El ojo que todo lo ve. Comentario a articulo publicado by Francesc Bracero via La Vanguardia

El ojo que lo ve (ca­si) to­do
FRAN­CESC BRA­CE­RO
La Vanguardia
11 de agosto de 2013

U T I L I D A D E S En el ám­bi­to pro­fe­sio­nal, las ga­fas ofre­cen una am­plia ga­ma de po­si­bi­li­da­des P R I V A C I D A D Va­rios con­gre­sis­tas de Es­ta­dos Uni­dos han ex­pre­sa­do a Goo­gle su in­quie­tud. La sen­sa­ción la pri­me­ra vez que uno se co­lo­ca las Goo­gle Glass es ex­tra­ña. Un pe­que­ño pris­ma de plás­ti­co so­bre el pár­pa­do del ojo de­re­cho es su úni­ca re­fe­ren­cia. Hay que mi­rar ha­cia arri­ba pa­ra cap­tar lo que lle­ga des­de es­te nue­vo dis­po­si­ti­vo que tan­ta ex­pec­ta­ción ha des­per­ta­do en el mun­do de la tec­no­lo­gía de con­su­mo. Co­mo gad­get, es in­tere­san­te. Su uti­li­dad y su éxi­to los mar­ca­rá el fu­tu­ro.

Una de las co­sas que más sor­pren­de de las Goo­gle Glass es que el pris­ma por el que nos lle­gan sus imá­ge­nes, es, más que un vi­sor, un pro­yec­tor que fi­ja una ima­gen de su pan­ta­lla en el fon­do de la re­ti­na del usua­rio. To­do jun­to ha­ce que vea­mos una ima­gen trans­pa­ren­te que es la que con­for­ma la reali­dad au­men­ta­da del dis­po­si­ti­vo. El so­ni­do es otra co­sa ex­tra­ña con es­tas ga­fas. Pa­ra usar­las, no hay que co­lo­car­se au­ri­cu­la­res, sin em­bar­go, se “oye” cual­quier so­ni­do que se re­pro­du­ce, ya sea una aler­ta, una can­ción o la ban­da so­no­ra de un ví­deo.

¿Có­mo re­pro­du­ce el so­ni­do sin au­ri­cu­la­res? De una for­ma ex­tra­ña has­ta aho­ra pa­ra no­so­tros. El apa­ra­to trans­mi­te el so­ni­do al oí­do del usua­rio me­dian­te un sis­te­ma co­lo­ca­do en su pa­ti­lla y a tra­vés de los hue­sos del crá­neo. Al­go a lo que no es­ta­mos acos­tum­bra­dos, pe­ro que po­dría po­pu­la­ri­zar­se en el fu­tu­ro. Hay quien pien­sa que se po­drían trans­mi­tir men­sa­jes a quie­nes se duer­men con la ca­be­za apo­ya­da en la ven­ta­ni­lla de un va­gón de me­tro.

Co­mo ele­men­to fu­tu­ris­ta, las Goo­gle Glass son un ex­ce­len­te adorno, pe­ro ¿pa­ra qué sir­ven? Goo­gle ya ha apun­ta­do unos cuan­tos usos que se le pue­den dar, pe­ro en reali­dad la uti­li­za­ción que se le dé ven­drá de­ter­mi­na­do por las apli­ca­cio­nes que unos cuan­tos mi­les de desa­rro­lla­do­res es­tán crean­do por to­do el mun­do des­de ha­ce unos me­ses. La com­pa­ñía del bus­ca­dor ya le ha bus­ca­do al­gu­nos. Por ejem­plo, pa­ra pro­por­cio­nar in­for­ma­ción in­me­dia­ta del cli­ma. Pe­ro al­go así no jus­ti­fi­ca­ría la in­ver­sión en el in­ven­to. Las Goo­gle Glass pue­den ha­cer mu­cho más.

Pue­den ser­vir pa­ra, sin uti­li­zar las ma­nos, ha­cer lla­ma­das te­le­fó­ni­cas, en­viar men­sa­jes, sa­car fo­to­gra­fías, gra­bar ví­deos y mu­chas de esas ta­reas que hoy ha­ce­mos con el te­lé­fono. Ha­cia to­das ellas ha apun­ta­do ya Goo­gle.

