Emprender, fracasar y volver a emprender. By Jordi Goula via La Vanguardia

Dentro de un mes publico de la mano de Edebe Ediciones, mi juevo libro. Esta destinado al emprendimiento y a los emprendedores y en el, ademas de explicar las bondades del emprendimiento, explico en el la importancia de los fracasos, algo aun poco aceptado en nuestro pais y requerido en los paises anglosajones. Si aparece alguien que dice no haber fracasado jamas, desconfia, o miente o no ha hacho nada en su vida. image

¡Fra­ca­sar no es pe­ca­do!
Jor­di Gou­la
La Vanguardia – Dinero
3 de noviembre de 2013

El afec­ta­do de­be ver el fra­ca­so co­mo al­go na­tu­ral y bueno si es ca­paz de con­ver­tir­lo en va­lor de fu­tu­ro Pa­ra la pe­que­ña em­pre­sa no hay me­jor pro­fe­sor que otro em­pre­sa­rio que cuen­te sus ex­pe­rien­cias. Sa­bía que un 50% de los em­pren­de­do­res que fra­ca­san en su pri­mer in­ten­to ya no vuel­ve a pro­bar­lo? Una bar­ba­ri­dad, si pen­sa­mos que ca­si las dos ter­ce­ras par­tes de las nue­vas em­pre­sas des­apa­re­cen en cin­co años. A juz­gar por es­tas ci­fras, pa­re­ce que no se apren­de de los erro­res co­me­ti­dos, por lo me­nos, en una ci­fra que pa­rez­ca su­fi­cien­te. Y no se apren­de por­que no es fá­cil. De en­tra­da, el en­torno no ayu­da. Es­ta­mos ins­ta­la­dos en una cul­tu­ra que cas­ti­ga el fra­ca­so pro­fe­sio­nal y no di­ga­mos có­mo lo ha­cen las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras… Y, sin em­bar­go, no de­be­ría ser así. La cul­tu­ra an­glo­sa­jo­na es un buen es­pe­jo don­de mi­rar­se. Pa­ra ellos –al igual que de­be­ría ser pa­ra no­so­tros– el fra­ca­so se ve co­mo al­go na­tu­ral en la pro­pia vi­da, tan­to en el te­rreno per­so­nal co­mo en el pro­fe­sio­nal y co­mo un pa­so ne­ce­sa­rio pa­ra ad­qui­rir ex­pe­rien­cia. Evi­den­te­men­te, un error se ha de sa­ber trans­for­mar en ex­pe­rien­cia y, es­ta, lue­go en opor­tu­ni­dad. Dos pa­sos tan fá­ci­les de de­cir co­mo di­fí­ci­les de lle­var a ca­bo. Y en eso, pre­ci­sa­men­te es­tán en la Bu­si­ness School de la UOC, que des­de el pa­sa­do año rea­li­zan un ci­clo de de­ba­tes lla­ma­dos Fra­ca­sos opor­tu­nos (véa­se re­cua­dro) con la idea de va­lo­ri­zar el fra­ca­so per­so­nal y em­pre­sa­rial y tra­tar de pa­liar es­te error de nues­tra so­cie­dad.

“Pa­ra em­pe­zar, hay un as­pec­to se­mán­ti­co que te­ner en cuen­ta”, ex­pli­ca Joan Mi­quel Pi­qué, con­sul­tor y coach de la UOC. “En nues­tra cul­tu­ra, el error se acep­ta. Es co­mo el pe­ca­do, te arre­pien­tes y lue­go si­gues. Pe­ro si fra­ca­sas, aun sien­do el mis­mo con­cep­to de fon­do, tie­ne una con­no­ta­ción psi­co­ló­gi­ca mu­cho más fuer­te y mar­ca más a la per­so­na y, por su­pues­to, no te di­go si ha­bla­mos de fra­ca­sa­do, por­que la car­ga to­da­vía sube de tono”. Por ello, “si en vez de de­mo­ni­zar el fra­ca­so tra­ta­mos de va­lo­ri­zar­lo y en lu­gar de fra­ca­so ha­bla­mos de cam­bio, la po­si­bi­li­dad de sa­lir con éxi­to y evi­tar el hun­di­mien­to, cre­ce. Se tra­ta de ha­cer ver al afec­ta­do que el fra­ca­so no es ma­lo en sí, que es al­go na­tu­ral al ne­go­cio, aun­que só­lo es bueno si eres ca­paz de con­ver­tir­lo en va­lor de fu­tu­ro”, aña­de Joan To­rrent, di­rec­tor de la Bu­si­ness School de la UOC.

