UAB-CONSEJO SOCIAL: Opinion Presidente 19 marzo 2018

La opinión del presidente

Un país que se precie

Vivimos tiempos turbulentos; no sólo en nuestro país, sino en el mundo entero. Parecen crisis distintas, pero no lo son: geografías, culturas, razas, religiones, sistemas políticos y tantas agrupaciones humanas más parecen divergir, pero tienen un objetivo común: la búsqueda y el deseo de un cambio, pues se avecina una nueva era.
El mundo entero vive, de formas distintas, la búsqueda de un sistema que mejore el bienestar global del planeta ante una población que no deja de crecer de forma exponencial. De postre, el cambio climático es una tremenda amenaza, y, demasiadas veces, intereses ajenos y fobias inexplicables trascienden la racionalidad en sus soluciones. Las pasiones y los sentimientos son, demasiadas veces, manipulados por terceros con intereses oscuros y sesgados.

Ante este entorno convulso, la educación, la formación, la investigación y la transferencia de conocimiento deben tomar protagonismo. La ignorancia es el caldo de cultivo idóneo para operaciones inadecuadas y demasiadas veces indecentes por parte de algunos. Es por ello que la educación, por su relevancia, debe dotarse de recursos apropiados y actualizados —y suficientes, por supuesto—, y debe ser gestionada profesionalmente, sin más sesgos que los que demanda la propia comunidad. Una sociedad cegada tiene un futuro oscuro.

En nuestro país, las distintas crisis vividas en los últimos años han hecho mella en los outputs que las distintas instituciones educativas generan: recortes en la investigación, pocas inversiones y dotaciones ínfimas en los campus universitarios, profesionales que han tenido que buscar otros lares para poder seguir investigando… A pesar de todo ello, el buen hacer, el esfuerzo y, también, la creatividad de la mayoría de profesionales han permitido que nuestras universidades hayan podido mantener sus niveles docentes y sus buenas prácticas investigadoras. También nuestro mundo académico está viviendo cambios relevantes y se vislumbran muchos además del generacional, que ya es, de por sí, disruptivo.

El exponencial progreso tecnológico en el que estamos inmersos —un viaje a velocidad hipersónica— va a producir cambios de todo tipo en nuestras sociedades. Frente a esta evidencia, nuestras universidades deben ser cruciales para acompañar y formar a la comunidad en la adaptación a la nueva era que estamos vislumbrando, pero que aún no sabemos cómo se conformará y qué impactos producirá en la humanidad.

Es por ello que un mundo que se precie, un país que se quiera, debe dotar de recursos correctos a nuestras universidades, sin egoísmos y sin intereses ajenos o ficticios. ¿Por qué? Simplemente, porque ellas deben ser las que ayuden a formar las nuevas generaciones y a hacerlo de tal modo que la sociedad —el mundo en general— sepa afrontar los profundos cambios que llegan.

Avistamos una sociedad tremendamente tecnológica, pero no será buena —diría que todo lo contrario—, sin una educación humanística potente, basada en valores como el respeto, la tolerancia, la compasión, la solidaridad y, por supuesto, la equidad, entre otros muchos más. Para ello, la academia debe estar atenta, auscultando intensa y detenidamente su entorno, detectando sus necesidades y adelantándose a ellas para cubrirlas de antemano.

Desde el sistema educativo, debemos estar al quite y tratar de anticiparnos a lo que se nos pide. La educación es uno de los pilares básicos de un país que se precie. Es por ello que la inteligencia, la sabiduría y el conocimiento de la academia deben estar abiertos y dispuestos a escuchar, a transferir, pero, también, a recibir y aprender de la sociedad que nos nutre y financia.

Por supuesto, necesitamos que nuestros gobiernos nos dediquen atención, con ministerios y/o consejerías ad hoc. Pero no sólo eso sirve; entre todos, debemos alinear objetivos y aplicar recursos de forma objetiva y equitativa para lograr un sistema educativo eficiente y eficaz que nos permita reconstruir una sociedad más justa, y poder entrar en esta nueva era que se acerca sin sufrir accidentes evitables. Una mejor educación para un mundo mejor.

“Vivat nostra societas!
Vivant studiosi!
Crescat una veritas,
floreat fraternitas,
patriae prosperitas.”

Gabriel Masfurroll
Presidente del Consejo Social

19 de marzo de 2018

Anuncios

UN PAÍS QUE SE PRECIE. Vía Expansión. 10/4/2018

Un país que se precie Gabriel Masfurroll, presidente del Consejo Social de la UAB
Es más que evidente que vivimos tiempos turbulentos; no sólo en nuestro país, sino en el mundo entero. Ante este entorno convulso, la docencia, la investiga- ción y la transferencia de conocimiento deben tomar protagonismo.
La ignorancia es el caldo de cultivo idóneo para operaciones inadecuadas y demasiadas veces indecentes por parte de algunos. Es por ello que la forma- ción, por su relevancia, debe dotarse de recursos apropiados y actualizados — y suficientes, por supuesto—, y debe ser gestionada profesionalmente, sin más sesgos que los que demanda la propia comunidad. Una sociedad cegada tiene un futuro oscuro.
En nuestro país, las distintas crisis vividas en los últimos años han hecho mella en los outputs que las distintas instituciones educativas generan: recortes en la investigación, pocas inversiones y dotaciones ínfimas en los campus universi- tarios, profesionales que han tenido que buscar otros lares para poder seguir investigando… A pesar de todo ello, el buen hacer, el esfuerzo y, también, la creatividad de tantos han permitido que nuestras universidades hayan podido mantener sus niveles docentes y sus buenas prácticas investigadoras.
Es por ello que un mundo que se precie, un país que se quiera, debe dotar de recursos correctos a nuestras universidades, sin egoísmos y sin intereses aje- nos o ficticios. ¿Por qué? Simplemente, porque ellas deben ser las que ayuden a formar las nuevas generaciones y a hacerlo de tal modo que la sociedad
—el mundo en general— sepa afrontar los profundos cambios que llegan.
Desde el sistema educativo, debemos estar al quite y tratar de anticiparnos a lo que se nos pide. La educación es uno de los pilares básicos de un país que se precie. Es por ello que la inteligencia, la sabiduría y el conocimiento de la academia deben estar abiertos y dispuestos a escuchar, a transferir, pero, también, a recibir y aprender de la sociedad que nos nutre y financia.
Por supuesto, necesitamos que nuestros gobiernos nos dediquen atención, con ministerios y/o consejerías ad hoc. Pero no sólo eso sirve; entre todos, debemos alinear objetivos y aplicar recursos de forma objetiva y equitativa pa- ra lograr un sistema educativo eficiente y eficaz que nos permita reconstruir una sociedad más justa, y poder entrar en esta nueva era que se acerca sin sufrir accidentes evitables. Una mejor educación para un mundo mejor.
19 de marzo de 2018 [2.380 caracteres]