En el as­pec­to pro­fe­sio­nal, las Goo­gle Glass tie­nen un cam­po más abier­to. Cual­quier ta­rea que re­quie­ra de una aten­ción per­ma­nen­te a los da­tos de un mo­ni­tor tie­ne un alia­do per­fec­to en es­te dis­po­si­ti­vo. La com­pa­ñía Po­nent 2002, de Llei­da, tie­ne en desa­rro­llo una apli­ca­ción pa­ra es­te nue­vo dis­po­si­ti­vo que sir­ve pa­ra que los pi­lo­tos de he­li­cóp­te­ros de mon­ta­je de to­rres eléc­tri­cas pue­dan con­tro­lar al­gu­nos in­di­ca­do­res del apa­ra­to a tra­vés de las Goo­gle Glass en un mo­men­to de su tra­ba­jo en el que de­ben apar­tar la vis­ta del pa­nel de ins­tru­men­tos. Es en es­te ám­bi­to de ta­reas muy es­pe­cí­fi­cas en el que el nue­vo gad­get pa­re­ce te­ner mu­cho cam­po por re­co­rrer.

Pa­ra dar ór­de­nes por voz a las Goo­gle Glass bas­ta con de­cir “OK Glass”. In­me­dia­ta­men­te apa­re­cen en su pan­ta­lli­ta to­das las op­cio­nes dis­po­ni­bles, co­mo “to­mar una fo­to”, “gra­bar un ví­deo”, “en­viar un men­sa­je” o “ha­cer una lla­ma­da”. De mo­men­to, hay que dar­le las ór­de­nes en in­glés, pe­ro en nin­gu­na de las prue­bas se des­pis­ta. Pa­ra lle­var a ca­bo mu­chas de esas ac­cio­nes, las ga­fas de­ben es­tar co­nec­ta­das de for­ma per­ma­nen­te, por blue­tooth, al te­lé­fono mó­vil. Es­ta co­ne­xión re­dun­da, en am­bos dis­po­si­ti­vos, en un ma­yor gas­to de ba­te­ría.

La fa­ci­li­dad pa­ra ha­cer esas pe­que­ñas ta­reas co­mo la fo­to­gra­fía y el ví­deo sin ne­ce­si­dad de usar las ma­nos son, al mis­mo tiem­po, su pun­to fuer­te y su de­bi­li­dad. Ya son mu­chas las vo­ces que se han le­van­ta­do so­bre la ame­na­za que las Goo­gle Glass pue­den su­po­ner pa­ra la pri­va­ci­dad. Si al­guien ha­ce una fo­to­gra­fía o un ví­deo, las ga­fas no ha­cen na­da que per­mi­ta adi­vi­nar­lo, co­mo se­ría en­cen­der al­gún ti­po de luz.

En ma­yo pa­sa­do, va­rios con­gre­sis­tas es­ta­dou­ni­den­ses en­via­ron una car­ta al con­se­je­ro de­le­ga­do de Goo­gle, Larry Pa­ge, en la que le ex­pre­sa­ban su in­quie­tud por el in­ven­to: “Da­do que Glass aún no es­tá a la ven­ta al pú­bli­co y te­ne­mos du­das so­bre los pla­nes de Goo­gle de in­cor­po­rar me­di­das de pro­tec­ción de la pri­va­ci­dad en el equi­po, hay to­da­vía un nú­me­ro de pre­gun­tas sin res­pues­ta que que­re­mos com­par­tir”. Las ocho pre­gun­tas for­mu­la­das es­tán to­da­vía pen­dien­tes de con­tes­tar.

La po­lé­mi­ca pue­de desatar­se cuan­do las ga­fas de­jen de es­tar só­lo en ma­nos de desa­rro­lla­do­res y apa­rez­can en es­pa­cios pú­bli­cos.

Tam­po­co se ha re­suel­to el uso de las Goo­gle Glass de for­ma si­mul­tá­nea con las ga­fas óp­ti­cas nor­ma­les. Que­dan mu­chas in­cóg­ni­tas por re­sol­ver.

Copyright La Vanguardia Ediciones S.L. All rights reserved

Gabriel Masfurroll

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s