Una par­ti­cu­la­ri­dad que las­tra a los em­pren­de­do­res en Ca­ta­lun­ya –y tam­bién en Es­pa­ña– es que el desa­rro­llo de una nue­va idea de ne­go­cio es­tá muy li­ga­da a la fa­mi­lia. “Un 90% de em­pre­sas na­cen con di­ne­ro de la fa­mi­lia o con fa­mi­lia­res en la mis­ma y eso im­pli­ca una car­ga emo­cio­nal ex­tra que re­sul­ta muy di­fí­cil de so­por­tar. Te lle­vas la em­pre­sa a ca­sa y cuan­do las co­sas no van bien en el ne­go­cio, la vi­da en fa­mi­lia se com­pli­ca mu­cho… al­go que evi­tan los an­glo­sa­jo­nes, que tra­tan de que es­te víncu­lo no exis­ta. Sa­ben que si la em­pre­sa va mal, la res­pon­sa­bi­li­dad es es­tric­ta­men­te em­pre­sa­rial, no fa­mi­liar. Aquí el re­sul­ta­do aca­ba sien­do, en mu­chas oca­sio­nes, un fra­ca­so em­pre­sa­rial y una rup­tu­ra fa­mi­liar”, pro­si­gue To­rrent.

Am­bos ci­tan el ejem­plo nor­te­ame­ri­cano –en las an­tí­po­das de aquí– de que una en­ti­dad fi­nan­cie­ra va­lo­ra po­si­ti­va­men­te a la ho­ra de con­ce­der un cré­di­to que al­guien ya es­té fo­guea­do en al­gún fra­ca­so an­te­rior. Lo que allí se va­lo­ra, aquí se cas­ti­ga, en de­fi­ni­ti­va. “Lo que en otro en­torno se­ría in­tere­san­te pa­ra va­lo­rar, aquí no se ha­ce. Con­tra eso tra­ta­mos de lu­char en la UOC”, di­ce To­rrent. “He­mos com­pro­ba­do que al­go que ayu­da a quien se sien­te fra­ca­sa­do es co­no­cer a otros en su mis­ma si­tua­ción. En el en­torno de las em­pre­sas pe­que­ñas no hay me­jor pro­fe­sor que otro em­pre­sa­rio que le ex­pli­que sus ex­pe­rien­cias. Lo di­fí­cil es ha­llar per­so­nas que ac­ce­dan a ex­pli­car sus fra­ca­sos pro­fe­sio­na­les. Cuan­do lo ha­ce, el im­pac­to en el au­di­to­rio es no­ta­ble”, co­men­ta Pi­qué.

¿Pe­ro có­mo trans­for­mar el fra­ca­so en ex­pe­rien­cia? Pa­ra To­rrent, “lo im­por­tan­te es ser ca­paz de in­terio­ri­zar que en tus prác­ti­cas de ne­go­cio uti­li­za­rás el sis­te­ma de prue­ba y error. Así, si te equi­vo­cas, no es un fra­ca­so, es só­lo un error que en­tra den­tro de lo pre­vis­to”. “Es que el fra­ca­so lo ve­mos a me­nu­do co­mo el fi­nal de al­go, cuan­do se de­be ver co­mo el ini­cio de al­go nue­vo”, di­ce Pi­qué, pa­ra quien es cla­ve en es­te pa­so “te­ner otra idea en la que pue­das uti­li­zar la ex­pe­rien­cia me­mo­ri­za­da”. Ad­mi­te que es­to no es fá­cil, por lo que hay que ayu­dar a la per­so­na a que “sa­que” ideas de don­de no cree que las ha­ya. “Aca­ban sa­lien­do”, ase­gu­ra. “Sin du­da el fra­ca­so ador­me­ce el es­pí­ri­tu em­pren­de­dor, pe­ro el sus­tra­to exis­te y se tra­ta de re­cu­pe­rar­lo”, pun­tua­li­za To­rrent.

