Cartas a Alex: Esta el futbol secuestrado por el dinero vía Marca

Titulo: ¿ Está el futbol secuestrado por el dinero?
Querido Alex, en primer lugar, una buena noticia, el 30 de junio, se realiza el “kick off” de la Liga Genuine, promovida por el Nastic de Tarragona y apoyada por la LFP. Muchos equipos españoles han decidido unirse a este precioso proyecto de integración de jóvenes con capacidades distintas, aunque no todos. Ojalá al final estén todos. Desde aquí Alex, una llamada a los ausentes y la enhorabuena al Nastic. Pero como todo en la vida, el futbol tiene muchas caras y hoy querría hablarte de como el dinero, condiciona, a veces para bien, pero otras menos bien, un deporte tan hermoso como el futbol. Esta semana he leido en Expansion varios artículos sobre el tema,rankings de los equipos más valiosos de Europa. Curiosamente el Manchester United, equipo que este año ni ha ganado la Premier ni ha participado en la Champions, està considerado como el más valioso y el primero de uno de dichos rankings y cuya valoración sobrepasa los 3.000 millones de euros. Los ingresos de televisión marcan la pauta. En la clasificacion, de los 10 primeros, 6 son británicos. Los finalistas de la Champions, el R Madrid y la Juventus ocupan el,segundo y noveno lugar respectivamente. Nuestro Barça, está en la tercera posición. 32 equipos europeos que lideran el ranking suman una valoración de 30.000 millones. Desde hace tiempo digo, insisto y repito que el dinero, el negocio por el negocio, ha hecho trizas el romanticismo del pasado. Para mí el ejemplo más paradigmático son dos equipos, el Arsenal en el Reino Unido y el Udinese en Italia. Magníficamente gestionados como negocio pero con poquísimos laureles deportivos, pero cumplen exquisitamente los objetivos de sus accionistas . Es posible hijo que sea demasiado “naif” pero me gusta el fútbol, me gustaban las alineaciones que nos sabíamos de memoria, disfrutaba con los amigos, conocidos y saludados que cada domingo reencontraba en el estadio y han sido substituidos por gente de todas las nacionalidades que rotan sin parar y acuden a ver el mayor espectáculo del mundo . Antes, los ídolos que casi siempre se retiraban en su equipos, ahora son honrosas excepciones, el último, Totti en la Roma…..Hoy parece que casi vale más el ranking que realiza alguna institución económica de prestigio que algún título deportivo conseguido. El gran hito,es que en un año, la valoración de estos 32 equipos ha crecido 3.000 millones. Cruyff dijo que el dinero debía estar en el campo y no en el banco, pues bien, ahora como casi todo, lo importante son los balances y los resultados económicos relumbrantes..No reniego para nada que los clubs sea bien gestionados, faltaría más, debe ser así, pero también creo que cuanto mayor es el interés económico financiero, menor es la ilusión, el romanticismo y por ende la pasión de los aficionados.¿Es este el camino idóneo? Quizás si, pero en un mundo tan voluble y cambiante, si solo cuenta el dinero, quizás el futbol algún día solo sea un deporte virtual e imaginario. Empecemos a pensar en los llamados “eSports”, algo muy difícil de entender para los “baby boomers” pero que los “millenials” no sólo entienden sino que empiezan a venerar. Si llegan a ser más rentables y consiguen arrastrar millares o millones de seguidores como parece que ya sucede, desplazarán a otros deportes y hasta el futbol puede llegar a sufrir. “Ja veus fill, l’esport i especialment el futbol, estan sotmesos a l’economia i les finances. Es dolent? No ho se. Segurament com tot, el punt d’equilibri determinarà un bon , sostenible i exitós futur. T’estimo Alex”

La universidad, uno de los pilares de nuestra sociedad

La universidad, uno de los pilares de nuestra sociedad

Hace exactamente tres años que me incorporé al frente del Consejo Social de la UAB. Cuando se me propuso asumir esta responsabilidad, me pareció una oportunidad para poder aportar mi granito de arena al ámbito universitario público de nuestro país, así como toda la experiencia y conocimiento adquiridos a lo largo de 35 años de carrera profesional; especialmente, en el sector sanitario, tanto doméstico como internacional, y retornar, de algún modo, todo aquello que había aprendido.

Tres intensos años al servicio de la UAB

Entre otras cosas, valoré en positivo la enorme similitud que hay entre hospitales y universidades que, para no aburrir, no relataré en estas líneas, pero que los hacen muy parecidos en muchos aspectos. También influyó mi paso y conocimiento, en distintos momentos de mi carrera profesional, por hospitales del sector público u otros muy vinculados al mismo. Por supuesto, mi experiencia en el sector privado, tanto a nivel estatal como internacional —especialmente, en centros de ámbito universitario y con importante actividad docente e investigadora—, me autoconvencieron de que podía asumir esta responsabilidad con garantías y aportar valor. Finalmente, el hecho de haber vivido a lo largo de mi vida varias crisis económicas y sociales fue otro punto que me ayudó a tomar la decisión, pues estábamos en una de ellas.