Cartas a Àlex: Deporte, niños, padres y valores. Vía @Marca 7/4/2018

Titulo: Deporte, niños, padres y valores.
Querido Alex, hace unos dias, tu sobrino Gaby, participó en el torneo internacional de fútbol organizado por FCBarcelona Escola. 2000 niños de 45 países y cinco continentes. Te puedes imaginar. Gaby estaba emocionado. Yo que ya llevo años a mis espaldas,me quedé sorprendido por el auge a nivel mundial del fútbol, increíble. Países que hace no demasiados años no sabían ni que existía, no tan solo participaron, sino que jugaban muy bien. Pero lo que me llamó más la atención, fue la cantidad de familiares desplazados desde los sitios más recónditos del planeta acompañando a sus niños. FCBescola, además de fomentar el fútbol, enfatiza mucho en los valores. No solo se juega para ganar. No todo vale. Hay que disfrutar. El juego en equipo prima sobre la individualidad. Fair play. Rivales si, enemigos no. Pues bien, además de estar pendiente de tu sobrino, que se lo pasó muy bien y disfrutó de lo lindo pues fue su debut internacional, traté de fijarme en el comportamiento de otros niños y especialmente de sus mayores, pues quería comprobar la parte pedagógica y sociológica del proyecto “Escola” y ahí aún pude detectar signos de cierto fanatismo, no muchos, pero que aún persisten. Bien es cierto que las procedencias eran dispares y esto influía en los comportamientos. No obstante aunque observé mimetismos del fútbol profesional,también vi con satisfacción como la pedagogía de los valores va calando. Días después, vi por televisión la final la prestigiosa Iscar Cup de benjamines que enfrentó al Madrid y al Barça. Acabaron ganando los peques culés,pero me encantó ver como al final los ganadores, consolaban de corazón a los peques merengues. Alex, ahora que creo se avecina una final inédita y que puede ser un acontecimiento mundial, es decir la final de Champions entre el FCBARCELONA y el REAL MADRID, es cuando deberíamos tomar ejemplo de nuestros niños y dar un ejemplo de deportividad y fair play, no exento por supuesto de competitividad y lucha por la victoria, pero aunque las victorias son efímeras, esta podría ser un hito en la historia del deporte mundial, pero no por ello, todo vale para ganar. “Fill, que maco es el fútbol, que gran es guanyar, pero si ho fas amb fair play, la satisfacció es multiplica per mil. Seguim l’exemple dels nostres petits. T’estimo Àlex”

Cartas a Alex: Ser el mejor. Vía @Marca. 25/3/2018

Titulo: Ser el mejor

Querido Alex, ante todo avisarte que allá donde estés, habrás recibido un nuevo amigo, Santi, de 5 años que como tu se ha ido de nuestro mundo,demasiado pronto. Por favor cuídalo y desde ahí donde estéis,cuidad también de su familia pues seguro estarán muy tristes. Contarte también Àlex que el pasado dia 21, se celebró en todo el planeta el dia mundial del Síndrome de Down. Si, el síndrome con el que naciste y que cambió nuestras vidas. En aquellos tiempos cuando naciste, os llamaban “mongolicos” de forma despreciativa y aún a día de hoy, algunos os llaman “subnormales”. Se que esto que escribo es duro, pero no puedo negar una realidad que aunque mengua, aún persiste más de lo que sería deseable. Todo esto viene a cuento porque me sonrío cuando algunos insisten y persisten en hablar de discapacidades. Que levante la mano quien garantice que no tiene alguna discapacidad. Hasta el mejor las tiene,afortunadamente .Por supuesto, para serlo, debes tener talento, pero nunca esquivar el esfuerzo, la disciplina y la generosidad , pues ésta ademas es de ida y vuelta. Uno solo va más rápido pero nunca lejos, acompañado tu recorrido es mucho más relevante. Pero voy al grano, para mi el mejor es quien lo demuestra día a día, en su actividad y lo prolongas en el tiempo. No vale proclamar que eres el mejor, deben decirlo los demás. Hace unas semanas tuve la suerte de coincidir con astros del fútbol mundial del pasado y alguno del presente. Quise preguntarles en privado quien consideraban era el mejor, no del mundo, sino de la historia y la coincidencia fue total. Esto me dio pie para continuar con mi sondeo con gente experta en este deporte y la respuesta querido hijo, fue unánime, ya te puedes imaginar su nombre. No lo digo hoy porque con ello se que unos y también los otros, lo adivinarán, aunque les disguste. Por supuesto, nadie es perfecto, pero no es que él sea el mejor, es que es un genio. Los demás son muy buenos, buenísimos,pero él es distinto y a pesar de ello es humilde y también tiene sus handicaps. Por eso, nos guste o no,debemos reconocer que todos tenemos alguna que otra discapacidad , aunque a veces, algunas no sean visibles. “Fill, lo important no es dir que ets el millor sinó esforçar-se per ser-ho cada día, anar millorant i no creure t’ho . La vida es curta i tot es efímer, fins i tot per el millor,no ens enganyem . T’estimo Alex”

