La adiccion a la prisa nos impide ser humanos. Via La Vanguardia

“La adic­ción a la pri­sa nos im­pi­de ser fe­li­ces”
IMA SAN­CHÍS
La Vanguardia
30 de abril de 2013

Por qué se puso a investigar sobre el tiempo? Fue un momento epifánico: una noche, a la hora de la lectura del cuento, mi hijo pequeño me preguntó: “Papá, ¿por qué esta vez sólo hay tres enanitos?”. ¿…? Me saltaba líneas, párrafos y capítulos porque siempre tenía prisa.
Es una triste realidad muy extendida. Yo me di cuenta de que había perdido la brújula y que debía reconectar con mi tortuga interior. Como periodista, quise entender mi adicción a la prisa y me puse a investigar en todos los campos.
¿Y descubrió que la prisa mata? Mata, nos lleva a cometer enormes errores, nos roba nuestro tiempo y nos impide ser felices. Vivimos en la hiperactividad y la hiperestimulación, y eso nos resta capacidad de gozo, de disfrute, de acceder al placer de cada momento. Mire qué bonito día hace.
Precioso, sí. ¿Dará un paseo y comerá en una terraza al sol, o lo hará rápidamente en la oficina para poder ir al gimnasio?
Es una opción bastante común. A mí eso del gimnasio me parece una metáfora del mal uso del tiempo. Podemos encontrar momentos de ejercicio mucho más sanos y agradables que estar encerrados en una jaula tecnológica con música, pantallas y sudor ajeno; pero somos adictos a las soluciones rápidas y empaquetadas.
¿Por qué hacemos eso? La industrialización trajo la idea de que el tiempo es oro y empezamos a contar minutos y a darles un valor económico. El tiempo se asoció al dinero y eso no nos deja vivir.
El tiempo vuela… Las soluciones rápidas conllevan errores que luego hay que subsanar con más tiempo y más dinero.
Pero insistimos… Sí, porque por cada hallazgo, por cada solución rápida, por esos pequeños triunfos, recibimos una descarga química; eso, unido a que estar ocupado y estresado es signo de prestigio, lleva a que literalmente nuestra relación con el tiempo nos haga infelices. Debemos aprender de nuevo la lentitud.
Primero habrá que valorarla. No hay más que informarse: todas las grandes ideas son el resultado de horas en soledad mirando el cielo, pensando y planificando. Cuando surge la chispa, esa brillante intuición no es más que el resultado de tu base de datos, de relacionar una idea con otra.
Entiendo. Las investigaciones sugieren que se requieren diez mil horas de práctica para dominar una disciplina hasta el punto de poder dar los saltos intuitivos que diferencian a los mejores de los mediocres.
Me está hablando de dedicar horas. Le estoy diciendo que son los detalles ínfimos y cotidianos los que marcan la diferencia, y para percibirlos y trabajarlos nuestro objetivo ha de ser el largo plazo.
¿Pensar en lo pequeño para llegar a lo grande? Para llegar a lo óptimo. Si no tiene tiempo de hablar con su pareja, de jugar y reír con sus hijos, ¿qué relación espera tener? Si en general dedicamos más tiempo a mirar la tele que a mirarnos a los ojos, ¿espera que la pasión se instale en su vida? ¿Qué cree que lamentará más su marido en su lecho de muerte, haberse perdido partidos del Barça o no Entiendo. haber amado más profundamente? John res entrenadores Wooden, considerado de la historia uno de del los deporte mejouniversitario, batió el récord al ganar diez campeonatos de la NCAA en diez años.
¿Cómo lo hizo? Enseñaba a sus jugadores a ponerse los calcetines, cómo enrollarlos, meter la punta del pie e ir desenrollándolos.
¿…? Decía que los calcetines arrugados causan ampollas que afectan al rendimiento, pero sobre todo que la atención a los pequeños detalles que pasan inadvertidos es la diferencia entre ser campeones y casi campeones.
¿Qué me aconseja para convertirme en la campeona del buen rollo? Acepte la incertidumbre, que es consustancial a la vida y que en esta sociedad llevamos muy mal. Reconozca las equivocaciones, porque eso permite cambiar la óptica y encarar el mundo con más frescura intelectual. Y, sobre todo, juegue.
¿A qué? A explorar sin prejuicios. Hoy la ciencia nos dice que el juego puro nos reorienta el cerebro y nos provoca una expansión de creatividad. Es otra manera de pensar que nos conecta con el otro para argumentar, desafiarnos, crear.
Requiere esfuerzo. Buscamos atajos que tratan los síntomas del problema en vez de la causa y queremos que la solución nos entregue un punto final, pero para los problemas complejos no hay punto final.
Su música de fondo es el tictac, tic… Gracias que simplemente a las nuevas mirando neurociencias un reloj al sabemos ser humano le entra angustia. Yo lo he desterrado.

Copyright La Vanguardia Ediciones S.L. All rights reserved

Anuncios

#labuenanoticiadeldia : Tres numeros 1 . Via La Vanguardia

Los me­jo­res del mun­do

La Vanguardia
30 de abril de 2013

Dos años llevaba El Celler de Can Roca ocupando el segundo puesto en la lista de los mejores restaurantes del mundo que elabora la publicación británica Restaurant. Y ya se sabe que, a veces, a la tercera va la vencida. Pero en eso no querían ni pensar los hermanos Joan, Josep y Jordi Roca cuando aterrizaron en Londres, acompañados por sus esposas, la tarde del domingo. Ni las quinielas más optimistas de los periodistas gastronómicos, ni las bromas cariñosas de sus colegas, con los que compartieron la cena que ya es tradición la noche antes de la presentación de los 50 World Best Restaurant (esta vez en el Dinner, de Heston Blumenthal), les animaba a ilusionarse demasiado. Ninguno de los tres hermanos se atrevía a hacerse la idea de que en unas horas su restaurante de Girona podía convertirse en el número uno del planeta. Y aunque, fieles a su fama de prudentes, les costara creerlo, ayer por la tarde el sueño se hizo realidad.
El Celler encabeza por primera vez la lista de los mejores res-

