Sarria- Sant Gervasi va a Menorca ( Fornells). Via La Vanguardia

Realmente hay que decir que Menorca es un pequeño paraiso de la tranquilidad, del refugio familiar. Es distinta de Ibiza, tambien de Mallorca. Concretamente el Norte de la isla es un reducto de paz , siempre que la Tramontana lo permita. Nosotros hace 36 años que no dejamos de ir. Fornells es nuestro reducto donde nos escondemos del bullicio y en donde podemos estar tranquilos. Cada uno hace lo que quiere y el caracter del menorquin, algo adusto, permite que no tengas compromisos ineludibles. Fornells es un pueblo querido donde ya tenemos amigos para siempre. L’Es Cranc donde Jose, Nanda, Biel, Domingo, Josep jr alias Guardiola aunque es muy merengue. La Palma con el gran cule Miquel y El Salgaret con Joan Carles. Alli nos congregamos cules y merengues para ver los partidos. El pueblo es un cul de sac donde los niños pueden correr y campar por sus anchas en paz. En agosto el bullicio aumenta, pero el resto del año es fantastico. La bahia de Fornells es una pasada. En fin, que no solo los catalanes de Sarria, sino que vascos, madrileños nos escapamos ahi. Es precisamente en Menorca donde hocimos amistas, muy buena amistad con Raul Gonzalez Blanco. Si, si, Raul, ex jugador del Real Madrid y toda su familia. El , unos cuantos mas y yo mismo, hemos sido nombrados embajadores de Menorca, algo de lo que nos sentimos orgullosos y ejercemos lo mejor que podemos. Ahi estaremos.

Sa­rrià-St. Ger­va­si va a Me­nor­ca
EVA MI­LLET Bar­ce­lo­na
La Vanguardia
28 de julio de 2013

Este fin de semana Fornells celebra sus fiestas patronales de Sant Antoni, un acontecimiento que se vive con mucha intensidad. Para los apenas mil vecinos de esta localidad del norte de Menorca, el tradicional jaleo de caballos es el momento cumbre de una fiesta a la que cada año acuden más personas. Una multitud que refleja el auge turístico de la que fue la menos masificada de las Baleares. Desde hace tiempo, Menorca asume cada temporada una auténtica oleada de visitantes, hoy su principal industria.
Y esto se refleja también en Fornells que, en especial en el mes de agosto, se llena. Pero, aunque son muchos, el perfil de estos visitantes es bastante homogéneo. Familias catalanas, en su mayoría de la zona alta de Barcelona y otras cunas de la burguesía, como Sant Cugat, que un día descubrieron los encantos de este antiguo puerto de pescadores abocado a una espléndida bahía natural y con una costa de belleza indiscutible.
Surgido en el siglo XVII como un arrabal en torno al castillo de Sant Antoni (construido para defender la costa de los ataques piratas), Fornells es quizás el pueblo de Menorca más expuesto a la despiadada tramontana, el viento del norte que ha marcado su fisonomía. A excepción de la ristra de palmeras que jalona el muelle, apenas hay árboles. Las casas encaladas que forman el núcleo urbano sobresalen en un paisaje árido donde, hasta que no llegó (aquí también) el pelotazo inmobiliario, apenas había algo más que rocas y acantilados, punteados por una llamativa torre de defensa de unos 600 años de antigüedad.
Hasta la década de los ochenta del pasado siglo Fornells era un lugar tan austero como su paisaje. La calma era tal que rozaba la inquietud, lo que quizás influyó en que se convirtiera en uno de los escenarios de una película de terror, ¿Quién puede matar a un niño?, dirigida por Narciso Ibáñez Serrador en 1976. El muelle y algunas de sus calles fueron el telón de fondo de una inquietante historia en la que los niños del pueblo, presos de una locura colectiva, se dedicaban a asesinar a los adultos de forma despiadada.
Cuando el artífice del célebre programa Un, dos, tres dirigió esta película (que estuvo a punto de protagonizar Anthony Hopkins), Artur Mas ya veraneaba en Fornells. Imágenes, incluso de años anteriores, del president de la Generalitat en la isla (como la que ilustra este artículo) atestiguan su veteranía menorquina, otorgándole un puesto elevado en un ranking no escrito entre los veraneantes catalanes. Este dato –los años que uno lleva viniendo a Menorca– es sinónimo de estatus y genera una cierta competitividad.
Mas y su familia suelen alojarse en el S’Algaret, en la pequeña y hoy animada plaza del pueblo. Este hotel, junto al vecino hostal La Palma, son albergues muy familiares, “de toda la vida”. Establecimientos discretos, tanto en tamaño como en instalaciones. Los Mas estuvieron en el S’Algaret a finales de junio cuando su hija Patricia contrajo matrimonio con el abogado Rubén Torrico Franco. Los Torrico son de origen cordobés, así que, como comentaba un vecino curioso a la salida de la iglesia, “se hablaba mucho en castellano”.
El banquete para 250 invitados tuvo lugar en el restaurante Ses Salines, situado al final de la bahía. Allí se trasladaron los novios por mar, en un laúd menorquín adornado con cañas y buganvillas. Se trata de un clásico recorrido en las bo-
das de hijos de veraneantes catalanes en Fornells.
El barco (zodiac, menorquina, velero o lancha) es otro elemento clave de la vacación en de esta localidad. Si la tramontana lo permite, la gracia es salir a navegar cada día para, en general, acabar todos fondeando en los mismos sitios. “Entonces, algunos se abarloan (aproximan lateralmente las embarcaciones), cuentan todo lo que tienen y lo que hacen y, de paso, hablan de negocios mientras beben un vaso de whisky”, ilustra una catalana habitual de Fornells en agosto. Ella, que empezó a venir aquí con sus padres a mediados de los setenta, ha observado el cambio de público experimentado en las dos últimas (null)