El país y las universidades vivían, viven, inmersas en una crisis galopante. Los ingresos han sido reducidos año a año, no sólo a nivel de gastos operativos sino también a nivel de inversiones. La sostenibilidad y la mejora eran y siguen siendo todo un reto, y yo quería, en la medida de mis posibilidades, ayudar a mejorar la situación en la que estamos. De hecho, sólo puse dos condiciones: libertad de acción —por supuesto, atendiendo a la normativa de aplicación—, y poder conocer personalmente los intersticios de la universidad en toda la profundidad que pudiera, dada mi voluntad de no ser un mero cargo institucional sólo de carácter representativo y alejado de la realidad.

En medio de una crisis sin precedentes

Así pues, en junio del año 2014 tomé posesión de mi cargo. Debo reconocer que era un reto y un mundo desconocido para mí y, en todo momento, la premisa ha sido y es intentar mejorar, aprender, escuchar mucho, tratar de entender y entender, ponerme en los zapatos de los demás para buscar y hallar soluciones en lugar de crear dificultades, algo que parece lógico, pero que en el mundo actual casi resulta anacrónico.

Lo primero que hicimos fue replantearnos la adopción de una posición mucho más proactiva. Lo que nos encontramos nos parecía algo mucho más normativo que ejecutivo. Cuando llegué al Consejo Social, éste era un ente desconocido por la comunidad universitaria y era percibido con cierto antagonismo. Lo primero que propuse, en un momento de cambio de composición del Consejo Social, fue incorporar nuevos miembros y tratar de renovar, dentro de lo posible, el propio Consejo Social y su dinámica de trabajo. También decidimos dar un nuevo enfoque a la actuación y misión del Consejo. Todos los miembros y representantes de las distintas instituciones debíamos asumir un nuevo rol y sentirnos parte de la universidad y no ser sólo sus fiscalizadores. Creo en las personas, en la vocación y en aunar esfuerzos, y puedo decir que todos los miembros del Consejo, así como todo el staff asignado, están muy volcados y con una vocación integradora muy elevada. Creo en los equipos y creo que este Consejo destaca por ello. Además de talento, hay una enorme vocación y muchísima dedicación, y esto es de agradecer.

Un equipo con talento, vocación y dedicación

Todos queremos una universidad mejor porque deseamos una sociedad mejor y más justa. Así pues, una de las primeras cosas que hicimos, fue patearnos dentro de lo posible la universidad, comprobar “in situ” y conocer en persona todos aquellos temas que nos llegaban y sólo conocíamos por terceros. También hemos tratado de ser un Consejo de puertas abiertas. Jamás hemos dicho “no” a nadie que quisiera vernos, conocernos o explicarnos algo. Decidimos, también, dejar de ser única y exclusivamente el ente fiscalizador e inspector, para tratar de involucrarnos y formar parte del complejo engranaje que es una universidad; eso sí, sin dejar de cumplir con algo tan relevante como es ser los garantes de la buena aplicación de los recursos públicos de la sociedad en la universidad y creo que lo estamos cumpliendo con rigor.

Dicho todo esto y ya con cierto conocimiento de causa —a pesar de que la crisis económica, desde un punto de vista macroeconómico, está menguando, si bien el impacto social de esta inflexión no es aún visible—, decidimos alinearnos con el Equipo de Gobierno de la universidad; eso sí, asumiendo el papel que nos confiere el marco normativo y sin entrar en conflictos de interés, pues no hay que olvidar que el Consejo representa a la sociedad civil y, a su vez, el Equipo de Gobierno es elegido por la propia universidad. El objetivo no era ni es otro que aunar esfuerzos y trabajar conjuntamente para mejorar nuestra universidad. Hay que reconocer que la repercusión de las mejoras macroeconómicas no es nunca inmediata. También es cierto que, en función de las políticas económicas que se empleen en el entorno, dicho impacto actuará y aparecerá de una u otra forma, pero a la vez es cierto que nuestra capacidad de actuación también podría y puede impactar, siempre teniendo en cuenta nuestras posibilidades y recursos.

Sumar esfuerzos con el Equipo de Gobierno

Pues bien, el Equipo de Gobierno de la UAB (tanto el anterior como el actual) y el Consejo Social decidimos aunar esfuerzos para defender las necesidades no tan sólo de la universidad, sino también de todos sus stakeholders, es decir, PDI, PAS, estudiantes, instituciones allegadas a la esfera de la UAB, y, por supuesto, la sociedad a la que está adscrita la universidad. En estos tres años hemos tratado de paliar de distintas formas y con enorme estoicidad la tremenda bajada de ingresos que nuestra universidad ha sufrido. Podemos afirmar que nuestro presupuesto ha experimentado una reducción de ingresos alrededor del 25 % en estos últimos años. También hay que reconocer que en la UAB, como en otras universidades, hemos tenido que apretarnos el cinturón y eso ha repercutido no sólo en su staff, sino también y muy especialmente en las inversiones, pero además se ha trabajado duramente para ser más eficientes. Y seguimos en ello.