taurantes del mundo. Se recupera así el liderazgo de la cocina catalana de vanguardia, que vuelve a ocupar ese primer puesto en el ranking que cinco veces le correspondió a El Bulli, hasta que en 2010 le sucedió el danés Noma, de René Redzepi, primero de la lista durante los últimos tres años. Este establecimiento descendió ayer al segundo puesto, seguido de la Osteria Francescana, del italiano Massimo Botura (Módena), que desplaza al cuarto lugar a Mugaritz (Errenteria), de Andoni Luis Aduriz. El restaurante donostiarra de Juan Mari y Elena Arzak se mantiene en el número ocho y Quique Dacosta (Dénia) sube del 40 al 26 en la lista británica, en la que sigue tenien- do un hueco entre los 50 primeros el Asador Etxebarri (44).
Los Roca vivieron ayer un día intenso, en el que compartieron protagonismo desde primera hora. A las nueve de la mañana presentaron, ante casi un centenar de periodistas internacionales, su proyecto El Somni, una ópera gastronómica itinerante en la que han participado reconocidos artistas y que verá la luz el próximo día 6 en Barcelona. Tras la presentación, en un desayuno con productos catalanes a cargo del Patronat de Turisme de Girona, hubo fotos, entrevistas, llamadas, una breve escapada para visitar el restaurante que han abierto sus amigos asturianos Pedro y Marcos Morán (de Casa Gerardo) y una comida con los colegas españoles y periodistas, a la que se sumaron el peruano Gastón Acurio y el brasileño Alex Atala.
A contrarreloj, llegó la hora de cambiarse de ropa y dirigirse al Guildhall, donde todo estaba listo para la ceremonia más esperada por los superchefs de todo el planeta. Allí los hermanos tuvieron que esperar su turno mientras se anunciaban, en orden ascendente, los restaurantes de la nueva lista del 2013 que han votado más de 800 expertos de todo el mundo. Los nervios y la impaciencia aumentaban a medida que se acercaba el turno del número uno. Fue entonces cuando sonó el nombre de El Celler de Can Roca y los tres hermanos subieron al escenario para agrade- cer un reconocimiento que Joan Roca –que se dirigió al público en inglés– confesó que es importantísimo para ellos. “No sabemos si somos o no el número uno, pero seguiremos trabajando con la misma hospitalidad, generosidad y un compromiso muy claro con la creatividad”.
La de ayer fue una noche de emociones que recordarán durante años tanto Joan, Josep y Jordi Roca, como sus respectivas esposas, Anna Payet, Xani Tirado y Ale Rivas. Una noche que deja atrás un montón de experiencias vividas en la ciudad del Támesis en relación con una lista que gana protagonismo en cada nueva edición. Atrás quedan la primera aparición del Celler en 2006, en el puesto 21; el desengaño, dos años después, cuando descendió del 11 al 26; la euforia del año siguiente, cuando volvió a subir hasta el quinto lugar… “¿Quién nos lo iba a decir?”, se preguntaban en voz alta entre abrazos y risas. “Nosotros crecimos en un bar de menús. Nosotros, los chicos de Can Roca”, decía el mayor de los hermanos.
Se acabaron las especulaciones, divididas durante los últimas semanas entre quienes señalaban como cabeza de lista al restaurante de Girona y los que apuntaban a Brasil y al D.O.M, del chef Alex Atala, que ha pasado del cuarto lugar al sexto.

Jordi Roca recordaba, al saber la noticia, aquella primera vez en que asistió a la gala de Londres porque El Celler se había hecho un hueco en la lista. “No tenía demasiada idea de qué iba la cosa y me encontré con un montaje impresionante y con Ferran Adrià en el número uno. Lo veía como algo muy lejano, inalcanzable para nosotros. Hoy me parece increíble que estemos en el primer puesto”. Joan Roca quiso señalar esa parte injusta y cruel que tiene cualquier lista y destacar el magnífico nivel de la alta cocina que practican sus colegas desde muchos lugares del mundo. “No es justo que haya un sólo número uno”. En su caso, bromeaban los tres, el peso de la responsabilidad quedará compartido.
El nuevo mejor chef del planeta quiso rendir homenaje a su familia. “Quienes conocen El Celler –explicó a La Vanguardia– saben lo importante que es para nosotros. Y hoy nos acordamos más que nunca de nuestros padres, que en su día lo tuvieron más difícil que nosotros y supieron salir adelante. Y de nuestros hijos, que pertenecen a una generación que seguramente lo tendrá más difícil de lo que lo hemos tenido nosotros. A ellos, y a todos los jóvenes como ellos, queremos decirles que vale la pena tener sueños y trabajar duro, muy duro, para hacerlos realidad”.
Emocionado y feliz, Josep Roca respondía a la pregunta de qué se premia con el nuevo reconocimiento a El Celler. “Raíces, investigación, transversalidad, memoria, código ético, atrevimiento, familia, generosidad, hospitalidad, buena suerte, esfuerzo, sacrificio, paciencia, ilusión, inocencia. Tres mundos, tres cabezas (salado-dulce-vino) y un solo sombrero”. Y, quiso insistir, “es el premio a un cocinero único, ecléctico, brillante, estudioso, elegante y generoso al hacernos participar de su talento y hacernos crecer a Jordi y a mí a su lado con armonía, abriendo universos paralelos en el camino de la excelencia que él, Joan, nos ha marcado”.

Copyright La Vanguardia Ediciones S.L. All rights reserved

#lasaluddelasanidad : Sant Pau & Clinic

Hace 35 años empece mi carrera profesional en el Hospital de Sant Pau. En aquel momento era junto con el Clinic, el hospital de referencia no solo de Barcelona, sino de Catalunya y España. No obstante , en aquellos años ya en el inicio de la transicion democratIca , a mediados de los 70, el hospital estaba inmerso en una crisis brutal pues ademas el pais y el mundo estaban tambien viviendo la famosa crisis del petroleo. Las nominas se retrasabany los proveedores no cobraban. El futuro era construir un nuevo hospital. yo en mis 4 años de formacion en Sant Pau, tuve 3 gerentes y vi 3 proyectos de nuevo hospital que no cuajaron. Alli me forme y en el propio Sant Pau conoci a mi esposa Cris, enfermera. alli nacio nuestro primogenito Gaby y murierosn dos de nuestros abuelos. Sant Pau es un hospital muy especial para mi y seguro que para miles de personas que han disfrutado de sus bondades como pacientes y otros que han sufrido duros procesos de enfermedad. Tambien cientos de magnificos profesionales han aportado su talento, esfuerzo y vocaciones que ahora parece que se vuelven a fundir. Ojala se encuentre una solucion para este emblematico y querido hospital
SANT PAU Un fu­tu­ro me­jor es po­si­ble
ANA MACP­HER­SON JO­SEP COR­BE­LLA Bar­ce­lo­na
La Vanguardia
29 de abril de 2013