Laureus Sport for Good by Maria Orriols. Fashion & Arts

afecto

-¿Cómo surge la idea de Laureus? La idea surge de Johann Rupert,
fundador y presidente ejecutivo de grupo Richemont. Estando en NY con
un famoso deportista afroamericano, le sorprendió que éste firmara con
especial interés posters suyos a niños blancos y le preguntó el
porque. La respuesta fue definitiva: “Cuantos más niños blancos tengan
mi póster en sus habitaciones, difícilmente discriminarán a un niño
negro en su clase o en su entorno social”. A partir de ahí, Richemont
y Daimler unieron sus esfuerzos y crearon Laureus, cuyo gran objetivo
es juntar gente de todo el mundo, independiente de su condición, raza
u origen, utilizando el deporte como vehículo de unión . La pasión de
Laureus se basa en una simple verdad: quien quiere que seas, donde
quiera que vivas, sea cual sea tu formación , tu origen, el deporte
puede darte la oportunidad de ser mejor persona mañana de lo que eres
hoy. Nelson Mandela, presidente de honor de Laureus dijo: “El deporte
tiene el poder de cambiar el mundo”. Desde entonces la Fundación
Laureus Sport For Good, trabaja en 100 proyectos en 35 países en áreas
como la salud, la educación, la igualdad, la paz, la inclusión y la
empleabilidad de personas con riesgo de exclusión.

-¿Por qué se une al mundo deportivo? ¿Qué valores tiene el deporte de
los que carecen otras disciplinas? El deporte forma parte de mi adn.
Empecé a practicar el deporte de la natación de forma seria y a nivel
competitivo a los 10 años. Durante 12 años, natación y estudios fueron
mis grandes prioridades. Aprendí a fijarme objetivos, a soñar en
alcanzar mis metas, a trabajar con enorme esfuerzo para poder competir
en condiciones. Perdí más veces que gané. Cada derrota era una
victoria pues me permitía aprender de mis errores, para seguir
mejorando, progresando. El deporte me ha enseñado a ser tenaz, a
trabajar en equipo, a saber perder y también a ser humilde en las
victorias pues aprendí que estas son efímeras . Descubrir que nada es
fácil y todo requiere enorme esfuerzo. Yo diría que el deporte es un
anticipo muy fidedigno del “mundo real” y una buena escuela de
formación, aunque, eso sí, nunca debe ser la única. El deportista debe
complementar su formación con estudios y la sociedad debe fomentar y
facilitar a través de centros docentes “ad hoc” esta formación, pues
la carrera profesional deportiva es corta y son pocos los elegidos que
pueden acumular patrimonio suficiente para no tener que depender de un
salario en el futuro. Luego de mayor he podido seguir vinculado al
deporte a través de instituciones tan destacadas a nivel mundial como
el FCBarcelona, NFL y en estos últimos años Laureus. Todo ello me ha
proporcionado una visión holistica del mundo del deporte, ahora
transformado en una impresionante industria mundial.

-¿Cuál es tu labor como Presidente de Laureus España? Mi labor es
mùltiple. Nunca me ha gustado ocupar un sillón de forma pasiva, de
florero no me veréis nunca. Si me ofrecen un proyecto , lo tomo y me
dedico a él con pasión, dedicación y con el deseo de aportar valor al
mismo. Además si el cargo no es remunerado como todos los que he
tenido en el ámbito del deporte, trato de que la transparencia sea
total. Cuando asumí en 2012 la presidencia de Laureus, lo primero que
hice, fue reforzarme con un buen patronato y rodearme de un equipo de
profesionales, pocos pero muy buenos y con enorme dedicación. Hemos
cambiado la percepción que había en España sobre Laureus donde se
conocían su premios y las galas de alfombra roja, pero no la
fundación. Hoy, la fundación está siendo muy activa con varios
proyectos en marcha en España de forma exitosa. Puedo decir con
orgullo que mis funciones son muchas más que las de un mero presidente
de la fundación. Ayudo a Laureus en muchos ámbitos, no solo a nivel
español sino también internacional. Seguramente mi trayectoria y
conocimiento del mundo del deporte en distintos ámbitos, me permite
aportar mi granito de arena a una organización tan relevante como es
la familia Laureus. (www.lureus.es)

-¿Cuál es el valor de estos premios? Los premios, son el
reconocimiento a un éxito deportivo determinado en un periodo de
tiempo. En algún caso a una trayectoria. Lo que distingue estos
premios es que son las leyendas del deporte que forman la Academia
Laureus, deportistas cuyos logros han superado los límites de la
excepcionalidad, los que eligen los premiados. Además año tras año,
muchos deportes y deportistas a veces considerados minoritarios o
menos conocidos, son reconocidos a nivel mundial. Empezaron siendo
llamados los oscars del deporte, hoy ya tienen una enorme
personalidad, reputación y prestigio nivel mundial. Gracias a ellos,
la Fundación Laureus Sport for Goods recauda fondos que luego aplica
en proyectos por todo el mundo. (www.laureus.com)

-Entre los académicos contáis con los mejores deportistas del mundo
¿cómo conseguís involucrarlos? Explicándoles que es Laureus, lo que
hacemos y como y donde lo hacemos. Como casi todo, lo más difícil son
los comienzos, conseguir que astros y leyendas del deporte como Spitz,
Moses, Comaneci, Navratilova, Agostini, Player, etc quisieran unirse a
Laureus, fue una tarea titánica y a la vez hermosa, un sueño que
parecía imposible y que Johann Rupert, consiguió materializar. Luego
muchos otros hemos aportado nuestro granito de arena para que la
familia Laureus siguiera creciendo en número y talento.