La Vanguardia
28 de julio de 2013

décadas: “Antes la gente era más progre, fumaban porros… Ahora hay mucho pijerío. Siempre el mismo, porque la gente repite desde hace años, pero en general todo es muy de aparentar y saludarse”. A Mas lo ve cada agosto: “Detrás suyo se mueve un círculo
pelotero interesante”, apunta. Aunque, como aseguran otros veraneantes de la zona, ratifica que “no se pasa”.
Mas, quien pronunció el pregón de las fiestas de Fornells el año pasado, no es el único miembro de Convergència que disfruta aquí de sus vacaciones. Xavier Trías, alcalde de Barcelona, es otro habitual de esta demarcación. Hace años que a los políticos, independientemente de su ideología, les gusta Menorca: las estancias en la isla de expresidentes como Zapatero y Aznar son el mejor ejemplo. Aznar y su familia se alojaron en una finca rústica en el interior, pero él tuvo tiempo de visitar Fornells: “Yo lo he visto yendo a cenar a casa de Fèlix Millet”, asegura Isabel, otra veraneante con décadas de experiencia en estos lares. Un informe de la Agencia Tributaria, remitido al juez instructor del caso Millet en el 2010, atestigua este y otros encuentros (al menos tres, en agosto del 2002, 2003 y 2004) en la residencia de Fornells del expresidente del Palau de la Música. El mismo informe señala también invitaciones a Artur Mas. “Es una casa muy grande, en la parte antigua, donde estaba el antiguo vivero de langostas”, detalla esta vecina. “No sé si todavía es suya, pero te puedo decir que yo a Millet le vi el año pasado por aquí”. En sus cuarenta años veraneando en primera línea de mar, Isabel también ha visto “a la
infanta y a Urdangarin comprando ensaimadas” y al antiguo yate real Fortuna fondeado en la bahía. Fornells es célebre por su caldereta de langosta, manjar que el rey Juan Carlos venía a comer aquí expresamente. Restaurantes como Es Pla, Es Cranc y Ca’n Burdó se disputan la supremacía de la elaboración de un plato delicioso, aunque, probablemente, algo inadecuado en tiempos de calor y crisis.

Copyright La Vanguardia Ediciones S.L. All rights reserved

Copyright La Vanguardia Ediciones S.L. All rights reserved

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s