Sant Pau y el Clínic son, en cierto modo, hospitales hermanos. Ambos son hospitales terciarios, es decir, preparados para atender casos de máxima complejidad. Ambos son universitarios, con Sant Pau adscrito a la UAB y el Clínic, a la UB. Ambos prestan asistencia para la sanidad pública, aunque no son propiedad del Institut Català de la Salut (como sí lo son Vall d’Hebron y Bellvitge, los otros dos grandes hospitales terciarios del área de Barcelona). Sant Pau atiende a la población de la Dreta del Eixample y el Clínic, a la de la Esquerra… Pero, pese a lo mucho que tienen en común, han tenido evoluciones muy distintas en los últimos años. Tanto en el Clínic como en Sant Pau el personal está molesto por los recortes que afectan tanto a sus salarios como, en menor medida, a la asistencia. Pero, mientras el Clínic mantiene la normalidad pese a la crisis, sin grandes conflictos y sin que se cuestione su modelo de hospital, Sant Pau está intervenido judicialmente, en pleito permanente por problemas laborales, posibles irregularidades económicas y pagos indebidos, acusado de generar déficit, de ser ingobernable, de quemar gerentes…
Para comprender cómo dos hospitales tan parecidos han tenido evoluciones tan distintas y para buscar qué tratamientos podrían ser eficaces para el paciente Sant Pau, La Vanguardia ha entrevistado a diez personas que han trabajado en alguno de los dos hospitales –o en ambos– en los últimos treinta años. Para facilitar que pudieran hacer su diagnóstico sin cortapisas, se ha acordado mantener el anonimato de todos los entrevistados.
DIRECCIÓN ERRÁTICA
Cambios constantes de gerente
El veterano periodista José Martí Gómez asegura que su carpeta de Sant Pau está llena de gerentes. Por el hospital han pasado un gran número y de todos los gramajes. Esta es una de las claves que explican su situación actual. Desde hace tres décadas, cada gobierno ha nombrado una nueva cúpula directiva y los políticos han intervenido activamente en el hospital, algunos de ellos hasta el punto de reconocer que quitaron y pusieron varios jefes de servicio.
“Todo eso ha ocurrido sin apenas contar con nosotros”, coinciden médicos que están o estuvieron en Sant Pau. “Es difícil implicarse en un proyecto en el que no pintas nada”. Es la cara opuesta del Clínic: “Nuestras historias empezaron a divergir cuando los médicos conseguimos mandar, lo que tardó años y nos obligó a implicarnos al máximo”, explica un médico de este hospital, en el que su primer gerente moderno, Joan Grau, duró veinte años.
FALTA DE LIDERAZGO
No hay un proyecto común
El hospital de Sant Pau creció en una estructura modernista de pabellones de enorme valor arquitectónico y que permitía trabajar sobre las diferentes enfermedades en equipos diferenciados. Parecía el preludio de un esquema que luego aplicó el Clínic crean- do sus institutos y que tanto orgullo les produce. “Pero los pabellones favorecieron reinos de taifas”, coinciden los médicos consultados. Ahora es un hospital moderno en un nuevo edificio, “pero nos trajimos los pabellones con nosotros, no se hicieron las reformas estructurales que eran necesarias”, lamentan algunos. Y así se perdió la oportunidad de acabar del todo con una medicina de servicios aislados dirigidos por jefes catedráticos con cargos vitalicios.
De forma natural, muchos de los equipos de Sant Pau establecen sus alianzas, colaboran entre ellos y con servicios de fuera, tiene planes en común y luchan por hacer la medicina mas exigente. “Pero hay una falta clara de lide- razgo. No hay, desde hace mucho tiempo, figuras que hayan aglutinado a todos, los de arriba y los de abajo, en un proyecto común”.
De nuevo, la otra cara la presenta el Clínic, donde “quienes están en la dirección son tan buenos como los de abajo o mejores y tienen ese reconocimiento. Los médicos no lo aceptarían de otro modo”.
UN PROBLEMA DE IDENTIDAD
¿De quién es el hospital?
Sant Pau es un ente con tres fundaciones. Una patrimonial, que es propietaria de los edificios y las donaciones. Otra gestora, que dirige la actividad asistencial en el hospital, invierte en tecnología y emplea a sus equipos sanitarios y no sanitarios. Y una tercera de investigación. Los patronos de la primera son la Generalitat, el Ayuntamiento y el arzobispado, a partes iguales. Los de la del hospital son los mismos pero con mayoría de la Generalitat. Su actividad asistencial es básicamente pública. Pero en dos sentencias los jueces han opinado de forma contraria, al considerarlo hospital público en un caso y privado en otro. El asunto sigue su curso en otro juzgado.
Definirlo como hospital público o privado, algo que no había preocupado hasta ahora, ya que la Generalitat siempre había sali-

En este Sant Jordi, según una percepción estrictamente personal, se disparó la oferta de puntos de libro. De compra o de regalo, no hay puesto o entidad que no ofrezca el propio. Es un análisis esmerado a partir del paseo que debería haber dado el martes pasado por los lugares más emblemáticos de Barcelona. El día antes, como me regalaron un punto de libro en el restaurante y otro en el videoclub, reflexioné a fondo y llegué a la conclusión de que en mi paseo de Sant Jordi escrutaría el aumento de la oferta de puntos de libro, para constatar si se alcanzaba una progresión de Fibonacci. Las sospechas se confirmaron de sobras, porque recibí puntos de libro por correo convencional (también denominado e-mail) y por WhatsApp. Por correo tradicional no me llegó ninguno. No dispongo de datos del paseo: un acceso de fiebre cuasi infantil me obligó a guardar cama.
En los dos centenares de acepciones que recoge el DRAE en la entrada punto, no hay rastro de punto de libro ni de punto de lectura. El DIEC habla de punto (sin más) para este caso, y de punto de lectura, pero este segundo no tiene nada que ver con el primero: “Asiento destinado a la consulta y lectura de los fondos de una biblioteca. ‘Una biblioteca con veinte puntos de lectura’”. Interesado por este uso, consulto el magnífico Diccionario de bibliología y ciencias afines, de Martínez de Sousa, y veo que un punto de lectura es sinónimo de punto de libro, y también de señalizador o de registro: “Cordón, cinta u otra señal semejante que se pone entre las hojas de los libros (…) para mantenerlo como punto de lectura”. Ni rastro del asiento en la biblioteca.
Antes, teníamos un punto de libro o, a lo máximo, dos. Y si necesitábamos más, empleábamos –aún hoy– entradas de teatro, de algún concierto, de exposiciones, billetes de autobús de alguna ciudad lejana o una postal descolorida. De hecho, quizás los guardamos dentro de los libros para reencontrarlos en cualquier momento, cuando los hojeamos, los releemos, les quitamos el polvo o los cambiamos de lugar.
Por la noche, hago recuento: habría comprado siete libros y me habrían regalado una docena de puntos de libro (o puntos de lectura o registros o señalizadores o puntos y punto). Como apenas ocupan espacio, el año que viene no será necesario que cambie mi equipo de Sant Jordi, que consiste, básicamente, en una mochila de tamaño medio para cargar los libros con comodidad. El problema llegará el día en que en casa haya más puntos de libro que libros; no sabré dónde guardarlos.

Copyright La Vanguardia Ediciones S.L. All rights reserved

#labuenanoticiadeldia: #barcelona marca de prestigio mundial

Barcelona es una de las mejores ciudades del mundo y la mayoria de jovenes de todo el planeta quieren venir a vivir a nuestra ciudad. Esto es algo que no podemos desaprovechar. Barcelona es una ciudad increiblemente hermosa, atractiva y aun conserva clusters como la sanidad, la educacion, la alimentacion, el deporte, el turismo que son fuentes de generacion de riqueza , de empleo y sin duda alguna excelentes plataformas para el despegue economico tan deseado. No lo desaprovechemos. La marca Barcelona es ya como el ” made in Italy o in Germany”. Barcelona es marca de calidad.