También, y con ímprobos esfuerzos y sacrificios, hemos ido reduciendo la deuda, aunque a veces pienso que es perverso, pues estos esfuerzos, a veces, o pasan desapercibidos o no son reconocidos como merecen por quien corresponde. No se debe olvidar que el campus de la UAB alcanza los 500.000 metros cuadrados de edificación, con 40.000 estudiantes y 6.000 profesionales en activo. Quiero, a su vez, recalcar que, a diferencia del resto de universidades, en la UAB soportamos lo que nosotros denominamos internamente “gastos de ciudad”, algo que en otras universidades es cubierto por los consistorios de las ciudades a las que están adscritas y que en nuestro caso no es así. Dichos gastos, absolutamente imprescindibles, oscilan entre los cinco y los seis millones de euros al año de forma recurrente. Imaginemos que pudiésemos destinar esta cantidad a actividades de docencia e investigación…

Urge buscar recursos para ponernos al día

Cabe destacar que, en junio de 2018, la UAB cumplirá 50 años, pero que, desde hace algunos años, la inversión en mantenimiento de instalaciones no alcanza los dos millones de euros, un 10% de lo que se llegó a invertir regularmente de forma anual en un pasado no tan reciente. Todo ello, sin contar con la renovación tecnológica y estructural, algo esencial en un campus universitario catalogado como de excelencia internacional; y sin olvidar que vivimos en un mundo donde todas las profesiones están sometidas a una obsolescencia tecnológica sin tregua.

Es inapelable que la universidad debe ser innovadora y líder en tecnología, y en nuestro país no suele ser siempre así, pues en algunos ámbitos vamos a rebufo de la sociedad. También debemos tener muy en cuenta que la increíble voracidad tecnológica en la que vivimos puede cambiar en pocos años el escenario universitario. Por ejemplo, se adivina que habrá menos presencialidad y que se necesitará mayor inversión tecnológica si realmente se desea estar al frente de la innovación, de la aparición de nuevos grados y especialidades a petición de la sociedad a la que servimos, de una mayor investigación involucrada con el tejido empresarial del entorno, de una más amplia y mejor transferencia a nuestro entorno —que es una de nuestras misiones clave— y de muchas otras circunstancias que sin duda afectarán el futuro universitario público de nuestro país.

Ante todo lo expuesto debemos preguntaros ¿Cómo podemos enseñar y proporcionar prácticas up to date a nuestros alumnos cuando, en algunos casos, la tecnología usada es antigua y poco parecida a la que se usa en la industria, en el mundo real? Por eso, desde la UAB, nos esforzamos en paliar momentáneamente esta falta de recursos, tratando de ser muy imaginativos, buscando recursos de forma insistente en todos los ámbitos que entendemos que ofrecen oportunidades, a la vez que procuramos aplicar fórmulas que nos permitan estar actualizados y posicionarnos como una universidad líder en empleabilidad. Fondos europeos, instituciones privadas que nos apoyan, alianzas con empresas que colaboran en la formación de nuestros alumnos, para poner un ejemplo; pero esto no es suficiente.

La primera universidad española en investigación

Nuestros edificios necesitan ser reformados y modernizados, y alguno de ellos mucho más que eso. Necesitamos tecnología state of the art. No podemos olvidar que la UAB es la primera universidad española en investigación y, tras lo dicho, es fácil concluir que los resultados alcanzados son obtenidos gracias al talento, el esfuerzo, la vocación y el magnífico trabajo que la gran mayoría de profesionales de la casa realiza en todos los ámbitos. Y ese es otro punto crucial y muy estratégico. La extraordinaria generación de académicos actuales irá desapareciendo en los próximos años, y nuestra universidad, si no puede recuperar la velocidad de crucero alcanzada, es decir, la misma o mayor capacidad económica de antaño (sólo debemos comparar el ratio de resultados respecto a los ingresos anuales con universidades parecidas de otros países, y comprobaremos nuestra eficiencia), no podrá atraer nuevo talento, y puede suceder que los esfuerzos y resultados adquiridos durante tantos años se diluyan en el tiempo, pudiendo caer en ratings y standards de calidad inapropiados para una universidad como la UAB.

Es por ello que, aprovechando el 50 aniversario que celebraremos en unos meses, y, a pesar del convulso e inestable entorno actual, tanto el Equipo de Gobierno como el propio Consejo Social y otros actores de la esfera UAB, tenemos la enorme voluntad de usar todos nuestras capacidades y esfuerzos para conseguir recursos que nos permitan recuperar el nivel que la universidad merece, y, por ende, no sólo mantener sino superar los estándares de calidad hasta ahora alcanzados, tanto a nivel docente como investigador, pero con el gran objetivo de poder transferir de forma constante el conocimiento generado a nuestra sociedad.

