El mundo al reves. By JW Wilkinson, via La Vanguardia

Nunca pense que el mundo evolucionaria tal como lo esta haciendo. Siempre he creido en el progreso, en la necesidad de ausencia de fronteras , en la igualdad, pero a la vez en la competencia para hacer frente a la incompetencia, pero tambien en la solidaridad y la generosidad del ser humano, pero esta temdencia en la que yo creia, nos esta llevando de nuevo a errores del pasado. ¿Por que sera que el ser humano siempre tropieza en las mismas piedras y siempre comete los mismos errores? ¿Vamos por el buen camino?

El mun­do al re­vés
John Wi­lliam Wil­kin­son
La Vanguardia – Dinero
3 de noviembre de 2013

Oc­ci­den­te ha vuel­to a ser com­pe­ti­ti­vo a ba­se de acep­tar sa­la­rios y con­di­cio­nes de tra­ba­jo asiá­ti­cos. Hay un apues­to trein­ta­ñe­ro ja­po­nés en pri­mer plano. Es gua­po a la ma­ne­ra oc­ci­den­tal, con su se­do­so ca­be­llo ne­gro, re­cor­ta­do bi­go­te y pe­ri­lla le­ve. Es­tá sen­ta­do en un am­plio y có­mo­do asien­to de avión, ob­via­men­te en cla­se bu­si­ness, y se ha­lla en el ac­to de cor­tar con la ayu­da de unos ele­gan­tes cu­bier­tos el pri­mer tro­zo de un su­cu­len­to y po­co he­cho so­lo­mi­llo de ter­ne­ra. Una guar­ni­ción de ver­du­ri­tas li­ge­ra­men­te sal­tea­das com­ple­men­tan el pla­to, que com­par­te la ban­de­ja con un pa­ne­ci­llo re­don­do re­cu­bier­to de se­mi­llas, un cuen­co de en­sa­la­da ver­de y una co­pa de vino tin­to. El via­je­ro ja­po­nés son­ríe con­ten­to, apun­to co­mo es­tá de pro­ce­der a la pla­cen­te­ra in­ges­ta de tan ape­ti­to­so al­muer­zo.

A su iz­quier­da, al otro la­do del an­cho pa­si­llo, una jo­ven y son­rien­te be­lle­za ru­bia –¿ame­ri­ca­na, eu­ro­pea?– sos­tie­ne en­tre un par de pa­li­llos la­quea­dos un bo­ca­do de sus­hi, al tiem­po que di­ri­ge una mi­ra­da de apro­ba­ción cóm­pli­ce ha­cia el co­me­dor de so­lo­mi­llos ni­pón. Las pier­nas de la se­ño­ri­ta, que vis­te cha­que­ta azul so­bre blu­sa blan­ca y pan­ta­lón ma­rrón os­cu­ro, de­ben de ser lar­guí­si­mas, pues apro­ve­chan­do el hol­ga­do es­pa­cio de­ne­ga­do a los po­bres dia­blos que vue­lan ha­ci­na­dos en tu­ris­ta o –¡ho­rror!– low cost, so­bre­sa­len muy mu­cho por de­ba­jo de la me­sa ple­ga­ble.

El al­muer­zo de la jo­ven ya­ce so­bre un im­po­lu­to man­tel blan­co y es­tá com­pues­to de sus­hi va­ria­do, tres sal­sas y una pe­que­ña y her­mo­sa bo­te­lla cua­dra­da de ce­rá­mi­ca blan­ca de­co­ra­da con dos hi­le­ras ver­ti­ca­les de pic­to­gra­mas ja­po­ne­ses. Con­tie­ne sa­ke. Le acom­pa­ña un va­si­to del mis­mo ma­te­rial y di­se­ño.

Me­dian­te es­ta atrac­ti­va e in­ge­nio­sa ima­gen se anun­cia en pa­pel couché la ae­ro­lí­nea de un pe­que­ño país de Orien­te Me­dio, que, gra­cias a sus po­zos de pe­tró­leo, na­da en la opu­len­cia. A pri­me­ra vis­ta, no hay en la fo­to na­die más que los dos pa­sa­je­ros des­cri­tos. Pe­ro si se fi­ja en las ven­ta­ni­llas que hay en se­gun­do plano, a la iz­quier­da de la jo­ven, por las que en­tra una te­nue luz, sal­vo en el ex­tre­mo in­fe­rior de la de la de­re­cha, don­de re­lu­ce un pun­to blan­co ce­ga­dor, que es el sol, una vez su­pe­ra­dos los efec­tos ce­ga­do­res, se apre­cia con cier­ta sor­pre­sa que hay una ter­ce­ra per­so­na.

De­trás de la jo­ven se re­cor­ta en­tre el re­sol y la som­bra la si­lue­ta de la ca­ra de un hom­bre. Cues­ta dis­tin­guir su iden­ti­dad, pe­ro si se tie­ne en cuen­ta el gro­sor del ca­be­llo ne­gro y los la­bios, po­dría tra­tar­se de un ára­be. ¿Qué pin­ta es­te enig­má­ti­co y des­di­bu­ja­do in­di­vi­duo en un anun­cio tan pre­me­di­ta­do?