-¿De qué manera y en qué medida se involucran en los proyectos? Cada
leyenda del deporte es distinta, pero todos, cada uno o una a su
manera, se involucran de forma importante y destacada. Para mí ver a
deportistas que han sido idolatrados, dioses del deporte, apoyando
proyectos por todo el mundo, es una gozada. Su participación, su
cercanía, es de enorme ayuda en cada uno de nuestros proyectos. Como
todo en la vida, unos se involucran más que otros, pero en general su
colaboración es inestimable y ellos junto con nuestros
patrocinadores,permiten que millares de niños y jóvenes de todo el
mundo, mejoren su calidad de vida, su bienestar. No es fácil pues la
demanda es infinita, pero ahí estamos con pasión y energía.

-Siempre has dicho que eres más emprendedor que empresario, a pesar de
tu exitosa trayectoria profesional ¿sigues aprendiendo? ¿qué es lo
último que has aprendido? Lo que realmente soy, es un soñador y me
emociona convertir mis sueños en algo real, lo que me convierte en
emprendedor. He tenido la suerte de que alguno de mis sueños, se
convirtieran en realidad, algunos además, eran proyectos profesionales
que luego me permitieron convertirme en empresario. Me siento
orgulloso de haber conseguido convertir alguno de mis sueños en algo
material, en empresas que han prosperado y progresado. Si, he sido y
sigo siendo empresario, pero no dejo de soñar, aprender y emprender en
muchos ámbitos y eso me da vida.

-¿Cuál es tu próximo reto, proyecto ,ilusión,…? En primer lugar,
seguir viviendo con intensidad, en estado de bienestar y que me
permita disfrutar de mi familia,de nuestros nietos muchos años, algo
que me emociona muchísimo . Y por supuesto, seguir soñando,
emprendiendo en nuevos proyectos a la vez que compartiendo mi
experiencia con jóvenes emprendedores a los que poder ayudar en lo
posible. Por supuesto, también seguir empujando la Fundación Alex (
http://www.fundacionalex.org), dedicada a nuestro hijo que nació con Síndrome
de Down y falleció a los tres años. Finalmente terminar mi quinto
libro y poder publicarlo en los próximos meses tras casi dos años de
trabajo.

-Tu vida también ha tenido momentos duros, ¿cómo se superan? No te
queda más remedio. Superas pero no olvidas. No somos únicos. Cuando
sufres y vives momentos difíciles, descubres que muchísimas personas
pasan lo mismo que tu o peor. Esto te permite descubrir mundos
invisibles que unos no ven y otros no quieren ver. Lo que sí es
cierto, es que te cambia de forma radical tu escala de valores.

-Según palabras tuyas: “quiero contribuir a hacer un mundo mejor y
devolver todo lo que la vida me ha dado” Danos un consejo para ayudar
a esa causa. Como decía antes, la necesidades en nuestro mundo son
infinitas. También es cierto que un granito de arena, no hace una
playa. No voy a ser yo quien diga lo que hago para un mundo mejor,
sería una petulancia innecesaria y ridícula . Los que están cerca de
mi saben como soy, pienso y actúo. Para mí es suficiente. Un mundo
mejor solo se logra con el esfuerzo de todos, pero eso es una utopía.
Vivimos en un mundo convulso, egoísta y además en mi opinión, inmerso
en un proceso muy importante de cambio de era, algo que produce
estrés, angustia y desconcierto a muchísima gente. Esto significa que
debemos estar atentos, tratar de dar ejemplo, aunque sea poco
relevante y aunque solo sea en nuestro pequeño entorno, pero si todos
hiciéramos el esfuerzo, el mundo mejoraría. No obstante también quiero
dejar constancia de que aunque no se sabe lo suficiente, pues no crea
interés, hay muchísima gente, muchas instituciones por el mundo
ayudando a otra mucha gente que sufre y tiene dificultades, pero esto
desgraciadamente hoy en día no es noticia, no interesa, no genera
morbo. Siempre digo que quien más da, más recibe, eso sí, nunca des
para poder recibir.

Cartas a Alex: Mujeres deportistas pioneras en la lucha por la igualdad . Vía @marca

Título: Homenaje a las mujeres pioneras del deporte
Querido Àlex, estamos viviendo cambios muy relevantes en todo el mundo. Que las mujeres de casi todo el planeta hayan salido a las calles para reclamar sus derechos,es un hito histórico y la paradoja es que hablamos del SXXI. Desde aquí algunos nombres de mujeres deportistas que en el pasado, a buen seguro lucharon contra viento y marea por poder entrenar y competir en igualdad. No son todas las que son, pero es una muestra suficiente. Desde estas líneas Alex, mi homenaje,admiración, respeto y agradecimiento a ellas y a todas aquellas mujeres que han roto barreras y esquemas para conseguir mejor progreso y bienestar para las mujeres y la sociedad en general: Enriqueta Basilio, atleta. Primera mujer en encender fuego olimpico. Mexico 68. Lucy Harris: Primera mujer reclutada por un equipo de la NBA,1977. Charlotte Cooper, tenista. Primera participación en JJOO, 1900. Alice Coachman, atleta. Primera mujer afroamericana en ganar una medalla de oro en unos JJOO,1948. Lili Álvarez, tenista, esquiadora, patinadora. Finalista tres veces en Wimbledon, 1926,27,28. Billy Jean King, tenista. 11 gran slams entre 1966-74. Janeth Guthrie, automovilista. Primera mujer en clasificarse para las 500 millas de Indianápolis, 1977. Lydia Skoblikova, patinadora. Ganadora de 4 medallas de oro en unos JJOO. Innsbruck 1964. Annika Sorensam, golf. Primera mujer en participar en un torneo oficial de la LPGA, 2003. Mamie”cacahuete” Johnson. Fue la primera baseball pitcher femenina en jugar la Negro Baseball League, 1953. Mia Hamm, futbolísta. Considerada la mejor de la historia. Consiguió tras jugar 17 años con los EEUU, liderar a su equipo y alcanzar la medalla de oro de los JJOO Atlanta 1996. Manon Rehaume, hockey hielo. Primera mujer en jugar en la NHL,1992. Dawn Fraser, nadadora. Ganadora de 4 medallas de oro en los JJOO entre 1956-64. La primera mujer en bajar del minuto el los 100 libres, un hito. “Fill,el món esta canviant. Per fi, les diferències entre homes i dones es reduiran. Agraïm a dones com aquestes que entre d’altres van ser pioneres I van obrar cami. T’estimo Alex”.