Tú a Bar­ce­lo­na, y yo a Bar­ce­lo­na
MAI­TE GU­TIÉ­RREZ
La Vanguardia
27 de abril de 2013

Bar­ce­lo­na era la úl­ti­ma pa­ra­da de una eta­pa vi­tal. Aque­lla que es­tá a las puer­tas de la trein­te­na: lo de ser es­tu­dian­te se aca­ba y las opor­tu­ni­da­des pa­ra co­no­cer mun­do mien­tras te for­mas des­apa­re­ce­rán pron­to. Con es­tas lle­ga­ron a la ca­pi­tal ca­ta­la­na Ju­lie y Dia­na Ver­du­go, dos ge­me­las de Es­ta­dos Uni­dos que eli­gie­ron la ciu­dad pa­ra cur­sar un MBA. Na­cie­ron jun­tas, es­tu­dia­ron jun­tas en la es­cue­la, el ins­ti­tu­to y la uni­ver­si­dad; al aca­bar In­ge­nie­ría In­dus­trial en Mi­chi­gan tra­ba­ja­ron jun­tas en la mis­ma com­pa­ñía (GKN), for­ma­ron una em­pre­sa jun­tas (Ge­me­la de­sign) y de­ci­die­ron re­ci­bir for­ma­ción eje­cu­ti­va a la vez. “Bar­ce­lo­na era la com­bi­na­ción per­fec­ta: una ofer­ta edu­ca­ti­va ex­ce­len­te y una ciu­dad fan­tás­ti­ca pa­ra vi­vir”, re­cuer­da Ju­lie, que aho­ra tra­ba­ja pa­ra Adi­das en Nue­va York.

 

Ju­lie ha­bía via­ja­do a Bar­ce­lo­na en un par de oca­sio­nes: “Me enamo­ré”, afir­ma. Y tu­vo suer­te, por­que la ciu­dad apa­re­cía co­mo se­de de al­gu­nas de las me­jo­res es­cue­las de ne­go­cio del mun­do en los ran­kings in­ter­na­cio­na­les. “Mi­ra­mos la cla­si­fi­ca­ción que pu­bli­ca el Fi­nan­cial Ti­mes y en­via­mos la so­li­ci­tud a va­rias es­cue­las eu­ro­peas”, di­ce Dia­na, que aho­ra tra­ba­ja en una start-up ale­ma­na, Glossy­box. En el ran­king eu­ro­peo, el Fi­nan­cial Ti­mes si­túa a la ca­be­za a Ie­se, y en los pri­me­ros pues­tos a Esa­de, Ea­da y el Ins­ti­tu­to de Em­pre­sa en Ma­drid. Des­pués de vi­si­tar las di­fe­ren­tes es­cue­las, Ju­lie se de­can­tó por Ie­se y Dia­na, por Esa­de. Por pri­me­ra vez no es­ta­ban jun­tas en un pro­yec­to, pe­ro al me­nos com­par­tían ciu­dad.

 

La mar­ca Bar­ce­lo­na ha ayu­da­do a que las es­cue­las de ne­go­cios, igual que otras ins­ti­tu­cio­nes, con­ti­núen atra­yen­do a es­tu­dian­tes y pro­fe­sio­na­les in­ter­na­cio­na­les. La ima­gen ex­te­rior de Es­pa­ña es­tá por los sue­los, pe­ro, de mo­men­to, no ha pa­sa­do fac­tu­ra a la pro­yec­ción de la ciu­dad. “Al prin­ci­pio pen­sá­ba­mos que la cri­sis eco­nó­mi­ca es­pa­ño­la nos iba a per­ju­di­car, pe­ro no ha si­do así; la mar­ca Bar­ce­lo­na es muy po­ten­te, ca­da vez más”, ex­pli­ca Glò­ria Batllo­ri, di­rec­to­ra de MBA de Esa­de. Na­die sa­be muy bien a qué se de­be. “Si al­guien es­tá ha­cien­do una cam­pa­ña de mar­ke­ting so­bre la ca­pi­tal ca­ta­la­na, le es­tá sa­lien­do muy bien”, bro­mea Batllo­ri. En sus via­jes, a Batllo­ri siem­pre le ha­bla­ban del Ba­rça cuan­do oían la pa­la­bra Bar­ce­lo­na. Aho­ra ya no. “La gen­te co­no­ce la ciu­dad, es un va­lor en sí”, con­ti­núa.

 

En Ie­se pre­gun­tan a sus es­tu­dian­tes qué ra­zo­nes los han lle­va­do a es­co­ger la es­cue­la. “En­tre las cin­co pri­me­ras ra­zo­nes siem­pre apa­re­ce la ciu­dad; los alum­nos in­ter­na­cio­na­les va­lo­ran el es­ti­lo de vi­da, la cul­tu­ra y las opor­tu­ni­da­des que les ofre­ce Bar­ce­lo­na, sien­ten un atrac­ti­vo muy gran­de”, in­di­ca Ja­vier Mu­ñoz, di­rec­tor de MBA en Ie­se.

 

Un MBA su­po­ne, pa­ra es­tos fu­tu­ros eje­cu­ti­vos, la úl­ti­ma opor­tu­ni­dad de es­tu­diar en el ex­tran­je­ro, con to­do lo que eso im­pli­ca. “Por eso bus­can un buen lu­gar pa­ra vi­vir es­ta ex­pe­rien­cia”, di­ce Batllo­ri. Les gus­ta el ta­ma­ño de la ciu­dad, que ven muy có­mo­do, el cli­ma, la pla­ya, la ofer­ta cul­tu­ral y de ocio, las co­ne­xio­nes in­ter­na­cio­na­les y las opor­tu­ni­da­des pa­ra crear una em­pre­sa. “En­cuen­tran que es un lu­gar per­fec­to, don­de to­do es fá­cil”, si­gue Batllo­ri. La ima­gen que se han crea­do de la ciu­dad no in­clu­ye los pro­ble­mas que se en­cuen­tran día a día los ciu­da­da­nos au­tóc­to­nos, y que tam­po­co son po­cos.

 

Ju­lie y Dia­na lo co­rro­bo­ran, aun­que el pri­mer año de MBA ape­nas tu­vie­ron tiem­po pa­ra dis­fru­tar la ciu­dad. “Lo úni­co que ha­cía era ir de mi ca­sa a la fa­cul­tad; es­te más­ter es muy exi­gen­te y siem­pre me pre­gun­ta­ba si real­men­te vi­vía en Bar­ce­lo­na”, co­men­ta Ju­lie. Ella se de­can­tó por Ie­se por­que en­ca­ja­ba más con su for­ma de ser. “Es­tá más en­fo­ca­do a la con­sul­to­ría y las fi­nan­zas, y más es­truc­tu­ra­do”. En Esa­de, ex­pli­can las dos ge­me­las, se da “más li­ber­tad al alumno, el más­ter es más fle­xi­ble y hay más ac­ti­vi­da­des pa­ra­le­las”. “Ha­cen mu­cho hin­ca­pié en el tra­ba­jo en equi­po, y la ofer­ta de clubs de es­tu­dian­tes era muy im­por­tan­te pa­ra mí, por­que te per­mi­te tra­ba­jar más con los com­pa­ñe­ros de cla­se”, di­ce Dia­na. Am­bas em­pe­za­ron en el 2010 y aca­ba­ron el MBA ha­ce un año. Pa­ra ellas, aca­bó la úl­ti­ma aven­tu­ra co­mo es­tu­dian­tes y em­pe­zó la bús­que­da de tra­ba­jo en se­rio. Fue re­la­ti­va­men­te fá­cil, ex­pli­can.