Una UAB que escuche atentamente su entorno

Y, por supuesto, también estar muy atentos a las necesidades que nuestra sociedad demanda, cuestión que el mundo académico debe tener muy presente. Una sociedad que pretende garantizar bienestar, equidad, progreso y sostenibilidad a sus ciudadanos debe basarse en un sistema educativo estable, innovador, sostenible, universal y, por supuesto, solidario. Una sociedad que se precie, debe proveer un sistema educativo y, sin duda, también un sistema universitario potente. Sólo así la sociedad progresará en todos los ámbitos. Desde este Consejo Social, dentro de nuestras posibilidades, haremos todo lo posible por acercarnos al máximo a este sueño hoy tan lejano, pero que no es imposible ni inalcanzable. La voluntad es esfuerzo, y éste, junto al convencimiento, permite convertir los sueños en realidad.

20 de junio de 2017

Cartas a Alex: Despacito via @Marca

Titulo: Despacito
Querido Alex, te escribo desde Menorca, aquella preciosa isla donde pásate tu último verano y de donde mamá y yo guarda os como tesoross, fotos tuyas jugando con tu hermano o en la playa disfrutando probablemente como nunca, chapoteando en el mar. Desde ahí, desde el silencio de una preciosa cala, me vienen a la mente muchos recuerdos e imágenes y a la vez de forma inconsciente, como que siempre que estoy ahi, el tiempo parece haberse parado, recuerdo y revivo episodios de mi vida. En un mundo en el que todo va a velocidad de vértigo, es un tesoro poder pararte y pensar, recordar, revivir y como no, también soñar. Esta año que la canción de moda del verano se titula “Despacito”, me viene a la mente lo que te voy a contar en estas líneas. El Barça acaba de iniciar la temporada y curiosamente mientras otros clubes están en plena vorágine de fichajes, a la usanza de siempre, en el Barça, vamos despacito. Para nada es una crítica. La estructura deportiva del primer equipo es nueva y tiene que engranarse con la del club. Los deberes hay que hacerlos bien. Dice el refranero castellano que es rico y sabio, “vísteme despacio que tengo prisa”. De entrada hemos realizado el mejor fichaje de la historia, un tal Leo Messi y eso me hace muy feliz como a todos los culés. No lo cambio por nada. Preguntaría que club del mundo no querría tener al mejor jugador de la historia en sus filas y nosotros lo disfrutaremos cuatro años más. ¡Que lujo! Ahora, hay que reforzar el equipo con cabeza y sin volverse loco. No tengo la menor duda que Robert y Valverde y todo el equipo técnico ensamblarán de nuevo un gran equipo entorno al mejor futbolista de la historia. Lo haremos despacito pero muy bien, que nadie se engañe. Las cosas que se dicen fuera no representan la realidad, pero así es el mundo en que vivimos. En el futbol como en casi todo, solo los resultados, marcan el signo de tu gestión. Para mí es importante ganar, pero en estos últimos años he aprendido que tan importante es ganar pero mas,como lo haces y ahí nadie me negará lo que está representando el Barça en estos años. Cambiamos el futbol, hemos hecho historia y seguimos.Tenemos un genio, un artista del futbol y está acompañado por extraordinarios compañeros. Confio muchísimo en el futuro del club. El tiempo dirá. No nos equivoquemos, unidos somos más fuertes. ” Fill, tot està tranquil, l’avia Eli està bé, i estem junts. Menorca segueix sent un paradís i només el futbol i la rivalitat Barça-Madrid la altera la tranquilidad , però a pesar d’això, es un reducte de pau i es encara el petit paradís de sempre, un tresor, la nostre segona casa des-de fa 40 anys amb molts bons amics. T’estimo Alex”.

Cartas a Alex : No todo es futbol. Vía @Marca

Querido Alex, no vamos a negar que el futbol es el deporte rey en todo el planeta y sigue día a día conquistando territorios. Solo con decirte que un país como China decidió hace ya algún tiempo introducir el futbol como asignatura en las escuelas, es un síntoma de la influencia de este deporte en todos los rincones de nuestro mundo. Mientras escribo esto, imagino a China dentro de no muchos años, como un gran competidor y un outsider a ganar grandes competiciones. Dicho esto, gracias a paron de la mayoría de las competiciones futbolisticas que más llaman la atención, destacar que la “Rojita” dirigida por Albert Celades, está no sólo a punto de ganar el europeo, sino que también está aflorando una generación de grandísimos jugadores que si no se estropean, pueden dar continuidad a los éxitos de nuestro futbol en los próximos años. Dicho esto Alex, y ahí viene el título de esta carta, gracias a la deflación informativa del futbol, hemos podido recuperar la imagen y destacar noticias como el extraordinario triunfo de nuestras chicas en el europeo de basquet, algo grande y emocionante. ¡Que generación tan buena!. ¡Felicidades! También destacar el campeonato del mundo de motos está en su punto más álgido y súper emocionante también . Hace unos días, tuvimos la suerte de nombrar a Jorge Lorenzo, embajador de la Fundación Laureus. Jorge es además de un grandísimo piloto, buena gente. Desde fuera todo parece fácil, pero su camino a la cima no lo ha sido, mucha gente lo desconoce y quizás su imagen no se corresponde con la que merece. Jorge ha madurado mucho y estoy seguro de que alcanzará nuevos títulos pero también nos ayudará mucho. Bienvenido a la familia Laureus ,Jorge. Y como el espacio que tengo es limitado y no me caben muchos otros deportes y deportistas, solo remitiros a @Marca en donde cada día podéis conocer que pasa en cada deporte en casi todos los rincones del mundo. “Finalment fill, aprofitar aquestes ratlles per felicitar des-de aquí a Leo Messi que ahir es va casar amb Antonella. Leo s’ha fet gran i madur i ens seguirà donant molts anys de futbol genial i això no te preu. Avui la mamá i jo celebrem 40 anys casat i ha passat volant. T’estimo Alex”