MUJERES VALIENTES Y EMPRENDEDORAS DEL SIGLO PASADO: CARMEN MIR Y ELISA LACAMBRA

Mi abuela Carmen Mir, nació en Balsareny en 1903 en el seno de una familia ligada al sector textil catalán, aunque luego se crió y creció en Manresa. Su padre, mi bisabuelo, Gabriel Mir, era un pequeño empresario textil, innovador y muy emprdeor por lo que mi abuela, creció entre telares y tejidos. Este entorno y seguramente la necesidad, la condicionó de tal forma que ya de joven decidió empezar como costurera en Manresa. Así nació “Carmen Mir”, una firma de alta costura que llegaría a las más altas cotas del mundo del diseño y la moda en España, convirtiéndose a mediados del siglo pasado, en una de las pioneras de esta industria en nuestro país, a pesar de ser mujer emprendedora y luego, empresaria, compitiendo con hombres, paradójicamente también más valorados.
Aún la recuerdo diseñando, dibujando, cortando patrones, eligiendo tejidos, junto a mi madre, Elisa Lacambra, su nuera y aventajada discípula que siempre estuvo a su lado en la sombra pero con una enorme fidelidad y también talento, ya que muchos de los diseños “Carmen Mir”, salieron de ella.
Formaban un gran equipo aunque a veces la disparidad de opiniones y sus fuertes personalidades las llevaban a riñas de tono elevado. La competencia y la inteligencia, las enfrentaba a veces, pero estuvieron juntas lo que favoreció al negocio, pues siempre consideraron que el equipo era lo más importante. En el back office, estaba mi abuelo Buenaventura Masfurroll, que se casó con mi abuela en 1925. Años más tarde, mi padre se convertiría en administrador del negocio. Gabriel Masfurroll Mir: el primero y original Gabriel Masfurroll, siempre estuvo allí, en los buenos y en los malos momentos, sacrificando la que quizás fue su pasión, la arquitectura, la carrera soñada que no pudo estudiar por tener que dedicarse a la empresa familiar que le necesitaba. Cumplió con la obligación, pero profesionalmente no fue feliz y por ello se dedicó con pasión a sus hijos, nosotros.
Carmen Mir, vista atrás en la distancia, fue una gran mujer, igual que mi madre. Ambas, en las décadas de los 50, 60 y 70 fueron ya importantísimas emprendedoras y empresarias. Viajaron por medio mundo, eso sí, necesitaban el

exportaron a varios países y vendieron sus modelos a Saks(www.saksfifthavenue.com) y Bergdorf Goodman de New York (www.bergdorfgoodman.com) entre otras y también en Los Ángeles, Boston y Houston. Aún recuerdo como yo con mi incipiente inglés les ayudaba a redactar las facturas y revisar la correspondencia, no sólo con EEUU sino también curiosamente con países árabes que empezaban a emerger y a los que también vendíamos..
Uno de los hitos que más recuerdo, fue la llegada del primer hombre a la luna y como mii abuela, fue invitada a realizar un desfile de modelos en Houston organizado por la NASA, como uno de los muchos eventos que se realizaron para celebrar aquel éxito . Para Dicho evento, recuerdo que mi abuela y mi madre, diseñaron un modelo ad hoc para la ocasión que semejaba un traje del astronauta Amstrong. Fue un éxito rotundo y este modelo que en principio pretendía homenajear a los astronautas americanos y a la NASA, fue reconocido y alabado por su creatividad y homenaje a la gesta realizada. Recuerdo también a mi padre, lector asiduo de las revistas Life y Mecánica Popular, haber participado apasionadamente en el diseño.
Mi abuela era incansable y también genio y figura. Recibió a lo largo de su vida innumerables premios y reconocimientos, pero quizá el que me causó más impacto fue uno que le dieron en California y que se conocía como “Splendor of Spain”, del cual aun guardo recortes de prensa da periódicos de San Diego, California.
De mi abuela existen cientos de anécdotas, pero una de ellas vale la pena contarla. Mi abuela y mi madre, cada año iban a París y luego también a Milán a ver colecciones de los mejores diseñadores. Las invitaban y ellas iban allí con sus lápices y blocs a tomar ideas para luego realizar sus propios diseños (no existía Internet ni la tecnología era la actual).
Pues bien, en uno de estos viajes estaban a punto de entrar en la Casa Dior y un joven italiano que conocía a mi abuela, le pidió que le ayudara a entrar pues no tenía invitación y le interesaba mucho asistir al desfile. Qué decir que mi abuela le ayudó a entrar y pudieron ver la colección juntos. El personaje en cuestión se llamaba Valentino Garavani, que fue luego el gran diseñador y recientemente retirado VALENTINO.
El capitulo que hay más triste de la empresa sucedió en la segunda mitad de los años 70. El mundo occidental tuvo que afrontar la tremenda crisis del petróleo que hundió la economía española y mucho más el sector textil catalán. Fue pasar de un mundo feliz, quizás algo menos real de lo que aparentaba, a una etapa durísima donde la empresa empezó a ir mal y no se supo reaccionar a tiempo. Recuerdo que había que tomar medidas drásticas, pero los 150 empleados que teníamos, llevaban con nosotros muchísimos años, eran como de la familia y muchos de ellos me habían visto nacer. Mi abuelo enfermó y murió, y mi abuela con una enfermedad senil degenerativa tuvo que dejar de trabajar y falleció y, pocos años después, mi padre con algo más de 60 años, se enfrentó a un Alhzeimer, lo que le llevó pocos años después a la muerte. Toda esta serie de desgraciados acontecimientos,diezmaron la familia y la capacidad de reacción de un negocio que hubiera podido ser increíble.
Sólo mi madre con su gran coraje y ayudada por nosotros sus hijos, pudimos a base de enormes esfuerzos, levantar la deuda que se había generado. Reducimos el tamaño de la empresa y en los últimos años mi madre pudo rehacer y recuperar una pequeña parte de su patrimonio, hasta que en el 2006 que decidió retirarse con enorme dignidad y probablemente con muchísimo menos de lo que merecía por el enorme esfuerzo que hizo en su vida.
Así terminó la historia de la firma “Carmen Mir” cuya cuna fue en 1949 la ciudad de Manresa, luego se traslado a Barcelona donde instaló un cuartel general, con sus talleres y dando empleo a más de 200 personas. En 1969 abrió su primera “Boutique” y también lo hizo en la capital de España a petición de sus clientes de Madrid en la calle Velázquez , en pleno corazón comercial del barrio de Salamanca. Mi abuela y mi madre pasaban media semana en Madrid y la otra media en Barcelona. Curiosamente fueron de las primeras commuters de nuestro país.
Vivir de cerca el negocio de mi abuela fue muy enriquecedor y pude conocer a gente muy interesante, desde Christian Dior, pasando por los grandes modistos españoles como Manolo Pertegaz, Pedro Rodríguez, Elio Berhanyer y muchos otros. Mi abuela además tuvo como clientas a María Callas, la Condesa de Quintanilla Romanones, además de un elenco de familias importantes del país y algunas actrices y personalidades extranjeras y españolas muy conocidas en su momento.
Hoy en día, donde estamos viviendo la revolución de las mujeres por conseguir la igualdad frente a los hombres, yo viví en primera persona, como dos mujeres, llegaron a la cima, a base de esfuerzo, talento, pasión y enorme tenacidad, pues recuerdo que a ellas les costaba doble esfuerzo alcanzar los que a sus colegas masculinos. Ellas eran llamadas modistas, ellos, diseñadores…..