Ade­más de te­ner cier­ta gra­cia es­te in­ter­cam­bio cul­tu­ral en­tre Oc­ci­den­te y Orien­te, el anun­cio ven­de con­fort y lu­jo. Ven­ga de don­de ven­ga, le es­pe­ra a cual­quie­ra que pue­da per­mi­tir­se via­jar en bu­si­ness un con­for­ta­ble asien­to­ca­ma y, a la ho­ra de co­mer, una car­ta de co­ci­na gour­met pa­ra to­dos los gus­tos. Pe­ro es­ta atrac­ti­va ima­gen in­vi­ta a otras in­ter­pre­ta­cio­nes, má­xi­me si se pien­sa en ese hom­bre ca­si in­vi­si­ble de de­trás de la jo­ven.

Las tres per­so­nas del anun­cio re­pre­sen­tan el trío de po­ten­cias que con­tro­lan el mun­do y el cam­bio que se es­tá pro­du­cien­do en sus re­la­cio­nes y cos­tum­bres. Oc­ci­den­te –de­ca­den­te, des­orien­ta­do y do­li­do– bus­ca con­sue­lo eco­nó­mi­co, eco­ló­gi­co y es­pi­ri­tual. A me­nu­do en­cuen­tra las res­pues­tas en Orien­te, en un Orien­te idea­li­za­do. Ahí es­tá la se­ño­ri­ta ru­bia con su sus­hi y, muy pro­ba­ble­men­te, sus cla­ses de yo­ga y se­sio­nes de me­di­ta­ción.

Orien­te, el Le­jano Orien­te, al fin ha en­con­tra­do la sen­da de cre­ci­mien­to que pro­por­cio­na­rá ri­que­za a sus mi­les de mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, quie­nes, ya har­tos de tan­to cuen­co de arroz, quie­ren zam­par­se a dia­rio un so­lo­mi­llo co­mo el pa­sa­je­ro ja­po­nés. Y lo pien­san sin aso­mo de es­pi­ri­tua­li­dad, co­mo no sea la cris­tia­na im­por­ta­da de un des­creí­do Oc­ci­den­te. Si a al­guien le to­ca es­car­men­tar, que sean los oc­ci­den­ta­les. Lo que a los asiá­ti­cos les atrae de Oc­ci­den­te es su he­do­nis­mo.

El ter­cer pa­sa­je­ro, que ape­nas se ve, po­dría ser el pro­pie­ta­rio de la ae­ro­lí­nea que se anun­cia. Sea o no ára­be, re­pre­sen­ta el mun­do del is­lam, que se ex­tien­de des­de Se­ne­gal has­ta In­do­ne­sia; un mun­do re­gi­do por la re­li­gión y man­te­ni­do por los pe­tro­dó­la­res. Tra­di­cio­nal y con­ser­va­dor, re­cha­za par­ti­ci­par en el in­ter­cam­bio de va­lo­res y cos­tum­bres de los otros dos. Le bas­ta y le so­bra pro­por­cio­nar­les el avión y el com­bus­ti­ble que lo per­mi­te vo­lar.

In­clu­so el ob­ser­va­dor más des­pis­ta­do tie­ne que dar­se cuen­ta de que mien­tras po­co a po­co se orien­ta­li­za Oc­ci­den­te, Orien­te se oc­ci­den­ta­li­za a mar­chas for­za­das. El mun­do del is­lam, en cam­bio, pe­se a los in­ten­tos de mo­der­ni­za­ción, per­ma­ne­ce ina­mo­vi­ble. Den­tro de po­co, la ima­gen de mi­llo­nes de chi­nos cir­cu­lan­do en bi­ci­cle­ta por la Chi­na de Mao ha­brá si­do re­em­pla­za­da por la de cual­quier ciu­dad oc­ci­den­tal; y los atas­cos que co­lap­sa­ban las ur­bes oc­ci­den­ta­les, aho­ra es­tran­gu­lan y con­ta­mi­nan a las ciu­da­des orien­ta­les.

Mas no só­lo cir­cu­lan mer­can­cías y cos­tum­bres por la vía de do­ble sen­ti­do en­tre Oc­ci­den­te y Orien­te: tam­bién tran­si­tan per­so­nas, con­di­cio­nes la­bo­ra­les y sis­te­mas po­lí­ti­cos. Si Oc­ci­den­te ha vuel­to a ser com­pe­ti­ti­vo, co­mo pro­cla­man al­gu­nos, se de­be en gran me­di­da a que se ha re­ba­ja­do has­ta el pun­to de acep­tar sin re­chis­tar sa­la­rios y con­di­cio­nes de tra­ba­jo asiá­ti­cos.

Lle­ga­rá el día en el que Bru­se­las dic­te que to­do eu­ro­peo vis­ta el mis­mo uni­for­me azul, mon­te en bi­ci­cle­ta y apa­gue las lu­ces al ano­che­cer. Eso sí, a cam­bio de un cuen­co de arroz tres ve­ces al día. Ha­rá fal­ta una gran pre­pa­ra­ción es­pi­ri­tual pa­ra en­ca­jar el gol­pe.

¿Que si cho­que de ci­vi­li­za­cio­nes? Se­gún es­te anun­cio, na­da de eso. Al me­nos no en bu­si­ness, don­de el lu­jo asiá­ti­co y el prag­ma­tis­mo oc­ci­den­tal son trans­por­ta­dos por un dis­cre­to je­que ára­be.

Copyright La Vanguardia Ediciones S.L. All rights reserved

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s