 

Ju­lie en­con­tró un pues­to en la de­le­ga­ción de Adi­das en Ale­ma­nia. A Dia­na le lle­vó al­go más de tiem­po, no por fal­ta de ofer­tas, sino por­que no que­ría “el tí­pi­co pues­to de gra­dua­do de MBA en una gran com­pa­ñía”. Bus­ca­ba al­go más pe­que­ño don­de po­der desa­rro­llar su ca­rre­ra po­co a po­co. De Bar­ce­lo­na se fue a Ale­ma­nia, un via­je co­mún hoy en día en Es­pa­ña, don­de más de la mi­tad de los jó­ve­nes es­tán en pa­ro y mi­les de ellos se han vis­to obli­ga­dos a sa­lir pa­ra en­con­trar tra­ba­jo.

 

En Ale­ma­nia ha­bían es­cu­cha­do po­co de las es­cue­las de ne­go­cio bar­ce­lo­ne­sas, se­ña­la Ju­lie. “A al­gu­nos les sor­pren­día que hu­bié­ra­mos ele­gi­do Es­pa­ña pa­ra el MBA, no sa­ben que la ca­li­dad de la for­ma­ción aquí es ex­ce­len­te”, si­gue es­ta ge­me­la. Aún así, y pe­se a to­do lo que se di­ce, ellas no en­con­tra­ron de­ma­sia­da di­fe­ren­cia en­tre la cul­tu­ra de tra­ba­jo es­pa­ño­la y ale­ma­na –en Bar­ce­lo­na hi­cie­ron prác­ti­cas en va­rias em­pre­sas–.

 

Las ofer­tas si­guen lle­gan­do a los MBA, pe­ro con me­nos abun­dan­cia que ha­ce unos años. Batllo­ri ex­pli­ca que las gran­des em­pre­sas aún con­tra­tan, tam­bién en Es­pa­ña, pe­ro ofre­cen me­nos pues­tos. El vai­vén eco­nó­mi­co tam­bién se no­ta en la pro­ce­den­cia de las ofer­tas de las gran­des com­pa­ñías. “Aho­ra lle­ga más de­man­da de los paí­ses emer­gen­tes: Asia, prin­ci­pal­men­te Hong Kong y Sin­ga­pur; Orien­te Me­dio,

 

con Du­bái a la ca­be­za, y Amé­ri­ca La­ti­na, so­bre to­do Bra­sil y Mé­xi­co”, ex­pli­ca la di­rec­to­ra de MBA de Esa­de. Es­to ha he­cho que las es­cue­las de ne­go­cio tam­bién cam­bien la ma­ne­ra de en­se­ñar. Los ejem­plos prác­ti­cos que po­nen a sus alum­nos ya no es­tán ba­sa­dos en una com­pa­ñía si­tua­da en Bar­ce­lo­na, Ber­lín, Lon­dres o Nue­va York, sino en Seúl, Pe­kín o São Pau­lo.

 

Aun­que tam­bién hay quien, al aca­bar el MBA, de­ci­de que­dar­se aquí. “El fac­tor ciu­dad es tan fuer- te que al­gu­nos alum­nos quie­ren que­dar­se a vi­vir y crean su em­pre­sa en Bar­ce­lo­na, son so­bre to­do start-ups de ba­se tec­no­ló­gi­ca”, se­ña­la Mu­ñoz. Ju­lie y Dia­na pre­fi­rie­ron ir­se, pe­ro tam­po­co des­car­tan vol­ver al­gún día. “La úl­ti­ma no­che en Bar­ce­lo­na o des­cu­brir las fies­tas de Grà­cia con mis com­pa­ñe­ros del MBA son ex­pe­rien­cias que nun­ca ol­vi­da­ré”, di­ce Dia­na, y le gus­ta­ría re­pe­tir. Ver una ciu­dad con ojos de ex­tran­je­ro siem­pre re­sul­ta fas­ci­nan­te, se cons­tru­ye una ima­gen ro­mán­ti­ca que ni la peor cri­sis eco­nó­mi­ca pa­re­ce ero­sio­nar.


Copyright La Vanguardia Ediciones S.L. All rights reserved

#cartasaalex : ¿ 11 contra 11 y siempre gana Alemania?

¿11 contra 11 y siempre gana Alemania?
Descubra Orbytimage
Comparte esta noticia
twitter
Querido Alex, escribo estas líneas de regreso de Galicia, de Ribeira, donde he tenido el honor de acompañar al seleccionador español y buen amigo, Vicente del Bosque en su homenaje liderado por el club de taekwondo Natural Sport Videlgi. Cientos de niños y jóvenes han podido disfrutar y aclamar a quien desde hace años, Alemania no es capaz de ganar. Por eso se me hace difícil pensar que Real Madrid y Barcelona se darán por vencidos. Por dignidad, pundonor y profesionalidad, saldrán como mínimo a igualar la eliminatoria.
Mi Barça, al que algunos ya dan por acabado y apuntan a un cambio de ciclo, el fin del tiqui-taca y del salid y disfrutad con vuestro fútbol, no cambiará de estilo. Han sido muchos años de esfuerzos y trabajo para crear una escuela de fútbol que ha dado resultados increíbles, no sólo para el club, sino también para La Roja. ¿Que se puede remontar? Muy difícil, pero ahí estaremos. Podría entrar en mil aspectos que han sucedido durante los últimos meses que hubieran desestabilizado a cualquier otro y el Barça ha sorteado estoicamente sin dramatizar. Somos líderes en la Liga de las Estrellas —¿o ya no lo es?— con 13 puntos de ventaja sobre el segundo.
Qué quieres que te diga, Alex, ha sido una gran temporada por las dificultades que estamos sorteando y aún queda tela por cortar. Quizá hay que renovar, rejuvenecer y refrescar el equipo, pero del mismo modo que se ha hecho desde hace 10 años. Sin estridencias, conservando el estilo, buscando mejoras en el sistema y añadiendo gente nueva de la casa y quizá alguno de fuera, pero siempre preservando nuestro ADN que nos hace distintos.
Jo confio en el meu equip, en el nostre estil i en què, a més de talent, tenim esperit guanyador. Som i serem, fill. T’estimo Alex.
@masfurroll

#labuenanoticiadeldia: Museo Samaranch en China . Via La Vanguardia

No solo no tenemos autosestima de nuestro propio pais , sino que tampoco tenemos memoria. Nos gusta que los nuestros lleguen a lo mas alto. Les idolatramos, pero nos cuesta superar que duren mucho y luego, si podemos ayudar a que caigan, pues al menos, no lo impedimos. Tambien nosmfalla la memoria. A otros no. Curiosamente la percepcion de nuestro pais en el exterior s mejor que la que tenemos nosotros mismos. Como diria Sergi Pamies, vivimos en un pais que esta inmunodeprimido.