DÍA MUNDIAL DE LA MUJER: CARMEN MIR Y ELISA LACAMBRA, TRABAJADORAS, EMPRENDEDORAS Y EMPRESARIAS DE UN SIGLO XX DOMINADO POR LOS HOMBRES

Carmen Mir: Una purista de la moda. By Charo Mora. Via Yo Dona
1 comentario
Carmen Mir, la purista. Por Charo Mora.

Los que la conocieron dicen que era perfeccionista, resistente a maratonianas sesiones de trabajo, discreta y con un fuerte carácter. Esto, unido a su amor por la moda, fue la llave que le abrió la puerta de la Cooperativa de Alta Costura Española. En este Olimpo de la moda, creado en 1940, pocas mujeres vieron imprimir su nombre en letras doradas. Ella sí.

Hija de un comerciante de tejidos de Manresa (Balsareny, 1903), la historia de Carmen Mir, desde que se iniciara en el oficio de modista, allá por los años 20 del siglo pasado, hasta desfilar en Washington y atender a su numerosa clientela en Houston en los 60, adquiere tintes de novela épica. Su vida estuvo marcada por la realidad de la posguerra, un escenario en el que todo estaba por hacer, y por su pasión por la moda desde la infancia: su primer traje de chaqueta fue un regalo para una amiga cuando todavía era adolescente. Y aunque su vocación estuvo clara desde el principio, le costó convencer a sus padres de que le permitieran probar suerte como modista en un piso que poseía su familia en Manresa. Fue la semilla de la que nacería una de las casas de costura con más prestigio de nuestro país.

Comenzar su oficio desde abajo le facilitó conocer los secretos de una profesión en la que los coetáneos de su época y los estudiosos del tema la reconocen como maestra. Tenía las herramientas necesarias. Fundó su firma en Manresa, en la década de los 40, y en 1948 se trasladó a Barcelona, donde obtuvo una extensa clientela. Allí abrió varias sedes, una de ellas en la Rambla de Cataluña (1952), y otra en la calle Provenza, a la que se trasladó en 1956 y donde trabajaron hasta 150 personas.

Bajo las lámparas de araña y los grandes espejos, sus creaciones desfilaban dos veces al año ante un público llegado de toda España. Y fue la clientela que se desplazaba desde Madrid la que «animó a Carmen a abrir tienda en la capital», según Elisa Lacambra, segunda de a bordo de la firma desde los 50, «un espacio que inauguró en esa misma época en la calle Velázquez y por el que pasó toda la ciudad».

Pero el reconocimiento no le llegó hasta 1964, cuando fue invitada a formar parte de la Cooperativa de Alta Costura Española. Su nombre se alineaba con el de los grandes: Pedro Rodríguez, Santa Eulalia, Pertegaz, Asunción Bastida, El Dique Flotante… Carmen ocupó el hueco que dejó vacante este último. Estar entre los elegidos le permitió salir al extranjero en los viajes que organizaba dicho organismo, creado para mostrar y promocionar la moda española más allá de los Pirineos. Una estrategia que «respondía a la política de lavado de imagen que el país llevaba a cabo en el exterior, en el que la moda comunicaba un espíritu de modernidad y avance», cuenta Josep Casamartina, responsable de la colección Antoni de Montpalau, una de las más importantes de Alta Costura española. Con la Cooperativa Carmen desfiló en Bruselas México, Sidney y EEUU, donde su trabajo tuvo un gran reconocimiento. Sachs y Bergdorf Goodman fueron algunos de los nombres que aparecieron en su lista de clientes.

Un éxito que, según Gabriel Masfurroll, nieto de Carmen e hijo de Elisa Lacambra, «pronto topó con el primer límite; la imposibilidad de producir las cantidades requeridas en los tiempos marcados por el mercado norteamericano en un momento en que los recursos en España eran escasos». «El detonante fue un abrigo del que le encargaron cien copias», puntualiza Josep Casamartina, «un objeto de deseo que puso a Carmen en el apuro de decir que no; sus prendas estaban hechas a mano, con mimo, y necesitaban tiempo.»