Good vibrations via La Vanguardia Opinion

Titulo: Good Vibrations

Hoy en dia, vivimos en un mundo crispado, cargado de violencia, de resentimientos donde la buena voluntad de la palabrería se difumina ante la mezquindad de los hechos. Por desgracia pasa demasiado de todo y en todas partes. Vivimos en una sociedad ultraconectada tecnológicamente. Se sabe todo de casi todos, pero la gran paradoja es que esta excesiva conexión nos está fomentando el olvido de la verdadera comunicación, la personal, el mirarse a los ojos, hablar de tú a tú, transmitir afecto con el roce, un simple abrazo….y eso se está perdiendo. Vivimos en un mundo muy sofisticado, cuya tecnología avanza a velocidad de vértigo, para bien, pero otras veces para no tan bien. Y es ahí donde probablemente echo de menos aquel mundo mas naif que no perverso, donde todo era más simple. Quizás no éramos mejores, pero si creo que más sinceros y menos sofisticados, con menos postureos, habían menos cámaras…. Estuve hace unos días en el concierto de los “Beach Boys” celebrado en el palacio de Pedralbes,gracias a una preciosa invitación de mi hija. Debo reconocer que me daba pereza, pero fuimos los dos, mano a mano. Ahí recuperé muchos recuerdos, muchas sensaciones que tenía olvidadas, quizás me falla ya la memoria, pero recuerdo aquel mundo, a pesar de que no estaba exento de lo mismo que ahora critico, pero lo recuerdo menos ácido. Claro que hablamos del siglo pasado y los años sesenta y setenta donde sucedieron acontecimientos muy relevantes que sacudieron el mundo, pero la respuesta de lo que ahora llamamos sociedad civil, fue más sincera, más espontánea y por supuesto, menos manipulada o eso me lo parece a mí. Claro que entonces yo era niño y adolescente y ahora ya estoy casi en la tercera edad aunque me quedan dos o tres “edades”mas. Pero a lo que iba. Gracias a los septuagenarios chicos de la playa, recuperé por unas horas, buenas vibraciones. Ojalá se queden con nosotros y se transformen en buenas realidades. Las oigo lejos pero las oigo. “Llámenme soñador, pero no soy el único” ( Imagine by John Lennon). “Gracies Paola, t’estimo”.

Cartas a Alex: Barça,25 aniversario inicio de una nueva era. Vía Marca

Querido Alex,
Hoy te escribo desde Viena, preciosa ciudad. Llevo días alejado de España y aunque podría estar más al día, la vorágine de actividades no me deja demasiado tiempo para casi nada. Ayer estuve con el ex vicepresidente de los EEUU, Al Gore que nos habló a un grupo reducido sobre el cambio climático, su visión del mundo actual y como no,sobre Trump. ¡Imagínate! A raíz de todo ello me vino a la mente lo efímero que es todo, incluidos nosotros, los humanos. Estamos al cierre de la temporada. Llevamos meses y meses de competiciones, de rivalidades, de dimes y diretes y ahora llegan los exámenes finales. Seguramente la mayoría de cosas buenas que hayas hecho, incluso alguna excelente, será olvidada o minimizada sino eres el mejor. Así es todo. Por el contrario, puedes haber hecho una temporada buena pero no sobresaliente y te elevarán al Olimpo si eres campeón . Así es este mundo, no solo el deporte. Ganes lo que ganes, el equipo campeón tendrá unos días de gloria, pocos, pues tan pronto el trofeo entre en la vitrina, ya estaremos pendientes de la nueva temporada y todo el trajín que ello conlleva. El futbol como la vida misma, a veces no es justo, otras si. En nuestro caso, el Barça, aparte de lo que pueda suceder este fin de semana , ayer celebramos los 25 años del inicio de una nueva era en la historia del Barça. La irrupción del Maestro, del gran Johan en nuestro club y la primera Copa de Europa en el mítico estadio de Wembley en el inolvidable para Barcelona año 1992, cambio la tendencia del fútbol mundial. Aquel gran club con ánimo perdedor, se convirtió en un equipo ganador. En estos 25 años hemos sido el equipo que más títulos ha ganado con diferencia y me siento orgulloso de ello. Hemos cambiado la mentalidad de las jóvenes generaciones que ya ni recuerdan aquel Barça temeroso cuya actitud, entre otras cosas, le impedía alcanzar los títulos que por talento, capacidad y reputación merecía. Cambiamos la tendencia y ganamos y ganamos, pero no siempre se pùede ganar todo.
En los próximos días, recibiremos las notas de fin de curso y algunos que me temo que no tienen memoria ya critican y piden cambios, aunque eso sí, no saben cuáles. Hasta algún ex algo, al no estar en el ajo como estuvo en el pasado, critica a todo trapo a bastantes jugadores, a sus técnicos y como no a sus directivos. Una pena hijo, pero eso también es futbol. Pasa en todas partes. Según sean los resultados serán ángeles o demonios. ” Aviat sabrem les notes. Aprovat, notable o excel·lent. Tot pot passar en qüestió de minuts. Veurem. Passi el que passi seguirem orgullosos de ser els millors. T’estimo Alex”.

