Abuelos y nietos by Eulalia Sole via La Vanguardia

Hace dos años , publique mi tercer libro, Aprender a ser abuelo. En el libro, explico como imaginaba lo que debia ser y sentir un abuelo y luego en la segunda parte, como es ser abuelo de verdad. El libro es un reflejo de la ilusion de un abuelo primerizo. Hoy son dos los nietos que tenemos. Leyendo el articulo de Eulalia Sole, en especial su primera parte, me ha hecho meditar mucho . Me siento joven, feliz de ser abuelo, disfruto con mis nietos, pero a la vez recuerdo a mi padre afectado por un Alhaimer a los 66 años y como esta enfermedad le transformo y deterioro en tres años hasta lau muerte. El articulo de Sole me ha hecho meditar y pensar mucho en la relacion nietos y abuelos. Esta relacion a veces pasa de ludica y pedagogica de los abuelos a los nietos hasta que se transforma cuando los abuelos enferman. Es ahi cuando los padres debemos educar a nustros hijos para que nunca rompan su relacion con sus abuelos, ni cuando esten mal. Los abuelos son tis raices, la memoria de la familia, el amor desinteresado, la tolerancia, la madurez….image

Abue­los con alz­hei­mer y nie­tos
Eu­là­lia So­lé
La Vanguardia
1 de noviembre de 2013

Un estudio realizado en la Universitat de Barcelona sobre las relaciones de los nietos adolescentes con los abuelos que padecen alzheimer invita a comentar algunos aspectos. Existe uno tierno, cual es la persistencia del recuerdo del abuelo o la abuela jóvenes, cuando eran cuidadores entrañables y compañeros de juegos infantiles. Otro aspecto es duramente realista: ya hay escaso contacto con los abuelos. Además de dedicarles muy poco tiempo en actividades de esparcimiento, o meramente para hacerles compañía, estar a su lado apenas les aporta satisfacción. Es probable que el sentimiento dominante sea el de angustia ante la decrepitud que se muestra a sus ojos. La adolescencia conforma una etapa de la vida en la que, como es de rigor para el desarrollo de la humanidad, la energía, la ilusión y el ansia de vivir se hallan presentes con imperiosa fuerza. Por eso mismo, la constatación del declive y la finitud necesariamente han de desestabilizar y afligir. Por lo demás, sucede que cuanto más intensa ha sido la relación mantenida previamente, mayor impacto emocional se produce en los nietos adolescentes enfrentados al deterioro físico y mental de los abuelos. Siempre se echa de menos en mayor medida aquello de lo que se ha disfrutado con intensidad, aunque también se constata en el estudio que en los adolescentes esta añoranza no influye en su modo de vida. El ímpetu de la juventud supera con creces cualquier envite negativo.
Por otro lado, valga señalar que el alejamiento de los nietos y nietas con respecto a los abuelos es una disposición común aunque estos no sean víctimas del alzheimer u otras enfermedades degenerativas. Los cambios en este sentido derivan en alto grado de la propia evolución de los adolescentes, impregnada de egoísmo por leve que este sea. El crecimiento, si toma el rumbo deseable, ha de convertirlos de forma natural en más generosos. De no ser así, la juventud y la madurez desembocan en caracteres perniciosos no sólo para sus allegados sino para el conjunto de la sociedad.
Los adolescentes han de seguir su camino con alegría, aunque también es bueno que consagren una parte de su tiempo a los ancianos a los cuales les ha unido una amorosa dedicación durante tantos años. Y sin duda, los más adecuados conductores por tal senda son los padres, si con su conducta dan ejemplo.

Copyright La Vanguardia Ediciones S.L. All rights reserved

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s