Por sen­ti­do co­mún, la pro­ba­bi­li­dad de que al­guien que ha op­ta­do por de­jar un sa­la­rio y em­pren­der una aven­tu­ra , aun­que es­ta le fa­lle, vuel­va otra vez al sa­la­rio, es ba­ja. Así lo de­mues­tra tam­bién el per­fil de per­so­nas que acu­den a los de­ba­tes de la UOC. Afir­man que “el per­fil de em­pren­de­dor que nos vie­ne es va­rio­pin­to. Por ejem­plo, el de la per­so­na con ex­pe­rien­cia pro­fe­sio­nal di­la­ta­da en una mul­ti­na­cio­nal que es­tá har­ta de via­jar 200 días al año y quie­re de­jar la em­pre­sa por un año pa­ra mon­tar al­go por su cuen­ta en lo que do­mi­na. Aca­ban jun­tán­do­se con otra per­so­na. La em­pren­de­du­ría co­la­bo­ra­ti­va es muy im­por­tan­te, en el sen­ti­do de su­mar a gen­te vo­ca­cio­nal y con ex­pe­rien­cia con otros que han fra­ca­sa­do. Fun­cio­na”, con­clu­yen.

Copyright La Vanguardia Ediciones S.L. All rights reserved

Ex­per­tos en equi­vo­car­se

La Vanguardia – Dinero
3 de noviembre de 2013

“El ci­clo de de­ba­tes se creó por­que en ple­na épo­ca de desáni­mo y cri­sis (a fi­na­les del 2011), pen­sa­mos que se ne­ce­si­ta­ba un re­vul­si­vo y de­mos­trar que de los fra­ca­sos se pue­de apren­der y que pue­den ser muy opor­tu­nos pa­ra cam­biar. Apor­ta­mos tes­ti­mo­nios de ex­per­tos en fra­ca­sos, pe­ro que han ser­vi­do pa­ra bus­car otras opor­tu­ni­da­des”. Pa­ra Joan To­rrent, “el fra­ca­so tie­ne un po­der trans­for­ma­dor muy gran­de”. Es­ta es la idea de fon­do del ci­clo de de­ba­tes Fra-ca­sos opor­tu­nos, que la UOC Bu­si­ness School lle­va desa­rro­llan­do des­de el 2012, de for­ma tri­mes­tral, con el ob­je­ti­vo de trans­mi­tir la va­lo­ri­za­ción del fra­ca­so co­mo un ins­tru­men­to muy útil pa­ra la em­pren­de­du­ría, la ges­tión y la di­rec­ción de em­pre­sas.

Es­te ci­clo de de­ba­tes in­ter­ac­ti­vos y par­ti­ci­pa­ti­vos pre­ten­den dar a co­no­cer opor­tu­ni­da­des de ne­go­cio a tra­vés del aná­li­sis de fra­ca­sos em­pre­sa­ria­les. En es­te con­tex­to, va­rios aca­dé­mi­cos y em­pre­sa­rios ex­pli­can las ra­zo­nes de la quie­bra de su pro­yec­to y las lec­cio­nes que han ex­traí­do de ca­ra a fu­tu­ras ex­pe­rien­cias per­so­na­les y em­pre­sa­ria­les de éxi­to.

En es­te con­tex­to, los ex­per­tos apun­tan que un em­pren­de­dor nor­te­ame­ri­cano ex­pe­ri­men­ta 3,75 fra­ca­sos em­pre­sa­ria­les an­tes de al­can­zar un triun­fo. En cam­bio, el 50% de los em­pre­sa­rios es­pa­ño­les tie­nen mie­do al fra­ca­so y el 64% de los que fa­llan no lo vuel­ven a pro­bar por se­gun­da vez. “Por eso –con­ti­núa To­rrent– en la UOC Bu­si­ness School ini­cia­mos es­te ci­clo de va­lo­ri­za­ción de los fra­ca­sos con el ob­je­ti­vo de fa­ci­li­tar el in­ter­cam­bio y las si­ner­gias en­tre el em­pre­sa­ria­do pa­ra apro­ve­char las opor­tu­ni­da­des de la cri­sis”.

Copyright La Vanguardia Ediciones S.L. All rights reserved

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s