Un mundo dividido: ¿ futuro?

Titol: Un mundo dividido
Debo estar haciéndome mayor. Siempre he mirado la vida y el futuro con optimismo, incluso en aquellas épocas donde todo se torcía y las cosas a nivel personal,nos iban mal o muy mal, que no han sido pocas, pero quizás la juventud nos daba fuerzas para ver el futuro con esperanza. Había que luchar y pelearlo, pero siempre había una lucecita al final del túnel, aunque fuera muy lejana. Hoy en día , quizás me falla también la vista y ya no la veo. El túnel esta oscuro. Observo a mi alrededor insatisfacción, indignación, “emprenyament”, pero no solo aquí, en casi todas partes. No quiero ser agorero, pues estoy seguro que hay también mucha gente que está bien, satisfecha, pero parece que querer admitirlo, te hace sentir culpable y no es recomendable. ¿Que deberíamos o podríamos ser más solidarios? Seguramente, aunque debo exclamar hay mucha solidaridad en este mundo, pero no se destaca de forma suficiente ni se apoya como debería .Por supuesto es importante saber lo que no funciona, lo que hacemos mal, pero también parece que lo que se hace bien y es mucho, no interesa. Tengo la sensación de que los humanos preferimos antes, que los demás no tengan, posean,hasta pierdan o se les arrebate, a que nosotros tengamos o poseamos. Me pregunto si es condición humana. ¿Realmente todo es negativo y malo? ¿Por que reclamamos tanto nuestros derechos y dejamos las obligaciones para los demás? Estas y tantas preguntas y dudas mas, me asaltan y me preocupan. Antes me sentía capaz de adivinar que iba a suceder y me equivocaba poco. Ahora es imposible, soy incapaz, el mundo va dando tumbos y a la deriva. No sé que pasara, pero intuyo que vivimos en un mundo con grave peligro de incendio y hay mucha gente por estos mundos que anda con artilugios capaces de provocar la chispa que provoque algo irreversible. No querría sentirme como Stefan Zweig y su visión pesimista aunque a veces acertada de la deriva que tomó el mundo en aquellos años. Vivimos ciertos paralelismos y cada vez nos parecemos más….. Luego, si llega a pasar lo inevitable, como siempre, pagaran o mejor dicho, ya están pagando, miles de inocentes y los de siempre, los provocadores saldrán de rositas. No me gusta lo que veo. No hay nada peor que un mundo dividido en el que cada día aumenta la tensión y ello genera odios. Sucede en todo, desde las altas esferas y a nivel mundial, a la actividad cotidiana y cercana. Las matemáticas dicen que 1 +1 es igual a 2. Cuando restan, el resultado es cero, es decir la nada. Decía un filósofo que a veces las matemáticas engañan y que 1+1 puede sumar 1, pero solo se consigue con amor. Sé que puede parecer cursi, pero no lo es. Amor es también solidaridad, tolerancia, respeto, ayuda, comprensión, apoyo, compartir, pero una parte de este mundo dividido, lo está olvidando….Ojalá me equivoque, pero sigo viendo el túnel muy oscuro pero como soy optimista cierro los ojos y veo la luz. Está en nuestras manos.

Mariana Mazzucato:Sector Publico y Privado se necesitan. by Lluis Amiguet via La Vanguardia

Nací en el 68, pero vivo más trabajando por lo bueno que soñando con lo mejor. Soy italiana, pero casada con un productor de cine americano en Londres. Tenemos cuatro hijos, que llevo a la escuela pública del barrio: aprenden en la calle y en el aula. Colaboro con el IND+I de Viladecans

“Necesitamos sector público y que no dependa de los partidos”
LLUÍS AMIGUET

XAVIER CERVERA
s usted de los pocos economistas que defienden el sector público… ¿Por qué?

EYo no defiendo el sector público; defiendo un sector público competente, innovador y capaz deasociarseconelprivadoparacrearvalorjuntos. Esa asociación explica el éxito de países como Alemania o Singapur… Y, aunque se diga menos, también el de Estados Unidos.
¿Estados Unidos?

PuesclaroqueEstadosUnidos.Internetesproducto de una inversión pública, militar. ¿Son innovadores Tesla y su fundador, Elon Musk?
Sus coches eléctricos, cohetes y aviones asombran al mundo.