En 1952 llegó a la firma Elisa Lacambra, una joven de 18 años que pronto se convirtió en su mano derecha. Con ella desarrolló la segunda parte de la historia de la marca. «Fueron dos mujeres muy fuertes y grandes emprendedoras», explica Gabriel Masfurroll, «creativas, inteligentes y con visión empresarial en una sociedad de hombres en la que para salir del país aún necesitaban la autorización de sus maridos.» Se convirtió en la voz que conectó con las nuevas tendencias que transformaron radicalmente el estilo de la moda en los 60. Y la animó a emprender una aventura conocida como prêt-à- pórter, de la que terminó haciéndose responsable, ya que «Carmen se sentía más cómoda con la costura», como comenta la misma Elisa. Luego llegaron las colecciones de pañuelos, medias, gafas, su fragancia y la línea de hombre, en el más puro esquema de una marca global.

«Sus míticos pantalones ponían en valor cualquier tipología de cuerpo, añadiendo, compensando y redibujando sus líneas con el saber hacer de la costura y la modistería. No había dos iguales, se diseñaban según las curvas de cada clienta», afirma Josep Vidal, sastre de Carmen en los 60. Su sentido de la realidad se traducía en un estilo depurado en el que la comodidad formaba parte de la estética. «Era una moda muy realista y elaborada», dice Josep, «se hacía todo a mano.» Para Silvia Ventosa, conservadora del Museo Textil i d’Indumentària de Barcelona, «la modernidad y las líneas depuradas son los rasgos más notables de su estilo. Su trabajo muestra una de las claves de la tradición de costura española: el alto nivel de su artesanía.»

Balenciaga siempre fue para ella el gran referente, al que admiraba por su estilo arquitectónico. Hacia el Maestro, como se le conocía en el mundo de la moda, dirigió su mirada a lo largo de toda su carrera. También a sus discípulos: Givenchy, con el que cultivó una relación personal, y Courrèges, que dejó su impronta en la inspiración espacial y la apuesta por el blanco que hizo Carmen desde mediados de los 60. Es la época en la que Elsa Peretti diseñó joyas, brazaletes y cinturones pensados específicamente para sus creaciones.

«Fue una diseñadora que supo conectar con la sensibilidad de la calle, que se inspiró mucho en ella», comenta Francina, la mítica modelo que vivió en primera persona la moda de la época y que desfiló con piezas de Carmen Mir. No en vano la prensa de la época describió sus colecciones como las que mejor capturaban las tendencias del momento.

YO DONA.22 JUNIO 2013/37

Cartas a Alex: Cambiar el mundo y el deporte. Vía @Marca 25/2/2018

Titulo: Cambiar el mundo y el deporte
Querido Alex, te escribo camino de Mónaco. El martes celebraremos en el principado, la gala de los premios Laureus.Han pasado 18 años de la gala celebrada. La primera edicion se celebró en el año 2.000. Hemos dado la vuelta al mundo. Relevantes ciudades nos han acogido. Desde que Nelson Mándela , presidente de honor citó en la primera gala de los premios Laureus una frase que se ha convertido en un símbolo :“El deporte tiene el poder de cambiar el mundo, el poder de inspirar. Tiene el poder de unir a la gente. Habla a los jóvenes un idioma que entienden. El deporte puede crear esperanza, donde una vez sólo había desesperación”. El mundo ha cambiado muchísimo. También el deporte. Desde entonces, a través de nuestra fundación internacional, Laureus Sport For Good Foundation, ( http://www.laureus.com) hemos trabajado y seguimos haciéndolo en 35 países, más de 100 proyectos dedicados a la salud, educación, la igualdad de género,empleabilidad, inclusión social y lucha por la paz. En España también tratamos de ser muy activos y gracias a Marca podemos divulgar la parte más oculta pero también más importante, la fundación (www.laureus.es) La Academia de Leyendas del deporte está compuesta por 65 astros del deporte y más de 200 embajadores de todo tipo de origenes, razas, culturas y religiones. El deporte tiene mucho poder de influencia y la familia Laureus, tiene como su gran objetivo que el deporta nos una y nos haga mejores. Ahora Alex, cuando el mundo vive momentos y circunstancias demasiadas veces inexplicables, donde la violencia resurge, también en el deporte, es cuando más unidos y con más intensidad debemos trabajar para cumplir el sueño de Mandela y el mandato que nos dió, que el deporte nos inspire, nos de la esperanza que tantos buscan y necesitan y nos una en lugar de enfrentar y separar. “Fill, l’esport es molt maco, emocionant, però també una escola de vida. Ensenyem a competir, però també a respectar. No tot val. T’estimo Alex”.

La historia de Herbert, con sus capacidades especiales, el deporte y los niños

En una fiesta organizada en una escuela de niños con capacidades especiales, el padre de un estudiante
pronunció un emotivo discurso que nunca será olvidado por las personas que lo escucharon.

Después de felicitar a la escuela y a todos los que trabajan en ella, este padre hizo el siguiente razonamiento:
*-“Cuando no hay agentes externos que interfieran con la naturaleza, el orden natural de las cosas alcanza la perfección”.*

*-Pero mi hijo, Herbert, no puede aprender como otros niños lo hacen.*

*-No puede entender las cosas como otros niños. ¿Dónde está el orden natural de las cosas en mi hijo?*

La audiencia quedó impactada por la pregunta.