Sa­ma­ranch ya tie­ne mu­seo en Chi­na

La Vanguardia
22 de abril de 2013

El día que se cumple el tercer aniversario de su muerte, China volvió a rendir homenaje a Juan Antonio Samaranch, expresidente del Comité Olímpico Internacional (COI), fallecido el 21 de abril del 2010. Desde ayer, este barcelonés universal tiene un gran museo en su honor en el gigante asiático.
Una iniciativa que refuerza, aún más si cabe, la relación especial que Samaranch mantuvo con China durante décadas y que tras su muerte se ha plasmado en la creación de la Fundación Juan Antonio Samaranch en Pekín y ahora este museo.
Y es que, no en balde, China entera siente una gran admiración por Samaranchi, como se le conoce en este país. En el 2010, fue elegido como el tercer mejor amigo extranjero, sólo por detrás de otros dos que salvaron la vida a numerosos chinos durante la invasión japonesa en los años 30 del siglo pasado.
De su mano, el gigante asiático se integró en el movimiento olímpico internacional. Una relación especial que nació cuando Samaranch entregó la primera medalla que un atleta chino logró en la historia de los Juegos Olímpicos, en Los Ángeles en 1984, y que tuvo su punto álgido en la ceremonia inaugural de los juegos Olímpicos de Pekín en el 2008.
A partir de ahora, todos estos momentos y muchos más podrán rememorarse en el museo Memorial Samaranch que se inauguró ayer en la ciudad de Tianjin, situada a unos 125 kilómetros de Pekín. Un acto que contó con la presencia de numerosos miembros del COI, así como con su presidente, el belga Jacques Rogge, y la familia Samaranch.
De su antecesor, Rogge subrayó que “era un visionario que fortaleció y unió el movimiento olímpico” y agregó que Samaranch “dejó un gran legado que será conservado a perpetuidad”.

La iniciativa de este proyecto partió del doctor Wu Chingkuo, miembro de la junta directiva del COI y presidente de la Asociación Internacional de Boxeo, y contó con el total apoyo de la familia Samaranch y del COI.
Wu trabó una profunda amistad con Samaranch en los años 80 y se convirtió en un promotor y defensor de sus ideales. Poco antes de su fallecimiento, Juan Antonio Samaranch decidió donarle su colección de más de 16.000 objetos personales. Con el fin de compartir este tesoro histórico y rendir un homenaje a su amigo, Wu decidió fundar el museo que ahora ve la luz.
Se trata del proyecto más ambi- cioso del mundo creado específicamente para recordar al ex presidente del COI. Se ha construido en diez meses y abarca una extensión de 144.000 metros cuadrados. En esta superficie se halla el Parque de Esculturas Olímpicas y el museo Memorial Samaranch, con una zona construida de 19.000 metros cuadrados.
El edificio principal está formado por la superposición de tres figuras circulares: la primera tiene forma de 8, para conmemorar las olimpiadas de Pekín 2008; la segunda tiene una forma de S, como símbolo de la letra inicial de Samaranch, y la tercera simboliza lo infinito y lo eterno.
La zona de exposiciones se encuentra en el edificio principal, y presenta más de 16.000 objetos personales de Samaranch, desde medallas y trofeos que obtuvo en su época de deportista hasta una reproducción de su despacho de presidente del COI, Pero también muebles de su casa, libros, sellos, pinturas, cartas, fotografías y hasta frascos de colonia, así como una valiosa colección de textos sobre asuntos relacionados con el Olimpismo.
El edificio principal del museo está rodeado por el Parque de Esculturas Olímpicas. Un espacio cerrado donde las obras de varios escultores transmiten la idea de Samaranch de combinar los deportes, la cultura y el arte para difundir la paz. Cerca de allí se halla una fuente de 89 pies de altura (27 metros), una cifra que representa los 89 años de vida del fallecido ex presidente del COI.

Copyright La Vanguardia Ediciones S.L. All rights reserved
image

#labuenanoticiadeldia : Trias ya tiene el dinero . Via La Vanguardia

Trias ya tie­ne el di­ne­ro
JAU­ME V. ARO­CA / LLUÍS SIE­RRA
La Vanguardia
23 de abril de 2013

“Ya no hay excusas”, sostiene el líder municipal del Partido Popular, Alberto Fernández Díaz, al presentar el acuerdo por el que Xavier Trias puede disponer de 93 millones más para su programa de inversiones.
Recordemos la situación: el alcalde Xavier Trias gobierna en minoría y ya muy avanzado el segundo año del gobierno todavía no ha logrado impulsar ningún nuevo proyecto. La falta de apoyo de la oposición al presupuesto –que se prorrogó en los últimos días de 2012– bloqueaba las inversiones, de modo que numerosas obras que estaban en curso habían quedado paradas y otras ni siquiera habían empezado. La paradoja es que una de las pocas instituciones con las cuentas saneadas, capaz de invertir y por lo tanto de generar actividad, permanecía bloqueada por razones políticas.
El acuerdo con el Partido Popular pone fin a esta situación. El presidente del grupo municipal del PP presentó el lunes por la mañana el último paquete de inversiones acordado con el equipo de Trias, que asciende a 93,25 millones de euros.
Estas cifras garantizan que el gobierno de la ciudad podrá invertir en el 2013 del orden de 350 millones. De esta cantidad, 150 millones corresponden a inversiones que entraron en la prórroga de los presupuestos. Otros 103 pasaron la criba del PP en un primer acuerdo cerrado el pasado mes de marzo, que se aprobará formalmente el miércoles en la comisión extraordinaria de Hacienda y en el pleno del viernes. Y a estos hay que añadir los 93 que ayer vieron la luz en rueda de prensa.
Una singularidad de este acuerdo es que el PP apoya este programa pero lo hace desde fuera del gobierno y sin ninguna voluntad de ir a más. Alberto Fernández Díaz aseguró que su voluntad es fiscalizar la ejecución de estos proyectos desde la oposición.