Pues el señor Musk empezó a innovar gracias a un crédito del sector público estadounidense de 465 millones de dólares, que fue ampliando después hasta más de 1.000 millones.
Hoy Tesla vale más que General Motors.

Y el emprendedor ha devuelto ese dinero y mantiene a su país en la élite tecnológica.
Con dinero público para empezar.

Sin sector público eficiente no hay Musk ni Bill Gates ­lo he comentado con él­ ni grandes innovadores. Me refiero a lo que hizo la NASA cuando conquistaba la Luna: poner dinero público a trabajar con innovadores privados. Y los ingenieros iban y venían del sector público al privado y todos ganaban. Kennedy les retó: “Conquistaremos la Luna porque es difícil”.
Una razón genial.

Pues es la misma que mueve a Musk a lanzar cohetes con dinero público-privado. ¿Ha oído hablar de los laboratorios Bell?
La mayor concentración de genios y premios Nobel de la historia.

Pues recordará que se crearon por iniciativa pública. El gobierno federal obligó a la gigantesca telefónica Bell a invertir en investigación.
Y revolucionaron la física.

Y hoy la SBIR (Small Business Innovation Research Program) es una agencia pública que invierte el 2,5% del presupuesto estadounidense de Salud, Energía y Defensa en pequeñas empresas privadas que innovan.
Eso es una fortuna.

Y resulta una cooperación público-privada de enorme calidad. Como la que hace el Fraunhofer-Gesellschaft en Alemania, un instituto público que investiga con empresas pequeñas y medianas del sector privado. Los ingenieros van y vienen, de nuevo, entre el sector público y el privado mejorando los dos y la economía alemana.
Estado emprendedor

El Estado emprendedor es un libro de la profesora Mazzucato y también su programa de investigación. Con él demuestra que la verdadera distinción en economía no es entre empresas públicas y privadas, sino entre malas y buenas. Cuando conseguimos que la mejor iniciativa privada ­Elon Musk, por ejemplo­ coopere con una pública eficiente, obtenemos los mejores coches del mundo. Pero cuando lo público se degrada hasta lo partidista, sufrimos mala gestión obsesionada por el corto plazo electoral. Y cuando lo privado depende para sobrevivir de las subvenciones, llegan las corruptelas. En los mejores países, los profesionales van del sector público al privado y viceversa, ganando y haciendo ganar a todos.
Aquí eso no siempre está bien visto.

Pues es el secreto del éxito. Por eso me parece tan absurdo el prejuicio liberal contra la iniciativa pública: sin inversión pública no habría internet ni cohetes ni aviones a reacción. También es absurdo el prejuicio izquierdista contra lainiciativaprivadaylabúsquedadelbeneficio.
No es malo hacerse rico cuando sirve para que otros muchos dejen de ser pobres.

Me parece estúpido decir que los funcionarios son vagos por serlo. Hay empleados en empresas privadas y públicas. Y otros eficientes. He visto empresas públicas magníficas y otras privadas lastimosas que viven de las subvenciones y favores políticos. Hemos de lograr que público y privado cooperen y sean eficientes.
¿Cómo?

No es fácil, por eso llevo años investigando, pero hay buenos ejemplos: Israel es otro. Sus modelos de inversión pública en iniciativas privadas y de investigación son ejemplares.
Los países más avanzados suelen conseguir esa cooperación público-privada.

Son tan complementarias como necesarias para competir. Por eso me rebelo contra la caricatura de lo público que hace el conservadurismo británico.Cameronllegóadecirquelosfuncionarios eran enemigos de la iniciativa privada.
Gran Bretaña no confía en su Estado.

Ahora mismo han encargado el Brexit a cuatro consultoras privadas, porque su administración, después de años de recortes y desconfianza, no puede gestionarlo. Y ahora les va a salir mucho más caro y peor.
La lista de empresas públicas fracasadas en Europa es también impresionante.

A menudo se confunde la gestión pública con la de los partidos políticos. Esa suele ser siempre mala. Lo hemos visto en todos los países.
Aquí acabaron con la eficiente institución público-privada de las cajas de ahorros.

Italia Telecom era un modelo de innovación cuando la gestionaba el Estado, pero después cayó en manos de los partidos y se convirtió en unfestíndeamigachos.Hayqueevitarlocreando mecanismos de gestión de lo público que no dependan de las elecciones y los partidos y sus veleidades a corto plazo.
Qué nos va a contar!

Es un gran reto que tenemos los europeos: ¿cómo evitar que los partidos conviertan lo público en su finca particular? Fíjese en las televisiones públicas, siempre en manos del partido de turno en el poder , y cada vez más ruinosas.
¿Cómo evitar que lo público se politice?

Gestionando a largo plazo. Evitando que los gestores vayan cambiando en cada elección y creando agencias independientes y mecanismos democráticos ­no partidistas­ que nombren gestores capaces. Sin amiguismos ni improvisación al ritmo de encuestas y urnas. Ya lo hacen en parte Alemania, Israel y hasta EE.UU.
¿Y qué debe hacer el sector privado?

Apostar a largo plazo, arriesgar, innovar… Con ayuda pública. Para que todos ganen.

