido con él. Ya es hora de que nuestros líderes sean gente corriente que se equivoca y fracasa al igual que aciertan y alcanzan sus sueños en beneficio de la humanidad. Pero desde esta carta, Alex, quiero agradecerle a Nelson Mandela, su apoyo al deporte en general y como supo interpretar sus reglas y valores en favor de la sociedad, destacando la importancia del éxito, el esfuerzo, la disciplina, el fair play y por supuesto los fracasos. No quiero finalizar estas líneas Alex, sin mencionar tres frases del preso 4664 de Robben Island. “Derribar y destruir es muy fácil. Los héroes son aquellos que construyen y que trabajan por la paz”. “Una experiencia demoledora fue la muerte de mi hijo mayor en un accidente de coche. Además de mi hijo era mi amigo y me dolió muchísimo…”, “El deporte tiene el poder de transformar el mundo. Tiene el poder de inspirar, de unir a la gente como pocas otras cosas… Tiene más capacidad que los gobiernos de derribar barreras raciales”. Como presidente de la Fundación Laureus España me identifico con todas ellas y me siento honrado de haber recibido su apoyo incondicional, su espíritu positivo y siempre constructivo. No deberíamos olvidarte jamás, Madiba. Alex, segur que te’l trobaras aviat. Alla a on estiguis, disfruta de la seva maravellosa companyia. T’estimo, Alex.image

Anuncios