El padre del niño continuó diciendo: *’Yo creo que cuando un niño como Herbert, física y mentalmente discapacitado, viene al mundo, una oportunidad de ver la naturaleza humana se presenta, y se manifiesta en la forma en la que otras personas tratan a ese niño’.*

Entonces contó que un día caminaba con su hijo Herbert cerca de un parque donde algunos niños jugaban baseball. Herbert le preguntó a su padre:
*-‘¿Papá, tu crees que me dejen jugar?’*

*Su padre sabía que a la mayoría de los niños no les gustaría que alguien como Herbert jugara en su equipo, pero el padre también entendió que si le permitían jugar a su hijo, le darían un sentido de pertenencia muy necesario y la confianza de ser aceptado por otros a pesar de sus habilidades especiales.*

*El padre de Herbert se acercó a uno de los niños que estaban jugando y le preguntó (sin esperar mucho) si Herbert podría jugar.*

*El niño miró alrededor por alguien que lo aconsejara y le dijo: Estamos perdiendo por seis carreras y el juego esta en la octava entrada. Supongo que puede unirse a nuestro equipo y trataremos de ponerlo al bate en la novena entrada’.*

*Herbert se desplazó con dificultad hasta la banca y con una amplia sonrisa, se puso la camiseta del equipo mientras su padre lo contemplaba con lágrimas en los ojos por la emoción.*

*Mientras Herbert se sentaba entre el grupo, de los que esperaban su posibilidad de jugar, su padre lo contemplaba. Los otros chicos notaron algo muy evidente: la felicidad del padre cuando su hijo era aceptado.*

Al final de la octava entrada, el equipo de Herbert logró anotar algunas carreras pero aún estaban detrás en el marcador por tres.

Al inicio de la novena entrada, Herbert se puso un guante y jugó en el jardín derecho.

*Aunque ninguna pelota llegó a Herbert, estaba obviamente extasiado solo por estar en el juego y en el campo, sonriendo de oreja a oreja mientras su padre lo animaba desde las graderías.*

Al final de la novena entrada, el equipo de Herbert anotó de nuevo. Ahora con dos ‘outs’ y las bases llenas la carrera para obtener el triunfo era una posibilidad y Herbert era el siguiente en batear.

*Con esta oportunidad, ¿dejarían a Herbert batear y renunciar a la posibilidad de ganar el juego? Sorprendentemente, Herbert estaba al bate.*

Todos sabían que un solo ‘hit’ era imposible por que Herbert no sabía ni como agarrar el bate correctamente, mucho menos pegarle a la bola.

*Sin embargo, mientras Herbert se paraba sobre la base, el ‘pitcher’, reconoció que el otro equipo estaba dispuesto a perder para brindarle a Herbert un gran momento en su vida, se movió unos pasos al frente y tiró la bola muy suavemente para que Herbert pudiera al menos hacer contacto con ella.*

El primer tiro llegó y Herbert abanicó torpemente y falló.

El ‘pitcher’ de nuevo se adelantó unos pasos para tirar la bola suavemente hacia el bateador.

Esta vez Herbert abanicó y golpeó la bola tan suavemente que ésta cayó justo enfrente del ‘pitcher’.

El juego podría haber terminado. El ‘pitcher’ podria haber recogido la bola y haberla tirado a primera base.

Herbert hubiera quedado fuera y habría sido el final del juego. Pero, el ‘pitcher’ tiró la bola muy alto sobre la cabeza del niño en primera base, fuera del alcance del resto de sus compañeros de equipo.

Todos los espectadores en las graderías y los jugadores de ambos equipos empezaron a gritar ‘Herbert corre a primera base, corre a primera’ nunca en su vida Herbert había corrido esa distancia, pero logró llegar a primera base. Corrió justo sobre la línea, con los ojos muy abiertos y sobresaltado.

Todos gritaban, ‘¡Corre a segunda, corre a segunda!’. Herbert, recobrando el aliento, corrió con dificultad hacia la segunda base.

Para el momento en que Herbert llegó a segunda base el niño del jardín derecho tenia la bola. Era el niño más
pequeño en el equipo y sabia que tenia la oportunidad de ser el héroe del día. Sólo tendría que tirar la bola a segunda base, pero había entendido las intenciones del ‘pitcher’ y la tiró demasiado alto, por encima de la cabeza del niño en tercera base.

Herbert corrió a tercera base mientras que los corredores delante de el hicieron un circulo alrededor del ‘home’.

Cuando Herbert llegó a tercera, los niños de ambos equipos, y los espectadores, todos, estaban de pie gritando ‘¡corre a ‘home’! corre’.

Herbert corrió al ‘home’, se paró en la base con sus brazos en alto, rebosando felicidad, giró la cabeza mirando a su padre… mientras (cosa extraña) los jugadores de ambos equipos lo vitoreaban y abrazaban como el héroe que bateó el ‘grand slam’ y ganó el juego para su equipo. ‘Ese día’, dijo el padre con lágrimas bajando por su rostro, ‘los niños de ambos equipos se confabularon dándole a este mundo una muestra de verdadero amor y humanismo’.

Herbert no sobrevivió otro verano. Murió ese invierno, sin olvidar nunca haber sido el héroe y haber hecho a su padre muy feliz, haber llegado a casa y ver a su madre llorando de felicidad y ¡abrazando a su héroe del día!

UNA PEQUEÑA NOTA PARA ESTE MENSAJE:

Todos nosotros mandamos cientos de bromas por correo electrónico sin pensarlo dos veces, pero cuando nos llega un mensaje sobre las lecciones maravillosas que nos da la vida, la gente duda.

Lo crudo, vulgar y a veces obsceno circula libremente por el ciberespacio, pero las discusiones públicas sobre decencia no son estimuladas y son comúnmente suprimidas.

Si estas pensando en reenviar este mensaje, talvez estés pensando en las personas en tu libreta de contactos que no son las ‘apropiadas’ para este tipo de mensajes. Bueno, la persona que te envíó esto piensa que todos juntos podemos hacer la diferencia y por lo tanto todos son elegibles para recibirlo. Nosotros tenemos miles de oportunidades cada día para ayudar a que se realice ‘el orden natural de las cosas’, ésta es solo una de ellas. Un sabio dijo una vez que: ‘Toda sociedad será juzgada por como trata a los menos afortunados…
¡¡¡Decídete a Enviarlo!!!