Migajas by De la Rica. Via Expansion

Migajas
Comparte esta noticia
twitter
Miguel Ferre, secretario de estado de Hacienda, presume que los incentivos fiscales a los emprendedores costarán al Estado cerca de 2.000 millones de euros. Si no fuera una persona tan poderosa diría: ¡vaya bola! La mitad de ese “coste” –993 millones– Hacienda los recuperará el año que viene; se apuntan 624 millones a la reinversión de unos beneficios más que improbables y 427 millones a deducciones por I+D que supongo, y espero, afecten a toda empresa que investigue, no solo a los emprendedores.
Gracia tiene el empeño con el que este gobierno, y los anteriores, trabajan para que se pueda “crear” una empresa en 24 horas. ¡Se nota que nunca han sido empresarios! Es un juego de palabras, pero “crear empresas” no es un trámite administrativo, sino un trabajo y un esfuerzo continuado. En pocas horas se tiene que poder crear una sociedad, el instrumento por el que actúan las empresas. Pero eso no es una prioridad para los emprendedores sino una medida de la eficacia de la Administración. ¡Se nota que son funcionarios! El trámite debería ser rápido, sencillo y barato, pero es un problemilla en la arriesgada vida de un empresario, incluso dentro del ámbito de sus numerosos problemas burocráticos con las administraciones.
Hay que dar su tiempo a la ley, pero mi impresión es que cuando hablamos de emprendedores, el Gobierno y yo nos referimos a realidades distintas. Yo imagino a un emprendedor como alguien –normalmente acompañado– que se lanza a una aventura empresarial por su cuenta y riesgo. Tiene una idea, algunas capacidades técnicas o directivas y, sobre todo, el convencimiento de que su idea se hará hueco en el mercado. En principio, le falta todo lo demás; que es, uno, dinero para iniciar la actividad; dos, dinero para financiar el crecimiento; y, tres, dinero para soportar las pérdidas que todo negocio sufre hasta alcanzar velocidad de crucero. Y, de eso, solo hay migajas.
No acabo de entender el modelo de emprendedor del Gobierno; pero al mío que se lleve el momento de ingresar el IVA al hecho de cobrarlo no es una ayuda, es simple justicia fiscal. Las deducciones por beneficios le traen al pairo; el crecimiento se come los beneficios. Su objetivo es el valor de la compañía y, para los más ortodoxos, el cash flow y el ebitda.
Estoy dispuesto a darle tiempo, pero los ingleses tienen una palabra que describe a la perfección mi reacción a esta Ley de Emprendedores: bullshit! No pienso traducirla…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s