>>
VIENE DE LA PÁGINA ANTERIOR Pero el hecho de que Alberto Fernández Díaz y su equipo quiera seguir fiscalizando al gobierno de Xavier Trias desde la oposición no significa que este acuerdo con Trias sea meramente coyuntural. Todo lo contrario. Aún desde fuera del gobierno, el PP se convierte en el principal aliado de CiU en Barcelona –con el que, cabe recordarlo, pactó los únicos presupuestos aprobados en este mandato, los del 2012–. Además, el entendimiento derivará en nuevas ententes en otros asuntos para nada menores como se verá en los próximos días.
Es más, de hecho, el pacto de las inversiones garantiza a Trias que incluso en el caso de que deba volver a prorrogar las cuentas el año que viene tiene ya asegurado un amplio paquete de inversiones porque, como recordó Fernández Díaz, este plan es plurianual.
Para que se entienda: uno de los proyectos aprobados ayer dentro del acuerdo entre CiU y PP es la reforma de la avenida Diagonal. Pero, sobre el papel sólo se le asignan 400.000 euros, una cifra a todas luces insuficiente para una obra evaluada inicialmente –y seguramente se queda muy corta la previsión– en 17 millones de euros. Esto es así porque la partida aprobada este año debe servir para que a lo largo del 2013 se haga el proyecto de la reforma. El año que viene deberá asignar una cifra mucho más importante si es que se quiere llevar adelante el proyecto y eso es precisamente lo que garantiza el acuerdo con el PP: el compromiso de que en el 2014 habrá el dinero suficiente para empezar, de verdad, los trabajos siempre que –y esa es una matización relevante señalada por Fernández Díaz– se demuestre la viabilidad del proyecto.
¿Esta sintonía puede desembocar en un verdadero acuerdo presupuestario? El líder del PP fue contradictorio en su respuesta ayer. Dejó claro que hay asuntos de “imposible coincidencia” en el plano nacional que impiden el acuerdo pero después matizó su negativa: “A lo mejor (Trias) hace un presupuesto que se pueda aceptar”. Así las cosas, el gobierno mantiene la posición de siempre y asegura que, pese a este pacto sustantivo con el PP, mantiene la puerta abierta a “entenderse con todos”.
No parece probable que eso ocurra. El PSC hizo pública una nota a media tarde en la que considera que es el PP y no CiU quien de hecho gobierna en Barcelona. Los socialistas se sienten especialmente despechados por el hecho de que el acuerdo con los populares ha orillado cualquier referencia a proyectos que el PSC pactó con Trias hace sólo unos meses en el Plan de Actuación Municipal. Aunque en la actual situación política nada es imposible –como se ha demostrado ahora con el pacto entre CiU y PP– resultará difícil restablecer la confianza entre Xavier Trias y el presidente del grupo municipal socialista Jordi Martí.
Pero Trias ha optado por el pragmatismo: si es el PP quien le permite dejar de ser un gobierno paralizado, ya le va bien.

Copyright La Vanguardia Ediciones S.L. All rights reserved

#labuenanoticiadeldia: Universidades que crecen

Las uni­ver­si­da­des de me­nor ta­ma­ño sor­tean los re­cor­tes

La Vanguardia
22 de abril de 2013

Pese a que en algunos debates se ha atribuido al sistema público universitario catalán una mayor debilidad por el elevado número de centros, y las miradas se han dirigido hacia las llamadas universidades territoriales, lo cierto es que ahora mismo los problemas financieros acucian sobre todo a la Politècnica, la Autònoma y la UB. Y en cambio la Universitat Rovira i Virgili (URV), la Universitat de Girona (UdG) y la Universitat de Lleida (UdL) no sólo tienen unas cuentas más saneadas sino que se han permitido aprobar unos presupuestos para el 2013 ligeramente superiores a los del 2012.
Francesc Xavier Grau, rector de la URV, lo tiene claro: “En la Europa de los 15 existe una universidad por cada 700.000 habitantes y en Catalunya tenemos una por cada millón; el número no es excesivo, tampoco la dimensión, y lo que gastamos en ellas está por debajo de la media. Las transferencias corrientes a universidades son en Europa el 0,8% del PIB, en España el 0,53 y en Catalunya el 0,38”. Y añade, consciente de que no es el mejor momento para reclamarlo, que “el sistema universitario público catalán debería doblar su financiación”.

das las titulaciones, ya que en general la demanda es más que aceptable. En el presente curso aun se ha producido un aumento del 3,7% en el número de estudiantes que son ya 15.440 (a destacar que el aumento de la matrícula de doctorado es del 143,8%). En el conjunto del sistema universitario catalán el número de estudiantes de grado ha bajado un 0,25% y en la UdG ha crecido un 2,34%.
El principal problema es la deuda de la Generalitat. Según los datos de la gerencia, la deuda histórica acumulada de la Generalitat hacia la UdG antes del 2010 era de 4,8 millones, y a esta cantidad se han sumado 10,2 millones del 2011 y dos millones del 2012, lo que asciende a una cantidad de 17,1 millones de euros. “Esto nos crea dificultades de tesorería y nos vemos obligados a retrasar los pagos a proveedores, que antes eran a 40 días y ahora son a 90”.
En el caso del Parc Científic i Tecnològic, se trata de una entidad con NIF propio, en cuyo patronato además de la UdG esta el Ayuntamiento, la Diputació, la Cambra de Comerç y la FOEG. En los años 2005-2006, la Generalitat se había comprometido a retornar las cantidades abonadas, que suman 19,5 millones. “Ahora han dicho que la promesa del conseller nunca fue asumida por Economia y no tiene valor”, reconocen, en lo que ya es una queja repetida. Se ha solicitado una prórroga y de momento se ha logrado un aplazamiento. Se trabaja con las entidades locales para buscar una solución sin desestabilizar el presupuesto. La inversión total del Parc ha sido de más de 40 millones. “Estamos convencidos de que gracias al aplazamiento del Ministerio, que esperamos que pueda prolongarse un par de años, y al apoyo local, que sabe que el parque comporta una dinamización del territorio, lo podremos superar”, añade la rectora. El Parc cuenta ya con 100 empresas y 35 grupos de investigación.
En cuanto al recorte del plan de inversiones, entre el 2011 y el 2012 se dejaron de percibir 16,8 millones. Eso ha significado un retraso en la construcción de la nueva sede para la facultad de Turismo (tras el fallido experimento en Sant Feliu de Guíxols), así como del inicio de la construcción del campus de Ciencias de la Salud, que ubicará la facultad de Medicina, la de Enfermería y el Institut d’Investigació Biomèdica de Girona. La única obra en marcha es la ampliación del aulario común del campus Montilivi. La parálisis de las inversiones afecta también a Lleida. De una inversión de cuatro o cinco millones anuales (un año se llegó a los nueve y diez millones) se ha pasado a prácticamente cero. En el 2009 se invirtieron 5 millones y en el 2012 fueron solo 700.000 euros. En concreto se han paralizado dos proyectos: los del aulario de Cappont y el edificio de Biotecnología y Veterinaria en el campus de Agrónomos. También se ha paralizado el módulo 2 de Biomedicina.
Pero no es este el tema que más preocupa. Hace escasos días la UdL ha sido noticia por haber suscrito una póliza de crédito a entidades financieras por valor de 4,5 millones de euros. Lo explica el gerente Josep Maria Sentís: “Es como tener un seguro (una salvaguarda) para poder hacer frente a las nóminas y a la Seguridad Social de cada mes, no para pagar los proveedores, que ahora se pagan ya a 90 días y no a 35 como antes”. La deuda de la Generalitat se evalúa en 17,8 millones. Por un lado está la deuda histórica, que va del 2001 al 2006, cuantificada en 4,7 millones, que no figura en los cálculos de la Generalitat, pese a que formaba parte del plan de mejora de la financiación 2006-2011. Sí que está reconocida en cambio la deuda del 2011, que es de diez millones, y la del 2012, que es de tres millones. A pesar de todo, la UdL no ha cerrado ningún año con déficit. El plan económico 2011-2014 que ha comportado importantes ahorros en gastos corrientes y la reducción en personal (en tres años se han reducido un 12% las horas de profesores asociados) han permitido un ajuste sin afectar tampoco a la plantilla fija.
El presupuesto para el 2013 es de 72,2 millones de euros, lo que supone un incremento del 0,91% respecto del 2012 (71,6 millones). Los cálculos respecto a la caída de las aportaciones de la Generalitat son similares a los de otras universidades. La financiación ordinaria descendió un 16,5% pero si se suman otros recortes se llega al 17,9%.
El Parc Científic i Tecnològic Agroalimentari, constituido por el Ayuntamiento y la UdL, es un consorcio autosuficiente, pero arrastra también una deuda de 40 millones de euros, que ha obligado a plantear una moratoria en el pago y a negociar un plan de viabilidad con la Generalitat para hacer frente a su devolución.