Cartas a Alex: Anti vs Pro. Vía @Marca

Titulo : ¿ Por que a veces somos más anti que pro”
Querido Alex, estamos a finales de la temporada futbolística y llegan los temidos o esperados resultados finales. Como en la política, todos al final nos autoconvencemos y queremos convencer a la audiencia, de que hemos ganado. El que no se conforma es porque no quiere, pero si confrontas los comentarios de inicio de temporada y los del final, surgen comparaciones curiosas. Donde dije digo, digo Diego. Pero lo más curioso del caso Alex, es comprobar cómo existe un sentimiento “anti” que sobrevuela demasiados ámbitos de la vida y que a veces supera el que debería ser normal sentimiento de todos, es decir ser “pro” lo tuyo o tuyos. Es lícito y hasta diría que necesario, tener sentimiento de pertenencia, o a tu arraigo y raíces . Ahí surgen los sentimientos y las pasiones y como no, también las ilusiones y esperanzas, pero como los virus y las bacterias nocivas, también aparecen las envidias, las comparaciones subjetivasy los celos que demasiadas veces, se acaban traduciendo en odios y luego en violencia. Parece ser condición humana y seguramente lo es y demasiado arraigada, pero para todo ello, existen mecanismos para gestionarlo y controlarlo que no eliminarlo porque es imposible. Nuestra sociedad progresa a velocidad de vértigo y el mundo está cambiando enormemente. En unas cosas para bien, en otras no. El futbol no es ajeno a ello y no tan solo no lo es, sino que es un actor muy relevante, diría excepcional, cada vez más en este teatro de la vida. Seamos pues capaces de utilizar este deporte, para fomentar la pedagogia del “fair play”, de la tolerancia, del respeto, de la concordia. El futbol debe ser el vehículo que permita que esta sociedad que parece va a la deriva, retome el sendero del “seny” como decimos los catalanes, que también estamos en esa guisa. Yo hijo, soy el primero que reconozco que en mi, viven encerrados ,Jekyll y Hyde y hago esfuerzos para que Edward Hyde no salga nunca y quede encarcelado para siempre. Debo decir que a veces quiere escapar, pero casi siempre consigo retenerle. Así deberíamos comportarnos todos. Amemos y defendamos con ética y buenas prácticas las reglas del juego, no sólo futbolísticas sino también sociales y así conseguiremos un mundo mejor. Tenemos el mejor instrumento pedagógico que la humanidad puede tener, el futbol, pero como en todo, entre gestionarlo bien o mal, hay un abismo. Solo debemos evitar que lo maneje Hyde . “Ja veus fill, som molt culés i volem que el Barça guanyi sempre, però a vegades voldríem que als demés els hi vagi sempre malament. Costa, però es quelcom que hem d’erradicar. Es difícil i mes quan veus que a vegades passen coses com a mínim estranyes, però es el món a on vivim, ple d’imperfeccions. Prefereixo guanyar lícitament i dormir tranquil. T’estimo Alex”.

Cartas a Alex: Detalles. Via Marca

Título : Detalles
Querido Alex, hace muchos años cuando mama y yo eramos muy jovenes, el cantautor brasileño Roberto Carlos, lanzó una preciosa canción llamada “Detalles”. Recuerdo un par de frases que con el tiempo he aprendido a valorar. Estas eran: “Son cosas muy grandes para olvidar y a toda hora van estar presentes”. Se refiere a los detalles. Te preguntarás hijo mío a que viene todo esto. Te lo cuento. Todo en la vida, está marcado por los detalles y el deporte y en ese caso el fútbol también. Los detalles marcan los grandes hitos de la vida. A veces pasan desapercibidos pero luego a posteriori, descubres que fueron esenciales. Para bien o para mal los detalles determinan situaciones y resultados. Te cuento esto Alex, porque en las competiciones deportivas, los detalles, todos, suelen diferenciar los cauces de los competidores. Solo si uno de los competidores es muy superior, los detalles pierden importancia, pero generalmente no es así, esos detalles determinan destinos y como dice Roberto Carlos, “son cosas muy grandes para olvidar”. Que cada uno saque sus consecuencias yo tengo las mías Alex, pero como me gusta siempre pensar en positivo me quedo con un detalle distinto, atípico, único y muy especial, que solo su protagonista sabe el porque, nadie más. Me refiero a la imagen que ha recorrido todo el planeta, la de Leo Messi mostrando al mundo y no sólo al Bernabéu quién es, quienes son los suyos y su club, el que a sus doce años cuando era un pibito que buscaba ayuda y cobijo, le acogió y en el que ha crecido, progresado y se ha convertido en el mejor de la historia. El a su vez nos ha dado los mejores años de nuestra historia centenaria. La magia de la foto quedará para la eternidad. Ver cómo Leo sostiene y muestra perfectamente solo con una mano la camiseta y esta no se dobla, es un detalle mágico que quedará para la historia. “Cosas muy grandes para olvidar”. Fill, els detalls son tan importants que hem de vetllar per ells i viure pendents d’ells, els bons detalls, es clar. T’estimo Alex”.