Copyright La Vanguardia Ediciones S.L. All rights reserved

#labuenanoticiadeldia: Las pequeñas iniversidades catalanas crecen. Via La Vanguardia

El Par­que Cien­tí­fi­co tie­ne que de­vol­ver 19,5 mi­llo­nes

La Vanguardia
22 de abril de 2013

“Para el presupuesto del 2013 se ha hecho un planteamiento de contención”, explica la rectora de la Universitat de Girona, Anna Maria Geli. Es el mismo discurso, entre la prudencia y la confianza, que tienen las tres universidades territoriales, El presupuesto de la UdG para este año es de 87,1 millones, lo que significa un incremento respecto a los 83,9 millones del 2012, pero un retroceso respecto a los 95,4 millones alcanzados antes de los recortes. En el 2011 ya se hizo un presupuesto sin conocer las aportaciones de la Generalitat y en junio se supo que la reducción era del 16%. Se hicieron ajustes sobre la marcha y se pudo cerrar sin pérdidas. Al año siguiente, 2012, la reducción alcanzó el 18%, pero aún así se pudo cerrar un presupuesto equilibrado. La receta de ahorro se repite: reducción de gastos energéticos, especialmente en electricidad, no renovación de contratos asociados, no cobertura de las jubilaciones… Un esfuerzo que comparte también un profesorado obligado a impartir más créditos.
“Si ahora hubiese otro recorte fuerte, la situación se haría insostenible”, dice la rectora de la UdG. “Somos una universidad joven, con 20 años y dimensiones reducidas, y esto es una ventaja, pero también existe el inconveniente que no tenemos patrimonio para vender, como pasa con las grandes universidades… sólo contamos con el edificio de la facultad de Medicina y Enfermería, pero están allí los alumnos”. También se han hecho ajustes en los cursos iniciales, de modo que por ejemplo el primer curso de las carreras de ciencias es común, en un intento por rentabilizar la oferta académica. De ese modo se han podido preservar to-

Copyright La Vanguardia Ediciones S.L. All rights reserved

#cartasaalex #marcmarquez : Lo escribi hace dos años, en Marca el 11/ julio / 2011

POR GabrielMasfurroll
Wimbledon, MotoGP y Tour

Querido Alex, la semana pasa- da Rafa Nadal perdió la final de Wimbledon contra el serbio Djokovic. Rafa llegó a la cita con al- gún sobresalto físico que nos hizo temer lo peor, pero Nadal es el paradigma de la supe- ración, de cómo ven- cer las situaciones más inverosímiles. No obstante, también es humano.
Hace unos días, es-
cribí aquí que la mira-
da de Rafa en un par-
tido era el mejor indi-
cador para saber si iba
a ganar. En este últi-
mo torneo no tuvo ja-
más la profundidad e intensidad de cuan- do se siente ganador y, además se encon- tró con un jugador con su mismo espíritu y que había analizado con mucho cuidado cómo atacar sus puntos débiles. Rafa per- dió, pero volverá a ganar. Que pierda es al- go que nos sorprende cuando hace no mu- chos años, lo sorprendente era ganar. De 13 grandes ha ganado 10. Eso lo dice todo.
El otro frente español es el Mundial de motociclismo. Ahí hicimos triplete. Ahora entiendo porqué en nuestras ciudades hay tanta moto y motoristas, aunque bien es cierto que muchos deberían ser más pru- dentes pues aunque no lo parezca, la ciu- dad y las carreteras son muchísimo más peligrosas que los circuitos. Pero déjame que te diga querido Alex, que los nuestros coparon los tres podios. Nico Terol en 125cc, Marc Márquez en Moto2 —este chico será la alternativa a los grandes de MotoGP en un par de años— y Jorge Lo- renzo, que demostró por qué es campeón del mundo, en la máxima categoría. Hizo una carrera con suma inteligencia, la mis- ma que utilizó para retornar a la moto de
2010 con piezas de la nueva. Así, sin más, la moto empezó a car- burar y las Honda y en especial Stoner ya no fueron tan superio- res. Mención especial para Simoncelli, que esta vez no tiró a na- die. Premio para él pues acabó la carrera y no hirió a nadie. ¿Estará madurando?
Además, Alex, el Tour de Francia ha empezado ya. A Con- tador no le perdonan, especialmente los franceses, el tema del presunto dopaje pero da igual, le silbarían como lo hacen con Rafa, que ni se inmu-
ta y gana Roland Garros. Es más fuerte que ellos. Somos los del sur de los Piri- neos aún y no les gusta ni pizca que los suprasaharianos les den sopas con onda en nada y menos en el deporte. Contador viene del Giro que, por supuesto, ha gana- do. Y ahora le toca un Tour durísimo. Yo apuesto por él, igual que hice en su día por su inocencia. Pero así es la vida, Alex. Una España que no va bien, en la que mu- cha gente lo pasa mal, con un alto desem- pleo y unas tasas económicas muy preo- cupantes, nos da a su vez unos deportistas extraordinarios que copan las posiciones más destacadas a nivel mundial de depor- tes como el fútbol, el tenis, el automobilis- mo, el balonmano, el motociclismo, la na- tación, el baloncesto y muchos otros que me dejo, pero que también están ahí.
Así es el deporte y así lo veo querido Alex. T’estimo.
Cartas a Alex es el nombre de esta tribuna y los escritos que el autor dirige a su hijo Alex, nacido con síndrome de Down y que da nombre a la Fun- dacion Alex (www.fundacionalex.org).

CARTAS A ALEX
AFP